Elección Absoluta – Capítulo 94: ¿Nunca más?

Traducido por Lily

  Editado por Sakuya


La mano de Xiao Xiao tembló por un momento cuando de repente un recuerdo lejano vino a su mente. Una vez hace tiempo hubo un hombre que se paró frente a ella cuando estuvo en peligro de muerte. Antes de que el hombre se fuera, le dijo con una sonrisa: —Espera a que vuelva, deseo pasar más tiempo contigo Xiao.

Después de eso, el hombre al que llamó alguna vez padre nunca regresó.

En ese momento, la espalda de Shi Xiaobai se parecía a la de aquel hombre.

—Espera… ¡Espera! —Xiao Xiao lo persiguió apresuradamente.

Ella… ya había jurado antes, nunca quedarse sentada y esperar.

—¿Por qué me seguiste? —Shi Xiaobai ladeó la cabeza y miró a Xiao Xiao con curiosidad.

Ignorando el hecho de que Shi Xiaobai va a tener una batalla cuerpo a cuerpo con la persona extraña y siendo ella una arquera ¿no debería estar observando desde lejos? ¿Por qué tomarse la iniciativa de acortar la distancia?

—Tengo que ayudarte, no puedo quedarme mirando. ¿Te molesta mi presencia? —Dijo Xiao Xiao con un poco de resentimiento y una sensación extraña. ¿Por qué las palabras que había dicho sonaban como si estuviera pidiendo permiso?

Debo estar demasiado indignada. Ha pasado un tiempo desde que conocí a un tipo tan molesto.

—Para poder coquetear, supongo que ninguno de los dos ha entendido completamente la cruel realidad en dónde se encuentran.

El Archicardenal se enfureció aún más cuando vio cómo los dos tenían una expresión ‘vacía’.

—Parece que los dos aún tienen que comprender el verdadero significado de cómo ‘este mundo está completamente separado de la realidad’. Lamentables lombrices, bajo el favor de Su Gracia el Obispo de la Virtualidad, este mundo es una realidad independiente del propio mundo. En otras palabras, este mundo virtual ya no es virtual. ¿Lo entienden? ¡Este lugar se ha convertido en un mundo real! —Dijo con frialdad.

Xiao Xiao quería refutar el término ‘coquetear’, pero sintió que su corazón se enfriaba en el momento en que escuchó esas palabras. Inmediatamente pensó en una posibilidad y apresuradamente extendió las manos e hizo un agarre en un intento de convocar una flecha de cristal en su arco. Sin embargo, su mano permaneció vacía después de varios intentos. Xiao Xiao inmediatamente exclamó: —¿¡El sistema virtual se ha dañado!?

Al darse cuenta de la posible dura realidad, se apresuró a extender la mano para tirar de Shi Xiaobai, que todavía caminaba lentamente hacia el Archicardenal. Ella dijo rápidamente: —Ten cuidado. Nuestra muerte en este mundo… significa que realmente moriremos en realidad.

—¿Morir? No, no, no. No moriré tan fácilmente.

El Archicardenal se alegró de ver a Xiao Xiao finalmente frunciendo el ceño, mientras usaba un tono frío para decir: —En este mundo que ha recibido el favor de su Gracia el Obispo de la Virtualidad, experimentarás un gran dolor en su máxima extensión. Te sentirás exhausto y perderás tu energía. Experimentarás el mismo dolor y desesperación que en el mundo real.

Sus viciosas palabras hicieron que Xiao Xiao jadeara. No pudo evitar apretar su arco de cristal.

Así que este era el verdadero rostro de la Iglesia de la Virtualidad. Bajo la dirección de un loco que fue capaz de convertir un mundo virtual en realidad, podrían causar una destrucción desenfrenada en el mundo real, sin miedo debido a la capacidad de crear un mundo casi realista.

Este grupo de locos no tenía ni humanidad ni razón en ellos. Esto se debía a que ya no sabían qué era la realidad o lo virtual.

En ese momento, una voz enojada gritó.

—¿Por qué sigues poniendo palabras de muerte tan fácilmente en tus labios? ¿Por qué puedes describir el dolor de una manera tan inexpresiva? ¿Cuánto entiendes realmente sobre la muerte y el dolor?

Al escuchar esto, Xiao Xiao volvió la cabeza en estado de shock. Sus ojos se encontraron con un par de ojos que ardían de furia y dolor.

Una vez más, Shi Xiaobai dio un paso adelante. Esta vez, ella no intentó detenerlo porque sabía que él no se detendría.

—Dado que la muerte es una realidad en este mundo, tú también morirás, ¿verdad? —Preguntó Shi Xiaobai.

Como si hubiera escuchado la broma más ridícula, el Archicardenal dejó escapar una risa penetrante.

—¿Y que si es verdad?

—Incluso un gran cerdo sentirá dolor cuando lo maten. Reducir este período de dolor a un período más corto es la última benevolencia de un carnicero.

Los pasos de Shi Xiaobai aceleraron, pero las llamas en sus ojos de repente se transformaron en una corriente de agua inquietante.

—¡Entonces, este Rey te matará con la mayor amabilidad!

En el momento en que dijo eso, Shi Xiaobai saltó como una fuerte ráfaga de viento. ¡Con un cuchillo corto en la mano, era como un soldado valiente que no tenía miedo!

El Archicardenal se rió, una risa que resultó de una ira extrema. Con un suave movimiento de su mano, cinco esqueletos, con escudos en la mano izquierda y sables en la derecha, aparecieron de repente frente a él.

Los cinco esqueletos cargaron contra Shi Xiaobai a una velocidad extremadamente anormal. Mientras levantaban sus sables de hueso, su asalto se incrementó con un impulso agresivo.

Un rayo frío brilló en los ojos de Shi Xiaobai cuando utilizó abruptamente los pasos de Cangrejo en el momento en que se acercó a los cinco esqueletos. Se transformó en un fantasma y atravesó sus cuerpos.

El sonido de cinco cortes raspando las rocas resonó momentos después, y en un instante, todos colapsaron cuando sus docenas de huesos se rompieron, dejando atrás un montón de huesos rotos.

En cuanto a Shi Xiaobai, se desconocía cuándo apareció su figura junto al Archicardenal. Cuando levantó su cuchillo, un rayo frío brilló bajo el reflejo del sol.

Esta escena dejó estupefacta a Xiao Xiao cuando su pequeña boca se abrió lentamente.

De manera similar, las pupilas del Archicardenal se contrajeron al sentir una fuerte sensación de peligro. Al mismo tiempo, cualquier otra cosa que pudiera ver a su izquierda era la hoja que ya estaba a centímetros de él.

¡Si no esquivo este golpe, moriré!

Con este pensamiento, escapó desesperadamente, huyendo a una distancia de unos cien metros.

Se dio la vuelta para ver al joven parado en donde estaba antes. La forma en que sostenía el cuchillo lo hacía parecer una parca[1]

¡Ni siquiera tuvo el coraje de defenderse de ese golpe!

Reconocer esta razón hizo que cayera en una ira incontrolable.

Shi Xiaobai, quien había fallado, frunció el ceño. A partir de este golpe, sintió una vez más la poderosa fuerza del Archicardenal. Era claramente una fuerza que fácilmente podría haberlo aplastado cientos de veces.

Pero, por qué…

—¡No puede atacar…!

Los ojos de Xiao Xiao se iluminaron y de repente gritaron hacia Shi Xiaobai: —¡Pequeño pervertido, ese tipo no puede atacar! ¡Aunque no sé la razón, no puede atacar en este mundo!

Al escuchar esto, Shi Xiaobai inmediatamente resolvió sus dudas. La persona extraña con túnica claramente tenía el poder de aplastarlos y estaba lleno de ira, pero todo lo que hizo fue decir estupideces en un intento de romperlos mentalmente. Todo esto se debió a que no podía atacar.

La expresión del Archicardenal cambió ligeramente. Claramente, la deducción de Xiao Xiao fue correcta.

—Je je, gusanos ingenuos. ¿Crees que no tengo forma de matarte?

Se burló antes de agitar su mano suavemente, haciendo que diez esqueletos aparecieran frente a él.

En este mundo, podía convocar a soldados no-muertos a voluntad.

—¿Sientes ahora la desesperación? Jajaja…

Levantó la cabeza y soltó una carcajada. Le encantaba revelar la desesperada verdad después de que insectos como estos pensaran que habían visto esperanza.

—¿Qué decías?

Una voz tranquila hizo que el Archicardenal volviera la cabeza. Inmediatamente, su mirada se puso vidriosa.

Vio los diez esqueletos que acababa de convocar reducidos a un montón de huesos en menos de tres segundos. En cuanto al joven que empuñaba un cuchillo parado en medio del montón de huesos, su mirada estaba tranquila, como si hubiera hecho algo trivial.

Básicamente, una técnica de golpear y correr que se usa comúnmente en (pero no se limita a) juegos MMORPG (atacar al monstruo, luego correr y luego atacar nuevamente).


[1] Parca: Se refiere a una entidad antropomórfica vestida con túnica negra y una guadaña como arma.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *