Escapó otra vez – Capítulo 6


Los Emperadores tienen muchas mujeres en su harem, y se espera que duerman con todas, o al menos con la mayoría de ellas. Un truco usado para decidir a quién le toca esa noche implica elegir aleatoriamente uno de los listones de madera con el nombre de una de las integrantes del harem.

Liu Yixiand había entrado pavoneándose en el palacio, pero ahora salía oprimida y conmocionada, murmurando sin cesar.

— ¿Cómo puede ser esto? ¿cómo puede ser esto…?

Los subordinados que habían ido con ella al palacio se marchaban con su cólera. Estaban aterrorizados de estar en el lugar donde la hija de un oficial del gobierno había quebrado y cortado la garganta de alguien.

Tan pronto como Liu Yixiang puso un pie fuera del Dulce Palacio Primaveral, Cui’er y compañía se colaron dentro. Ellos pudieron al fin respirar cuando confirmaron que Xia Yuqing no estaba herida.

—Mi señora, ¿qué le ha dicho a Miss Liu? Cuando se estaba yendo, sus ojos parecían muertos, ¡como si hubiera recibido un gran shock!

Lu Rui corrió al lado de Xia Yuqing para preguntarle.

Xia Yuqing pensó sobre ello. Y dijo, tomando un aire de profundidad.

—Buddha dice que el silencio es oro.

Como si pudiera confesar para empezar un rumor de que Seme-sama no la puede levantar, entonces filtrar el secreto de su orientación sexual y además romper el corazón de la enamorada Miss Liu en pedazos. Como cuando el Rey Xiang de Chu soñó con la diosa Wushan pero ella no estaba de humor; tu símplemente no puedes meter una estaca cuadrada en un agujero redondo.

Bueno, vive y aprende. Las mujeres en el yaoi eran carne de cañón de todos modos, así que simplemente acunan al bebé en su cuna. Estoy segura que al dios de la transmigración no le importará, ¡muahahaha!

Lu Rui y compañía no podían mirar a Xia Yuqing a los ojos con esa horripilante sonrisa que tenía. Escalofríos recorrían sus columnas.

—Mi señora…

— ¿Qué? ¿Por qué me miras así?

Xia Yuqing al fin notó sus raras miradas. Ella se frotó la cara. ¿He sido demasiado complaciente y mi identidad ha sido expuesta?

—Mi señora sonrió realmente extraño justo ahora. Nunca había sonreído como ahora antes. No, nunca había sonreído del todo.

Lu Rui tiene una franca personalidad, así que respondió directamente.

— ¿Nunca he sonreído antes?

Xia Yuqing frunció el ceño. No es de extrañar su cara se sentía como un artefacto antiguo después de su transmigración. ¡Gracias dios había esperanza para curar su cara de poker!

—Nunca. Hasta ahora, mi señora era como una muñeca viva. Me gusta la señora de ahora es mejor.

¡Es porque la personalidad de dentro ha cambiado! Xia Yuqing forzó una risa.

—Bien. Desde que me he refrescado, debemos apresurarnos y salir de este lugar problemático antes de que más problemas nos encuentren.

Las criadas recordaron por sus palabras que habían alargado demasiado su encuentro y se apresuraron a recoger, entonces escoltaron a Xia Yuqing de vuelta a su propio palacio.

Xia Yuqing regresó diligentemente liderando a todo el rebaño. Ella pasó completamente por alto la conflictiva mirada de cierta criada detrás de ella.

Xia Yuqing sólo pensó que sus palabras habían pinchado el botón de la carne de cañón obstruyendo la justicia. Ella infravaloró completamente la velocidad a la que se difunde un rumor.

Las criadas de Liu Yixiang imaginaban por qué si señorita estaba abatida tan pronto como puso un pie fuera del Dulce Palacio Primaveral. Pronto, todas las criadas en el palacio sabían los detalles de la pequeña charla de Liu Yixiang con Xia Yuqing. Rápidamente se extendió y al atardecer todo el palacio estaba hablando sobre los asuntos privados del Emperador hasta que finalmente llegó a oídos de él mismo.

—Hahaha, me estoy muriendo. Tingye, recogido a una verdadera hembra. El segundo día de matrimonio y ya está esparciendo rumores de que ¡no puedes rendir! ¿Te ama o te odia? No puedo siquiera—Roufeng, ayúdame, me duele el estómago.

En el estudio imperial, Yan Ran se abrazaba su estómago y se rió sin importarle su imagen. Podría haber caído de no ser por la ayuda de Leng Ruofeng.

Incluso el Siberiano, inflexible primer ministro compuso una sonrisa y sus labios se elevaron ligeramente.

Feng Tingye miró a sus “leales amigos”. Su boca tembló y la vena de su sien palpitó en tiempo récord.

Muy bien. Así que este era el plan del Estado de Xia, casar a su princesa con el Estado de Ye para que ella pudiera difundir libremente que el Emperador era un gay impotente, asesinando su carácter y así ¡ganar sin necesidad de pelear!

—Digo, Tingye, ¿de verdad no tocaste a la chica ayer?

Yan Rang alegremente se burló de Feng Tingye.

Feng Tingye no dijo una palabra, pero Yan Ran lo tomó como una afirmación silenciosa.

—Tsk tsk tsk. No me extraña que la gatita te acusara. Dime, ¿no puede ser que realmente no puedas levantarla?

Feng Tingye se rió con rabia. Se plantó ante Yan Ran con su sonrisa irritante y pegado a su sonrisa.

—No la toqué, pero fue porque me tachó de homosexual desde el principio, junto contigo, mi pareja.

—Pfff — Leng Ruofeng escupió el sorbo de té Longjing en la alfombra. Se limpió la boca tranquilamente —Por favor, continuad.

La sonrisa de Yan Ran se endureció. Sus ojos de flor de melocotón se estrecharon peligrosamente.

—Parece que tu gatita necesita que le enseñe una lección. El cotilleo puede ser mortal.

Feng Tingye rodó sus ojos.

— ¿No querrás decir?

—Tingye, ¿estás seguro de que quieres quedarte a esta chica? La investigué antes, y sólo es la hija de una criada de palacio. Ella no tiene una pizca de fuerza en el Estado de Xia. ¿Por qué la conservarías?

Yan Ran miró a Feng Tingye intrigado. En el largo tiempo que se conocían, no le había visto nunca mostrar interés por nada. ¿Qué cualidades tiene esa gatita que hacen que le interese?

— ¿Por qué? —Feng Tingye levantó su mirada, su intrigante, encantados y traicionera mirada —¡Por supuesto que es para calentar mi cama!

Feng Tingye era completamente inconsciente de sus palabras sin sentido. La cara dormida de cierta persona de repente vino a su mente. Se había quedado dormido abrazándola y durmió profundamente.

Desde el intento de asesinato mientras dormía, había sido incapaz de compartir su cama con nadie. Si alguien se acercaba a tres metros de su cama, inmediatamente se despertaba. Por esto, su harem se mantenía vacío hasta hoy y no retenía a ninguna concubina. A pesar de todo había dormido toda la noche con una chica que justo acababa de conocer. Tenía que mantenerla.

Yan Ran y Leng Ruofeng miraron al pensativo Feng Tingye y luego entre ellos con un ligero asombro.

Antes de que pudieran preguntarle, Feng Tingye se había levantado.

—Os dejaré todo lo que queda a vosotros dos. Eliminar a todas las ratas del palacio, y no os dejéis a ninguna.

Los dos hombres se sobresaltaron, pero se levantaron.

—Sí.

Feng Tingye estaba fuera antes de que terminaran.

—Tingye, ¿a dónde var a ir sin nosotros?

—A enseñarle a la gatita una lección.

Xia Yuqing justo había acabado de cenar. Se frotó el vientre y tarareo una melodía, contenta con su vida. De repente, una sombría figura se le acercó.

Xia Yuqing estaba alarmada. Entrecerró los ojos, tratando de descubrir la identidad de la figura. Su barbilla chocó contra el suelo.

— ¿Bien? ¿Te has quedado sin palabras de la alegría, mi querida?

Feng Tingye sonrió como un compañero lobo.

La boca de Xia Yuqing se deprimió. Le miró amargamente.

—Su Majestad tiene trescientas bellezas en su harem. ¿Por qué ha seleccionado mi carta de nuevo? —preguntó agraviada.

La expresión de Xia Yuqing divirtió a Feng Tingye. Levantó sus cejas y se rió.

—Mi querida, todas esas trescientas cartas tienen tu nombre en ellas.

La cara de Xia Yuqing se derrumbó. Poner el afecto de trescientas personas en una sóla era ¡demasiado, jodidamente cruel!

—El médico imperial dijo ayer que su Majestad necesita tomárselo con calma. No hay sexo.—Xia Yuqing protestó, dando un paso atrás.

Feng Tingye se rió y le siguió el juego.

—Gracias querida, pero nos sentimos mucho mejor hoy y prometo compensarte por la otra noche. No queremos decepcionarte, y definitivamente llevaremos a cabo la tarea de Siete. Rondas. ¡Consecutivas!


Naiarah
habla en plural porque se refiere a él y su miembro xD muchos hombres hacen eso... ^^

| Índice |

7 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 6

    • randomfujoshi says:

      Mmm según una novela que leí(la de cannon fodder counerattack creo) el emperador siempre habla usando el termino ‘nos’ no tanto por su miembro. Era algo de que habla por su nacion y él. Su pueblo y él. Una costumbre de emperadores. Por ejemplo ‘estamos felices por tu visita’.

  1. Blood A says:

    Jajajajajaja como me reí con el capítulo, mira que divulgar que era “gay” en verdad no le tiene miedo a la muerte, y aún tengo la duda que estaban haciendo para que ella pensará que eran amantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *