Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 21: El rugido del León

Traducido por Amaterasu

Editado por Nemoné


15 de agosto. Medio año antes. 

En la fiesta de cumpleaños del príncipe Hwanseok, todos los miembros de la realeza del reino de Goryeo estaban presentes, por lo que fue bañado con regalos.

El reloj dio las once.

—Hwanseok, ¿puedo quedarme con el robot?

—Sí.

—Hwanseok, ¿puedo quedarme el helicóptero?

—Sí.

— ¿Qué tal el tanque de batalla?

—También puedes tener eso.

Hwanseong estaba muy feliz. A su hermano no le interesaban los juguetes. Más bien, eran tan grandes que apenas podían llamarse juguetes.

Usando magia, Hwanseong suspendió en el aire al robot transformador automático de cuatro metros, el helicóptero de tamaño natural y el tren operado por magia, que tenía cinco por siete metros y pesaba 40 kg.

Hwanseong estaba emocionado.

— ¡Transfórmate, robot!

No se transformó con el comando. Se necesitaba un pequeño hechizo mágico. El robot de cuatro metros brilló y luego con un sonido mecánico, se transformó en un león.

El león rugió, y Hwanseong rugió de vuelta.

Él dijo: —Hwanseok, ¿estás de mal humor? ¿Es porque no te di un regalo?

—…

— ¿Quieres que te dé un beso?

—Cállate.

Hwanseong miró a su hermano con curiosidad. Su hermano realmente parecía estar de mal humor.

Hwanseok se levantó entonces.

— ¿A dónde vas, Hwanseok?

—A matar un perrito.

Tomando la declaración literalmente, Hwanseong tartamudeó: — ¡Eso parece duro! No. ¡No!

—Bueno, yo quiero.

Hwanseong estaba pensando seriamente si debía detener a su hermano que acababa de bañarlo con regalos.

♦ ♦ ♦

La puerta de su habitación se abrió. La princesa Sanghee, vestida con una falda rosa con un alfiler de mariposa en el cabello, saltó. Eran las once. La hora normal de acostarse de la princesa era a las diez.

Hwanseok miró a Sanghee. Un momento después, ella agitaba sus brazos y piernas mientras estaba suspendida en el aire. Parecía que estaba corriendo en su lugar.

— ¡Tengo una sensación tan extraña! ¡No puedo seguir, Su Majestad!

La princesa Sanghee sabía que lo notaba. Ella lo maldijo internamente. Ese bastardo. ¡Retira este hechizo! 

Él parecía sorprendido. Hwanseok se dirigió hacia Sanghee y luego la miró fijamente durante un largo momento. Sanghee supo lo que esto significaba, e hizo perdurar el momento el mayor tiempo posible.

¡Misión cumplida! Aquí estaba él, en mi puerta. Yo había estado esperando este momento. Sabía que este mocoso estancado vendría a buscarme. Intencionalmente esperé vestida.

Efectivamente, él estaba aquí en mi puerta. Por muy renombrado que fuera por su brillantez, era solo un niño. Todavía tenía más años de experiencia que adquirir en él.

Ahora era el punto fundamental en mi plan. Prácticamente has estado jugado en mi mano, joven.

Fingí vergüenza y tartamudeé: —Estaba tan emocionada ante la posibilidad de que Su Majestad pudiera venir a visitarme… —hablé lentamente, mientras me sonrojaba apropiadamente.

Las comisuras de sus labios se contrajeron ligeramente. Ni siquiera trates de parecer feroz. Veo la sonrisa que estás tratando de ocultar.

— ¿De dónde sacaste la idea de que yo quisiera una carta estúpida de ti?

Hmph. Por supuesto que sí. ¡Viniste a buscarme tarde en la noche con tus propios pies!

—Pensé que esto haría feliz a Su Majestad.

—Eso es algo muy pretencioso para un perrito.

—Oh, me disculpo por atreverme a esperar poder hacer algo para complacer a Su Majestad.

Bueno, ¡entonces tíralo! ¡Despídete de la carta!

—Solo lo rasgaré entonces.

De repente, me quedé inmóvil. Hwanseok había usado la magia para constreñirme desde el instante en que mis manos comenzaron a rasgar la carta. La tomó.

—Solo te perdonaré esto una vez. Parece significar mucho para ti.

— ¡Hermano! —grité, como si me hubiera superado la alegría.

Él siguió sonriendo. Hwanseong era al menos un poco lindo, pero Hwanseok solo me hacía querer abofetearlo.

Hwanseok se fue. Oí voces desde el pasillo.

— ¡Hwanseok! ¿Puedo tener esto?

—Sí.

—Hwanseok, ¿qué pasa con la capa de superman?

—Sí, puedes tenerlo.

¿Una capa de superman? Había oído que eran muy caras. Con eso, podrías lanzar hechizos mágicos sin esfuerzo, y volar por el cielo fácilmente. Sin embargo, lo había regalado sin siquiera pensarlo dos veces.

—Hwanseok, ¿qué es eso? ¿Qué estás escondiendo allí? ¿Puedo tenerlo también?

—Solo ve a la cama. ¿No te he dado suficiente?

Quería saber qué ocultaría alguien que regalaría una capa de superman, pero mis ojos se pusieron pesados. La prueba había terminado, y podía quedarme dormida en paz.

Me felicité por un trabajo bien hecho y luego dormí profundamente.

♦ ♦ ♦

—Siento que mi amor por Su Majestad podría disminuir.

El caballero, Gitae, tragó nerviosamente. ¿Qué se había metido en la princesa Sanghee? Se comunicaba hacia el príncipe casi como si fueran iguales. Era bastante sorprendente, ¿pero esto?

¿Qué demonios está pasando? Esta fue la escena más extraña que había presenciado en sus cuarenta años, y estaba a punto de presenciar algo aún más asombroso.

El príncipe dijo: — ¿Qué? ¿Hice algo mal? ¿Te hice daño con mi magia? ¿O te está molestando su llanto? ¿Quieres que la mate ahora? ¿Qué quieres decir con que tu amor disminuirá, perrito?

Gitae se quedó sin habla. ¿Realmente el príncipe le preguntaba a una princesa si había hecho algo malo? ¿Qué…? 

Esto era todo más allá de la creencia. ¿La princesa realmente había insinuado que estaba enojada con el príncipe? En cualquier otra circunstancia, habría sido asesinada instantáneamente.

Las princesas temían su excursión fuera del palacio, porque veían por sí mismas cuán pequeñas eran las hembras. Las hembras eran simplemente intentos fallidos de producción masculina. Ellas sabían su lugar. Por lo que los caballeros no corrían peligro de proteger a las princesas.

Además, los príncipes no solían acompañar a las princesas en sus excursiones como guardias. El rey debe haber recibido un permiso especial para este evento.

—Había pensado que hermano era compasivo y de buen corazón, lo que me había hecho tan feliz —la princesa continuó.

— ¡Soy compasivo y de buen corazón! —Usando la magia, ascendió. Una pequeña llama se encendió en su pecho, lo que supuestamente era una prueba de su cálido corazón.

¡Eso no es lo que quiero decir! 

—Hermano, ¿no sientes compasión cuando ves a la gente llorando de hambre?

Inclinó la cabeza con curiosidad.

—Pero ella es una mujer y una esclava.

Incluso sin malicia, Hwanseong no podía ver por qué debía molestarle ver a una esclava sufriendo de hambre.

—Me siento mal por ella. Me sentiría igual con un perro herido en la carretera. Tal vez el hermano sienta que soy tonta y sentimental, pero no puedo evitar llorar.

La miró con curiosidad, como si todavía no lo entendiera. Sanghee le echó una mirada a Hwanseong. Esta es la segunda vez. Luego se arrojó a su pecho y fue envuelta en sus brazos.

Ella gimió lastimosamente y puso sus brazos alrededor de la esclava arrodillada.

Hwanseong la calmó.

—Está bien, no te preocupes.

—Tengo fe en ti, hermano.

Hwanseong se enderezó y adoptó su actitud altiva habitual. Levantando la barbilla, dijo: —Sabes que puedes confiar en tu hermano mayor, ¿verdad?

El segundo mocoso estaba haciendo una llamada.

— ¡Convocar a todos los chefs!

El príncipe de doce años, que había salido en una excursión al exterior, de repente estaba llamando al palacio.

El séptimo batallón de caballeros al que pertenecía el príncipe fue enviado, por si acaso. Estos fueron los firmes protectores del reino. Treinta y dos miembros fueron enviados como un batallón avanzado, seguido de cuarenta y dos miembros que estaban completamente armados. Los setenta y cinco caballeros estaban en la plantación de algodón.

Así que este es el poder que maneja la nobleza. 

No era un miembro femenino de la nobleza, que difícilmente podría ser considerado noble en absoluto. Era vertiginoso, el poder que un miembro masculino de la nobleza tenía al alcance de su mano. Con una llamada, un batallón de las fuerzas de primer nivel del reino en armadura completa -cada miembro con la capacidad de varios cientos de personas por sí solo- fue enviado.

Además, cuatro de los cocineros del reino fueron enviados en helicóptero a instancias de Hwanseong. Ochenta cocineros del área, doce camiones de una tonelada y siete camiones de comida fueron enviados. Curiosamente, también se enviaron tres sedanes de lujo, posiblemente porque interpretaron mal la solicitud como una fiesta especial para el príncipe. Todo fue una locura: ochenta cocineros habían sido convocados para alimentar a una esclava.

Me aferré a él.

— ¡Eres el mejor, hermano! —sonrió ampliamente mientras Gitae parpadeó con incredulidad.

A Hwanseong en realidad no le importaba la esclava. Simplemente estaba haciendo un gran gesto para demostrar su valía como hermano.

Los caballeros, al darse cuenta de que no eran necesarios, regresaron.

En cualquier caso, Hwanseong parecía haber adoptado un nuevo juego que le gustaba, el segundo mejor después de Tráelo. Se levantó y le preguntó expectante: — ¿Me amas ahora?

No había dado una respuesta tan grandiosa. Sonreí felizmente y lo rodeé con afecto.

—Sí, ¡eres el mejor hermano de todos!

A las esclavas se les dio un día de descanso y mucha comida para comer. Hwanseong se ofreció como voluntario para hacer guardia. Los esclavos se postraron y nos agradecieron. La vista de ellos tocando sus cabezas contra el suelo tiró de mis emociones.

—Te daré una capa de superman a cambio —Hwanseong le ofreció al dueño de la plantación.

—Oh, Majestad. No puedo aceptar un regalo tan lujoso.

Una capa de superman era una herramienta mágica rara.

— ¿Cuánta pérdida ha incurrido hoy? —nuestro inquebrantable caballero, Gitae, preguntó.

Se refería al trabajo perdido a partir de medio día de descanso. Pero el dueño solo sacudió su cabeza medio calva y dijo: —No hay necesidad. Los hombres simplemente usaron la magia para compensar el tiempo perdido. Y fueron compensados ​​por su trabajo.

Me indigné una vez más. Los hombres, que pudieron usar la maquinaria con sus habilidades mágicas, pudieron lograr en minutos lo que les llevó a las mujeres horas de trabajo agotador. Aun así, insistieron en que las mujeres hicieran el trabajo. En lugar de simplemente hacerlo ellos mismos en unos pocos minutos, los hombres dedicaron su tiempo a romper sus látigos.

Qué locura. Despreciaba este mundo. Estaba hirviendo de odio.

— ¿Y esa invaluable capa de superman?

—Lo tengo gracias a Hwanseok, así que no es una pérdida —dijo Hwanseong riéndose.

Oh, cierto, no necesitas tal cosa porque eres un mago brillante. ¿No tuvieron suerte los príncipes de recibir regalos como este? Yo, por otro lado, no obtendría nada por mi cumpleaños. Todo lo que era capaz de hacer era dar a las esclavas medio día de descanso y algo de comida para comer. Y solo había podido hacer esto porque había manipulado a Hwaseong.

—Perrito, será mejor que no llores.

— ¿Hermano?

—Eres mi perro callejero. Sólo yo puedo hacerte llorar. ¡Oh! ¡Casi lo olvido!

¡No, aquí no! 

— ¡Ahora puedes traerlo!

El muñeco voló por el cielo.

¡Te mataré! ¡Y frente a todos estos esclavos! ¡Oh, la indignidad de todo! 

No podía ignorar el mandato de un príncipe en presencia de todas estas personas. Con una expresión ansiosa, corrí tras la muñeca como si esto fuera un gran honor y busqué el muñeco de trapo para él. Me estaba quemando de vergüenza.

¿Lo ves? ¡No hay nada que envidiar! No, no podría decir esto. Tengo una vida de ocio y privilegio en comparación con estas desgraciadas mujeres.

Es cierto, me recordé. Estoy muy bien en comparación con ellas.

En mis circunstancias actuales, mis manos estaban efectivamente atadas. ¡Quién sabe qué podría hacer en el futuro! ¡Tengo que encontrar alguna manera!

Todavía no estaba segura de mí misma, ya que no tenía habilidades mágicas ni poderes inusuales. Ni siquiera podía protegerme completamente, por no decir nada de salvar al mundo.

Aunque tenía un poco de esperanza. Sobre mi segundo destino…

| Índice |

2 thoughts on “Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 21: El rugido del León

  1. Tarsis says:

    Eso fue sin duda, brillante. Ahora, me preocupa cuando todo esto llegue a oídos del palacio. Nadie se dará cuenta de lo fácil que es para ella manipularlos?

  2. Noah P. says:

    Ah~ SangHee siempre me da la vida, de verdad, nunca puedo evitar leerlo todo completo cada que puedo, en manwha y novela, por qué es de mis favoritas uvu
    No puedo esperar por más… Pero lo haré xd
    Siempre me purga la actitud de los tipos, pero se lo suficiente para saber que así es su sociedad, y sus victorias siempre me dan alegría de esa viciosa! Ellos caerán, el mundo caerá, ante ella! Muajajajajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *