Guerras Primordiales – Capítulo 17: Fresco

Traducido por Nidhogg

Editado por Tanuki


Puesto que era responsable de la enseñanza de los niños en la cueva, claro que no era un idiota capaz de contar solo del uno al diez a esa edad. Además, algunos de los cazadores de más edad, como él, eran expertos contando, aunque no sabían mucho de otras áreas. Esto se debía a que contar era una de las habilidades básicas requeridas para las misiones de cacería y la competencia entre los diferentes equipos hacía necesario que al menos uno supiera cómo hacerlo.

Al saber que los niños en la cueva podían contar hábilmente del uno al treinta, el viejo cazador se sintió bastante feliz y contento, además de sorprendido y conmocionado. Le gustaba enseñar a otros, pero, desafortunadamente, en la cima de la montaña, ningún niño necesitaba que él les enseñara.

Con este raro y precioso momento de interés, el viejo cazador prestó especial atención en la enseñanza, mientras él mismo lo disfrutaba.

Cómo podrían aprender más números, los niños de la cueva se calmaron y dejaron de hablar sobre cambiar al maestro, en su lugar, cada cachorro estaba prestando plena atención. Shao Xuan se concentró principalmente en las letras de la tribu, mientras los otros niños estaban ansiosos por aprender más números. César, quien estaba acostado en la cama de paja, dormido, era el más aburrido de la cueva.

Cuando llegó la hora de que el viejo cazador se fuera, ya se sentía bastante apegado a esos niños. Habían más cosas que quería compartir con ellos. En el pasado, solo iba a la cueva unas dos o tres veces, pero ahora que la situación había cambiado y disfrutaba de enseñarles, planeaba visitarlos varias veces más, después de todo, no era capaz de bajar de la montaña todos los días. Después de considerarlo seriamente, el viejo cazador dejó un rollo de piel de animal. No el primero que había sacado, sino que uno más grande, con más letras y más números escritos en el. Le pidió a Shao Xuan que se lo quedara y quien quiera que quisiera leerlo pudiera ir a él.

Todos los respiraderos en la cueva habían sido bloqueados con paja, por lo que la luz no podía entrar. Durante el invierno estaba igual de oscuro, no importaba si era de día o de noche. La leña almacenada en la cueva había sido traída por los guerreros, pero aún así, no podían darse el lujo de mantener el fuego encendido todo el día.

Shao Xuan miró el fuego y pensó que sería mucho más conveniente para todos el que la cueva estuviera iluminada.

César estaba comiendo un pescado crudo al lado de Shao Xuan, ya que no le gustaba la comida cocinada.

Los dientes del pescado que quedaban después de comer la carne no eran útiles para construir herramientas. Eran demasiado pequeños y, debido a que ellos eran muy jóvenes, no podían utilizarlos como herramientas de caza. Pero, aún así, Shao Xuan hizo un par de peines con los dientes, para cepillar a Cesar y su propio cabello.

Había peines en la tribu, pero los niños de la cueva huérfana no estaban interesados en peinarse. Las apariencias nunca fueron importantes comparadas con la comida. Todos los hombres y mujeres en la tribu tenían diferentes peinados, largos o cortos. Aquellos a quienes no les gustaba el cabello largo, podían usar un cuchillo de piedra para cortarlo. Pero nadie se preocupaba por cortar el de los niños en la cueva, así que todos lo tenían largo y enmarañado.

Los dientes de pescado un poco más grande fueron tallados y convertidos en collares para los niños. Los amaron.

Los adornos hechos con los cuernos o dientes de las presas, o cualquier parte representativa, eran símbolo de habilidad y a la gente de la tribu le gustaba usarlos para demostrar lo que habían conseguido en sus cacerías. Algunos guerreros daban este tipo de adornos a sus enamoradas para ganar su favor. Las chicas y mujeres de la tribu comparaban lo que habían conseguido para ver qué collar era mejor; aquellos cuyas plumas eran de las aves más feroces. Cuanto más feroz era la presa, mayor admiración se recibiría al ponerse los adornos hechos con ella.

Por supuesto, los niños también se compararían con los demás. En el distrito al pie de la montaña, la mayoría de los niños usaban collares hechos con los cuernos, dientes o huesos de las presas de sus padres. En la cueva, sin embargo, muchos de los huérfanos habían perdido a sus padres a una muy temprana edad, por lo que nadie les había dado adornos como obsequio. Cada vez que iban a la tribu y veían a los niños con los adornos, los admiraban e incluso envidiaban. También era la razón oculta de la mayoría de las peleas entre ellos y los niños de la tribu.

Pero ahora, podrían usar los dientes de sus propias presas para hacer collares únicos. ¿Cómo podrían no estar felices? ¡Ahora también tenían collares y no eran peores que los de los otros niños! Los collares de dientes de pescado eran otra razón por la que los niños eran tan aficionados a los peces.

Shao Xuan no se esforzó por conseguir dientes de pescado como los demás y entregó todos aquellos de mayor tamaño, que eran adecuados para hacer collares, a los otros niños. Cuando Ba fue a visitar a su hermana menor, le dio un gran diente de pescado, incluso más grande que los que él mismo usaba.

La vida no había sido fácil para ninguno

Mientras Shao Xuan pensaba en cómo mejorar las condiciones en la cueva, los otros niños estaban mucho menos preocupados por ello. Además de dormir todos los días, los niños solo hablaban entre ellos acerca de cómo contar, mientras estaban junto al fuego cuando era hora de comer. Mientras Mo Er afilaba su cuchillo todos los días, ya había dominado el cómo contar y conocía más letras que los demás en la cueva. Así que cada vez que el fuego era encendido, permanecía en una esquina y practicaba sus habilidades con el cuchillo. Lanzaba una piedra al aire y, entonces, usaba su cuchillo para cortarla, esto debido a que no había golondrinas nocturnas en la cueva con las que pudiera practicar.

Después de comer, todos los niños de la cueva se quedaron dormidos. Antes de que se quemara la leña de la hoguera, Shao Xuan acercó un palo hasta que el extremo se encendió, lo tomó como si fuera una antorcha y caminó más profundo en la cueva.

El otro día, cuando estaba revisando las profundidades de la cueva, encontró una habitación de piedra en la que se almacenaban artículos diversos. Las ollas de piedra que los niños usaban para preparar el desayuno habían salido de ahí después de que Shao Xuan las encontrara. Además de las ollas de piedra, Shao Xuan no prestó atención a otros objetos. De todas maneras, no tenía nada más que hacer así que llevó la antorcha para ver si podía encontrar otras cosas útiles.

A pesar de que habían bloqueado todos los respiraderos de la sala donde dormían, aún había grietas que daban al exterior. Así que Shao Xuan podía sentir la brisa fría soplando  mientras caminaba. Lo bueno era que el viento no era tan fuerte y la llama simplemente parpadeó un par de veces, pero no se apagó.

Shao Xuan acomodó su ropa de piel de animal y siguió sus recuerdos de cómo llegar al interior. Cesar lo siguió de cerca.

Había muchas habitaciones de piedra en el interior y estaban distribuidas como ramas. La primera habitación a la derecha tenía artículos diversos y era bastante grande.

El respiradero en esa sala también estaba bloqueado y Shao Xuan tomó la antorcha para revisar lo que había dentro. Algunos objetos se habían ocupado antes, pero parecía que los niños de la cueva no se habían preocupado por usarlos y solo esperaban a que les entregaran comida desde la tribu, por lo que las herramientas se quedaron allí acumulando polvo.

Aparte de algunos taburetes de piedra y cosas para armar ollas de piedra, Shao Xuan no tenía interés en los otros artículos.

Después de un tiempo, Shao Xuan fijó sus ojos en un redondo plato de piedra. Era bastante plano, con un borde de aproximadamente un dedo por encima del fondo.

¿Para contener la comida al comerla? Pero ¿quién lo usaría si ya tenían la olla de piedra?

Puso el plato de piedra a un lado y siguió buscando otros objetos. Mientras seguía revisando, dudó por un minuto y volvió a mirar el plato de piedra que había dejado a un lado. Lo midió con la mano y después levantó la antorcha para mirar el respiradero.

Los respiraderos en la cueva no eran pequeños, así que el aire y la luz podían entrar

Su vista se movió de un lado a otro entre el respiradero bloqueado y el plato de piedra y, entonces, lo tomó antes de regresar.

Shao Xuan agregó un poco más de leña para hacer que el fuego creciera y fue por algo de nieve de la gruesa capa de la entrada. La puso dentro de una de las ollas de piedra y colocó el plato de piedra fuera de la cortina de paja que estaba en la entrada de la cueva. Después de un momento, vertió el agua de nieve derretida dentro del plato de piedra y, al poco tiempo, descubrió que el agua se había congelado.

Llevó el plato al interior y lo quemó por los bordes, antes de ponerlo boca abajo y sacar el hielo redondo.

Algunos niños que aún no se habían dormido estaban mirando con curiosidad lo que hacía Shao Xuan. Se preguntaban qué estaba haciendo, pero, envueltos con gruesas pieles de animales, no querían levantarse debido al frío y solo podían estirar sus cuellos para ver mejor. Sin embargo, el fuego no era lo suficientemente fuerte como tener una visión clara.

Estaba demasiado frío para tocarlo con las manos desnudas, por lo que Shao Xuan usó un trozo de piel de animal para envolver el hielo y se paró sobre una roca. Le dijo a Ba que quitara toda la paja que bloqueaba la ventilación.

Sin nada que la cubriera, el viento helado sopló dentro de la cueva y los niños en el interior se estremecieron por el frío. Shao Xuan, quien estaba de pie justo debajo, recibió un fuerte golpe, ni siquiera podía sentir su rostro. Se apresuró en empujar el hielo hacia el respiradero con la ayuda de Ba.

Como había predicho anteriormente, el hielo era casi del mismo tamaño que la ventilación, solo que un poco más pequeño. Esa diferencia le permitió empujarlo por el orificio.

Antes, Shao Xuan no entendía por qué había una muesca en el borde, ahora comprendía que se usaba para fijar el hielo. Las otras pequeñas grietas, podrían ser bloqueadas directamente con un poco de paja.

Cuando el hielo ya estaba atascado, el viento helado no soplo más, pero la luz atravesaba el agua congelada. Durante el invierno la luz del sol no era tan brillante, pero no había desaparecido del todo durante el día.

Shao Xuan no estaba conforme con esa pequeña luz y el diseño no era perfecto, pero los niños en la cueva estaban más que satisfechos.

Todos estaban con la boca abiertas mientras miraban el respiradero brillante como tontos.

Resultó que el invierno también podía ser brillante.

Shao Xuan solo había terminado de reparar una de las ventilaciones cuando los otros niños se ofrecieron como voluntarios para terminar los demás. Esta vez había muchos voluntarios. Aquellos que antes no habían querido levantarse, ahora se reunieron envueltos en pieles de animales.

Shao Xuan le enseñó como hacer una placa de hielo y la instaló en uno de los respiraderos. Cada niño quería intentarlo con sus propias manos, pero Shao Xuan decidió que deberían realizar el trabajo como un grupo de cinco miembros. Usaron pirámides humanas para poder llegar a aquellos lugares realmente altos.

Les dijo que fueran cuidadosos cuando usaran los platos de piedra, ya que nadie sabía cuánto tiempo habían estado guardados. Al menos en los últimos años, nunca se habían utilizado.

Al ver que no debería haber ningún problema, Shao Xuan tomó su antorcha y regresó a la habitación de piedra llena de cosas. Sacó otros cuatro platos de piedra, pero tres estaban rotos y solo uno podía usarse. Tomó el segundo plato de piedra e hizo una masa de hielo para bloquear la ventilación de esa sala. Ahora podía perder su antorcha, pero aún así vería el interior.

Mientras los niños estaban ocupados haciendo las placas de hielo, Shao Xuan permaneció allí, buscando otros artículos que pudieran usar.

Rebuscando, su brazo golpeó la pared y notó que caía polvo de piedra de esta.

Shao Xuan se sentía bastante curioso, ya que otras paredes de la cueva no eran así. Se inclinó, observó de cerca y entonces descubrió que las paredes de esa sala tenían una capa. Parecían estar pintada con polvos de piedras especiales.

Había visto a otras personas en la tribu hacer algo similar para pintar la madera y prevenir que fuera infectada con insectos. Pero estaban en la cueva, ¿por qué alguien usaría ese método para pintar un muro de piedra? Y a juzgar por la situación, había sido pintada hace años.

Si hubiera sido pintado recientemente, los polvos deberían cubrir la pared por completo y firmemente. Sin embargo, había pasado mucho tiempo desde que todos vivían allí, la capa de polvo de piedra se había soltado y, en algunos lugares, se caía a pedazos si se la golpeaba fuertemente con la mano.

Shao Xuan sacó su cuchillo de piedra y raspó la pared para quitar la capa de polvo de piedra. Con la luz que entraba por el respiradero, vio que había algunas imágenes talladas en la pared donde no había polvo.

Una mujer llevando un jarrón. La boca era ancha y la parte inferior era angosta. En el jarrón también había algunos patrones decorativos. Él nunca había visto a nadie en la tribu usando este tipo de jarrón de piedra. Preferían la funcionalidad en vez de las apariencias hermosas cuando se trataba de herramientas.

Quizás los que viven en la cima de la montaña podrían tener este tipo de jarrones en sus hogares. Pensó Shao Xuan.

Cuando borró otra parte de la pared de piedra, habían unos diez guerreros, persiguiendo su presa con arcos y flechas.

Shao Xuan recordó que Lang Ga le había dicho que pocos guerreros en la tribu eran capaces de usar el arco, debido a que no había materiales que fueran lo suficientemente buenos como para convertirse en uno y soportar la fuerza de un guerrero totémico. El arco y la flecha eran construidos para crear trampas o ayudar durante la cacería a ahuyentar a la presa, en vez de que los usaran los guerreros totémicos. Sin embargo, en la imagen en la pared ¡cada guerreros estaba sosteniendo un arco gigante!

Shao Xuan tenía la intención de usar su cuchillo para raspar más polvo de piedra y ver otras de las pinturas en la pared. Pero, después de pensarlo, dejó caer su cuchillo, trajo un poco de agua y cuidadosamente usó un pedazo de piel de animal para limpiarla. Creía que los frescos en el muro de piedra dentro de esa habitación, podrían decirle muchas cosas interesantes de las que no tenía idea.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *