Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 263

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


—¿Puedo abrazarlo?

Baili Hongzhuang miró a Baishi. Al recordar su anterior agresión hacia Dongfang Yu, ella negó con la cabeza.

—A este pequeño no le gusta nadie más que yo, por lo que podría morder.

—Oh —Liu Qinyue estaba algo decepcionada, pero aun así sonrió—. Él realmente conoce a su maestra.

Baishi miró perezosamente a Liu Qinyue antes de acurrucarse felizmente en el hombro de Baili Hongzhuang, un poco incómodo.

Little Black y Little White se miraron el uno al otro. Little Black murmuró con enojo.

—Este tipo nos robó nuestro asiento.

—Es una bestia contratada como nosotros, pero mira la diferencia en el trato.

Little White rizó sus labios. Baishi yacía felizmente sobre los hombros de su ama, mientras que ellos solo podían pretender ser ornamentos en su cabeza.

El corazón realmente duele.

Little White se agarró el pecho y dejó caer la cabeza. ¡Tan deprimente!

—¿Ustedes también son mis bestias contractuales? —Los ojos claros de fénix de Baili Hongzhuang estaban llenos de confusión—. Nunca hicimos un contrato, ¿verdad?

A pesar de que Little Black y Little White habían estado llamando a su “maestra” desde que el Anillo del Caos Primordial la reconoció como su dueña, nunca antes hicieron un contrato juntos.

—Maestra, cuando contrató con el Anillo del Caos Primordial, también lo hizo con nosotros.

Los ojos de Baili Hongzhuang se confundieron aún más. Incluso suponiendo que las palabras de Little Black y Little White fueran ciertas… ¿no se permitía a todos solo contratar una bestia demoníaca?

—¿Tengo tres bestias de contrato? —Los ojos pequeños y negros se curvaron hasta que parecían lunas crecientes.

—Maestra, eres la dueña del Anillo del Caos Primordial, así que por supuesto eres diferente de la gente normal. No hay límite en el número de bestias contractuales que puedes obtener. A medida que tu fuerza crece, la cantidad de bestias contractuales que puedes obtener también aumenta.

Los ojos de Baili Hongzhuang se iluminaron. A pesar de que solo se enteró de esto hoy… ¡no tener límite para las bestias de contrato era realmente muy conveniente!

Las esquinas de sus labios se estiraron en una sonrisa. La única queja que ella tenía sobre su contrato con Baishi, era su falta de poder de lucha.

Se debe saber que hasta que tu fuerza haya alcanzado un cierto nivel, las bestias contractuales serían muy, muy útiles en una dura batalla.

Como se había perdido una asistencia tan grande, obviamente estaba un poco arrepentida. Pero como ya no existía ese arrepentimiento, estaba naturalmente muy feliz.

—Maestra, Baishi puede ver a otras personas, así que, ¿cuándo podemos nosotros dos? —preguntó Little Black tristemente con el rostro lleno de agravios.

Hablando de eso, ellos estaban aquí primero, pero Baishi ya había conseguido la primera victoria.

Baili Hongzhuang se sintió sonrojarse de vergüenza. No era que ella no estuviera dispuesta a dejar que los dos peluches vieran a otras personas, pero … ¿Quién le dijo a sus bestias de contrato que fueran tan excepcionales?

Hasta ahora, no importaba si era Baishi o las dos bolas de pelusa, ella no conocía la especie de ninguna de ellas.

Baishi parecía que solo era un cachorrito, pero las dos bolas de pelusa… ¡eran demasiado visibles!

—Esperen a que me vuelva más fuerte.

Sus oscuros ojos de fénix eran serios y decididos. Baishi parecía completamente inofensivo, por lo que otros no eran tan envidiosos. Pero Little Black y Little White eran realmente muy especiales. No todos pueden quedar sin ser tentados.

Little Black y Little White miraron la seria cara de Baili Hongzhuang y no siguieron hablando. Ellos entendieron sus pensamientos.

Dongfang Yu rápidamente guardó el cuero. No quedaba nada más de valor en el cuerpo del rinoceronte blindado. Su carne no era sabrosa, así que simplemente la dejaron ahí.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.