Emperatriz del Bisturí – Capítulo 62

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Elise entró en la residencia infantil. Irónicamente, estaba justo detrás del banco donde estaba sentada. Estaba sentada frente a la residencia de Child, y Yurian la había visto camino a casa.

Ahora que lo pienso, está justo enfrente de nuestra casa. Somos prácticamente vecinos.

De hecho, eran vecinos. Vecinos que lucharon por el gobierno de Brittia.

Es realmente humilde por dentro. Inesperado de la residencia Child. La familia Child es líder de los mayores bancos del continente.

El Banco Imperial de Brittia. Banco de Inversiones de París. Banco de Child. Banco central de Prusia. Banco Ciudad y Modernos. Banco YP. Banco BSTC.

Esta era la lista de todos los bancos que poseía la familia Child. Fue una lista increíble.

Son una familia que tiene la economía del imperio en su mano. Se necesitaba dinero para mover un imperio. Ya sea guerra, construcción, inversiones, etc, todo costaba dinero.

Pero este dinero no se podía mantener solo con impuestos. Hubo momentos en los que solo tenía que pedir dinero prestado, y el lugar que prestó este dinero fueron los bancos de la familia Child.

Dado que el dinero siempre se reembolsará mientras no se destruya la tierra. Y si no pueden devolverlo, hay que entregar los tesoros del país. El apodo que recibieron de esto fue traficante de dinero. Era un nombre que les dieron quienes intentaban menospreciarlos.

La familia Child traficante de dinero. Sin embargo, todos los países caminaron de puntillas a su alrededor. El emperador los consideraba una espina en el ojo, pero ni siquiera él podía tocar fácilmente a la familia Child.

Pero es realmente simple por dentro. Pensé que estaría cubierto de oro por todas partes. Era similar a la residencia de Clarence. Pero entonces, Yurian entró, después de que ella se hubiera puesto ropa más cómoda. Su ropa fluida mostraba su cuerpo seductor.

—¿Te lavaste, dama?

—Ah, sí. Gracias.

Tan pronto como Yurian regresó a casa, le pidió a una criada que preparara el agua del baño para que Elise pudiera lavarse.

—Como estabas empapada en lluvia, tienes que lavarte. Si no, se enfermará. Escuché que generalmente te enfermas mucho.

—Ah, sí. ¿Pero cómo lo supiste?

Yurian se rio.

—¿Sabes lo popular que eres en la capital estos días? Es incluso más que el actor más famoso de Piccadilly. Incluso hay una revista que se entera de todo lo que haces y lo publica. De todos modos, mirando cosas así, me enteré.

Elise hizo una mueca incómoda. ¿Fue eso lo que pasó? Ella no tenía ni idea.

—¿Te queda la ropa?

Elise se quitó la ropa mojada y vestía la ropa de Yurian.

—Es un poco… grande.

Como era la ropa de la modelo Yurian, era demasiado grande para Elise, que tenía una figura pequeña. Al ver las mangas, el busto y las caderas demasiado sueltas, Yurian tenía una sonrisa de vencedor por una razón. Era como si estuviera pensando que Elise todavía era un bebé.

Por otro lado, Elise siguió luciendo en blanco.

—¿Dama?

—¿Ah, sí?

—¿Te sientes mal?

Yurian observó su rostro. Aunque había bebido té caliente, su rostro todavía estaba pálido.

—Solo… creo que estoy un poco enferma.

Parecía que volvía a estar enferma, con fiebre.

—¿Otra vez?

—Sí.

—Te enfermas mucho. ¿Podría haber algún problema con tu sistema inmunológico? Escuché que te enfermas a menudo si tienes problemas con eso.

Elise negó con la cabeza con una sonrisa.

—No es nada de eso. Solo he sido débil desde que era más joven.

Y Elise sintió que algo era extraño. ¿Cómo supo Yurian sobre el concepto de inmunidad? No habría sido algo muy conocido en este período de tiempo.

—Intenté estudiar.

—¿Estudiar? ¿Libros de medicina?

—Sí.

Elise hizo una mueca de sorpresa. ¿Por qué la hija de la familia Child estudiaría eso?

—Tenía envidia.

—¿De quién?

Yurian la miró.

—Por supuesto, de ti.

—¿Yo?

—Sí.

—¿Por qué…?

¿Yo? ¿Por qué?

Yurian sonrió con amargura.

—Eres la persona que tiene lo que más quiero en el mundo. Así que intenté copiarte. Como un niño, pensé que podría tener suerte como tú si estudiaba lo que hacías.

Elise cerró la boca. Se dio cuenta de qué era lo que Yurian más deseaba en el mundo.

Ese era… probablemente el lado de la princesa heredera. Sí, todavía amaba al príncipe heredero. Profundamente. Tanto como Elise lo había amado en su última vida.

—Bueno, no se puede hacer nada. Nuestra familia… no me atrevería a imaginarlo.

Hablaba como si nada, pero sus ojos estaban llenos de anhelo. Incluso en este momento, probablemente le dolía el corazón.

Elise sintió que era una pena. Yurian habría sido una buena princesa heredera y futura emperatriz. Pero era demasiado esperar. A menos que hubiera varios milagros, Yurian no podría estar al lado del príncipe heredero. Más bien…

En el futuro…

Elise pensó en lo que sucedería y su rostro se ensombreció. Era algo que aún no había sucedido, pero probablemente no sería muy diferente de su antigua vida. No había nada que pudiera hacer al respecto. Elise no podría interferir en esto incluso si quisiera. La familia Child ya se había subido al mismo barco que Mikhail. Y la firme determinación del príncipe heredero…

Suspiró interiormente. Por eso era una pena. Una mujer tan hermosa y segura de sí misma tenía que afrontar ese destino.

—Te dije algo inútil. No te preocupes por eso.

Yurian suspiró y se levantó.

—No pareces estar bien, así que por favor descansa. Les diré que preparen una cama para ti.

—Oh, eso está bien…

Elise hizo un gesto con la mano. Quedarse en la residencia de los Niños era algo que ni siquiera podía imaginar. Pero Yurian la regañó.

—¿Qué quieres decir con que está bien? Parece que no tienes ningún otro lugar adonde ir. ¿Quieres temblar bajo la lluvia de nuevo? Pasa la noche aquí.

—Gracias…

Pero Elise negó con la cabeza. Aunque lo que dijo Yurian era cierto, no podía estar en deuda con la familia Child. Tan pronto como saliera el sol, buscaría un lugar para quedarse.

—Puedo ir a trabajar a un hospital menor y ocuparme de mis comidas y vivir allí.

♦ ♦ ♦

Pero al día siguiente, Elise no pudo salir de la residencia Child. Tenía una fiebre alta de más de treinta y nueve grados, por lo que ni siquiera podía mover la cabeza.

—Yo… tengo que irme… perdón por ser una molestia.

Yurian sonrió al ver a Elise hablar con la cara roja. No era algo que debería pensar de una persona enferma, pero Yurian pensó que Elise era como una linda hermanita. Era así de pequeña y frágil, pero ¿había hecho todas esas cosas? ¿E incluso estaba planeando participar en la guerra?

—Está bien. Solo mejora rápidamente.

Yurian incluso consiguió un médico para Elise. Y fue profesor titular del Hospital Rosedale, uno de los tres principales hospitales de la capital.

—Le receté un medicamento, así que asegúrese de tomarlo. Probablemente mejorará en dos o tres días, dama.

El profesor principal del Hospital Rosedale, Kyle, miró a Elise con ojos nuevos. Era increíble que estuviera tratando a la santa del imperio y a la futura princesa heredera. ¡En la residencia Child!

—Gracias.

—No es nada. Espero que se mejore.

Elise tuvo que quedarse en la residencia Infantil hasta que se sintiera mejor. Ella se sentía incómoda, pero aún había algunas cosas buenas al respecto. Se había acercado más a Yurian. Yurian cuidó a Elise con cuidado, como si Elise fuera su verdadera hermana pequeña. Elise estaba realmente agradecida y Yurian dijo que estaba bien.

Si tan solo pudiéramos permanecer tan cerca… Por supuesto, no podrían permanecer tan cerca, pero a Elise le agradaba Yurian. Y cuando se sintió mejor, Yurian la invitó a comer.

Amsel de Child. Elise tragó saliva sentada frente a él en la mesa. ¡La persona que tenía la economía del imperio en su mano! Era el jefe del Partido Noble. Estaba comiendo tranquilamente sopa de verduras frente a ella.

—¿Tu padre está sano?

—Ah, sí.

—¿Y te sientes mejor? El profesor Kyle dijo que tu resfriado era bastante malo.

—He mejorado gracias a ti. Gracias, excelencia.

—Deberías ser cuidadosa. Probablemente lo sepas mejor ya que es médico, pero tendrás dificultades cuando seas mayor si no te cuidas. Como yo —tosió—. Me siento incómodo estos días porque sigo tosiendo.

Elise sonrió torpemente cuando respondió. Se sintió mortalmente incómoda.

De todos modos. Ella lo observó con atención. Era más normal de lo que pensaba. Era alguien que lo llamaban Serpiente Venenosa, pero se veía normal cuando estaba comiendo con su familia. No podía ver su lado político astuto que era infame en el imperio. Más bien, continuó regañando a Yurian por su ropa y por cómo llegaba tarde cada vez. Reducir el consumo de alcohol en las fiestas.

—Entiendo, así que por favor deja de fastidiar ahora, padre. Dama está mirando.

Yurian habló con la cara roja. Elise pensaba que esta casa era como cualquier otra. ¿Es un hombre de familia en casa? No encajaba con su apodo de “Serpiente venenosa”. Era sorprendente cuanto más pensaba en ello.

La Serpiente Venenosa molesta mucho. Es tan raro.

Mientras estaban en medio de la comida, alguien se acercó a susurrarle.

—Ejem, surgió algo, así que primero tengo que levantarme. Perdón por irme primero a pesar de que te invité.

—No es nada, su excelencia.

Justo cuando estaba a punto de salir del comedor, se volvió para mirar a Elise.

—Ah, dama. Tengo un favor, ¿podrías escucharlo por mí?

—¿Un favor?

Elise tenía una expresión interrogante. ¿El marqués Child le estaba pidiendo un favor?

—Ese chico.

Señaló hacia el hombre que se parecía exactamente a Yurian. Era un hijo adoptivo del marqués y la persona que había estado con Yurian en ese momento.

—Se marchará para la Segunda Expedición de Crimea contigo. Espero que no suceda, pero si se lesiona, ¿puedes cuidarlo bien?

| Índice |

3 comentarios en “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 62

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.