Modo Automático Apagado – Capítulo 33: Mi deidad guardiana es definitivamente un dios de la pestilencia

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Después de aquel violento asalto, ha pasado un mes aproximadamente.

Por el momento no ha habido ningún problema… o más bien debería decir que, hasta ahora, Tuvalu no ha contactado conmigo. En ese sentido suspiré profundamente de alivio. Aunque aún, no puedo estar totalmente segura de que no pasará nada.

Borraré a Tuvalu de mi mente por el momento porque incluso si me preocupo no puedo hacer nada al respecto. Mantener su mal recuerdo me hace sentir que su sombra podría surgir de la nada.

De todos modos, concentrémonos en el problema que tengo delante.

—Soy Mariabell Tempest, encantada de conocerte.

—Ho…hola soy Niel.

A pesar de que la débil respuesta vino de un objetivo de captura, no me genera ningún temor. Más bien, la voz era lo suficientemente baja como para hacer que te preocupes por su estado físico y mental, ya que su presentación demuestra que no tiene mucha confianza.

Él tiene pelo esponjoso de color verde musgo, unas gafas gruesas, las puntas de los dedos que se pueden ver bajo el dobladillo de las mangas son blancos y delgados. Mi tez es generalmente blanca también, pero éso no es lo que quiero decir de la persona que está frente a mí… de alguna manera, es un blanco enfermizo que se puede reformular como “pálido”.

El tono de voz resalta aún más su débil aspecto y su comportamiento sospechoso. Desde que entré hasta ahora, ha estado evitando repetidamente mi campo de visión. No quiero decir que él esté siendo grosero.

Más bien, ¿tengo que estar aquí? ¿Puedo ir a casa?

Podrías haberte dado cuenta cuando dio su nombre, pero déjame comenzar desde el principio.

Estoy con uno de los objetivos de captura: Niel Juliano, el hijo más joven del conde.

Además, estamos en la sala de recepción de su casa.

El inicio de todo esto fue hace tres días.

♦ ♦ ♦

Ese día, como de costumbre, estaba en el jardín de rosas esperando a Keito después de terminar con la lección de Linda-sensei. Mientras estaba pensando que él debería regresar pronto a casa, en ese momento…

—Maria-chan, ¿podemos hablar un rato?

—¿Madre? —Para ser honesta, en este punto ya tenía un mal presentimiento. Cuando mi madre viene a buscarme en el jardín de rosas, siempre suceden cosas desagradables. Pero claro que no es culpa de mi madre. —¿Sucede algo?

—Bueno, en realidad ha venido un invitado que pregunta por Maria.

—¿Por mí…?

En ese momento empecé sintiendo que esto era muy malo. Un sudor frío corría por mi espalda y mi frente, y la temperatura de mi cuerpo había bajado en un instante.

Alguien vino a mi casa de visita, y además a buscarme a mí y no a mi padre o a mi madre. Sólo hay una persona que haría eso.

—Parece que les gustaría hablar con Maria-chan, ya que actualmente están esperando en la sala de recepción, ¿te importa venir?

—Vamos.  —Aunque parecía estar tranquila, por dentro estaba desarrollando en secreto un plan de escape. También estaba soltando mi enojo por que Keito no llegó a tiempo.

¡Te pedí que recogieras mis huesos! ¡Aunque en realidad no lo aceptaste pero…!

Mientras gritaba quejas dentro de mi mente, lentamente me dirigí hacia la sala de recepción.

—Lo siento, te hice esperar.

—¿Disculpa?

Entré en la habitación y di una reverencia. Es cortesía y también una especie de costumbre. Es por eso que a menudo lo hago antes de verificar quién está en la habitación.

Cuando levanté la cabeza… aunque no es del todo improbable que alguien diferente a la persona que imaginé esté frente a ti, esta vez confiaba en que no me había equivocado porque la única persona que estuvo en mi mente cuando madre dijo que “alguien” vino a visitarme sería un cierto yandere. Pero…

—Maria-chan, estos son los hijos del conde Juliano.

—Un gusto Mariabell, soy Rave Juliano.

—Soy Iria.

Pero no estaba presente el cabello azul claro que esperaba, sino dos chicos con pelo verde musgo.

Pero… ¿quiénes son ustedes dos?

No, ya se presentaron y recuerdo el nombre de estos dos, así como el del objetivo de captura pero… ¿Por qué me visitan estas personas?

Debería alegrarme de que no sea el yandere, pero no sé si debería entristecerme de que otro objetivo de captura me esté causando problemas.

—Disculpa por la repentina visita. Teníamos la intención de hacer una cita… pero quería mantener esto en secreto de mi padre.

—No, no me importa, pero Kirua-sama está en el trabajo, ¿está bien hablar conmigo?

—Sí, por supuesto.

La charla avanzaba muy rápido pero todavía no me he recuperado del shock. Es que no puedo aceptarlo tan fácilmente porque, en la ruta de Niel, ¿no fueron estas dos personas las que me condenaron con falsos cargos? Diciendo que había difamado y causado lesiones a la heroína, que había robado los bienes de mis padres y que había ganado dinero por medios ilegales… La primera mitad es realmente correcta, así que no había necesidad de negar eso, pero lo último es totalmente falso.

—Bien, entonces, pasemos inmediatamente al tema principal. —Me senté frente a ellos junto a mi madre mientras ella los alentaba.

Si es posible, me gustaría retractarme, decir que estoy ocupada y luego huir, pero eso es imposible. Siento que me he estado rindiendo más fácilmente recientemente.

—A decir verdad, Mariabell-sama, me gustaría que vinieras a nuestra casa.

¡¿Eh?! ¡De ninguna manera!

Lo siento por declinar incluso antes de escuchar su razón, pero sé que todavía lo odiaré. ¡Porque es la casa de un objetivo capturable! ¡Es territorio enemigo! Si voy allí, ¿qué tipo de acción suicida sería ésa?

—Eh, bueno… ¿Qué significa eso?

¡Mira, incluso mi madre está preocupada!

Aunque es más probable que sea por una razón completamente diferente a la mía: “llevarme a su casa”, si uno lo tomó de la manera equivocada, eso podría parecer una propuesta. Hacer ese tipo de propuestas a pesar de que sólo tengo 10 años… si son unos lolicones, ¡después de declinar, por favor regresen a casa gentilmente! Aunque ambos no tienen la edad suficiente para ser considerados lolicones.

—Tenemos un hermano menor que es bastante distante con nosotros, así que quería que Mariabell-sama visitara a Niel como… bueno, él nunca sale de su habitación…

—Originalmente, no le gustaba salir mucho, para empezar, debido a su personalidad, pero sólo empeoró a medida que crecía, y al final incluso se negó a ir a la Fiesta de Aniversario de Nacimiento del Príncipe Runa.

Eso es bastante severo. La carta de invitación también tenía mi nombre, así que la carta de invitación que llegó a la casa Juliano probablemente también tenía el nombre de Niel. Para los nobles, la fiesta es una importante reunión social, y para los niños es un lugar importante para estudiar y practicar las normas sociales de varias maneras.

El sólo hecho de ignorar las invitaciones reales, no es una buena idea, además de abandonar las oportunidades de aprendizaje.

—Entiendo lo que estamos pidiendo, pero como se trata de asuntos familiares privados, me gustaría evitar dar una explicación detallada…

—Está bien, no tienes que decirlo si no quieres. —Mi madre parecía haber notado que Rave-san estaba luchando por encontrar las palabras correctas.

—Lo sentimos.

Aunque ya conocía el cuadro general, no dije nada. Aprendí la lección: no digas nada innecesario.

—Es por eso que quiero sacar a Niel de alguna manera, al menos para los eventos sociales. —Rave-san parecía seriamente abatido. Iria-san también apretó sus manos y frunció el ceño.

Ambos sentían que Niel era muy importante y estaban preocupados por él, o eso es lo que pensé. Pero… por eso no termino de entender.

—¿Es así…? Entiendo el problema, pero en ese caso, ¿no sería mejor encontrar un adulto adecuado? ¿Por qué Mariabell…?

Exactamente.

Como dice Madre, el caso de Niel parecía bastante serio, también pienso que encontrar un adulto adecuado sería lo mejor. Puede ser difícil porque también está el problema con el conde Juliano… pero incluso si me llamas no podré resolverlo. O más bien, esta es la primera vez que me reúno con ellos dos. No recuerdo haberlos visto antes en el pasado, y para estas dos personas debería ser una niña normal. ¿Está realmente bien dejar a su importante hermanito con una persona como yo?

—No podemos llamar a ningún adulto, porque será rechazado si mi padre se entera…

Ah, así que es por eso, ya debieron haberlo intentado porque sentí el tipo de tono de voz de alguien que ya lo ha experimentado.

—En cambio si son niños, podemos invitarlos a nuestra casa, además si es Mariabell-sama…

¿Si soy yo? No tengo ninguna certificación en consejería.

—La hija de la familia Tigerson…

—¡Lo haré, por favor déjame hacerlo! —Levanté mis manos firmemente con una voz fuerte para interrumpir las palabras de Rave-san.

Mi madre, y tanto Rave-san como Iria-san se sobresaltaron ante mi repentino arrebato.

Rave-san… ¿Qué estabas tratando de decir justo ahora? ¿Acabas de decir “Tigerson”? ¿A qué ha venido a recordarme esa temida memoria?

Así, se decidió mi visita a la casa Juliano. No hace falta decir que fui a descargar mi ira con Keito después de que esos dos se fueron.

| Índice |

3 comentarios en “Modo Automático Apagado – Capítulo 33: Mi deidad guardiana es definitivamente un dios de la pestilencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.