¿Una mujer siendo el héroe? – Capítulo 38: Llegando a la posada

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


En la entrada de la posada, había un cartel colgando con las palabras “Posada de Linda” escritas en él.

—Una posada… Entonces, entremos.

—Tienes razón. Porque no tenemos otra opción más que quedarnos aquí tanto tiempo como queramos.

Abrimos la puerta y una vez que entramos, descubrí que el interior era bastante grande.

Cerca de la entrada estaba la recepción, donde un hombre estaba sentado.

—Bienvenidas… ¿Oh? Es extraño ver solo mujeres. ¿Es su primera vez aquí?

El hombre se puso de pie y se acercó para hablarnos.

—Sí, es nuestra primera vez. ¿Cuánto cuesta una noche?

—Para dos personas, sin cena, es una moneda de Plata. Les costará dos si ambas quieren su propio cuarto.

—No tienes problemas con compartir, ¿verdad Lilia?

—¡¡Por supuesto!!

Lilia sacó una moneda de plata y se la pasó al hombre.

—Muy bien, esta es la llave. Es la habitación que está más adentro en el segundo piso.

Recibimos la llave del hombre y subimos las escaleras que estaban cerca del mostrador.

Sólo hay un corredor y cuatro puertas en el segundo piso.

—Es aquí. Cuarto 204.

El número de la habitación coincide con el de la llave.

Como el propietario nos dijo, es la habitación más alejada en el segundo piso. Por eso me sorprendí cuando entré.

Hay una cama muy grande.

—…

Entonces recordé las palabras del propietario.

“Es extraño ver solo mujeres”.

En una época yo también pensaba que una posada era igual a un hotel.

Al parecer, en realidad una posada es igual a un hotel del amor.

—…

—…

—… Bueno, está bien, ¿verdad~?

—S-Sí, está bien…

Lilia no parece avergonzada.

Para empezar, no es bueno quedarnos paradas en la puerta, así que ambas entramos.

Aunque en efecto estaba sorprendida porque hay una cama gigante en el centro del cuarto, cuando miré con cuidado, no parece una mala habitación.

Tiene una gran ventana, y de allí, hay un balcón por el cual se puede ver la avenida de la ciudad.

Allí hay una mesa y dos sillas. En otras palabras, si uno quiere comer elegantemente con otra persona, se puede usar ese lugar.

Parece haber un baño en el cuarto, y por suerte es un inodoro.

—Para empezar, vamos a descansar un poco antes de ir a cenar.

—Ah, bueno, ¡entonces me uniré a ti! Pero, antes de eso~

—¿Huh?

Cuando miré sobre mi hombro, Lilia me abrazó, empujándome a la cama.

—¿Ehh? ¡¿Lilia?! No todavía, ah, afuera… Me vengo~

—Es porque no pude hacer nada por todo un día. Sí~

—Auuh, lo hicimos en la mañana también… Además, cuando nos vinimos….

—Ufufu. Esto es diferente~

Después de eso, cuando Lilia finalmente quedó satisfecha y se levantó de la cama, ya estaba oscuro afuera.

| Índice |

3 thoughts on “¿Una mujer siendo el héroe? – Capítulo 38: Llegando a la posada

    • Sharon says:

      Gracias por el comentario~ Sí, con Tanuki estamos en un proyecto personal para intentar revivir la sección de Yuri. Si te gusta esta sección, permanece atenta a nuevas actualizaciones~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *