Modo Automático Apagado – Capítulo 73: Entonces llora

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Querer estar a la altura de las expectativas de los demás, es una actitud bastante común, más aún cuando las personas esperan algo de ti. Es probable que este deseo de no traicionar la imagen ideal que nos ha sido impuesta desde pequeños esté por encima de cualquier bondad.

Sashia es una persona buena y amable. Es bueno que pueda sentir compasión, relacionarse con otros y enfrentarlos seriamente, pero también fue por eso que fue tan tonto. Lo que él pensó que eran expectativas, de hecho es, algo muy diferente. Debería entender eso, si realmente creyera que su abuelo fue un gran hombre.

—Claramente ser el mejor del mundo no es algo que se puede lograr sólo con la línea de sangre.

Si alguien ha logrado grandes cosas, es común que otros se centren sólo en esos logros y descuiden todos los esfuerzos que se tomaron para llegar allí. Más aún porque, si bien la magia es un departamento que la mayoría de la gente conoce, hay pocos que tienen más que un conocimiento superficial.

La magia que se produce con el movimiento de una varita parece ser simple, al punto de que se pueden comprar herramientas mágicas en la ciudad, lo que las convierte en elementos comunes en la vida cotidiana.

Además, como Sashia no posee ningún atributo aún, tal vez él simplemente reconoce la magia como algo que puede disfrutar incluso a su corta edad. Seguramente mis conocimientos están mucho más altos que los de él.

—La magia es un poder muy grande. La gente parece olvidarlo, porque se ve fácil, pero hay momentos en que un solo movimiento puede cambiarlo todo. Es por eso que es alabado… como un gran logro.

Lo sabía casi demasiado bien, lo qué pasa si usas ese poder de manera incorrecta. Justo como se mostró en la tragedia que sufrió Mariabell como resultado de abusar de su poder como noble.

Qué difícil y doloroso debe ser subir a la cima, alcanzar el número uno en todo el mundo mientras se usa correctamente, sin cometer ningún error.

—Tu abuelo trabajó duro durante años y años para ganar ese título. Es muy absurdo que pienses que puedes llevarlo solo porque eres su nieto.

Mientras la misma sangre corriera por sus venas, entonces es probable que tuvieran cualidades similares. Justo como había heredado mi apariencia de mis padres, Sashia había heredado los mismos atributos que su abuelo.

—Quizás has sido bendecido con el punto de partida perfecto desde el momento en que naciste. Estás en una posición mucho más cercana de cualquier otra persona a ese título… pero, eso es todo lo que es.

No es desde donde empiezas, sino cómo continúas moviéndote desde ese punto.

Y todo es para que el mismo Sashia lo decida.

—Si pudieras convertir las expectativas de los demás en tu fortaleza, entonces eso también estaría bien, pero si ese no es el caso y esas expectativas sólo serán una carga para ti, entonces debes poder deshacerte de ellas.

Si las expectativas poco realistas que los demás te imponen terminan bloqueando tu camino, si te impiden ver más de una ruta y si son tan dolorosas que los recuerdos de tu infancia se vuelven indecibles, entonces debes abandonarlos.

Sashia tenía el derecho de separarse de tales ataduras sin valor y avanzar.

—Es normal temer, hablar de cosas que odias o que te producen pavor, tu valor como persona no disminuirá a causa de eso.

E incluso si esas emociones causan que la gente se desilusione, eso es todo. Hay que borrar las ilusiones para poder empezar la realidad. No significa que las grandes cualidades que realmente tiene Sashia también desaparecerán. Por lo general, sólo la persona misma se siente avergonzada por no estar a la altura de las expectativas de los demás. Incluso si tienen nociones preconcebidas sobre uno, al final, a la mayoría no les importa mucho.

—Eres muy fuerte, Maria. —Él sonrió con una expresión ligeramente preocupada, sus cejas se veían tristes.

Hasta hace un momento estaba avergonzado de sus miedos, pero ahora estaba avergonzado de su incapacidad para actuar como lo sugería yo. Podía decirlo por su cara: tanto se revelaba en esa expresión, que fue una maravilla que otros no lo hubieran notado. ¿Fue porque yo tenía mucho conocimiento previo?

El hecho de que no se enojara con mi franqueza y, más bien, consideraba sus propias debilidades, era una señal de lo amable y bondadoso que era. Podía preocuparse por los demás tan naturalmente como respirar, y sin embargo, de alguna manera podía tener una opinión tan baja de sí mismo.

—No, tú eres el que es fuerte.

—¿Eh?

—Eres una prueba viviente de que tener miedo y huir no es lo mismo.

Incluso ahora, para alguien como Sashia que teme la oscuridad, este momento puede ser algo así como la tortura. Incluso si te has vuelto insensible al miedo, no es como si ese trauma se haya ido limpiamente. Y sin embargo, sin correr, sin rendirse al caos, sin culparme, es capaz de hablar normalmente y sonreír.

¿Cuánto coraje debe tener?

—Te devuelvo esas palabras —dije.

Si alguna vez volviera a esos días. Si mi voluntad estuviera completamente sellada de nuevo. Si volviera a ser arrastrada a un mundo con modo automático. Seguramente no podría sonreír. Incluso si supiera que era inútil, lo daría todo para resistir. Y seguramente, escupiría una maldición a todos los que me declararan culpable, independientemente de si fue Mariabell quien sembró las semillas de su propio destino, yo no podía ser como Sashia, y perdonar a los demás mientras reflexionaba sobre mis propias faltas.

—Sashia, eres fuerte. Eso no es mi “expectación” de ti, sino que es algo que he presenciado con mis propios ojos.

No había necesidad de compararlo con los mejores del mundo, tales ideales serían tontos.  Objetivamente hablando, es una persona con un fuerte atractivo…

Aún así, para la villana temporal, yo, Sashia seguía siendo uno de los creadores de banderas.

—Creo que he dicho demasiado. Por favor, perdóname.

—Uh, no es nada…

Dije demasiado… Creo que debería corregir esta tendencia de decir lo que se me ocurre. Pero es difícil cambiar la propia personalidad en este punto.

Estaba claro que había dicho demasiado por la expresión desconcertada en el rostro de Sashia. Intenté disculparme, pero probablemente no tiene sentido. Tiendo a olvidar fácilmente después de arrepentirme.

Hubo un breve silencio. Si él le tenía miedo a la oscuridad, sería bueno hablar y distraer su atención, pero no sabía qué decir.

—Mmm…  —Pero mientras pensaba en esto, algo brillante apareció en mi visión. —Ah… mira.

La luz parece una luciérnaga mientras se mueve suavemente… uno, dos, tres… Claramente no era un perro o un gato. Sashia se dio cuenta de lo que estaba mirando y parecía tener una idea de lo que era.

Ya había pasado bastante tiempo desde que nos deslizamos y caímos aquí. Suficiente para que alguien se preocupe por nuestro regreso tardío. Ya habrían ido por ayuda.

—¡Sashia! ¡Mariabell!

Una voz familiar. Probablemente nuestro maestro. Siento una sensación de alivio a medida que la presencia se vuelve más cercana con los sonidos del susurro.

—¡Profesor! ¡¡Aquí!!

Sashia agita sus manos ampliamente y llama. La maestra y otras dos personas finalmente nos vieron y Sashia y yo por fin podemos regresar al campamento.

En el camino de regreso, me pregunté qué debía hacer ahora que de repente había descubierto la debilidad de Sashia. Pero cuando vi que Primera y Eru estaban casi llorando cuando nos esperaban en el campamento, me di cuenta de que había asuntos más importantes.

| Índice |

3 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 73: Entonces llora

    • Loretta says:

      Con tanta novela, no estoy segura de si la estoy confundiendo, pero ¿no era ella la que se podía transportar de un lugar a otro, mientras tuviera noción del lugar al que quería llegar? Solo pensaba en eso mientras curaba el corazón herido de Sashia, era como de “ya llévalo a donde hay luz”. xD

      Muchas gracias por los caps. 💜💞💜

      • Yinett says:

        Eso no era lo que hacía el prota de Kenja no Mago? Bueno si no es de eso de lo que hablas (seguro que no) alguien me dice el nombre de esa novela, porfa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *