Escapó otra vez – Capítulo 28: Gritó hasta que su garganta quedó dañada

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Una vez que Xia Yuqing escuchó de la situación del Gran Tutor, de inmediato  olvidó su gran ambición de dejar el palacio. En su lugar, solo quería ir a la residencia del Gran Tutor para ver el alboroto.

Ordenó a alguien que, rápidamente, fuera a la cocina imperial y trajera un frasco de tónico después, llevó a un grupo de sirvientas y se fue directamente de la sala de estudio de la residencia del Gran Tutor de una manera grandiosa, con la esperanza de visitar al benemérito herido.

En ese momento, Feng Tingye acababa de salir de la corte y regresaba a la sala de estudio imperial. Antes de que incluso se calentara su asiento, recibió noticias de uno de los eunucos del exterior, informándole que la Consorte Qing solicita verlo.

La expresión de Feng Tingye mostró su aprehensión. Desde que Xia Yuqing había entrado en el palacio, las veces que había tomado la iniciativa de buscarlo podían ser contadas con una mano. Sí, de repente, quería verlo, es porque había algo sospechoso.

Le dijo a alguien que invitara a Xia Yuqing a entrar al palacio, en el breve momento que duraron los saludos, con las evidentes indirectas de Xia Yuqing, Feng Tingye fue capaz de descubrir el propósito de su visita.

—Ai Fei quiere que Zhen apruebe que dejes el palacio. Además, ¿la razón de esto es ir a visitar la residencia del Gran tutor y permitirte que ayudes a curar su dolencia? —De manera inexpresiva, preguntó Feng Tingye, inconscientemente, sus cejas temblaron un poco.

—Exactamente. Su Majestad, el Gran Tutor, por el bien de atrapar a esos bandidos, se sacrificó para ayudar a los ciudadanos de este país. Sin escatimar en utilizar su atractivo sexual para seducir a los bandidos para que aparecieran, en el fondo, él tenía la fuerza pero corría el riesgo de ser atrapado bajo las garras del lobo. Este acto virtuoso de sacrificar sus propios intereses por otra persona, este tipo de integridad moral es extremadamente inspiradora y trágica. Una vez que Chen Qie escuchó acerca de esto, me sentí extremadamente conmovida. Si él no lo hubiera hecho, los corazones de todos estarían inquietos. Por lo tanto, Su Majestad, por favor, permita que Chen Qie deje el palacio para ir a visitar al Gran Tutor en representación de todas las mujeres en la apreciación mundial del Gran Tutor.

Después de todo su discurso, Xia Yuqing levantó su cabeza y miró a Feng Tingye con ojos que mostraban una amargura escondida. Súper Lord Seme, en este momento, el Hermoso Tutor está, definitivamente, en el infierno. ¡No irás a abandonarlo, solo porque alguien además de ti, le ha quitado su flor! Iniciando esta relación y al final abandonándolo, serás fulminado por los truenos del cielo.

Esta vez a Feng Tingye no le importó la mirada sincera de Xia Yuqing, que era capaz de hacer que, se le pusieran los pelos de punta, a todo el cuerpo de una persona.

Considerándolo por un momento, la comisura de la boca de Feng Tingye se elevó un poco, mostrando una sonrisa maliciosa. Estrechó sus ojos para dar lugar a sus planes y ejecutar sus malas intenciones. —Ai Fei, lo que dices es correcto. Viendo que Ai Fei es tan considerada con mi mano derecha, realmente tranquiliza a Zhen. Durante la corte, esta mañana, cuando escuché acerca del Gran Tutor, Zhen también estaba preocupado. Ahora que Ai Fei lo ha mencionado una vez más… ¿qué tal si hacemos esto? Zhen acompañará a Ai Fei a visitar al Gran Tutor para ver si está postrado en cama como dicen los rumores.

Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron. En efecto, el Super Lord Seme aún se preocupa y extraña al Hermoso Tutor. Sin prestar atención al hecho de que se han aprovechado del Gran Tutor, aún está enamorado ciegamente, tiene sentimientos dulces y tiernos, queriendo consolar a su amor. ¡Su amor realmente es demasiado grande, no puede negarlo!

Así, en ese preciso momento, en el que había una persona en la cual, su corazón albergaba planes siniestros, mientras que la otra estaba llena de alegría, trajeron un gran grupo para ir, de manera ostentosa, a la residencia del Gran Tutor. En el camino, incluso llevaron al frío primer ministro y al valiente general.

♦ ♦ ♦

Yan Ran estaba recostado en su sofá, sosteniendo la medicina que era extremadamente amarga. Con una expresión de preocupación, reflexionaba acerca de cómo podía ser capaz de evadir al inexpresivo mayordomo a su lado, para poder arrojar la medicina en los ya arruinados lirios japoneses.

De repente, al escuchar sonidos provenientes del exterior, sus ojos se abrieron con sorpresa, entonces, tomando ventaja del momento en que su viejo mayordomo giró la cabeza, rápidamente, arrojó la medicina. Siguiendo al mayordomo que giró la cabeza de regreso a él, colocó con indiferencia el frasco en la bandeja. Tosiendo un par de veces, cerró sus ojos por su conciencia culpable.

Todas las sirvientas y eunucos de pie a un lado miraban a su maestro, en silencio, fulminándolo con la mirada. ¿Puedes ser más infantil? ¿Cómo puedes estar tan asustado de tomar tu medicina? ya no tienes tres años ¿verdad? Además, ¿estas tratando a nuestros ojos como si fueran decoraciones? ¿No sabes que el mayordomo tiene ojos en la nuca?

Viendo que la expresión del mayordomo era tan profunda como el agua*, se giró para fijar su atención en sí mismo. A punto de fingir que era Tang Seng*, algo se movió como si estuviera escapando, como si fuera un conejo. De repente, una silueta desde un lado del mayordomo pasó rozándolo con fuerza y se arrojó directamente sobre Yan Ran.

Nidhogg
Profundo como el agua= Que no se puede leer. Tang Seng= Monje budista de Viaje al Oeste. Es una de las cuatro “obras clásicas grandiosa” de la literatura china

— ¡Hermoso Tutor, has sufrido! ¡Un sufrimiento realmente amargo! —Tres frases llorosas, en un instante, sacudieron a todos en la habitación.

El  rostro de Yan Ran se contrajo entonces, miró hacia abajo, hacia la persona colgando de su cuerpo. Xia Yuqing tenía su rostro lleno de lágrimas y mocos corriendo, convenientemente estaba usando su cuerpo para limpiarlos.

Gatita, ciertamente estoy contento de que me visites, pero solo sufrí algunas heridas leves. Hablando de manera tan seria, es como si hubiera conseguido heridas de segundo grado. ¿Es necesario llorar como si fuera un cadáver en el desierto que a nadie le preocupa?

—Hermoso Tutor, ¿usualmente no eres un charlatán? ¿Por qué no estás diciendo una sola palabra hoy? ¿Puede ser que todavía estés sufriendo y que tu mente se esté convirtiendo en cenizas muertas, cambiando para caminar por la ruta abatida? —Habiendo aullado por un momento, pero sin escuchar una sola palabra de Yan Ran, Xia Yuqing finalmente, descubrió que algo no estaba bien y preguntó con suspicacia.

Habiendo escuchado lo que se había dicho, Yan Ran casi se ahoga con su propia saliva. ¿Charlatán? ¿Quién era un charlatán? Si no fuera porque, temporalmente, no podía emitir ningún sonido, definitivamente, la habría maldecido hasta que ni siquiera fuera capaz de reconocer a sus propios dieciocho ancestros. Es una pena que actualmente solo fuera capaz de que su cara se pusiera roja y girarse hacia Xia Yuqing, golpeando su pecho y patalear.

Sobresaltada, Xia Yuqing se apresuró a retroceder de un salto, con lo cual acabó cayendo directamente en el pecho de Feng Tingye. Sorprendida preguntó— ¿Qué le pasa?

—Lo has disgustado. Cualquiera que haya tenido un encuentro similar no se sentiría bien. Sin mencionar que justo ahora eras tan directa al respecto, al molestarlo. Modérate un poco… —Con una mirada de “yo tengo principios”, Feng Tingye tenía una enorme sonrisa plantada en su cara, mientras guiaba pacientemente a Xia Yuqing. Sin embargo, los guardaespaldas detrás de él no pudieron evitar temblar de pies a cabeza, ¿qué estará planeando Su Majestad?

¡Alguien se quedó sin suerte!

—Ah, moderarme un poco. —Xia Yuqing comprendió lo que Feng Tingye estaba tratando de explicarle y se encogió de hombros. Tomando la mano de Yan Ran para contenerla, completamente, dentro de la suya, habló con ternura. —Hermoso Tutor, sé que tienes el corazón roto. Pero como dice el proverbio: “Perder la castidad es un asunto menor, perder la vida es un asunto importante”. ¿No es solo la perdida de tu crisantemo lo que te han robado? Espera hasta que hayas atrapado a ese bandido, hablaré con Súper Seme…no, hablaré con Su Majestad para pedir permiso y que tenga piedad, y te permita recuperar la flor del cuerpo de ese bandido. No te preocupes demasiado, ni pierdas el tiempo con un problema insignificante, le hará daño a tu cuerpo. ¡No vale la pena!

Una vez que se dijo la última palabra, la habitación no pudo evitar quedarse en un silencio de muerte.

—…Esta debe ser la restricción legendaria… —Dijeron los guardaespaldas que estaban detrás de Feng Tingye.

—La castidad perdida, así que la apariencia actual del maestro se debe a la noche pasada… —Manifestaron, sorprendidas, las sirvientas de la residencia del Gran Tutor.

—Nunca hubiera pensado que Gong Zi anoche inesperadamente… ¡Maestro y Señora en los cielos, este Laonu les ha fallado! ¡Laonu no tuvo la capacidad de proteger la última línea directa de sangre de la familia Yan! ¡Laonu ha descuidado sus deberes! — ¡Eso fue un enorme shock (impresión)! Temblando y con las mejillas llenas de lágrimas, el mayordomo comenzó a autocriticarse.

—… —Quedándose sin palabras, la víctima, furiosa, estaba a punto de echar espuma por la boca.

Dentro de la habitación, había dos personas, que aún estaban lúcidas. Wenzhong, un poco desconcertado, preguntó— ¿Qué significa la castidad perdida?

Leng Ruo Feng con un aspecto frío y cejas fruncidas, finalmente, habló. —Consorte Qing, ¿dónde escuchó esos rumores? El Gran Tutor Yan solo gritó un poco anoche, causando un pequeño daño en su garganta y que, temporalmente, no pueda hablar. ¿Cuándo se confundió con que había perdido su castidad?

— ¿Gritó toda la noche? ¿Gritó hasta que se dañó la garganta? ¿Al punto que no puede hacer ningún sonido? No es de extrañar que el Gran Tutor esté inusualmente tranquilo el día de hoy. ¿Es porque anoche estuvo haciendo feliz a alguien y gimió todo el tiempo hasta que perdió la voz? No es de extrañar, que el Hermoso Tutor se encuentre tan demacrado. Eso es realmente agotador. —Con una mirada de simpatía hacia Yan Ran, mientras decía estas palabras, hizo que éste rompiera la taza de té que tenía en sus manos.

—… —Todos los que escucharon esto, no pudieron dejar salir ni un solo suspiro, con el corazón latiendo con fuerza. Consorte Qing, ¡¿De dónde vienen tus pensamientos y enfoque?!

¡Cuchillo! ¡¿Dónde está el cuchillo?! El pobre corazón del Gran Tutor se había vuelto loco. ¡Dios, alguien, por favor, ayúdelo y detengan a esta Yatou o si no puedes matarla, solo maténme!


Nidhogg
La imaginación de esta mujer es algo serio...

Ayanami
Dios!! (*/▽\*) nunca me había reído tanto jajaja pobre Yan Ran, por eso el emperador quería acompañarla y llevar a los otros dos...jajaja

| Índice |

4 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 28: Gritó hasta que su garganta quedó dañada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *