Al límite – Capítulo 125: Determinando la relación

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Wang Zhong Ding acarició el cuello de Han Dong y, con una fuerza feroz, lo inmovilizó sobre la cama.

El hombre entero se montó encima de él, con las dos manos rodeando los hombros de Han Dong, y llamas brotando de sus pupilas.

—¿Has terminado con esto?

Han Dong estaba confundido:

—¿Te he invitado para meterme en problemas? Me masturbé por…

Antes de que pudiera terminar la frase, Wang Zhong Ding le interrumpió.

—¿Por qué eres tan arrogante?

Han Dong escuchó a Wang Zhong Ding hablar en un tono burlón por primera vez, y en ese momento, pensó que todo había terminado.

Al decir tales palabras, está claro que quería echarlo. Como resultado, al segundo siguiente Wang Zhong Ding lo besó profundamente.

Han Dong no se lo esperaba, y quedó aturdido, este giro llegó demasiado de repente… Además el beso de Wang Zhong Ding no se parecía en nada a lo que había imaginado, pensaba que un elitista meloso como Wang Zhong Ding tendría un camino estricto cuando se trataba de sus seres queridos.

El resultado es todo lo contrario, Wang Zhong Ding lo besó sin lógica ni reglas, la acción es ansiosa y grosera, puede llamarse simplemente “roer”.

Royendo y royendo el borde de la boca de Han Dong.

Ambos se detuvieron al mismo tiempo.

Han Dong dijo: —Ya estoy despierto.

—Lo sé. —Wang Zhong Ding jadeó con fuerza.

Han Dong preguntó deliberadamente: —¿Entonces, puedes bajar?

—No puedo.

—¿Qué debo hacer si no puedo aguantarlo?

—Aguanta.

Después de decir eso, Wang Zhong Ding bajó su cabeza y abrió formalmente los dientes de Han Dong, chupando su lengua en su boca ferozmente.

Dos cuerpos andróginos entrelazados entre sí, unas seductoras y largas piernas sujetaban la cintura fuertemente, desgarrando y moliendo todo entre las chispas que fluyen, admirando esos ojos llorosos… La boca de Wang Zhong Ding, sin previo aviso, asaltó el punto sensible del pecho de Han Dong, Han Dong sintió una agitación y sus brazos rodearon el cuello sólido con el fin de continuar.

La mano de Wang Zhong Ding, después de numerosos “ejercicios” en sueños, finalmente llegó oficialmente a la entrepierna de Han Dong.

Desde la rodilla hasta la parte interna del muslo, el calor se enciende con la palma de Wang Zhong Ding en todo su recorrido.

—Toca aquí…

Han Dong tiró impacientemente de la mano de Wang Zhong Ding hacia el centro de sus piernas.

Wang Zhong Ding no le contestó, sino que tiró de la mano de Han Dong: —Hazlo tú mismo.

Han Dong estaba insatisfecho. —¿Por qué no lo tocas un poco?

Wang Zhong Ding dijo que no estaba acostumbrado, pero en realidad, sólo quería ver a Han Dong suplicar. Cuando vió suficiente, entonces, fingió que no podía apartar la mirada: —Tienes una mirada estúpida, es más agradable estar así.

Y luego se aferró con razón.

Cambió de mano y realmente se sintió diferente.

Han Dong estaba tan excitado que fue a tirar de los pantalones de Wang Zhong Ding.

—Yo también quiero verte desnudo.

Sintió que un estoico como Wang Zhong Ding tenía la emoción de romper el tabú haciendo este tipo de cosas.

Sólo para ser rechazado por Wang Zhong Ding con un mordisco.

—Entonces, te ayudaré —dijo Han Dong.

Al principio, Wang Zhong Ding empujaba con cara de asco.

Una vez que Han Dong lo agarró, apretó el entrecejo al instante y alargó la mano para apretar las dos albóndigas redondas.

El fuego ardió hasta las cejas.

En ese momento, los días de frustración reprimida de Wang Zhong Ding salieron finalmente a la luz, y su boca arrastró las palabras mientras llamaba a Dongdong.

Han Dong inmediatamente inclinó la cabeza hacia arriba, —¿Cómo sabes mi apodo en inglés?

—¿Apodo en inglés?

—¡Genial Dongdong!

Wang Zhong Ding volvió a presionar la cabeza de Han Dong y cubrió su sonrisa con la boca.

Han Dong descubrió una cosa especialmente linda en Wang Zhong Ding, y es que siempre que Han Dong no lo miraba, su cara estaba llena de una mirada de disfrute y embriaguez.

Como resultado, cuando Han Dong lo miraba, se ponía serio de nuevo.

Por lo tanto, cuando sintió que Wang Zhong Ding estaba a punto de venirse, Han Dong lo miró fijamente una y otra vez.

Ese aspecto de maldad hasta los huesos hizo que Wang Zhong Ding estuviera ansioso por comérselo.

Finalmente, Wang Zhong Ding dejó escapar un rudo jadeo varonil.

En el momento en que fue liberado, miró a Han Dong lleno de ternura.

Después, Han Dong se puso como un perro grande, agarrando el cuello de Wang Zhong Ding por detrás y sin soltarlo, con la boca torcida hacia la oreja de Wang Zhong Ding y dijo socarronamente: —Señor Wang, acaba de venirse mucho.

Wang Zhong Ding le lanzó una mirada oblicua a Han Dong, con una imperceptible sonrisa en los ojos.

Han Dong se colgó de Wang Zhong Ding de forma aún más temeraria, con sus dos pies colgando del suelo mientras era llevado al baño como un fideo.

—Usa esa ducha —dijo Wang Zhong Ding.

Entonces, Han Dong agarró la mano de Wang Zhong Ding y no la soltó:

—Sólo quiero usar la tuya.

Wang Zhong Ding tuvo que ir al otro baño.

Como resultado, Han Dong lo siguió de nuevo de forma tímida.

Al final, los dos se lavaron bajo una misma ducha, y Han Dong dejó que Wang Zhong Ding lo enjuagara, añadiendo: —Estos días, me has estado limpiando, no puedes ni lavarme.

—¿Qué hay que saber para lavar? Sólo te estoy ayudando a decolorar, no es que te hayas arruinado las manos.

—Esto tampoco queda tan limpio como cuando tú lo estás lavando. —Han Dong vio a Wang Zhong Ding recoger el champú y continuó alabando: —Después de que me frotaste el cabello estuvo sedoso todo el día.

Wang Zhong Ding gruñó: —Eso es porque mi champú es bueno, ¿qué tiene que ver con cómo lo lavo?

—Tiene algo que ver con el hecho de que después de que tus manos estimulan mi cuero cabelludo, siento que todo mi cuerpo se refresca.

Wang Zhong Ding pensó; «¿qué tan perezoso eres?» Al final, todavía exprimió el champú en su mano.

De vuelta a la habitación de Wang Zhong Ding, Han Dong sólo se acuerda de preguntar: —¿Por qué Xixi está tan perezoso hoy?

Wang Zhong Ding dijo: —Le dije que no ibas a venir hoy.

Sólo entonces Han Dong se acordó de preguntar: —¿Entonces, por qué me has traído aquí?

Wang Zhong Ding no dijo nada.

Lo sé, has tenido planes durante mucho tiempo, fingiendo deliberadamente conmigo. 

Han Dong gruñó con narcisismo.

—Si lo hubiera sabido, no me habría molestado en sorprenderte.

—¿Sorprenderme? —Wang Zhong Ding parecía desconcertado.

Han Dong recogió las tres bolas de papel de seda manchadas de suciedad y las mostró delante de Wang Zhong Ding.

—¿Ves?

—¿Qué hay aquí? —Preguntó Wang Zhong Ding.

—¿Qué hay ahí?

Han Dong miró exageradamente, —Esto es un triple disparo, ¿entiendes?

Acababa de terminar, bajó la cabeza, y vino… otra “interacción íntima”, Wang Zhong Ding no sólo no se sintió cansado, sino por el contrario, cada vez estaba más refrescado.

Han Dong tampoco estaba dispuesto a mostrar debilidad, sus grandes ojos siempre lo miran fijamente, temiendo que en un parpadeo pueda huir.

—Digo, señor Wang, ¿considera que eso fue lanzarse por mí?

Wang Zhong Ding le miró de reojo: —¿Quién se ha lanzado? Solo estaba entrando en la habitación para ayudar.

Han Dong alargó la mano para tirar del hermano pequeño de Wang Zhong Ding, y éste reaccionó rápidamente para apartar su mano.

Han Dong se quedó pensativo y rápidamente volvió a callarse sin hablar.

Sin embargo, Wang Zhong Ding habló en ese momento y preguntó: —¿Por qué lloraste hoy?

—¿Llorar? ¿Cuándo he llorado? —Han Dong no estaba siendo duro de mollera, de verdad lo había olvidado.

Sin embargo, Wang Zhong Ding había sido perseguido durante todo el camino por esas pocas lágrimas baratas de Han Dong.

Han Dong recordó: —Hablas de la fiesta de despedida, ¿eh? Me dio vergüenza no llorar cuando vi que la gente lloraba.

Pero Wang Zhong Ding vio claramente en la entrada del hotel que todos los que salían sonreían con las cejas.

Han Dong volvió a explicar: —Soy una persona que sostiene no ser emocional, a veces una línea de poesía me hace llorar.

—¿Son los Trescientos Poemas Tang? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Han Dong rió secamente dos veces: —¿Cómo lo sabes?

Wang Zhong Ding no quería decir nada acerca de él, sólo tenía esos conocimientos, pero siempre los mostraba. —Vamos, ve a dormir.

Han Dong preguntó con inquietud: —¿Me reconocerás después de bañarte?

—¿Te he reconocido alguna vez? —Dijo Wang Zhong Ding.

El gran cabello rizado de Han Dong se alzó, —¿Qué has dicho?

Wang Zhong Ding se giró deliberadamente y le dio la espalda.

Han Dong realmente lo rodeó con sus brazos.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Xixi se levantó y fue rápidamente a la habitación de Han Dong para inspeccionar la situación.

Al ver que la cama estaba vacía, se sintió aliviado de que su padre realmente no le mintiera.

Como resultado, Xixi encontró unos cuantos papeles más en el gabinete.

—¿Qué es esto? —Murmuró Xixi mientras lo desdoblaba con curiosidad.

Han Dong seguía durmiendo en la habitación de Wang Zhong Ding, y el diligente Xixi ya estaba desayunando con su padre.

—Papá, tienes que tomar tu medicina a tiempo —dijo Xixi pensativo.

Wang Zhong Ding parecía desconcertado: —¿Tomar medicamentos? ¿Tomar qué medicina?

—Medicina para el resfriado.

—¿Quién ha dicho que estoy resfriado?

—Encontré un montón de papel con mocos en la habitación donde vivía el tío Cola de Cerdo.

Wang Zhong Ding respondió: —Oh, así que, gracias hijo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.