Al límite – Capítulo 84: No lo creas, vamos a ver

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


El tiempo parecía haberse detenido.

No sabía cuánto tiempo tardó, pero Han Dong, finalmente, clavó su cabeza en el brazo de Wang Zhong Ding, y no pudo levantarse.

Tal vez, estaba muy cansado, no había cerrado los ojos durante dos o tres días seguidos, y ni siquiera tenía fuerzas para ser sonámbulo.

De hecho, en ese momento, Wang Zhong Ding podría haber pedido a su guardaespaldas de afuera que llevara a Han Dong de vuelta al dormitorio, pero temía que Han Dong se quedara dormido y “recorriera un largo camino” hasta aquí, así que lo dejó para ahorrarse problemas.

Esta vez Han Dong no se despertó después de quedarse dormido, y la oficina quedó en silencio por un raro momento.

De repente, sonó un timbre.

—Señor Wang, esto es lo que la señorita Wan me pidió que le diera.

Wang Zhong Ding vio la caja de bombones que fue devuelta y tuvo unos instantes de confusión en su corazón, Wan Liqing no era una persona cuidadosa, ¿cómo podía no apreciar su favor por un asunto tan trivial?

—De acuerdo, está bien, ponlo aquí.

Después de que el mensajero se fuera, Wang Zhong Ding abrió la caja de bombones y se quedó helado al ver la “trágica imagen” que había dentro.

Si se trata de crear romanticismo, al menos debe morderlo limpiamente, ¿cuántas personas podrían permitírselo? Han Dong se despertó por la noche y salió directamente al exterior, justo a tiempo para ver la caja de bombones.

—Cómetelo, es todo para ti.

Han Dong sonrió.

Como era de esperar… no se equivocó… Los músculos de todo el cuerpo de Wang Zhong Ding se tensaron.

—¿Quién te dijo que los comieras? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Han Dong sonrió impúdicamente como siempre:

—¿Qué hay de malo en comer algo de lo tuyo? ¿Cuántos años tienes y aún proteges tu comida? Además, no me lo he comido todo, ¿no he dejado una parte para ti?

Levantó las cejas e insinuó a Wang Zhong Ding que volviera a mirar dentro de la caja.

¿Mirar de nuevo? Wang Zhong Ding quería romper los dientes de perro de Han Dong uno por uno.

El ambiente se paralizó cuando Feng Jun empujó la puerta de repente.

—¿Por qué me llamó Wan Li Qing para decirme que…?

Feng Jun se dio cuenta de que había otras personas, y tras una pausa dirigió su pregunta a Han Dong:

—¿Por qué estás aquí?

Antes de que Han Dong pudiera decir algo, Feng Jun notó otra cosa y, de repente, se acercó con grandes zancadas, mirando la caja de bombones con una expresión increíble.

—¿Quién hizo esto?

El tono de voz estaba claramente dirigido a Han Dong.

Han Dong tenía una expresión atrevida.

—Lo hice, ¿qué pasa con eso?

—¿Qué pasa? ¿Sabes que esto es un regalo del señor Wang para la señorita Wan?

Han Dong sólo se detuvo cuando escuchó esto, un regalo… regalo, ¿eh? Feng Jun aún quería decir algo más, pero Wang Zhong Ding agitó la mano para indicarle que saliera primero.

La oficina quedó con sólo dos personas, Wang Zhong Ding y Han Dong.

Han Dong no tenía ningún sentimiento de culpa, pero también cuestionó tímidamente a Wang Zhong Ding:

—¿Por qué le enviarle un regalo?

Wang Zhong Ding respondió con rigidez:

—¿Qué te importa a quién le envíe regalos?

¿Qué tiene que ver conmigo? Han Dong puso una expresión de intolerancia que debió aparecer en el rostro de Wang Zhong Ding:

—¿Estás detrás de ella? ¿Ya la has aceptado? ¿Ya has decidido hacerla tu novia?

En opinión de Wang Zhong Ding, este tipo de comportamiento de Han Dong era como el de un hombre al que un delincuente le apunta con una pistola y, en lugar de intentar rogar al atacante que le perdonara la vida, lo presionaba repetidamente para que le preguntara qué había comido al mediodía, ¿qué era esto sino buscar la muerte? Wang Zhong Ding estaba a punto de enfadarse, pero se vio obligado a retroceder por una pregunta de Han Dong.

—¿No te gusto?

Wang Zhong Ding se sintió como si le hubieran dado un golpe seco, y se quedó boquiabierto.

—¿Gustarme?

Han Dong adoptó una mirada natural, ¿no es así? Wang Zhong Ding se dio la vuelta e interrogó a Han Dong:

—¿Quién ha dicho que me gustas?

Esta vez le tocó a Han Dong estar confundido.

—A ti… no te gusto, ¿verdad?

Wang Zhong Ding tenía una mirada de incredulidad en su cara.

—¿Por qué deberías gustarme? ¿Qué me gusta a mí que a ti te falte, qué me disgusta a mí que tú traigas, por qué no me das una razón para que me gustes?

¡Un rayo cayó! Han Dong apenas podía aceptarlo:

—Si no te gusto, ¿por qué intentas por todos los medios tenerme cerca? ¿Por qué me has obligado a usar muebles hinchables si no te gusto? ¿Por qué me has abierto una lata si no te gusto? ¿Por qué me diste cien mil yuanes si no te gustaba?

Wang Zhong Ding casi ni se lo pensó y dijo:

—Te mantuve porque me encanta el talento, te dejé usar los muebles hinchables para garantizar la seguridad de mis artistas, abrí la lata porque quería deshacerme de ti cuanto antes, y en cuanto a los 100.000 yuanes, ni siquiera sé de qué hablas.

En ese mismo momento, Han Dong tuvo la sensación de ser engañado por sus sentimientos, ¡deberías habérmelo dicho antes! Si lo hubiera dicho, no tendría que estar todo el día con una prisa ciega, ahora estoy apurado y terminado, el amor ha surgido, ¿quieres abandonar a mitad de camino? ¡No puede ser!

—¿Nunca te he gustado? ¿Ni siquiera un poco?

Han Dong sonó como si no lo creyera.

Wang Zhong Ding sonó como si tuviera que creerle.

—¡No!

—Bien, Wang Zhong Ding, está bien, espera…

Han Dong dio un portazo y se fue, ¡no te dejo gustar, mis esfuerzos de todos estos años han sido en vano! Tal y como esperaba Yu Ming, Han Dong se fue con una profunda emoción y volvió con furia.

Abrió la puerta de la nevera, sacó dos latas de cerveza que abrió y engulló, y luego tiró las botellas y volvió a la casa.

Yu Ming, originalmente, no quería preocuparse por los asuntos de Han Dong, pero al ver que volvía a coger su guitarra se apresuró a preocuparse.

—¿Estás bien?

El maestro Han respondió:

—No pasa nada.

Y luego volvió a pulsar las cuerdas y cantó:

—El que más te quiere soy yo, ¿cómo puedes dejar que me sienta triste? Cuando más te necesitaba, me fui sin decir una palabra…

Yu Ming apretó la mano de Han Dong y preguntó con conocimiento de causa:

—¿Qué sucede?

El rostro de Han Dong se volvió repentinamente sombrío, como si otra persona hubiera merecido sus millones de dólares:

—¿Qué dijiste que estaba mal? No es ese nieto de Wang Zhong Ding.

Demasiado hipócrita, en cuanto me vio enganchado, su actitud cambió inmediatamente.

—¿Cómo ha cambiado?

Han Dong se burló:

—Hoy le pregunté si alguna vez le había gustado, y ¿adivina qué dijo? ¡Dijo que nunca le había gustado! Escucha lo ridículo que es eso.

Yu Ming no tuvo ni un solo cambio de expresión,

—¿Qué tiene de ridículo?

Han Dong se congeló en ese momento.

—No le gustabas en primer lugar —añadió Yu Ming.

Han Dong se enfadó al instante y le cuestionó:

—¿Cómo sabes que no le gusto?

Yu Ming respondió con un tono indiferente:

—Todos en la empresa saben que eres la persona que más le disgusta al señor Wang, ¿no lo sabes?

La mano que agarraba la guitarra se apretó, no, no seas impulsivo, no utilices la guitarra para aplastarlo… Han Dong se autorreferencia desesperadamente: él es un animal de sangre fría ¿qué sabe? Sólo estaba deseando especular con las ideas de los demás… 

—Aunque pienses con los dedos de los pies, ya sabes ah, lo que le gusta al señor Wang lo que te falta, lo que no le gusta al señor Wang lo que tienes, ¿cómo le vas a gustar?

Yu Ming repitió directamente las palabras de Wang Zhong Ding.

Han Dong tenía los dientes al descubierto por fuera de la boca:

—¡¡Tú… suficiente…!!

—Sólo estoy haciendo una declaración objetiva.

Se oyó un fuerte golpe de una guitarra que desapareció de la habitación.

—¿Has terminado con esto? Normalmente no dices nada cuando te lo dicen, ¡pero ahora te pones en plan charlatán cuando no quieren! ¿Presumir de tú cerebro? ¿Presumiendo de su boca inteligente? Déjame decirte que, aunque no le guste, ¡es por ti! ¿Sabes a qué me refiero? Al principio le gusté, pero no se atrevió a gustarme porque no se lo permití.

Yu Ming tenía una curiosidad especial por saber qué tipo de adversidad era necesaria para agudizar una mentalidad tan optimista.

—Fueron mis habilidades actorales las que fueron demasiado buenas, fueron mis actuaciones subversivas las que lo conquistaron, ¿entiendes?

Yu Ming seguía sin poder creerlo.

—¿Cuándo fuiste subversivo? Está claro que has actuado por tu cuenta.

La guitarra de Han Dong se levantó, pero en lugar de golpear a Yu Ming con gran fuerza, acabó sentándose en su cintura, con una cara decidida:

—Fuiste tú quien me obligó a cantar toda la noche.

Seguro que este truco funcionó, Yu Ming cambió inmediatamente de opinión.

—¿No esperabas siempre que no le gustaras antes? Ahora que lo dice en serio, no tienes que avergonzarte ni sentirte en deuda con él. Ustedes dos pueden seguir siendo amigos, ¿no es esto lo mejor de ambos mundos?

—¡Lo mejor, mi trasero!

Han Dong parecía un imbécil irracional:

—Puede interesarse por mí, incluso si me acosa hasta la muerte puedo aceptarlo. Pero no puedo aceptar que después de todos los sacrificios que he hecho, ¡ni siquiera signifique algo para mí! ¿Por quién me tomas? ¿Es el maestro Han algo con lo que puedes tontear cuando quieras?

¿Quién te ha engañado? Yu Ming se quejó.

—¡Es obvio que te has engañado a ti mismo!

—Ya que yo, Han Dong, puedo desilusionarlo con mi actuación subversiva, puedo hacer que reavive su viejo amor con mi actuación original, si no me crees, ¡ya veremos!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *