Con el Rey Demonio – Prólogo

Traducido por Jenei

Editado por Sakuya


Yato miró hacia la sala de estar de una casa desde la ventana. Por primera vez en diez años, una rama de la familia Yase dio a luz a un maestro demonio. El linaje de la familia Yase se mezcló con sangre de demonio. Ellos fueron capaces de ver las formas inusuales de los demonios que no podían ser vistos por los ojos humanos normales. De vez en cuando apareció un maestro de demonios, intercambiaron contratos con demonios y los emplearon para su uso. En el salón de una casa de estilo japonés, enterrado en un futón pequeño, dormía un maestro demonio bebé. La decoración de la alcoba era un rollo de bautizo con el nombre “Tokimori” en él. Era un nombre adorable. El bebé durmiendo en el futón estaba rodeado por sus padres y abuelos.

—No puedo ver desde aquí.

Yato murmuró para sí mismo, mientras pasaba por la ventana y la pared hacia la sala de estar. Ninguno de los familiares se dio cuenta cuando el Yato de 180 cm de altura apareció de repente en la habitación, se agachó sobre la cabeza de Tokimori y lo miró a la cara. El bebé estaba profundamente dormido.

Nunca había pensado en un humano como lindo antes, pero este niño era diferente. Su suave melena de melocotón pálido y su pelo esponjoso eran increíblemente preciosos.

—… Tokimori.

Yato llamó su nombre en voz baja. Como si hubiera oído su voz, el bebé se despertó de su sueño. Sus claros ojos se volvieron hacia él. Yato no pudo apartar los ojos de él. Sintió una intensa atracción hacia él. Se sentía atraído por su indescriptible poder. Él no quería dejar el lado de este niño ni siquiera por un momento. Quería estar siempre a su lado y cuidarlo. Quería protegerlo de cualquier tipo de enemigo. Haría cualquier cosa por el bien de este niño. Ese impulso brotó dentro de él, y llenó todo el cuerpo de Yato. El deseo de mantenerlo todo para sí, era tan fuerte que quería eliminar a los padres que este bebé necesitaba para criarlo. Tokimori y Yato estaban destinados a estar juntos. No permitiría que nadie se interpusiera entre los dos. Si alguien lo intentara, lo erradicaría. Afortunadamente, Yato tenía el poder de hacer precisamente eso.

—Tokimori.

Yato le llamó con más claridad. Los adultos que no podían ver demonios lo ignoraron. Sólo Tokimori volvió su atención hacia Yato. Tal vez no pudo entender sus palabras, pero definitivamente podía oír la voz de Yato.

Sintiéndose bien sobre eso, Yato acercó aún más su cara.

—Mi lindo Tokimori. Mi maestro demonio. Soy Yato. Tu único demonio. Crece pronto, y haz un contrato conmigo.

Yato de repente miró hacia la ventana en la que estaba mirando desde dentro. Había innumerables demonios de varios tamaños reunidos detrás del cristal de la ventana tratando de echar un vistazo a Tokimori. La razón por la que no habían entrado en la casa todavía era porque tenían miedo del poder de Yato.

—¡Fuera!

Cuando Yato enojado escupió su orden, los demonios temblaron y luego corrieron en   pánico.

—Mnah~

Yato, que había estado mirando a la ventana, fue atraído por la voz del inocente bebé y volvió su mirada hacia Tokimori. Sonrió alegremente, lo cual hizo sonreír a Yato. Los había usado amenazadoramente antes, pero ahora descubrió sus colmillos, que eran lo suficientemente duros como para masticar cualquier cosa, para sonreír. Instantáneamente, el rostro de Tokimori se torció en una expresión sombría antes de que rompiera a llorar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.