Modo Automático Apagado – Capítulo 74: Jóvenes amigas

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Lo primero que hice al ver a mis amigas estallar en lágrimas, fue disculparme por hacer que se preocuparan, pero sólo me regañaron por no tratarme antes de dar una disculpa, ya que estoy cubierta de rasguños.

Expliqué que todo esto había sucedido porque había confundido la ruta de regreso y había involucrado a Sashia en el proceso. No podrían saber si era el mapa el que estaba equivocado, ya que lo había perdido cuando caímos. En cualquier caso, no cambió el hecho de que fue mi falta de atención lo que causó esta situación.

Quería evitar cualquier tipo de caza de brujas en lo que respecta al mapa. Si se entendiera que un noble había sido herido a causa de un plebeyo, entonces las cosas serían muy problemáticas. Incluso si no hubiera prejuicios sobre nuestra clase, habría una distinción. El mundo es un lugar difícil para vivir.

Fui tratada por la persona a cargo de los primeros auxilios, luego regresé a mi habitación para darme una ducha. De todos modos, tenía que cambiarme de ropa, pero también debo tener cuidado con las vendas. Gracias a Dios no fue nada serio, sólo algunos rasguños.

Aunque no podía bañarme en la bañera, todavía podía lavarme el pelo antes de dormir y ponerme el pijama. Justo cuando terminé, escuché un golpe en la puerta.

—¿Sí?

¿Quién podría ser a estas horas? 

Tal vez no fue el momento ideal para tomar una ducha, pero este fue un desastre para mí. No se trataba sólo de la habitación hecha un reguero o una noble lavando su propio cabello.

—Maria, ¿estás despierta…?

—¿Primera?

Parecía mucho más desinflada de lo habitual, pero era ella.

No había necesidad de dudar ahora que sabía quién era, pero no estaba sola cuando abrí la puerta.

—¿Eru también? ¿Qué pasó?

Ambos también estaban en pijama, y ​​ninguna de las dos parecía feliz. Sus ojos y nariz eran de un rojo brillante, y aunque no lloraban, parece que lo harían en cualquier momento.

Se habían preocupado por mí y lloraron de alivio cuando regresé. Supuse que se habrían ido a dormir rápidamente, que sus corazones y cuerpos debían estar cansados. Así que les iba a contar lo que pasó mañana.

—Tus heridas, ¿están muy mal?

—Oh no, eso es realmente una exageración. Sólo unos rasguños.

Fue más que eficiente vendar la parte entera en lugar de cada rasguño individualmente. Y así mi pie y parte de mi brazo estaban envueltos. Hubo un efecto impermeable con magia, que me permitió mantenerlos secos mientras me bañaba.

—Van a revisarlos de nuevo cuando regresemos a la academia, pero se supone que no debe dejar cicatriz.

Realmente fueron sólo algunos rasguños, aunque realmente me caí, así que fui sometida a una inspección. Incluso el profesor que me había tratado dijo que probablemente estaría bien, pero debería revisarme por si acaso.

—Es un alivio…

—Lo siento por hacer que te preocupes tanto.

Como si estuvieran aliviadas en el fondo de sus corazones, relajaron visiblemente sus tensos hombros. Me sentí mal por lo que les había hecho pasar. Había arruinado lo que se suponía que era un momento divertido.

—¿Es por eso que vinieron a verme?

—Uh, um… eso también…

—Uh, um…

Sus expresiones que eran tan oscuras hace solo un momento ahora estaban preocupadas y reacias. Se miraron la una a la otra por un segundo, luego Eru abrió la boca después de mantenerla cerrada hasta ahora. No lo había notado hasta ese momento, pero era muy raro que Eru se quedara callada durante tanto tiempo. No es que ella fuera especialmente habladora, pero usualmente hablaría antes que Primera.

—Um… ¿podríamos dormir aquí esta noche?

—¿Eh?

—Estás herida, y tal vez sería mejor que descanses tranquilamente… pero, algo… nos inquieta.

Sus amigos habían ido al bosque y no habían vuelto. Aparentemente, eso tuvo un efecto mucho mayor en ellas de lo que había pensado. Pero realmente no fue sorprendente, creo que habría sentido lo mismo si estuviera en su posición.

Incluso si sabían que había regresado a salvo, todavía estaban preocupadas cuando no podían verme. Pensamientos sin fundamento aún correrían por sus cabezas. ¿Y si no me hubieran encontrado? ¿Y si hubiera sido gravemente herido? Su amiga puede no haber estado aquí ahora.

—Afortunadamente, esta cama es grande. —Era demasiado grande para que una persona durmiera, pero era perfecta para tres niñas. —Siempre he querido dormir con amigas.

—Entonces…

—Adelante, pasen. Tenemos que dormir temprano o nos dejarán aquí mañana.

—¡Sí!

—Gracias, Maria.

Los tres nos sentamos en la cama grande. Primera estaba limpiando suavemente mi cabello aún mojado con una toalla, no frotándolo bruscamente, sino como absorbiendo lentamente en el agua para evitar dañar mi cabello. Al igual que Anne lo hacía antes de que entrara en el dormitorio. Absorbió la mayor cantidad de humedad posible antes de secar el resto con aire caliente. Como tirar del pelo hacia abajo y secarlo mientras está liso. De esa manera puedes controlar el volumen… creo. Primera lo secó con la toalla y terminó el resto con el secador.

Parecía que Primera disfruta tocando el pelo, especialmente el mío, ya que es largo.

—¡Maria en medio!

—Uh… no me importa estar en el borde. No querría que te cayeras.

—Eso no es lo que deberíamos estar diciendo. Tú eres el que está herida.

Todas cabíamos bastante bien en la cama, aunque técnicamente era una cama individual.

¿Me movía mucho al dormir? No lo sé, nunca he dormido con alguien que me informe sobre este hecho. 

Me pregunté qué pasaría con nuestra amistad si las tirara a las dos mientras dormía.

—Además, no tendría sentido venir si no estás enmedio.

—Bien.

Aparentemente, es importante para mí estar en su visión para poder lidiar con el miedo que les había causado. Por eso habían venido, por lo que su elección era obvia.

Ahora que habíamos decidido nuestros lugares, lo único que quedaba por hacer era dormir. No había nada que hacer mañana sino el regreso, pero todavía había un horario estricto al que seguir para despertarse.

—Está bien, buenas noches entonces.

—Buenas noches.

—Buenas noches.

Eru parecía que se quedaría dormida en cualquier momento. Lo noté cuando su tono de voz sonaba un poco suave y luego, antes de darme cuenta, pude escuchar su suave respiración… en tres segundos. Estaba celosa.

—Primera. ¿No estás demasiado apretada? ¿Tienes suficiente manta?

—Estoy bien. Gracias.

Eru y yo no éramos muy grandes, y Primera también era pequeña. Fue un poco milagroso que tres estudiantes de secundaria pudieran dormir juntas en una cama como ésta. Y normalmente, lo habría tenido todo para mí. Realmente, creo que jamás entenderé a los ricos.

—Lo siento.

—¿Mmm…?

—Por forzarnos de repente hacia ti. Sabemos que estás bien ahora, estás a salvo… Estás viva, eso lo sabemos.

Le di la espalda a Eru para que no se despertara. Ahora que estábamos frente a frente, Primera sostuvo mis manos entre las suyas. Ella siempre tenía el aire más suave, como si fuera la imagen perfecta de refinamiento. Pero ahora tenía la fuerza más sorprendente en su agarre, no era doloroso, pero podía detener la circulación de la sangre. Pero también sentí que esta fuerza representaba sus temores, y no podía decirle que me dejara ir.

—Pero no sirve de nada… traté de dormir, pero estaba tan incómoda. Sabía que tendría malos sueños. No, tal vez todavía estabas en el bosque. Tal vez que estés aquí es un sueño… Estoy feliz. De verdad gracias. —Con esas últimas palabras, la fuerza abandonó sus manos y ella entró en un sueño tranquilo.

¿Por qué me estaba agradeciendo? ¿Porque me encontraron? ¿Porque no había sido gravemente herida? ¿O fue en gratitud por todo lo que hice por ella? 

Ahora que lo pienso, ambas habían llorado tanto. Quizás Eru solo se había dormido tan rápido porque estaba agotada.

—Lo siento…

Probablemente tengo cierta resistencia a las cosas que afectarían a muchas chicas normales. Por supuesto, para cosas negativas.

Francamente, me alegro de no estar muerta pero, incluso con este incidente, probablemente me ha afectado menos de lo que otros podrían esperar. Me había perdido en el bosque, cualquier dama noble… no, cualquier niño normal habría sido traumatizado por eso. Y sin embargo, probablemente podría entrar al bosque de nuevo sin pensarlo dos veces mañana.

Pero me sentí mal por las lágrimas que mis amigas han derramado. Se habían preocupado por mí, preocupadas por mi cuerpo y mi corazón. Estaban tan preocupadas que la mera vista de mí sana las había hecho llorar.

—Gracias.

Me sentí tan mal por eso, pero también me sentí feliz.

¿Eso me hace alguien retorcida? 

Era como si me estuvieran haciendo cosquillas, me ponía ansiosa. Fue una emoción que no podía aceptar fácilmente debido a mi falta de experiencia. Era una relación que me había sido ajena hasta ahora, a pesar de haber alcanzado tantos fines diferentes.

La Mariabell original no tenía esto.

Ahora, estaba atrapada entre dos cosas preciosas que había alcanzado. Sabía que tendría buenos sueños esta noche.


Raine
Ya en serio... a veces me parece que Mariabell terminará enamorada de sus amigas antes que llegue a la parte cuando se desarrolla el juego otome.

| Índice |

4 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 74: Jóvenes amigas

    • Raine says:

      Lo sé. Es casi como si fuera a ser la ruta escogida sólo por que en ella Mariabell no muere. Entiendo que quiera estar a salvo, pero me suena a que nunca se va a enamorar o hacer nada con su vida sólo porque siempre está esperando a que nadie la note.

      • Llenn95 says:

        pero tenemos que tener en cuenta que … 1 . esta tratando de hacer lo mejor posible por no levantar ninguna bandera de muerte … 2. apenas tiene 12 años, asi que es normal que no este interesada en el amor … 3. aunque no estaria en contra de la ruta yuri , ella aprecia mucho a sus amigas por la gran traicion que sufrio Mariabell por su sequito en las rutas anteriores … y 4. aunque ella trate de pasar desapercibida , esta levantando banderas por todos lados …

        PD: gracias por los capitulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *