Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 320

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


La voz de Gu Cangyun estaba helada mientras la miraba con enojo. Había demasiada gente que lo observaba para que hiciera algo, no puede explotar aquí.

¡Pero, tenía muchas maneras de tratar con Baili Hongzhuang!

De repente, una voz familiar y sorprendida sonó en el oído de todos.

—¿Baili Hongzhuang?

Baili Hongzhuang se giró para ver al subdirector de la Escuela de Agua Celeste, Huan Chuyou, caminando lentamente con el rastro de una sonrisa en su rostro amable y tolerante.

La impresión de Huan Chuyou de Baili Hongzhuang era muy profunda. La joven realmente había dominado la desaparecida técnica de las agujas vibrantes, una proeza verdaderamente impresionante.

—Subdirector. —Baili Hongzhuang lo saludó respetuosamente.

Al verla llamar al subdirector, Gu Cangyun podría confirmar de inmediato la identidad de Baili Hongzhuang.

—Viejo Huan, ¿ella es una de tus estudiantes?

Huan Chuyou asintió con la cabeza sonriendo.

—Sí, Baili Hongzhuang es uno de los nuevos estudiantes de la Escuela de Agua Celeste este año.

—No es de extrañar, verdaderamente un becerro recién nacido. —Gu Cangyun se burló, su voz se llenó de resentimiento.

—Viejo Gu, tus palabras están completamente equivocadas. —Huan Chuyou agitó su mano—. Baili Hongzhuang no es una joven que no entiende nada.

Al ver a Huan Chuyou hablar así, Gu Cangyun pensó que solo estaba tratando de proteger a sus estudiantes.

—Una chica tan joven que se atreve a hablar en grande, ¿no es eso exactamente un becerro recién nacido que no teme al tigre? ¡Ella no sabe cuán grande es realmente el mundo!

Huan Chuyou inspeccionó a Gu Cangyun y Baili Hongzhuang. De la actitud espinosa de Gu Cangyun, estaba claro que los dos estaban en un conflicto.

—Viejo Gu probablemente no lo sepa, pero en el campo de la curación, Baili Hongzhuang merece ser llamada una gran maestra. —La cara de Huan Chuyou era seria, su voz sincera sin el menor rastro de una mentira.

Todos se sorprendieron al escuchar a Huan Chuyou elogiar a Baili Hongzhuang.

En la Ciudad de Agua Celeste, Huan Chuyou es un gran maestro que todos respetaban.

Era realmente un gran honor para Baili Hongzhuang ser elogiada por Huan Chuyou.

—Viejo Huan, ¿qué quieres decir? —El rostro de Gu Cangyun todavía estaba enojado, con un rastro de duda en sus ojos.

Él y Huan Chuyou se conocían desde hacía muchos años, y entendía muy bien el temperamento del otro.

Ya que Huan Chuyou dijo eso, no debería ser una afirmación sin fundamento.

Wei Meidai miró a Baili Hongzhuang con molestia. Ella realmente no sabía qué antecedentes tenía ella para recibir tales elogios del Maestro Huan.

¡Verdaderamente odiosa!

—Baili Hongzhuang es un médico que pudo eliminar el veneno del pitón Lulin. —Huan Chuyou sonrió con indiferencia, un rastro de misterio en su rostro tranquilo.

Las caras de todos cambiaron cuando escucharon sus palabras.

Los pitones de Lulin eran un gran tabú entre los cultivadores. Nadie querría encontrarse con uno, porque si se envenenaban, había muy pocas posibilidades de que pudieran sobrevivir.

Pero, ¿el Maestro Huan dijo justo ahora que Baili Hongzhuang realmente eliminó el veneno?

¿Qué idea era esa?

Gu Cangyun, naturalmente, sabía de la dificultad de disipar el veneno del pitón Lulin. Incluso él estaba indefenso delante de el.

Baili Hongzhuang, esta niña, ¿realmente podría curar el veneno?

—Viejo Huan, estás exagerando, ¿verdad? —Gu Cangyun preguntó escépticamente.

Si otras personas lo dijeran, entonces definitivamente no les creería. Pero como Huan Chuyou lo dijo, tenía que creerlo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.