Actor de Reparto Masculino – Capítulo 66 – Arco 7: Sui Yuan como Sirena

Traducido por Bee

Editado por Ayanami


Aunque estaba muy descontento con el jefe de su familia, como asistente responsable y diligente, Dima no tuvo más remedio que obedecer las órdenes de su superior y cuidar al tritón que se negaba a comer.

—No quiero comer comida de tritón. —Ya, el tritón rojo, tenía una cara llena de odio mientras miraba a Dima que había puesto quién sabe qué en el plato. Expresó sus pensamientos con firmeza: —Quiero comer lo que ustedes comen.

—No puedes comer lo que comemos. —Dima se sentó al lado de Ya, persuadiéndolo suavemente. Dima ya se había acostumbrado a este tipo de temperamento. En comparación con el Max de rostro frío que no tenía ni la más mínima paciencia con las cosas que no le gustaban, la actitud de Ya no podía ser mejor. —El estómago de los tritones es mucho más delicado que el nuestro. Solo te lastimarás el estómago si comes nuestra comida. Podrías tener indigestión, enfermarte o, en un caso grave, incluso morir.

Ya vaciló por un momento. Aunque, aparentemente, detestaba la comida de los tritones y anhelaba la comida para humanos, como recién llegado, todavía no tenía la menor idea sobre las circunstancias de los tritones. Si realmente se lastimara el estómago al comer comida humana, entonces, el que sufriría seguramente sería él.

Al ver que Ya, había comenzado a vacilar, Dima, que había visto la luz, continuó persuadiendo con la mayor paciencia. Usando una cuchara para sacar un poco de la comida y colocándola ante los labios de Ya, suavemente lo atrajo. —De hecho, el sabor no es malo. Max definitivamente te ha comprado comida de la más alta calidad. Prueba un bocado, ¿de acuerdo?

Como alguien que solía ser un hombre genuino, Ya, simplemente, no podía soportar el método de Dima de persuadirlo como a un niño de 3 a 4 años con un tono tan suave y paciente. ¡Se le puso la piel de gallina por todo el cuerpo! Al descubrir que permanecerían en este tipo de punto muerto si él no comía, no tuvo más remedio que abrir los labios con torpeza y llevarse la cuchara a la boca.

Al ver que Ya, finalmente había comenzado a comer, Dima dejó escapar un largo suspiro, como si hubiera sido una misión increíblemente importante. ¡Ayer, incluso persuadir a su propio tritón para que comiera no había sido tan tedioso!

Impaciente, giró la cabeza para mirar a Max, queriendo que él se hiciera cargo de alimentar a Ya. Dima, sin embargo, descubrió que su jefe había llegado al lado del tritón de su familia y lo había cogido con cuidado en sus brazos. Max estaba completamente concentrado en alimentarlo.

Su tritón se veía rígido por todas partes, obedientemente y sin hacer ningún sonido en absoluto, solo dejando que sucediera lo que sucediera. Fue incluso hasta el punto en que no se podía ver ningún rastro de sus lágrimas anteriores e infelices; al presenciar esto, ¡Dima simplemente se sintió miserable! ¡El poder de Max hizo que su Lan no se atreviera a llorar!

—¿M-Max? —Dima inmediatamente dejó el plato en su mano. El joven asistente, que rebosaba de responsabilidad, se acercó con cautela a su jefe. Intentó rescatar al lamentable tritón de su familia de su jefe, que había estado actuando de forma extraña todo el día.

—Tú, ¿qué estás haciendo?

—Alimentando.

Max miró a Dima con un poco de condescendencia, con una cara que expresaba: “Haciendo una pregunta tan estúpida, ¿no tienes ojos ni cerebro?”

—¿No dijiste que aquellos con tritones deben aprender a cuidarlos? Vi que tu tritón es mucho más obediente, así que lo tomé para practicar primero.

Fue una respuesta razonable. Esta fue la primera vez que Max aceptó directamente la sugerencia de Dima, lo que hizo que este último se sintiera un poco halagado. Al mirar esto, aunque parecía indiferente, Max se preocupaba por su tritón. Esto hizo que Dima dejara escapar un pequeño suspiro de alivio; después de todo, un tritón tan precioso no era un gato o un perro. Dima realmente había tenido miedo de que su jefe hiciera morir a su tritón por descuido. ¡Eso definitivamente resultaría en un castigo estricto!

—Ya está comiendo. Puedes ir a cuidar de él.

Aunque el jefe de su familia había “progresado” laboriosamente un poco, a Dima no le gustaba ver a su propio tritón sentado adorablemente en el abrazo y el tacto de otro. Dima se acercó y, silenciosamente, le informó a Max que era hora de que se marchara.

Max bajó la cabeza para mirar a Sui Yuan, como si estuviera luchando un poco. Finalmente, admitió la derrota ante la mirada, aparentemente lastimera del otro (que en realidad contenía una amenaza amenazante), y se puso de pie de mala gana.

Una vez que dejó el lado de Sui Yuan y vio que Dima había tomado su lugar, la expresión de Max se volvió sombría de inmediato. ¡Solo había necesitado un segundo para que el hermoso sol primaveral se cubriera de nubes oscuras!

La repentina ráfaga de aire frío asustó a las otras tres personas y guardaron silencio. Al descubrir que Max, quien emitía un aura extremadamente peligrosa, se estaba acercando a él, además de considerar la manera gentil y dulce con la que solía sostener y alimentar a Sui Yuan, Ya recuperó el plato que había abandonado. —¡No hay necesidad de alimentarme! ¡Puedo comer solo!

—¿Comer solo? —Max se paró frente a Ya, mirando arrogantemente al otro, con una ceja levantada.

Ya asintió con la cabeza repetidamente, sin dudar en lo más mínimo en llevarse un poco de comida a la boca, y se apresuró a tragar varios bocados por la garganta. ¡Excepcionalmente contundente!

Max estaba obviamente satisfecho, la expresión se suavizó después de mucha dificultad y asintió con la cabeza en señal de elogio. Poco después, volvió su mirada hacia Sui Yuan y Dima, quienes ya habían asumido una postura de estar listos para comenzar a alimentarse.

Sui Yan y Dima se quedaron en silencio.

—Yo… también puedo comer solo…

Esta vez, no había necesidad de fingir emociones. Los ojos de Sui Yan estaban llenos de lágrimas. Bajo la mirada extremadamente intimidante de Max, extendió una mano tímidamente, queriendo tomar la cuchara de las manos de Dima.

Dima vaciló un momento. Por un lado, estaba la presión de su jefe, y por el otro, su propio interés (?). Esto le hizo caer en un dilema.

—Eres un militar. No puedes quedarte en casa para cuidar a tu tritón para siempre. —Dijo Max. —Deberías entrenarlo sobre cómo cuidarse a sí mismo ahora.

Dima murmuró para sí mismo por un momento. Persuadido, suspiró. Luego, colocó la cuchara en las manos de Sui Yuan y miró a su tritón, que estaba concentrado mientras comía en silencio, con una mirada de ternura.

La hora de comer, originalmente caótica y bélica, había terminado armoniosamente. Aunque a Dima le habían ordenado que viniera a ayudar, tenía que admitir que Max tenía una buena idea de cómo manejar a los delicados tritones. Usar una manera militarista para disciplinar al tritón no era algo que se debiera hacer, pero todos los seres vivos tenían el instinto de “ir tras las ganancias evitando el daño”. Los tritones no fueron una excepción.

Después del almuerzo era el tiempo reservado para que los tritones se sumergieran en el agua. Los tritones, después de todo, dependían más del agua que los humanos. El mediodía era el momento más caluroso del día, por lo que les gustaba permanecer en el agua más fresca.

Al ver que Sui Yuan y Ya habían terminado de comer, Max ejerció mucha paciencia para controlarse y obligó a sus pies a llevarlo hacia Ya, no hacia Sui Yuan.

Obviamente, a Ya no le gustaba que lo cargara un hombre. Cuando Max se acercó, no pudo evitar resistirse.

Max, inmediatamente, detuvo sus acciones y frunció un poco el ceño. —¿No te gusta que te abrace?

La expresión de Max era un poco molesta, lo que hizo que Ya se sintiera bastante tímido, pero superó este sentimiento y asintió con gran coraje.

Dima también detuvo su acción de querer llevar a Sui Yuan. Preocupado, miró a los estancados Max y Ya, rompiendo a sudar hacia este tipo de “compañero” inflexible y rígido. Solo que lo que sucedió a continuación le enseñó una amarga lección: incluso los espectadores sufrirían por lo que sucedió a continuación. Vio como Max murmuraba para sí mismo por un momento, luego se volvió para mirar a Dima y levantó la barbilla. —Ve y llévalo.

Dima se quedó estupefacto. —¿Yo? ¡Eres su dueño!

—Aunque soy su dueño, no le gusta que me acerque a él.

El tono de Max era frío y duro, su disgusto era evidente. —Las instrucciones dicen que uno no debe obligar a un tritón a hacer algo que no quiera hacer, ¿verdad?

Dima lo miró sin poder decir nada.

Aunque lo que dijo no fue incorrecto, ¡¿cómo es que sintió que algo no estaba bien?!

—Si tuviera que ayudarlo, entonces, Lan… —Dima bajó la cabeza, un poco reacio mientras miraba a su propio tritón azul.

Max no lo dejó vacilar ni por un momento. Sin perder el tiempo, caminó hacia Sui Yan, bajó su propio cuerpo y dijo opresivamente: —Quieres que te abrace, ¿verdad?

Sui Yuan… con gran dificultad y ojos llorosos… asintió con la cabeza…

No estás engañando a nadie. ¡Estás amenazando por completo a mi tritón!

Sin embargo, Dima no desobedecería al egoísta y voluntarioso jefe de su familia. No tuvo más remedio que dejarlo sostener a Sui Yuan, mientras él mismo caminaba hacia Ya.

Todavía no quería que un hombre lo abrazara, pero él no tenía ningún otro método para moverse. Finalmente, no tuvo más remedio que ceder. Los dos tritones fueron llevados a la piscina y colocados, cuidadosamente, en el agua.

Inmediatamente después de entrar al agua, Sui Yuan movió la cola y nadó varios metros hacia adelante, llegando directamente al otro lado de la piscina, luciendo visiblemente asustado. Dima miró a Max con reproche, pero descubrió que el otro se frotaba distraídamente el dedo índice izquierdo.

—¿Qué ocurre? —Preguntó Dima, desconcertado.

—Nada. —Max sonrió por primera vez, luciendo como si su estado de ánimo se hubiera vuelto alegre de repente.

Dima sintió que, probablemente, debería encontrar un momento para sugerir que su jefe fuera a ver a un psiquiatra. ¡¿Qué diablos pasaba con este tipo de cambio de humor de enojo a feliz?!

—¿Qué sucede contigo?

En el estanque, Ya movió la cola no muy hábilmente y nadó hacia Sui Yuan, haciendo la misma pregunta que le había hecho fuera de la piscina.

—Nada. —Respondió Sui Yuan, de manera similar a Max. Su piel pálida se sonrojó de un atractivo rosa, causando que Ya cayera en un aturdimiento.

¿Qué te dijo? —5237 preguntó a la ligera, también sintiendo curiosidad por este tema.

—Dijo que tenía curiosidad acerca de los órganos de apareamiento de los tritones.

Hacia 5237, Sui Yuan fue mucho más honesto y dijo la verdad, sintiendo un poco como si quisiera colapsar.

5237: —¡Joder, verdaderamente pervertido!

Sui Yuan, quien había sido molestado mientras lo transportaban, metió la cabeza en el agua.

Afortunadamente, siempre había sido una persona “magnánima” o, para decirlo de otra manera, ya se había acostumbrado a que ese tipo se aprovechara de él y pudo recuperarse rápidamente.

Al ver que Sui Yuan había vuelto a la normalidad, Ya suspiró aliviado. Parecía ser un tritón cobarde que había sido asustado por Max. Había estado pensando demasiado; además, ¡quién hubiera pensado que el digno Max haría tal cosa a plena luz del día!

Cuando el cabello azul de Sui Yan estaba empapado en agua, parecía aún más brillante, como si fuera uno con el agua de la piscina. Había que decirlo, aparte de su género, Sui Yuan, que era suave, adorable y obediente, se parecía a la diosa favorita de Ya. Era raro poder entrar en contacto con este tipo de diosa, lo que hacía que Ya se sintiera muy inquieto.

Debajo de la mirada inocente de Sui Yuan, Ya extendió el brazo con cautela, queriendo acariciar su cabeza. Sin embargo, después de estirarlo, una vez más, sintió una ráfaga de aire frío detrás de él. Pensando en la experiencia previa de haber sido golpeado en la mano, inconscientemente, Ya giró la cabeza para mirar hacia la orilla. Como era de esperar, la mirada aguda de Max contenía una amenaza y una advertencia ocultas.

Antes de transmigrar, el carácter de Ya no era del tipo obediente, sino rebelde. Cuando llegó por primera vez a este mundo, no tuvo más remedio que suprimir su propia personalidad para poder vivir, por lo que se vio obligado a adoptar, por completo, este tipo de “hábitos” que realmente no le gustaban, lo que lo deprimía cada vez más.

Afortunadamente, Ya seguía siendo racional. La primera vez que se resistió descaradamente a la táctica de intimidación de Max fue solo para frotar el cabello de Sui Yuan, eso es todo.

Sui Yuan miró a Ya y le dirigió una sonrisa amistosa. Ya, se relajó al ver esta sonrisa pura y no pudo evitar acercarse al otro.

A continuación, como se describe en la trama, Ya comenzó a preguntarle a Sui Yuan sobre los asuntos de este mundo. Naturalmente, Sui Yuan sabía todo y lo compartió con él, cumpliendo con la escena mientras hablaba sobre todo lo relacionado con la configuración de este mundo.

Aunque Ya, había entendido la mayoría de las cosas sobre su propia identidad, después de confirmarla, la expresión de Ya se volvió sombría. No podía aceptar que podía dar a luz a los hijos de un hombre, y era aún más incapaz de aceptar que, aparte de dar a luz, los tritones no tenían ninguna otra capacidad.

—¿No crees que esto es realmente extraño? —El temperamento gentil de Sui Yuan le dio la necesidad de derramar todo en su mente. —La existencia de los tritones es solo para dar a luz, y dependen de otras personas para todas sus necesidades básicas. ¿No es este tipo de estilo de vida bastante anormal?

—No entiendo lo que estás tratando de decir. —Aunque aprobó la idea de Ya en su corazón, Sui Yuan solo pudo inclinar la cabeza hacia un lado. —Tener hijos es algo muy importante. Es nuestra responsabilidad.

—No dije que no fuera importante. Lo que quiero decir es… excepto por dar a luz, ¿no me digas que los tritones no pueden hacer nada más? Independencia… Estoy diciendo que debería haber un cierto nivel de independencia, de modo que incluso si dejaran a sus compañeros, pudieran seguir viviendo.

Ya estaba muy angustiado, pero al ver la invariable confusión de Sui Yuan, no pudo evitar desanimarse. —Olvídalo. ¿De qué sirve decirte esto…?

Sui Yuan tomó la mano de Ya. De acuerdo con la configuración de su personaje, aunque no entendía las preocupaciones de Ya, podía ver que se sentía molesto. Entonces, usó este tipo de método para consolarlo.

Ya le sonrió a Sui Yuan con gratitud.

En este mundo, la relación entre humanos y tritones era anormal. Los humanos necesitaban tritones para dar a luz, por lo que hacía tiempo que habían comenzado a criarlos concienzudamente. Les quitaron su independencia por completo, por lo que no podrían vivir sin la humanidad. Con el tiempo, y durante mucho tiempo, sin importar si se trataba de humanos o tritones, todos fueron influenciados imperceptiblemente para llegar a aceptar este tipo de relación y dejaron de cuestionarla.

Ya fue el único tritón que cuestionó este tipo de reglas. Max también era uno de esos raros tipos de humanos.

A Max no le gustaban los tritones porque pensaba que eran demasiado débiles, apáticos, sin inspiración y sin ningún deseo innato de perseguir nada. Creía que este tipo de criaturas inteligentes eran bastante lamentables y no valían nada. Incluso si fueran capaces de producir descendencia, todavía no eran dignos de ser venerados y apreciados. Y así, fue una suerte que hubiera conocido a un tritón que compartía una opinión similar; un tritón que era fuerte, tenía un objetivo y no estaba dispuesto a aceptar la situación actual de su especie.

A medida que interactuaban, y a medida que la naturaleza de Ya se revelaba gradualmente, la apatía inicial de Max hacia él se convirtió en motivo de preocupación. Finalmente, su relación se convirtió en una de afectos mutuos. Ambos fueron clasificados como bichos raros en este mundo. Sin embargo, se entendieron.

—Por supuesto, siempre que esté de acuerdo con la trama original… todo esto sería lógico…

—¿Mechas? ¡¿Acabas de decir mechas?!  —Dado que el tema que se acababa de discutir era demasiado grave, Sui Yuan y Ya cambiaron rápidamente de dirección. Cuando escuchó de Sui Yuan que este mundo tenía mechas, se emocionó mucho.

Prácticamente, todo hombre soñaba con tener un mecha y, naturalmente, Ya no fue la excepción. —¿Del tipo Transformers? ¿Como Gundams?

¿Transformers? ¿Gundams? Sui Yuan, quien expresó su confusión, poco después confirmó: —Sí, es ese tipo de robot de combate alto, grande, rápido y controlado por un piloto con una gran capacidad de combate.

—¿Dónde están? —Ya preguntó en detalle.

Sui Yuan vaciló. —Solo a los militares se les permite usar mechas. Dima y Max… ¿Probablemente deberían tener alguno?

—¿Estarán dispuestos a llevarme a verlos? —Los ojos de Ya brillaron con nostalgia.

Sui Yuan negó con la cabeza. —No sé. ¿Tú… vas a preguntar y ver?

Ya vaciló por un segundo. Sin embargo, su sed de mechas superó rápidamente su miedo a Max. De repente, giró su cuerpo y nadó rápidamente, haciendo una línea recta hacia Max y Dima que seguían de pie junto al borde de la piscina.

Sui Yuan dudó por un momento antes de seguirlo, preocupado. En ese momento, Ya hacía tiempo que había hecho una mueca de tristeza y regañó a Max, pidiéndole que lo llevara a ver los mechas del ejército.

Sui Yuan se acostó silenciosamente boca abajo al borde de la piscina como espectador. Tenía que decir que ver a Ya enredado con Max lo disgustó un poco.

Originalmente, Max había planeado no responder, pero, bajo la persuasión combinada de Dima y Ya, finalmente cedió. Dirigiendo su mirada a Sui Yuan, preguntó: —¿Tú también quieres ir a ver?

Sui Yuan miró sin comprender, ya que la trama, esta vez, no requería de su participación. Sin tener en cuenta este hecho, Sui Yuan respondió rápidamente, asintiendo con la cabeza felizmente.

Sí, solo sentía curiosidad por los mechas. ¡No fue por el hecho de que Max nunca lo descuidó por lo que se sintió feliz!

| Índice |

2 thoughts on “Actor de Reparto Masculino – Capítulo 66 – Arco 7: Sui Yuan como Sirena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *