El renacimiento de una estrella de cine – Capítulo 22: Protector solar

Traducido por AlbaAVD

Editado por Ayanami


El reloj volvió a la muñeca de Bai Lang.

Debido a que Qiu Qian estaba muy disgustado por la “desaparición” de Bai Lang y cuando su búsqueda de respuestas solo arrojó varias declaraciones vagas, solo lo hizo sentir aún más insatisfecho. Por lo tanto, expresó que él, definitivamente, necesitaba un castigo, al igual que cuando Qiu XiaoHai salió huyendo.

Entonces, cuando quedaba una semana de vacaciones, Qiu Qian le ordenó que empacara una maleta y se fuera con ellos esa misma tarde.

Bai Lang obedeció y empacó una maleta simple. Cuando se iba, tomó su teléfono y no pudo evitar preguntar:

— ¿A dónde vamos?

Qiu Qian miró fríamente el teléfono de Bai Lang.

—Oh, ¿todavía sabes cómo usarlo? Pues es una lástima, porque vamos a un lugar donde no tendrás señal.

—… —Bai Lang estaba sin palabras. ¿Le está guardando rencor? —Cinco días después de año nuevo, la hermana Fang, probablemente, querrá ponerse en contacto conmigo.

— ¿Para qué tienes un asistente? Si no puede encontrarte, que busque a Er Hong. —Qiu Qian levantó una gran bolsa que era el equipaje de Qiu XiaoHai. —Vámonos.

Qiu XiaoHai estaba saltando arriba y abajo, lleno de felicidad. Corrió para agarrar la mano de Bai Lang.

— ¡Ah Bai, vamos! ¡Esta vez podemos ir a jugar juntos!

El solo miró a Qiu Qian, que caminaba delante, y luego susurró en voz baja:

— ¿Sabes a dónde vamos?

Qiu XiaoHai sonrió alegremente.

—Ni idea.

Este niño realmente hace que uno se preocupe.

♦ ♦ ♦

Sin más discusión, el automóvil condujo hacia la montaña trasera e inmediatamente giró hacia la carretera.

Estuvieron en el automóvil durante unos treinta o cuarenta minutos, tiempo en el que Qiu XiaoHai no dejó de hablar, principalmente acerca del bote que había tomado cuando regresó a Xindao con su papá y lo grande y bonito que era. Bai Lang, por supuesto, jugó el papel de compañero en la conversación, dando las respuestas apropiadas. Fuera de la ventana sólo podía ver más y más carreteras. De esta manera, cuando se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, ya estaban en la entrada del aeropuerto internacional de la Ciudad A.

Al Llegar, Bai Lang y Qiu XiaoHai fueron expulsados ​​del auto. Bai Lang se ajustó las gafas de sol de una manera un poco sorprendida.

—No traje mi pasaporte.

—Lo tengo. —Qiu Qian solo estaba hablando por teléfono y le respondió entre oraciones.

No mucho después, el asistente de Qiu Qian, Xiao Li, quien a menudo ayuda a transportar a Qiu XiaoHai, apareció de la nada. Qiu Qian le arrojó las llaves y, después de algunas oraciones más, agarró dos bolsas grandes y, al mismo tiempo, rodeó la cintura de Bai Lang con su brazo y comenzó a caminar hacia la puerta principal.

—Vamos, ¿por qué estás parado como un idiota?

Bai Lang no pudo evitar congelarse, rápidamente, miró a su alrededor.

Dos hombres grandes caminando juntos, uno de los cuales tenía su brazo alrededor de la cintura del otro, ¿qué significado tenía aparte de salir del armario? Además, todavía estaba sosteniendo la mano de Qiu XiaoHai…

Entonces, Bai Lang clavó los talones en el pavimento, claramente, era un movimiento de rechazo.

—Tú…

Qiu Qian también llevaba gafas de sol. Pero, por debajo de sus gafas de sol su boca se torció ligeramente.

—Dije antes que necesitabas ser castigado, ¿creías que estaba bromeando?

Bai Lang no sabía qué decir. Solo podía fruncir el ceño. ¿Qué tipo de “castigo” es este? ¿Lo estaba castigando a él o a la hermana Fang?

Qiu Qian levantó la ceja.

— ¿La última vez no dijiste que no te importaba? ¿Ahora te importa?

[Nota traductor inglés: Refiriéndose a cuando el BL le dijo a HH que dejara que los periódicos escribieran lo que quisieran.]

Bai Lang miró a Qiu Qian por un momento. No podía entender cuál era su motivación. Por lo tanto, se distanció, alejándose del brazo de Qiu Qian alrededor de su cintura, y se inclinó para recoger a Qiu XiaoHai que miraba con curiosidad hacia todos lados.

—Hay tanta gente aquí, no te distraigas —Bai Lang le recordó a Qiu XiaoHai, como si nada estuviera mal.

El pequeño no entendió completamente la situación y asintió emocionado a Bai Lang, señalando las cosas que le llamaron la atención.

—Ah Bai, ¿vamos a tomar un bote? Vi cajas tan grandes como esa cuando viajé en barco con mi papá. Aquí también hay. Papá dijo que eran muy pesados. También había autos. Papá dijo que había que poner las cajas debajo de los coches…

—No vamos a viajar en barco, lo haremos en un avión.

— ¡¡Avión!! —Qiu XiaoHai abrió mucho los ojos. — ¡Los conozco! Los aviones son los grandes pájaros que vuelan en el cielo.

Qiu Qian vio que Bai Lang sostenía a Qiu XiaoHai y se río en voz baja, adelantando su paso. No trato de forzar su acción de antes.

Después de todo, si realmente había paparazzi, entonces, ¿no exigiría una explicación sobre porqué era tan íntimo con el hijo de otra persona?

Por lo tanto, Qiu Qian entró con grandes pasos en la sala principal del aeropuerto y llevó a las dos personas que lo seguían a completar sus procedimientos de aduana.

Debido a que tomaron el camino VIP para el despacho de aduana y no el de los pasajeros normales, antes de abordar directamente el avión, realmente no se detuvieron por las firmas de aduana. Sin embargo, en la era donde los teléfonos móviles con cámaras están en todas partes, no había garantía de que no hubieran sido fotografiados. Lo único que consoló a Bai Lang fue que tomaron un avión privado, por lo que, incluso si se quitaba las gafas de sol, no tenía que preocuparse por ser fotografiado durante el viaje.

Después de dormir en el avión por un corto periodo de tiempo, Bai Lang se vio arrastrado por la brisa marina. Debajo de sus pies había arena blanca. Estaba en una nación isleña, con un nombre del que nunca antes había oído hablar.

Cuando miró frente a él, todo lo que pudo ver fue un infinito y vasto mar azul.

♦ ♦ ♦

La arena estaba limpia y pura, el mar era azul y la brisa cálida y perezosa. La villa vacacional en la que se hospedan se encuentra en una playa privada. Después de broncearse al sol durante dos días, incluso sus huesos se sintieron suaves.

En cuanto a lo que Bai Lang había hecho estos dos días, el horario era muy simple.

Durante el día jugaría con Qiu XiaoHai en el agua y la arena, luego, en la noche volvería a jugar esta vez con Qiu Qian, en el agua y la arena, pero de una manera algo diferente.

Después de una simple gira por la isla, Bai Lang, gradualmente, entendió que esta isla era uno de los puertos de envío de la familia Qiu. Además de exportar petróleo y materias primas, la familia Qiu también había invertido en un negocio de granos de café tropical. Eran el inversor principal en el desarrollo económico de este país, por lo que sus aviones privados podían volar hacia aquí cuando lo quisieran.

Este negocio parecía haber surgido sólo en los últimos años. Era una tendencia inevitable que, si ganas mucho dinero, entonces, buscarás más caminos para hacer que tu dinero gane aún más dinero.

Incluso si el Grupo En Jiang (que esencialmente era solo de la familia Qiu) no era una empresa que cotiza en bolsa, y los extraños lo consideraban un grupo un tanto sombrío, pero, en función de la cantidad de veces que apareció en la lista de otras empresas como accionistas principales, se puede ver que el alcance del grupo se expande lentamente.

Este tipo de métodos de inversión, en diez años, le permitirán a la empresa aumentar su valor en un factor de diez. Esto es algo que Bai Lang había escuchado. En ese momento, Qiu Qian ya había estado a cargo de la familia durante varios años.

Es por eso que Bai Lang no creía, en absoluto que, en este momento, Qiu Qian fuera solo el jefe relajado de Total Entertainment. Dado que el grupo En Jiang tiene muchas maneras más rápidas de ganar dinero, el que ellos eligieran el negocio del entretenimiento, debe tener una motivación del tipo de relaciones públicas.

Por lo tanto, en cuanto a las actividades de Qiu Qian en el aeropuerto, después de pensar bajo el sol durante unos días, decidió tomarlo al pie de la letra.

Al igual que cuando había sido fotografiado por los paparazzi, Bai Lang ya se había preparado para la situación en la que estaría “expuesto”.

Sin embargo, tal y como Bai Lang dijo antes, la Hermana Fang solo lo había elevado minuciosamente al centro de atención, si Qiu Qian, de repente, hiciera ese tipo de cosas, ¿No sería la Hermana Fang quien realmente sufriría un castigo?

Como se atrevió a hacerlo, tampoco tuvo miedo de que se supiera. Por supuesto, si podía evitar el daño, no le importaba evitarlo. Sin embargo, si alguien tan poderoso como Qiu Qian quisiera exponerlo, ¿cómo podría alguien como él evitarlo? Por lo tanto, no se molestaría.

Si Fang Hua supiera que la razón por la que todo lo que había hecho se había convertido en polvo era simplemente porque había apagado el teléfono durante unos días y no llevaba puesto el reloj ¿vomitaría sangre?

Pensando en esto, el perezoso Bai Lang decidió levantarse de donde estaba acostado e ir por un vaso de jugo frío para aclarar su garganta y sus pensamientos.

Pero cuando giró la cabeza, se encontró mirando a los ojos de Qiu Qian, quien se encontraba acostado a su lado y acababa de terminar su llamada telefónica.

Cabe mencionar que el teléfono de Qiu Qian todavía tenía conexión porque parecía haber hecho planes por adelantado.

Un pequeño Bip sonó, indicando que la llamada había sido colgada. Qiu Qian entrecerró los ojos y miró a Bai Lang.

— ¿Debería ayudarte a ponerte protector solar?

Bai Lang miró a Qiu XiaoHai que estaba jugando a lo lejos. En este momento, estaba felizmente haciendo un castillo de arena.

Ayanami
no me pude resistir a poner esta tierna imagen que aunque no es una imagen oficial y fue hecha por un fan queda perfecta en la escena ~ ♥

—No hay necesidad.

—No seas tímido —se acercó, tomó el protector solar de la mesa auxiliar y lo vertió en su mano. —El sol es demasiado brillante. Si te bronceas, ¿cómo filmarías después? Siempre debes protegerte más.

Bai Lang bebió un poco de jugo en silencio y luego se recostó obedientemente.

—Gracias.

Qiu Qian sonrió de una manera algo malvada. Dio un paso sobre Bai Lang y luego se sentó al lado de su silla. Su cálida y gran mano, llena de aceite, presionó los hombros y la nuca de Bai Lang.

—No te preocupes, tendré cuidado y no volveré a ponerte duro por accidente, ¿de acuerdo?

¿Qué podría decir Bai Lang? Solo pudo volver a decir:

—Gracias.

Los hechos demostraron que esta afirmación era una mentira. La mano de Qiu Qian, alternaba su presión entre dura y suave, se deslizó sobre la sensible axila y cintura de Bai Lang, haciéndolo temblar. Él, evidentemente, encontró esto divertido y su resbaladiza mano seguía sumergiéndose bajo la cintura de los bañadores de Bai Lang.

Justo cuando Bai Lang estaba a punto de detenerlo, Qiu Qian dijo de repente:

—Mañana volveremos. ¿No tienes nada que quieras decirme?

Sus manos se volvieron cada vez más audaces. Bai Lang estaba a merced de su “tortura”.

Después de tomar algunas respiraciones profundas para calmarse, Bai Lang, finalmente, abrió la boca.

—Ese día en el aeropuerto, ¿alguien nos tomó una fotografía?

Qiu Qian se inclinó al lado de la oreja de Bai Lang.

—Realmente, hubo algunos. ¿Qué crees que deberíamos hacer?

—Mientras seas feliz —La voz de Bai Lang no era firme porque el pulgar de Qiu Qian había cruzado a un lugar que no debería cruzar. Afortunadamente, desde la perspectiva de Qiu XiaoHai, la mano de Qiu Qian había sido bloqueada por su espalda.

— ¿Por qué crees que me haría feliz?

—… ¿Para castigarme y hacerme más obediente?

—Incorrecto. Adivina otra vez.

—… ¿Para darme una lección y hacerme más compatible?

—…Incorrecto. Adivina otra vez.

—… ¿Para usar más fuerza para que yo…? —Bai Lang solo había terminado la mitad de su oración antes de que su voz muriera. Esto se debió a que Qiu Qian, repentinamente, le había mordido la oreja.

—Sabía que preferirías morir antes que decirlo. ¿Qué pasa si un día, mientras estás en silencio, cambias de opinión? ¿Qué debería hacer entonces? —Dijo, luego lamió el lugar que acababa de morder.

—Creo que entre nosotros dos, la posibilidad de que cambies de opinión es mayor a la mía —Bai Lang volvió la cabeza.

— ¿Oh? Entonces, ¿por qué no me preguntas sobre Su Quan? ¿Por qué no preguntas sobre las cosas que Ya Qi te dijo? ¿O es que no crees que sea necesario preguntar? —Cuando Qiu Qian dijo lo último, sus ojos se tornaron algo peligrosos— ¿Todo lo que necesitas hacer es apagar el teléfono?

De repente, las preguntas en broma se volvieron serias. Bai Lang se tambaleó.

Debajo de la penetrante mirada de Qiu Qian, Bai Lang no pudo evitar bajar los ojos.

—La razón por la que apague mi teléfono es porque no quería recibir ninguna llamada de mi familia.

Qiu Qian se rió fríamente.

— ¿Tengo que decirte que antes del año nuevo, Bai Li llamó una vez a la compañía para preguntar si tu número de teléfono había cambiado?

Bai Lang se congeló. Antes de que pudiera responder, Qiu Qian agarró su mandíbula inferior. Le dijo con suavidad:

—Así que sé honesto conmigo. La persona de la que no querías recibir una llamada era yo, ¿verdad? Del que querías alejarte por un tiempo era yo, ¿cierto? ¿Por qué?

Bai Lang estaba atrapado en un lugar del que no podía escapar.

Sin embargo, si quisiera, aún podría sellar sus labios y no darle ninguna respuesta. Eso, Qiu Qian, lo sabía bien.

Debajo de la superficie de calidez y gentileza de Bai Lang, había una terquedad inquebrantable. Esto era igual al Bai Lang del pasado.

Tal vez, no tenía un aura intimidante, pero cuando se trata de algo por lo que sentía y cree fuertemente, Bai Lang podía ser increíblemente firme e inamovible.

Esta es la cualidad especial que Qiu Qian sintió cuando conoció a Bai Lang, por primera vez en el club.

Luego, había asumido el contrato de entretenimiento de Bai Lang. Fue divertido porque quería jugar con este joven.

Sin embargo, hace unos meses, cuando Bai Lang había solicitado verlo, era como si toda su persona hubiera cambiado.

Se había vuelto tolerante y amable, había aprendido a cambiar y soportar.

Pero luego, en el momento en que se habían visto, Qiu Qian, una vez más, sintió que Bai Lang seguía siendo el mismo de antes. Todavía tenía una línea de fondo que nunca cruzaría.

Había pedido 5 millones. Sin embargo, después de eso, nunca pidió más dinero.

Incluso después de salvar a Xiao Hai, donde cualquiera vería que Qiu Qian le debía mucho, él fue tan estúpido que nunca consideró pedir algo como recompensa.

Entonces, aunque Bai Lang hizo un gran acto frente a él, y después de probarlo una y otra vez, Qiu Qian, gradualmente, sintió que sospechar de esta persona, realmente, lo hacía sentir cansado.

Solo quería poner su esfuerzo en algo que le preocupara más. Que era en cómo hacer que Bai Lang se quede con él.

Justo como la primera vez que se conocieron, cuando su corazón se movió ligeramente. Ahora, ese sentimiento se hizo cada vez más y más fuerte.

Si Bai Lang quería correr, entonces, Qiu Qian lo haría de tal forma que no tuviera a dónde ir.

Incluso si Bai Lang tuviera algún otro motivo oculto para estar con él, si Qiu Qian pudiera satisfacerlo, lo haría. Y si no podía, podría seguir aferrándose a él en una relación de amor y odio.

Entonces, ¿de qué debía tener miedo?

Bueno, de hecho, lo que le asustaba era si esta terca criatura seguiría negándose firmemente a admitir las cosas y continúa, obstinadamente, dentro de sus propias paredes, sin mostrarse a él.

Ya que Qiu Qian podía sentir que Bai Lang también tenía algunos sentimientos hacia él.

Después de todo, él había planteado, previamente, el tema de la “lealtad”. Había dicho que, si encontraba a alguien nuevo, primero debería tirar al viejo. Y, después de la fiesta de fin de año, Bai Lang también había querido evitarlo.

Si realmente no tuviera ningún sentimiento hacia él, y fuera solo un intercambio contractual, entonces, Bai Lang no tendría este tipo de reacción.

Entonces, Qiu Qian besó sus labios fuertemente cerrados. Suspiró y dijo:

—Incluso si te gusta este tipo de sentimiento de celos e incomodidad, a mí no me gusta. ¿Qué es lo que no se puede decir entre nosotros? Me gustas, así que quiero perseguirte para convertirte en mi amante. Si estás de acuerdo, simplemente dilo. Entonces, ¿no estaría todo resuelto?

Este tipo de confesión, realmente, dejó a Bai Lang sin palabras.

| Índice |

Un comentario en “El renacimiento de una estrella de cine – Capítulo 22: Protector solar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.