Viviré con humildad y confianza – Capítulo 67

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


Hoy, mi pelo se rizó perfectamente. Anoche usé una máscara de hoja que costó hasta 10.000 yenes por hoja, así que mi piel era suave y brillante también.

¡Mi apariencia fue completamente impecable hoy!

Después de tomar mi medicina para el estómago con un poco de agua, saqué mi abanico favorito de mi cómoda. Últimamente se ha estado calentando, así que no creo que se vea antinatural.

Es un delicado y hermoso abanico plegable europeo con costillas negras en forma de mariposa, envuelto en hojas de color violeta y rojo vino con un diseño floral. Un accesorio perfecto para mi batalla.

Lo agarré con fuerza en mi mano.

Soy una actriz, soy una actriz… ¡Una actriz! ¡Actriz! ¡Actriz!

¡Sally adelante! ¡Al frente!

♦ ♦ ♦

La cuestión es cuándo actuar. Me gustaría evitar hacerlo durante el descanso por toda la gente de aquí.

Supongo que no hay opción excepto después de la escuela. Normalmente no se van justo después de clase, así que supongo que es mi oportunidad.

Espero que vaya bien.

—Qué adorable abanico, Reika-sama.

—Gracias. A mí también me gusta mucho.

Jugué con el abanico plegable en mi mano.

Cuando nuestros ojos se encontraron, Tsuruhana-san resopló de nuevo.

No puedo retrasar más las cosas. Necesito resolver esto antes de que aparezcan más cabellos blancos.

Esperé con impaciencia que la escuela terminara. Y tenía un montón de medicina para el estómago que me acompañaba mientras lo hacía.

Como me da miedo estar sola, creo que tendré a Serika-chan y Kikuno-chan a mi lado.

Después de mucho tiempo, la escuela finalmente terminó.

♦ ♦ ♦

Con el abanico en la mano, dejé mi asiento.

—Serika-san, ¿podrías acompañarme un rato? Estaba pensando en hablar con Tsuruhana-san y sus amigas.

Los ojos de Serika-chan brillaban con una intensa luz.

Empezó a enviar mensajes de texto a su mejor amiga Kikuno-chan. Serika-chan tenía más sed de sangre que yo.

Mientras tanto, las otras chicas empezaron a reunirse a nuestro alrededor también.

—Bueno, entonces, ¿nos vamos?

Cuando doblé los labios hacia arriba, todos sonrieron fríamente a la par.

Cuando salimos de nuestra clase, no tardamos mucho en encontrarla. Ella venía hacia nosotros, rodeada por su gyarus.

Todos los estudiantes que planeaban irse temprano se habían ido, dejándonos un pasillo desprovisto de otros.

Mientras seguía abriendo y cerrando mi abanico, mis ojos se encontraron con los de Tsuruhana-san.

—Estás en mi camino, Kisshouin-san. ¿Te importaría moverte?

Tsuruhana-san me dio una sonrisa desafiante, y sus seguidores también empezaron a reírse.

Las chicas a mi alrededor inmediatamente se llenaron de malicia.

Cerrando mi abanico con un chasquido, dije:

—Tsuruhana-san. ¿Con quién crees que estás hablando exactamente?

— ¿Ja?

Dando un paso adelante, continué.

—Di, Tsuruhana-san. ¿Cuándo en la tierra te ganaste el derecho de hablarme de esa manera? Un estudiante normal como tú, a un miembro de Pivoine como yo.

Le apunté con mi abanico y de repente me quedé mirando peligrosamente.

Pude ver cómo temblaba la confianza en sus ojos.

—Parece que la influencia de Pivoine ha disminuido bastante. Seguramente lo ha hecho, ¿no es así? Para una persona como tú tomar esta actitud conmigo.

Me acerqué más.

—Oh. ¿O tal vez estabas insinuando en cambio que la familia Tsuruhana es aún más grande que la familia Kisshouin? No tenía ni idea. Nunca supe que mi familia, Kisshouin, se había vuelto inferior a la Tsuruhana. Pero parece que tú al menos, lo ves de esa manera, ¿correcto? ¿O es así como lo ve toda la familia Tsuruhana? Que la familia Kisshouin es una de las que se toma a la ligera, eso es. Si ese es el caso, debo hablar con mi padre. Parece que tendremos mucho con lo que ‘lidiar’… Dime —continué con una sonrisa, mientras ella se ponía cada vez más pálida. —Sabes, me disgusta mucho el conflicto. Por eso, he pasado por alto tu comportamiento durante mucho tiempo. Pero, últimamente, parece que te has llenado un poco de ti misma. ¿No lo crees?

—…

— ¿O podría ser, Tsuruhana-san, que su comportamiento fuera en realidad una declaración de guerra? Si ese es realmente el caso, entonces con mi poder como Pivoine, así como con todo mi poder como Kisshouin, no me importa hacerte compañía.

Finalmente, rozando su mejilla con mi abanico, le susurré al oído, — ¿Y bien?

Golpeando a la silenciosa y tranquila chica con mi abanico, le pedí una respuesta.

—…Mis más sinceras disculpas, Reika-sama —respondió amargamente y con dolor, su piel todavía blanca como una sábana.

Le respondí con la sonrisa más dulce que pude conseguir.

—Dios mío. Mientras lo entiendas, no te daré ningún problema, ¿sabes? Porque realmente no encuentro ninguna diversión en aplastarte. Mientras te abstengas de irritarme, todo estará bien. ¿Está claro?

—…Lo entiendo.

—Bueno, entonces, queridos amigos de Tsuruhana-san, ¿estamos claros también? Por supuesto, si no están satisfechos, por favor siéntanse libres de hablar. Mientras estén preparados para las consecuencias. —Añadí, golpeando el abanico en la palma de mi mano.

Todos sus amigos bajaron sus cabezas también, expresando su acuerdo conjunto.

—Bien. Me trae tanta alegría que todos ustedes sean tan comprensivos. Por favor, tengan un poco de moderación en sus acciones de ahora en adelante. Bien entonces, todos, pórtense bien.

Después de dar una última sonrisa oscura, al estilo Enjou, les di la espalda, con mi falda revoloteando detrás de mí.

Todos mis seguidores se despidieron y me siguieron.

Como de repente noté una mirada, encontré a Kaburagi dándome una mirada de asco antes de alejarme.

— ¡Lo hiciste, Reika-sama! ¡Me siento tan refrescada!

— ¡Esa expresión en su cara! ¡Se lo merece!

Cuando volvimos a la clase, todas las chicas estallaron de alegría. Pero casi ninguna de sus voces llegó a mis oídos.

¿Qué demonios fue esa mirada? Esa mirada que me miraba con desprecio. ¿Qué demonios fue eso?

¿Quién crees que me empujó a hacer algo así?

¡NO TE METAS CONMIGO, IDIOTA!

— ¡Necesito ir al Pivoine por un poco!

— ¿¡Eh, Reika-sama!?

Salí volando de la clase.

Lo último que quería era usar el poder de mi familia.

Pero no tenía otra manera. ¿Podría haberlo evitado?

Sé que, si nuestra familia cae en la ruina, hacer esto sólo me va a perjudicar. ¿Qué haría si me tratan como a Sara?

Los prósperos eventualmente declinan. El orgullo caerá. ¡No quiero vivir en una ciudad bajo las olas!

¡Esp-, oye! Incluso mientras estoy agonizando aquí, él todavía no tiene ni idea, ¿verdad?

¡Kaburagi, espero que toda tu cabeza se vuelva blanca!

♦ ♦ ♦

Cuando llegué al salón, Kaburagi estaba disfrutando del té con Enjou. Me acerqué a ellos, y Kaburagi me miró con perplejidad.

—Kaburagi-sama, necesito hablar contigo.

—… ¿Qué?

— ¿Podrías asumir alguna responsabilidad y empezar a limpiar tus propios desastres? ¿No podrías al menos controlar a tus propios seguidores?

—No es como si les dijera que me sigan. Sólo crean problemas por su cuenta. Para empezar, ni siquiera les prestó atención. Y no recuerdo haberlos aceptado como mis seguidores.

—Porque tomaron la decisión de seguirte, no es asunto tuyo, ¿dices? Así que te atreves a decir algo tan irresponsable. Realmente hace que uno se pregunte si tienes lo necesario para ser el próximo líder del Grupo Kaburagi.

— ¡¿Qué has dicho?!

— ¿Me he equivocado? Si ni siquiera puedes manejar adecuadamente a un grupo tan pequeño de personas, apenas puedo imaginar las dificultades que tendrás en el futuro.

Desde que me miró, yo le devolví la mirada.

Por aquel entonces, Enjou intervino.

—Ahora, vamos, tú también cálmate, Kisshouin-san. ¿No estás dejando que la sangre se te suba un poco a la cabeza?

Esta vez lo miré fijamente.

— ¿Podrías dejar de empujar los problemas de tu amigo hacia mí? Creo que he pagado con creces la deuda. Estoy harta de limpiar lo que tú has hecho.

— ¡Oye!

—Masaya. Sí, lo siento. Te he causado problemas, eh.

No siento ni una pizca de sinceridad por tu disculpa, sabes.

—Bueno, entonces, me despido. Gokigen’you.

Al salir del salón, decidí saltarme las clases y me fui directamente a casa.

♦ ♦ ♦

Estaba emocionada por mi victoria contra Tsuruhana-san, y temerosa por mi ira hacia Kaburagi, pero una vez que todo eso se enfrió, me aterroricé.

Fui y le dije algo increíble a Kaburagi.

Como estaba tan agitada, había perdido todo el sentido del juicio. ¡Y de todas las cosas, fui y me peleé con Kaburagi!

Ya lo hice. Ya lo he hecho.

Oh, Dios mío…

Pero fue todo culpa suya, ¿vale? ¡No hice nada malo!

♦ ♦ ♦

En el momento en que llegué a casa, me escondí bajo mi futón y temblé.

Y, en algún momento, me enfadé de nuevo y me dormí mientras me enfurruñaba.

Cuando me desperté, comí galletas de arroz con sabor a ensalada.

Aunque intenté tanto convertirme en un personaje fácil de conseguir, por culpa de ese estúpido Kaburagi, me dirigí a toda velocidad por el camino de la dominadora Reika-sama, ¿no es así?

¡Maldita sea, abriré un paquete de mugichoco también!

♦ ♦ ♦

…Ese embarazoso modo de actuar, se convirtió en una espléndida historia sombría.

Quién en la tierra era el que yo canalizaba. Sólo recordarlo me da ganas de retorcerme.

Cielos. ¿Por qué estaba Kaburagi viendo eso?


Shaey
(`・ω・´) Mugichoco es un cereal de cebada inflado, cubierto de chocolate con dulce de leche.

| Índice |

One thought on “Viviré con humildad y confianza – Capítulo 67

  1. Haomuri says:

    Jajaja SIIIIII!! Reika empoderada por fin puso en su lugar a la loca esa xD. Y ya en el calor a Kaburagi también, se lo merece!! Cuánta intensidad de Reika, espero que todo sea para mejor y para mantener el color de cabello ><

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *