Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 118: Regalo de Cumpleaños

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Los últimos meses han sido realmente duros para Lu Shan. Desde que el gobierno actuó en contra de su organización, ella no había dormido bien por la noche y estaba ocupada todos los días lidiando con problemas y haciendo arreglos para proteger a Tarántula. Además, tenía que protegerse contra Snake Fang, Meridian Gate y Epoch, negociar con las autoridades y limpiar el desorden en la provincia G. Incluso ahora, después de que había pasado la crisis, no podía descansar; tenía que mantenerse alerta mientras ella y los otros tres líderes intentaban superarse entre sí.

{Al menos te tengo ayudándome. Si estuviera sola, me habría quemado hace mucho tiempo}, dijo Lu Shan con cansancio. De repente, cambió de tono y continuó: {Además de eso, tus subordinados son realmente útiles. Ni siquiera necesito mencionar a Gua Tres y Gua Cinco. Son confiables y competentes, no hablan mucho, básicamente están libres de preocupaciones y problemas. Gua Uno y Gua Dos: tienen algunos defectos de personalidad, uno es demasiado sofocante y el otro demasiado bullicioso, pero por lo demás son de primera categoría. Y Gua Nueve es un experto en recopilar información. Xiao Jun, sabes lo agotada que estoy. ¿Por qué no me los prestas…}

—No —se negó Lian Jun, impasible. —Meridian Gate y Epoch definitivamente enviaron a alguien para vigilarte. Para que no sospechen nada, a partir de ahora, debes evitar cualquier contacto con mi gente.

La pequeña estratagema de Lu Shan falló incluso antes de que ella terminara de idearla. Frustrada, alivió su ira maldiciendo la fuente de sus problemas: {¡Malditos Meng Qing y Qi Yun! Esas perras intrigantes son como un pedazo de mierda de perro pegado a tu zapato que no puedes sacudirte sin importar cuánto lo intentes. ¿Por qué no me di cuenta antes de que son tan difíciles de tratar?}

—Un líder de una organización del hampa que logró sobrevivir hasta ahora no sería un personaje menor —tranquilizó Lian Jun. —Ahora que se ha formado la alianza, puedes descansar. Te has destacado demasiado, así que, de ahora en adelante, pasa a un segundo plano por un tiempo. Actúa como si te unieras a la alianza solo para ganar tiempo para que Tarántula se recupere, de esta manera, Meng Qing y Qi Yun no sospecharán tanto de ti.

Lu Shan se calmó y se centró en sus palabras.

—Si retrocedes, Meng Qing y Qi Yun no se atreverán a seguir presionándote. Contigo volviéndote “pasiva”, Yuan Peng definitivamente se volverá “activo” y tomará la iniciativa de ponerse en contacto con Meng Qing y Qi Yun, lo que automáticamente desviará su atención de ti. Entre Tarántula o Snake Fang, Meng Qing y Qi Yun prefieren Tarántula; una vez que controlen a Yuan Peng para ganarse su buena voluntad, seguramente se acercarán a ti nuevamente. En ese momento, simplemente empuja el bote con la corriente; la iniciativa y el derecho a elegir habrán regresado a tus manos.

Al escuchar su análisis, los pensamientos de Lu Shan se aclararon. {Está bien, entonces, haré lo que dices}, respondió ella, mucho más animada. {Han pasado demasiadas cosas en los últimos meses; realmente necesito tiempo para ocuparme de los asuntos internos de Tarántula}.

Resuelto el asunto, Lian Jun se dispuso a colgar. De repente, Lu Shan preguntó: {Por cierto, el cumpleaños de tu pequeño amante se acerca pronto, ¿verdad?}

Lian Jun hizo una pausa con el dedo sobre el botón de finalizar llamada. Miró a Shi Jin, que estaba sentado en el sofá leyendo documentos, y tarareó una confirmación.

Lu Shan dejó escapar un suspiro de alivio. {Genial, no lo recordé mal. Le envié un regalo de cumpleaños como agradecimiento. Házle saber a tu gente qué estás esperando un paquete.} Sin esperar una respuesta, colgó.

Regalo de cumpleaños, repitió Lian Jun en silencio, dejando su teléfono. Volvió a mirar a Shi Jin, luego movió la silla de ruedas a su lado.

Absorto en la aprobación de documentos, Shi Jin no notó su acercamiento. Desde que Lian Jun consideró que sus habilidades estaban a la altura, haría todo lo posible para ayudarle con el trabajo cuando regresaba de la escuela los fines de semana, ocupándose de las tareas más tediosas y triviales. Al principio, se equivocaba ocasionalmente, lo que en realidad hizo que Lian Jun pasara más tiempo revisando y corrigiendo el trabajo del adolescente. Sin embargo, a medida que pasaban las dos primeras semanas, se volvió cada vez más competente y rara vez cometía errores.

Y cuantos más documentos revisaba Shi Jin, más consciente era de que Lian Jun necesitaba un asistente para aliviar la carga sobre él. Pero…

Shi Jin terminó de aprobar un documento, tomó el siguiente archivo con el logo de Ruixing en la portada y suspiró.

Pero no sería bueno que mucha gente supiera sobre la transformación de Annihilation o su asociación con Ruixing. No era que Lian Jun no tuviera un asistente, su asistente era Gua Uno. Era solo que Gua Uno ya estaba ocupado ayudando a Lian Jun con muchos otros asuntos.

Teniendo tanto trabajo que hacer todos los días, no era de extrañar que fuera difícil para Lian Jun ganar peso.

De repente, sintió que le acariciaban el cabello.

—¿En qué estás pensando?

Sobresaltado, Shi Jin volvió la cabeza y miró a Lian Jun. —¿Has terminado de hablar con la tía Lu? —Preguntó, sin ver el teléfono.

—Mhm. Deberías tomar un descanso. ¿Hay algún lugar al que quieras ir? Te llevaré a divertirte mañana. —Lian Jun le quitó los archivos de la mano. Le recordó todas esas veces que Shi Jin le hizo lo mismo. De repente, angustiado, se levantó de la silla de ruedas y se sentó en el sofá junto al adolescente, tomándolo en sus brazos.

Shi Jin se inclinó sobre él, relajándose en el abrazo. —No salgamos. El clima es cada vez más frío, es fácil enfermarse.

—No tenemos que quedarnos afuera. Podemos ir a un lugar que sea cálido, como el cine al que fuimos la última vez…

Shi Jin levantó una mano y cubrió la boca de Lian Jun, impidiéndole hablar. —No puedes ir a ningún lugar demasiado concurrido. En esta temporada, hay muchas personas con resfriado, gripe o lo que sea. ¿Qué pasa si te infectan? El tío Long dijo que has llegado a la etapa crítica de acondicionamiento físico y que siempre que lo superes sin enfermarte o dañar tu cuerpo de otra manera, puedes comenzar a tomar los medicamentos para eliminar la toxina. No debemos ser descuidados.

Esta fue la conclusión a la que llegó el tío Long después de analizar cuidadosamente los resultados del último examen de Lian Jun. Cuando Shi Jin se enteró por primera vez de la noticia, estaba tan feliz que corrió algunas vueltas alrededor del campo de deportes de la escuela. No solo él, sino todos los demás también: Gua Dos y los demás, que expresaron su entusiasmo, casi llevaron a que el club fuera demolido.

Desde entonces, todos habían prestado especial atención a la vida diaria de Lian Jun y hacían todo lo posible para que no estuviera cansado o enfermo. Excepto por llevar y recoger a Shi Jin de la escuela todos los fines de semana, se le impidió salir, casi por completo.

Sintiéndose a la vez cálido e impotente por dentro, Lian Jun bajó la mano de Shi Jin y la sostuvo. —No tienes que preocuparte tanto, no soy tan frágil.

Shi Jin le lanzó una mirada de reproche y abrió la boca para hablar. En ese momento, sin embargo, su teléfono sonó de repente, así que lo sacó para comprobar quién llamaba. Al ver que era Liu Yong, contestó.

{¡Eh, Shi Jin! ¿Quieres salir a divertirte mañana? Cuando terminó la escuela hoy, desapareciste tan rápido que no tuve tiempo de decirte que Luo Donghao encontró una arena increíble de etiquetas láser CQB. ¡Salgamos y divirtámonos!}

La voz de Liu Yong era alta debido a la emoción. Debido a esto, Lian Jun podía distinguir sus palabras mientras estaba sentado junto a Shi Jin, a pesar de que el teléfono no estaba en el altavoz. Al escuchar la invitación, frunció el ceño, luego su expresión se volvió pensativa.

Los juegos de CQB eran algo que Shi Jin ciertamente disfrutaría. Si Shi Jin quería ir, tal vez, podría dejar que Gua Uno y los demás fueran a jugar con él…

Pero Shi Jin se negó sin dudarlo: —No, quiero acompañar a mi novio. Ve solo, iré contigo la próxima vez.

{La próxima vez, la próxima vez, siempre hay un novio antes que hermanos contigo, amigo. Lo que sea, nos vemos en la escuela,} dijo Liu Yong, fingiendo estar enojado, y terminó la llamada.

Shi Jin sintió una punzada de vergüenza cuando se negó a pasar el rato con sus amigos varias veces antes. Tímidamente, se rascó la nariz y se guardó el teléfono en el bolsillo del pantalón.

Lian Jun se quedó en silencio por un momento, luego apretó sus brazos y dijo: —Puedes salir, ahí está Gua Nueve y los demás para acompañarme. Perderás a tus amigos si siempre rechazas sus invitaciones.

¿Cómo podía un joven que no tenía ni veinte años quedarse siempre en casa y no salir nunca a divertirse con sus amigos? Aunque Lian Jun era un poco reacio a dejarlo ir, no quería que Shi Jin sacrificara su vida social por él.

—Está bien, Luo Donghao y Liu Yong no son tan mezquinos. —Shi Jin se volvió y abrazó la cintura de Lian Jun, luego se inclinó sin huesos contra él, cerrando los ojos con un suspiro de satisfacción. —Me duelen los ojos por leer demasiados documentos. Déjame quedarme así un rato, luego vayamos a lavarnos y dormir. Hoy no se te permite trabajar más, ¿me oyes?

Lian Jun lo miró. Sabía que Shi Jin estaba cambiando de tema, pero no podía soportar seguir presionándolo. Sin soltar su abrazo, cambió a una posición en la que ambos se sentirían más cómodos y cerró los ojos, acompañando a Shi Jin a dormir la siesta.

♦ ♦ ♦

Al siguiente día, el club estaba lleno de actividad desde temprano en la mañana. Después de levantarse, Shi Jin se quedó confundido en la sala de estar más pequeña, viendo a Gua Dos y los demás moverse con todo tipo de decoraciones para fiestas. —¿Qué están haciendo, chicos? —Preguntó.

—Preparándonos para tu fiesta de cumpleaños —respondió Gua Dos, frunciendo el ceño mientras torcía torpemente un globo largo. —¿No es tu cumpleaños el miércoles? No podemos ir a tu escuela para organizarte una fiesta allí, así que lo adelantaremos unos días.

—Jun-shao dijo que todos vivimos bajo presión durante los últimos meses y esta es una buena oportunidad para relajarse y divertirse —agregó Gua Nueve mientras desenredaba luces de colores. Al ver que en este punto, el globo largo de Gua Dos estaba más allá de su salvación, extendió la mano y lo hizo estallar.

El globo estalló en la cara de Gua Dos. Se congeló por un momento, aturdido, luego, enojado, se puso de pie e intentó agarrar el cuello de Gua Nueve. Gua Nueve esquivó ágilmente y correspondió al meter los dedos en los ojos de Gua Dos. Después de eso, la situación se convirtió en una pelea de jardín de infantes en toda regla.

Gua Tres y Gua Cinco los miraron con expresiones difíciles de describir. Gua Uno dio un paso adelante y les dio a los dos malhechores un golpe despiadado en la cabeza, luego miró a Shi Jin. —No les hagas caso, están un poco demasiado emocionados —dijo. —El tío Long cambió el programa de ejercicios de Jun-shao para hoy. Ve a desayunar, se supone que nos reuniremos en el campo de tiro en un rato.

¿El campo de tiro? Shi Jin estaba perplejo. ¿Hubo alguna rutina de ejercicios que pudiera hacer en un campo de tiro?

♦ ♦ ♦

Una hora más tarde, Shi Jin, con un arma en la mano, entró en el área de escenario CQB del campo de tiro. Nervioso y emocionado, observó atentamente los alrededores, vigilando a Lian Jun caminando detrás de él. ¡Nunca hubiera esperado que hubiese un día en el que Lian Jun y él lucharan lado a lado, y sus oponentes serían los Guas!

Así es, el tío Long se compadeció de Lian Jun y cambió su programa de ejercicios del día, dejándolo jugar en el campo de tiro. El límite de tiempo era de solo tres horas, pero Shi Jin todavía casi se desmaya de felicidad al ver a Lian Jun caminando para pararse a su lado con una pistola.

—¡Te protegeré, Jun-shao! —Shi Jin declaró con firmeza. Su espíritu de lucha brillaba más que nunca, pero cuanto más feroz era su determinación, más tranquila se volvía su expresión.

Lian Jun jugueteó con la pistola en la mano, familiarizándose con ella. —¿Quieres ganar? —Preguntó con una pequeña sonrisa tirando de la comisura de sus labios.

—¡Sí! —Shi Jin asintió sin dudarlo. El equipo que perdiera se encargaría de lavar los platos. ¿Cómo podía dejar que Lian Jun lavara los platos?

—Entonces, no me trates como alguien que necesita protección. —Lian Jun miró a su alrededor, observando los alrededores, luego caminó hacia un lugar protegido de la vista y se sentó, indicándole a Shi Jin que se acercara. —Soy tu camarada de armas. Déjame tomar el mando hoy, ¿puedes?

Al ver a su amante, tranquilo y confiado, e increíblemente guapo con el uniforme de combate negro, el corazón de Shi Jin palpitó en su pecho. Manteniendo su cuerpo bajo, se abrió paso ágilmente a través de los obstáculos y se agachó junto a Lian Jun. —Está bien, hoy, eres mi Comandante y yo soy tu pequeño soldado.

Un destello brilló en sus ojos, Lian Jun tomó la parte posterior de la cabeza de Shi Jin y se inclinó para besarlo.

♦ ♦ ♦

En la sala de observación, Gua Dos se tapó los ojos con una expresión dolorosa. —¿Jun-shao se olvidó que hay cámaras en todas partes en el área del escenario?

—No, Jun-shao simplemente ignora nuestra existencia —respondió Gua Tres, con el rostro en blanco.

Gua Dos se quedó en silencio.

♦ ♦ ♦

Pronto terminó el tiempo de preparación y comenzó el partido. Cuando sonó la señal de inicio, Gua Uno y Gua Nueve, el equipo enemigo, ingresaron inmediatamente al mapa del escenario, dividiendo las responsabilidades con un entendimiento tácito: Gua Nueve analizaría el área mientras que Gua Uno reconocería los alrededores.

Gua Dos no pudo evitar sentir envidia. —¿Por qué jugar dos contra dos, no es demasiado simple? Juguemos cuatro contra cuatro.

—Contando a Jun-shao, solo tenemos siete personas en total. ¿Cómo se supone que vamos a jugar cuatro contra cuatro? —Gua Tres le echó agua fría.

—Tres contra tres también está bien. —Gua Dos no fue exigente y no dudó en sacrificar a un camarada: —El área de especialización de Gua Nueve son las computadoras, sus habilidades de combate son lamentables. Podemos colocarlo en la banca.

Gua Tres le lanzó una mirada ambivalente. —Bueno, si dejamos fuera a una persona, podemos jugar tres contra tres.

En el área del escenario, Gua Nueve analizó rápidamente el terreno y luego llevó a Gua Uno al escondite más ventajoso. Por otro lado, Shi Jin salió corriendo del escondite repentinamente, dejando atrás a Lian Jun.

—¿Qué está haciendo Shi Jin? ¿Quiere alejar al enemigo para proteger a Jun-shao? —Preguntó Gua Cinco.

Gua Tres estudió las pantallas. —Es posible. Después de todo, la movilidad de Jun-shao es limitada y su capacidad de lucha, probablemente es la más débil de todos los presentes. Si Shi Jin se llevara a Jun-shao con él, no podría luchar libremente cuando se enfrentara al enemigo.

Gua Dos se apoyó en la mesa y encendió un cigarrillo. —Será mejor que no subestimes a Jun-shao. Cuando solíamos entrenar juntos las habilidades de tiro en el pasado, perdíamos contra Jun-shao la mayoría de las veces.

Gua Tres y Gua Cinco se sobresaltaron. Recordando los momentos en que Lian Jun todavía estaba sano, sus ojos se nublaron, pero luego recordaron los resultados de su último examen físico y se animaron. Pronto, Jun-shao volverá a estar sano; no había necesidad de pensar en el pasado porque el futuro iba a ser mucho más brillante.

Cinco minutos después de que comenzara el partido, Shi Jin y Gua Uno se encontraron en la esquina de una casa. Shi Jin se agachó inmediatamente para escapar, mientras que Gua Uno y Gua Nueve aprovecharon la situación para atraparlo adentro, uno bloqueando la puerta principal y el otro la puerta trasera.

—Se acabó, Shi Jin es una rata en la jaula ahora —dijo Gua Dos, frunciendo el ceño.

—Jun-shao está en movimiento —dijo Gua Tres de repente. Gua Dos se volvió apresuradamente hacia el monitor en la esquina para mirar al punto verde que representa a Lian Jun. Lian Jun de hecho se estaba moviendo… y bastante rápido en eso.

—¿Está bien que Jun-shao trote así? —Preguntó Gua Cinco, un poco inquieto.

Gua Dos se obligó a no preocuparse. —Debería estar bien. Si hay algún problema, el tío Long detendrá inmediatamente el juego —dijo, señalando hacia otra sala de observación.

La batalla en el área del escenario continuó. En la casa, Shi Jin comenzó a jugar al escondite con Gua Uno y Gua Nueve. Parecía ser solo un esfuerzo para bajar balanceándose, pero aun así, los dos fueron cautelosos y no se acercaron a Shi Jin precipitadamente, sino que intentaron forzarlo a salir de la cobertura.

Bajo sus esfuerzos, el rango de movimientos de Shi Jin se hizo cada vez más pequeño, y no tuvo más remedio que abandonar el lugar donde se escondía. Gua Uno no perdió la oportunidad y se asomó detrás de una cubierta para dispararle. Sin embargo, en ese momento, escuchó un crujido detrás de él y el sensor de su gorra emitió un pitido, lo que indica que lo habían “matado”.

Gua Uno se quedó paralizado, aturdido, luego bajó su arma y se enderezó. Al ver a Lian Jun salir de detrás de la esquina detrás de él, preguntó, quitándose la gorra, —Jun-shao, ¿cómo lograste pasar a Gua Nueve y entrar aquí?

En el otro lado de la casa, Gua Nueve fue tomado por sorpresa por el repentino contraataque de Shi Jin y también fue eliminado.

—Gracias a Shi Jin —respondió Lian Jun, visiblemente orgulloso de su amante. —Jugó muy bien con el cebo y tú te concentraste por completo en él. Debido a esto, comenzaron a prestar demasiada atención al interior de la casa, lo que en realidad creó puntos ciegos en su defensa. Simplemente me aproveché de eso.

Gua Uno recordó el comportamiento de Shi Jin de escabullirse solo en un área pequeña e inmediatamente descubrió cómo había perdido. Frustrado, levantó una mano y se tocó la frente con molestia.

En la sala de observación, Gua Dos y los demás miraron la pantalla en estado de shock. Para ser honesto, hasta el último momento, todos creyeron que Gua Uno y Gua Nueve tenían la victoria en el bolsillo. Después de todo, a pesar de que Lian Jun se apresuró a rescatar a Shi Jin, era superado en número y era poco probable que lograra romper el cerco del enemigo a tiempo.

Inesperadamente, cuando Lian Jun estaba cerca de la casa, no se escondió y observó la situación como pensaban, sino que corrió directamente hacia el edificio. También parecía conocer las posiciones de Gua Uno y Gua Nueve. Sus movimientos no fueron muy ágiles, pero esperó el momento adecuado y pasó por delante de Gua Nueve, luego se coló detrás de Gua Uno y apuntó el arma hacia su posición. La segunda tapa izquierda de Gua Uno, Lian Jun lo eliminó con un tiro en la cabeza. Esto le dio a Shi Jin un respiro y la oportunidad de eliminar a Gua Nueve, que lo estaba atacando desde otra dirección.

Habían estado viendo la batalla desde la vista de Dios, y sabían claramente que la razón por la que Lian Jun y Shi Jin ganaron fue Shi Jin escapando a la casa en el momento adecuado, Lian Jun, inesperadamente logró colarse detrás de Gua Uno, y los dos, tuvieron una cooperación perfecta. En cuanto a por qué Lian Jun pudo esquivar a Gua Nueve…

Gua Dos saltó el video al momento en que Lian Jun se acercó a la casa y lo volvió a reproducir en cámara lenta.

En la pantalla, Lian Jun se acercó al edificio, luego aceleró y corrió hacia él en ángulo. En ese momento, Gua Nueve realmente podía ver a Lian Jun desde donde estaba parado, pero lo ignoró. Sí, ignorado: después de que Lian Jun se acercó a la casa, rápidamente ajustó su postura y movimientos, imitando el lenguaje corporal y los pasos de Gua Uno. Esto engañó a Gua Nueve, haciéndole creer que la persona que pasaba junto a él era Gua Uno. En ese momento, Gua Uno estaba al otro lado de la casa, tratando de sacar a Shi Jin. A pesar de que, por lo general, estaba extremadamente atento, tampoco se dio cuenta de que un “enemigo” se escondía detrás de él.

Cuando las personas que cooperan en una pelea se conocen bien, a veces distinguen a amigos y enemigos por el sonido de sus pasos y su lenguaje corporal. Ver cómo Lian Jun engañó a Gua Nueve haciéndose pasar por Gua Uno hizo que el resto de ellos, que cooperaban regularmente con Gua Nueve, comenzaran a sudar frío.

—Jun-shao nos conoce demasiado bien —dijo Gua Dos, mordiendo el cigarrillo. —Creo que Gua Nueve va a tener una pesadilla esta noche. —La experiencia de ignorar alegremente al “enemigo”, dejándolo acercarse sigilosamente a su camarada, difícilmente podría describirse como maravillosa. Ah, pero todavía quiero pelear contra Jun-shao, pensó para sí mismo. Observó a Gua Tres y Gua Cinco con cálculo: Gua Uno y Gua Nueve ya habían jugado un juego, por lo que debería ser su turno ahora.

Quince minutos después, Gua Uno estaba solo en la sala de observación, mirando el área del escenario donde la batalla de tres contra tres estaba a punto de comenzar. Hirviendo de resentimiento, golpeó la mesa con enojo con el puño. —¡Qué demonios! ¿Qué quieres decir con “para mantener equilibrada la fuerza de ambos bandos, Gua Nueve debe permanecer en el campo de batalla”? ¡Ustedes, personas corrompidas por las tarántulas, conspiraron juntas para exprimirme!

En el área del escenario, Shi Jin ayudó a Lian Jun a ajustar el equipo de protección. —Entonces, ¿cuál es nuestra estrategia para esta pelea? —Preguntó con entusiasmo.

Lian Jun miró el rostro de Shi Jin, rebosante de entusiasmo, e inadvertidamente tocó sus piernas inútiles. Volviéndose para mirar a Gua Tres, la nueva incorporación a su equipo, dijo: —Gua Uno y Gua Cinco son tranquilos y sensatos, y la especialidad de Gua Nueve es la recopilación de información. Ninguno de ellos es del tipo que se arriesga a voluntad. Lo más probable es que opten por luchar en una guerra de posiciones, por lo que haremos lo contrario y participaremos en una guerra de guerrillas.

—¡Oh, me encanta usar tácticas de guerrilla! —Shi Jin exclamó, cada vez más emocionado. —¿Deberíamos comenzar analizando los personajes y patrones de comportamiento de los oponentes?”

Lian Jun acarició la mejilla del adolescente, asintiendo con una sonrisa.

Gua Tres se encogió en la esquina, escuchando a Lian Jun describir uno por uno los puntos débiles de Gua Uno y de los demás. Entendía una cosa con profunda certeza: con lo bien que los conocía Jun-shao y con su deseo de hacer feliz a su novio, ninguno de los oponentes de la pareja llegaría a un buen final.

♦ ♦ ♦

Este año, Shi Jin pasó su cumpleaños muy bien. Lian Jun se apoyó en la cabecera de la cama mirando al joven, que no dejaba de sonreír incluso en sueños. Acarició suavemente la mejilla de Shi Jin y se inclinó para besarlo en la frente.

El año que viene, debería poder acompañar a Shi Jin a jugar tanto como él quisiera.

—Feliz cumpleaños —susurró, apagando la lámpara de la mesilla de noche.

♦ ♦ ♦

Antes de regresar a la escuela el domingo, Shi Jin recibió el regalo de cumpleaños de Lu Shan: una caja de medio hombre de altura.

Todos abrieron la caja juntos. Al ver varias cajas de embalaje apiladas en el interior como un montón de basura, todos guardaron silencio. Como era de esperar de Lu Shan, no se preocupó por los “detalles menores” incluso mientras enviaba un regalo.

—Saca todo —dijo Lian Jun, haciendo que todos volvieran a sus sentidos.

Gua Dos tomó la delantera, recogiendo la caja grande y de colores brillantes en la parte superior. Después de echar un vistazo, sus cejas se movieron. —Esta es una especialidad local de la isla de Formosa. ¿Lu Shan realmente envió esto? ¿Desde cuándo se convirtió en la típica tía china de mediana edad?

Gua Nueve también recogió una caja. —Esta es la consola de videojuegos más nueva de la empresa XX, y veo muchas más. Shi Jin, ¿le dijo a la Señora Lu que le gusta jugar juegos o algo así?

Shi Jin, a quien solo le gustaba jugar mahjong, negó con la cabeza sin decir palabra.

—¿Quizás sea para dejar que Shi Jin disfrute jugando con sus amigos? —Gua Dos se inclinó para echar un vistazo a la consola de juegos. Sin interés, continuó haciendo inventario de las cosas en la caja grande. —Un amuleto de candado chino, un juego de té hecho a medida, solo un sobre rojo, otro sobre rojo, zapatillas deportivas XX con la firma de la estrella, el álbum de edición conmemorativa del cantante XX, un montón de juegos de consola… Qué diablos, ella simplemente preparó todo lo que les gusta a los niños de la edad de Shi Jin y lo envió… Espera, ¿qué es esto?

Del fondo de la caja grande, sacó una caja de madera rectangular cuidadosamente empaquetada con elegancia. No tenía el nombre del fabricante ni ninguna etiqueta. Sospechosamente, lo giró en sus manos, después de obtener el permiso de Shi Jin lo abrió.

Se reveló un hermoso juego de fichas de mahjong hechas de jade blanco.

Todo el mundo se quedó sin habla.

—Como se esperaba de la líder de Tarántula. Este regalo es realmente sincero. —Gua Dos cerró la caja y se la entregó a Shi Jin. —Aquí. Puede conservarlo como una reliquia familiar; si no me equivoco, los motivos y los personajes han sido diseñados a medida por un maestro.

Este regalo era muy, muy sincero.

Miró de reojo a Lian Jun, una pregunta silenciosa en sus ojos.

Lian Jun se acercó para tomar su mano. —Puedes aceptarlo. Le agradeceré a la tía Lu en tu nombre —dijo con dulzura.

Shi Jin asintió y tomó la caja, colocándola en otro lugar al del resto de los regalos.

♦ ♦ ♦

Al regresar a la escuela el domingo por la noche, Shi Jin trajo los regalos que no usaría y un pequeño pastel de cumpleaños. Después de llegar, llamó a Liu Yong y Luo Donghao. Se comieron el pastel juntos, luego Shi Jin arrojó los regalos innecesarios sobre ellos.

Pensó que la locura de los regalos de cumpleaños de este año había pasado, sin saber que era solo el comienzo de la pesadilla. A partir del lunes, los guardias de entrada lo llamaron repetidamente a la puerta de la escuela para recibir entregas de mensajería.

El primer regalo fue de Xiang Aoting. Había vuelto a la Fuerza Aérea y tenía que realizar muchas formalidades. No tuvo tiempo de venir en persona, por lo que envió el regalo por mensajería. Lo que le dio a Shi Jin fueron varios modelos de armas que ya no se venden y un modelo personalizado de la pistola de bolsillo que vio usar a Shi Jin. A Shi Jin le gustó mucho este regalo.

Sin embargo, había causado una pequeña conmoción en la puerta de la escuela. Debido al contenido de este paquete, fue abierto y revisado por los guardias de seguridad; solo después de confirmar que era inofensivo, se le permitió a Shi Jin llevárselo.

La multitud de espectadores que observaban los procedimientos hizo que Shi Jin se sintiera un poco molesto, pero en general, se sorprendió gratamente. Xiang Aoting era el hermano del que tenía la mejor impresión, y estaba feliz de recibir sus deseos de cumpleaños.

Más tarde esa tarde, sin embargo, cuando lo llamaron a la puerta de la escuela para recibir una docena de paquetes enviados por Fei Yujing desde el extranjero, no estaba nada feliz.

El repartidor tenía una voz fuerte. —Te aconsejo que busques un carrito —dijo mientras enderezaba el recibo de entrega del paquete. —Todos esos paquetes son para ti. Tendría que hacer varios viajes y, de todos modos, es posible que no puedas llevarlos todos. Hay una caja que parece estar llena de libros. Es tan pesada que, honestamente pensé que podría morir cargándola.

Shi Jin no supo qué decir.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.