Gato K – Capítulo 02.1

Traducido por Anissina

Editado por Ayanami


Mi nombre es K, y soy un gato.

¿Mi nombre real es sólo una letra? No. En realidad, mi nombre está separado. Pero espero que no te lo preguntes. Sólo K, es suficiente.

Como dije antes, soy un gato.

Tengo abundante pelaje negro desde el final de mis orejas hasta el final de mi cola. A diferencia de otros gatos híbridos, mi pelaje no tiene ningún color mezclado. El color negro puro de mi pelaje demuestra mi nobleza desde mi nacimiento.

Mi superioridad no se limita al color del pelaje.

Mis afiladas orejas, las cuales poseen una simetría perfecta entre la izquierda y la derecha, así como la cola que se mueve en una elegante curva, son realmente perfectas. Lo mismo ocurre con mis suaves y gruesas patas que me permiten aterrizar en silencio desde cualquier lugar elevado.

¿Y qué hay de mis suaves bigotes curvados que surgen desde la parte superior de la nariz? ¡Todo es la excelencia para satisfacer tanto los aspectos funcionales como los estéticos! Por supuesto, también son indispensables unos ojos redondos y grandes, además de unas hermosas y fuertes garras.

Soy un gato en una ciudad fría con un alma solitaria, perfecta de aquí y de allá. Pero sólo seré cálido con mi mujer.

(Risas)

En este momento, estoy aquí abajo, mirando a las criaturas que están haciendo un escándalo. Son humanos que trabajan en el palacio imperial donde vivo. También tienen sus propios nombres, pero por comodidad, los divido en dos tipos y los llamo criadas y sirvientes. Por supuesto, dependiendo de cómo se mire, hay veces en que se dividen en doncellas bonitas y feas, pero dejémoslo por ahora. También existe la división entre las doncellas de pecho grande y las de pecho plano, pero pasemos de eso por ahora.

De todos modos, ahora mismo me están mirando desde debajo del árbol y haciendo un escándalo, pisando fuerte y sudando. No se ven bien. Pero no puedo quitarles los ojos de encima porque me gritan desesperadamente.

—¡Mariposa! ¡Buen gatito!

 —Ven aquí, por favor. ¡Mariposa!

Me llamo K.

—Date prisa y baja. ¡Mariposa!

Me llamo K.

—¡Mariposa!

Mi nombre es K.

—¡Mariposa! ¡Baja!

Mi nombre es K… ah dejémoslo así

Enseñarle mi verdadero nombre a los humanos ignorantes es una tarea muy difícil. En primer lugar ¿pueden entenderme? No necesariamente eran los únicos culpables. Pero eso no significa que nunca vaya a cambiar mi nombre de “Mariposa”. Porque mi nombre es K.

Ignoré a los humanos que me llaman con palabras raras y giré la cabeza. La vista desde arriba de lo alto del árbol es digna de contemplarse. El hermoso jardín extendido y el magnífico palacio imperial situado entre ellos son bastante llamativos. Este precioso y magnífico palacio es…

Es la casa en la que vivo.

Mirando de nuevo hacia abajo, los humanos traen largas escaleras. Incluso si echas un vistazo, la altura es muy corta para llegar a donde estoy. Sin embargo, los humanos que están demasiado ansiosos, parecían querer hacer algo al respecto. Eran tontos que necesitaban probar para saber si era aceite u orina. Solté una fría y amarga sonrisa ante los patéticos intentos de los humanos y miré hacia arriba para apreciar la puesta de sol.

Ya habían pasado horas desde que subí a este árbol.

Mientras caminaba por el jardín encontré un árbol que me gustó y me subí. El árbol era tan alto que incluso después de trepar un rato, la escalada no tenía fin, así que no llegué a la cima. Después de subir hasta donde estoy sentado ahora, podían ver mi superioridad de nuevo.

—¡Lord Richt!

De repente, los de abajo se quedaron en silencio. Entrecerré los ojos al ver que las doncellas se acercaban a una persona. Ahora mismo… Las sirvientas y los sirvientes que se inclinaban hacia atrás y me miraban, estaban reunidos alrededor de una sola persona. Parecían como si hubieran encontrado a su salvador.

—¿Qué sucede?

El caballero que tiene a todos los humanos reunidos a su alrededor, me resulta familiar. Por supuesto, es Simon Richt el caballero que persigue al príncipe heredero.  Como es Richt, escucha las quejas de las criadas y los sirvientes, inclina la cabeza y me mira. Me senté en una posición elegante y lo miré. Es muy divertido ver cómo la expresión de Simon se distorsiona débilmente.

—Es tan alto que no podemos bajarlo nosotros.

Una criada apela con una voz cansada. Mirando los ojos de Simon, parece estar de acuerdo, duda por un momento y me grita.

—¡Baja aquí!

Qué curioso. Resoplé mientras permanecía sentado con la nariz moqueando, la criada que está a su lado le susurra.

—Tienes que gritar su nombre también.

El susurro distorsionó aún más la cara de Simon. Lo miré, estrechando la boca. La razón por la que entrecerré los ojos es porque se trataba de una situación interesante y agradable.

No. Simon, el caballero, tiene buena vista, así que puede ver mi cara claramente incluso ahora, y sólo puede verme entrecerrando los ojos y sonriendo.

Esto se debe a que, si lo miras de cerca, la comisura de mi boca se levanta. Simon, que tiene un gran y musculoso cuerpo, no se enfada fácilmente porque es un caballero. Pero cuando se enfurece sus labios se contraen. Si digo que eso es muy lindo, seré un pervertido, pero en realidad es un poco así.

—Yo…

Simon, que estaba gritando sólo una letra, finalmente cerró la boca con firmeza. Vi claramente, como el lóbulo de la oreja de Simon se volvía rojo. Ese hombre grande rodeado de criadas dijo: —Mariposa, tienes que venir aquí—. No es fácil verlo hablar así.

Simon tartamudea una y otra vez, diciendo: “Yo, yo, yo”, y finalmente gritó.

—¡Baja ya!

Se me van a caer las orejas. Estúpido.

Miré a Simon con ojos asesinos. Desde allí, pude ver a mi dueño, el príncipe heredero, acercándose. Creo que había oído el grito de Simon.

—Su Alteza

Simon y las doncellas se agacharon apresuradamente. Me sentí halagado, aunque no lo hicieron por mi. Si un príncipe cría un gato, serás un príncipe gato; si un conde cría un gato, serás un conde gato; si un mendigo cría un gato y si vives en la calle te tratan como a un gato callejero. No hay que dejarse llevar por los rangos que los humanos han elegido, pero en este momento soy el príncipe gato.

El príncipe heredero, que se había acercado, me miró. Al ver los ojos dorados del príncipe heredero, agité mi cola una o dos veces por cortesía. Pienso en él como mi dueño…

No, pero de todos modos, es correcto ser cortés al estar en esta situación. Espero que no malinterprete mis modales como lealtad.

Mientras estaba sentado con elegancia miré hacia abajo, y el príncipe heredero me tendió la mano.

¿Qué? ¿Qué quieres que haga? ¿Bajar?

Cuando incliné la cabeza, el príncipe me hizo una seña con la mano extendida. Creo que quiere decir que baje. Esperemos y veamos. Al ver que no hacía nada, él separó sus labios ligeramente.

—Baja.

Reflexioné un momento. Por supuesto, mientras tanto, no me perturbó su actitud elegante y confiada. El príncipe heredero seguía dirigiéndose hacia mí. Extendió su mano. Está dispuesto a esperar hasta que baje. Creo que sería mejor bajar en base a su sinceridad. Solo por esta vez. ¿No debería proteger su cara hasta cierto punto porque es la persona que cuida de mí?

Apenas me decidí, abrí la boca.

—Nyaaaaaa

Pude ver como las expresiones faciales de los humanos cambiaban un poco ante mi llanto triste. Maullé una vez más para darles confianza.

—Nyaaaaaaaa

Mierda. No puedo bajar porque está muy alto aquí. Bájenme (╥﹏╥)

—Aparte de estar asustado, creo que está bien.

No me asustó. No me asustó en absoluto. No estaba asustado en absoluto.

Un sirviente desconocido me pasó al Príncipe Heredero. Tardaron mucho para ver a un caballero bajarme con una mirada orgullosa. Fue repugnante ver cómo se comportó de forma heroica después de que se necesitaron más de dos horas para conseguirlo, pero no creo que esté fingiendo, así que decidí dejarlo en paz, porque soy un gato genial. También es natural no dar las gracias, porque soy un gato valioso.

El príncipe heredero me sostuvo en sus brazos y me dió unas palmaditas en la cabeza. Después de ser abrazado por alguien familiar, me relajé y comencé a sentirme cansado. Mientras bostezaba, el pecho del príncipe heredero retumbó con suavidad. Debe haberse reído para sí mismo. Levanté la vista y vi el rostro del príncipe heredero, su rostro solía ser inexpresivo. Pero lo sé. Definitivamente había sonreído en silencio por dentro hace un rato.

 —Nyaang

Oye. Te has reído.

Al preguntarle con las patas delanteras sobre su pecho, los ojos dorados del príncipe se cerraron ligeramente. En momentos como este, creo que este tipo realmente me entiende.

—Prepara agua caliente

El príncipe heredero le ordenó a otro sirviente. Uno de los sirvientes corrió a prepararlo. Esperaba un baño caliente mientras observaba la espalda del sirviente alejándose.

♦ ♦ ♦

Han pasado tres días desde que entré en este palacio siguiendo al príncipe heredero. Es poco tiempo, pero también es mucho tiempo para comprender a grandes rasgos al príncipe heredero.

El príncipe heredero tiene el nombre de Calix. Era peor que mi nombre, K, pero creo que es un nombre decente. Otros los humanos le llaman Su Alteza el Príncipe Heredero o sólo Su Alteza, pero yo le llamo Sugar Prince, abreviación de Sugar Daddy Prince. Por supuesto, hay pocas posibilidades de que entendiera cómo le llamo.

El príncipe heredero, mi dueño, es un tipo muy bueno.

Aunque es un hombre adulto que habla muy poco y su rostro es siempre inexpresivo, en realidad tiene un corazón suave y un buen carácter. Se podría decir que sólo me sirve con sinceridad.

No sólo era bueno por dentro. Tenía un aspecto bastante atractivo. No podía calibrar con precisión su altura porque soy un gato, pero estoy seguro de que es más alto que la altura media de un hombre adulto de aquí.

Lo que más me gusta es el color de sus ojos. Al igual que su rubio cabello, tiene ojos de un hermoso tono dorado. A pesar de que es un tipo inexpresivo, si miras sus ojos podrías ver lo que estaba sintiendo.

El príncipe, que estaba caminando mientras me abrazaba, se detuvo de repente y me miró fijamente. Después de observarme un momento me acarició el cuello con un dedo.

—Perdiste tu collar otra vez.

Nada más entrar en el palacio imperial, me puso un collar en el cuello. Al principio, me lo quité a escondidas porque estaba nervioso, pero ¿qué había de malo en eso? Cuando me lo quité, había una joya brillante en él. El tamaño de la joya era tan grande como el tamaño de mis patas delanteras, por lo que debía ser extremadamente caro. Enterré la joya en lo más profundo del jardín del palacio. Ya que ahora soy un gato, sólo necesito comer bien, pero necesito dinero para cuando vuelva a ser humano.

Cuando escondí el collar y me hice el inocente, me regaló otro collar. Enterré ese collar con emoción y me volvieron a regalar otro.

Ya había cinco gemas guardadas en la tierra. Una vez que tuve algo guardado, me sentí tranquilo, pero creo que lo había hecho demasiado a menudo. El príncipe debía sospechar de mí.

Sus ojos dorados me observaron mientras me lamía las patas delanteras con la lengua.

Mierda. ¿De verdad me han pillado?

El príncipe, que seguía mirándome, quitó la mano de mi nuca y empezó a caminar de nuevo. Suspiré. Es un verdadero alivio.

Si me echaran del palacio imperial mientras intentaba quedarme unas joyas sin motivo, mi estatus caería de inmediato a un gato callejero.

A partir de ahora, debería hacer esto sólo una vez a la semana en lugar de una vez al día.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.