El dragón volvió a arrebatar a una princesa – Capítulo 3: Un caballero

Traducido por Shisai

Editado por Meli


Tammy sintió que los dragones podrían haber nacido para hacer cosas malas. Nngh, no era bueno para hacer fuego, no era bueno para asar carne y su sentido de la orientación era horrible, pero había sido muy fácil para él arrebatar a la princesa. Aparte de ser arañado en la oreja por una flecha, salió casi ileso.

—¡Déjame ir! ¡De lo contrario, muchos caballeros vendrán a matarte! —La princesa le gritó ferozmente.

Tammy atrapó y asó un jabalí, le arrojó una pata cocida a la princesa. Aunque estaba algo chamuscado, seguía siendo la mejor parte. Incluso si fuera un gran dragón, no podía solo ir y acosar a una chica.

La princesa se sentó en un rincón y arrancó con suavidad un pequeño trozo de carne carbonizada con la punta de los dedos. Su expresión parecía un poco disgustada, pero no se quejó.

—¿Me tienes miedo? —Tammy preguntó.

—¿Hay alguien en el mundo que no te tenga miedo? —La princesa refutó.

—Sí.

Shiloh era una de esas personas.

La princesa pareció haber notado algo y de repente se puso de pie emocionada.

—¡Caballero! Ven rápido y sálvame —gritó desde la boca de la cueva.

Tammy siguió su mirada.

Solo para ver una figura roja.

Alto y ancho, con expresión fría.

Fue Shiloh.

Tammy estaba atónito.

De modo que Shiloh era un caballero; no es de extrañar que fuera tan asombroso.

La princesa se quedó allí, mirando.

—Caballero, mata al dragón y llévame de vuelta —luego se rió con alegría.

¿Matar al dragón?

Correcto.

El dragón captura a la princesa, el caballero mata al dragón, y luego, la princesa y el caballero viven felices para siempre.

Tammy se sintió un poco triste.

Al inicio pensó que el caballero sería solo un hombre, no alguien con poderes increíbles. No podrían escupir fuego; ¡¿Cómo podrían matarlo con solo una espada?! Su plan original era el de divertirse con los caballeros por un tiempo y luego devolver a la princesa cuando estuviera cansado de jugar.

Pero no se había dado cuenta de que Shiloh sería el caballero que vendría a salvar a la princesa.

Shiloh, ¡ah! Es muy fuerte…

Shiloh podía matar jabalíes en un abrir y cerrar de ojos. Sabía que los ojos y el cuello del dragón eran sus debilidades, e incluso sabía cómo vuelan los dragones y cómo escupen fuego. Entonces… en definitiva, sería muy fácil para él matar a un dragón.

—¡Caballero Shiloh! ¡Este dragón abusó de mí! ¡¡Me hizo dormir en el suelo y me obligó a comer ese tipo de cosas que están tan carbonizadas que podrían matar gente!! —La princesa se quejó y lloró con exageración.

—¡No lo hice! —Tammy resopló enojado y trató de explicarle a Shiloh.

Era claro… él dejó que la princesa durmiera sobre la paja más limpia aquí y le dio la mejor parte de la carne de jabalí asada.

Shiloh miró alrededor de la cueva con indiferencia.

La princesa de repente mostró una expresión de mucho dolor. Sus pestañas revolotearon dos veces y se desmayó en el suelo.

Tammy vio que el rostro de la princesa estaba pálido. Esa mirada de lástima debe ser porque se desmayó de hambre debido a que se negó a comer, pero hizo que pareciera que en realidad la había abusado.

Paso a paso, Shiloh se acercó.

—Lo siento —Tammy bajó la cabeza con inquietud.

De hecho, no sentía que hubiera hecho algo tan malo, pero temía que si no decía nada, Shiloh pudiera ignorarlo en el futuro.

Shiloh se agachó, tomó a la princesa que estaba acostada sobre la paja y caminó hacia la entrada de la cueva.

Tammy vio como Shiloh se alejaba; No había nada que pudiera hacer.

¿Qué más podía hacer?

No podía soportar escupir fuego a Shiloh.

Él era el único que le había dado carne para comer, la única persona que se había portado bien con él.

Pero el corazón de Tammy todavía estaba muy triste. Levantó la cabeza y miró la espalda de Shiloh.

—¡Shiloh, incluso si la salvas, iré y la arrebataré de nuevo! —gritó.

Shiloh colocó a la princesa en el suelo cerca de la entrada de la cueva, luego se dio la vuelta y se dirigió hacia Tammy.

—¿Tienes hambre? —dijo.

| Índice |

Un comentario en “El dragón volvió a arrebatar a una princesa – Capítulo 3: Un caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.