Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 5 (1): Investigación, informante y pista

 Traducido por Zacc

Editado por Sakuya


Al igual que en su mundo anterior, las noches a mitad del verano eran sofocantes. Pero siendo un príncipe, la habitación de Herscherik estaba fresca, ya que contaba con aire acondicionado mágico. En realidad, la temperatura de su estudio era tan baja que resultaba un problema. Sin embargo, en cuanto lo apagaba, todo el calor volvía a acumularse rápidamente. Quería abrir la ventana para poder ajustar la temperatura, pero su mayordomo lo había regañado incesantemente por eso antes. Así que al final, decidió de mala gana ponerse un abrigo, suspirando ante la montaña de documentos apilados en su escritorio.

Creí que este era un buen lugar para concentrarme, pero…

Aunque solo han pasado dos años, la cantidad de documentos sobre ese incidente era sorprendentemente baja. Además, incluso al revisar los reportes escritos por la Oficina de Patrullaje, no parecía haber nada sobre la droga que estaban investigando.

Esto prueba que personas de alto rango están involucradas…

En otras palabras, hay una posibilidad de que alguien en el castillo, con suficiente poder para cubrir este incidente, estuviera involucrado. Herscherik suspiró una vez más antes de voltear a ver a Orán. El caballero también estaba absorto en los documentos frente a él. Herscherik continuó observándolo mientras buscaba su reloj de bolsillo. Verificó la hora y vio que ya eran las ocho.

—Orán, ¿no irás a casa esta noche?

El horario de trabajo de Orán era durante el día, por lo que solía irse a las seis, de ahí la pregunta.

Sabía que no tenían mucho tiempo, pero tampoco debían presionarse demasiado.  Si continuaban así, su eficacia disminuiría. Además, no quería obligarlo a trabajar horas extras.

Orán no apartó su mirada de los papeles mientras trataba de tranquilizar a su maestro.

—Sí, solo un poco más… Sabes que, me quedaré aquí esta noche.

Tenía una habitación preparada en el castillo desde que se convirtió en caballero personal, y si debía levantarse temprano al día siguiente, sería problemático tener que regresar a casa.

Aunque, probablemente volveré para cambiarme de ropa.

Orán abrió otro documento. Era el registro sobre otro incidente alrededor de esa época. Después de leer muchos reportes de este tipo, lo escaneó rápidamente en busca de detalles cuestionables. De repente, sintió algo extraño sobre el documento.

—Mm… extraño. —Susurro Orán—. A pesar de que hubo un medicamento involucrado en este caso, no hay ni una sola descripción del mismo.

—¿Eh?

—Todos los documentos fueron escritos de una forma que implica que el incidente no tuvo nada que ver con la droga.

Los ojos de Herscherik se abrieron de par en par.

—Por ejemplo, esto.

Lo que Orán le entregó fue un documento de hace aproximadamente dos años cuando la droga estaba en circulación. Describía el asalto violento de un Barón contra un hombre en el barrio rojo y su eventual suicidio.

—Dice que el hombre perdió la cordura y se volvió agresivo, pero la causa no fue investigada. ¿No te parece extraño?

Se suponía que el trabajo principal de la patrulla era investigar las causas. Pero hubo varios casos que se detuvieron solo en los hechos, sin profundizar en las razones. Además, todas estas investigaciones incompletas fueron marcadas como “procesadas”.

—Esto es interesante. Necesitamos investigarlo.

Si no podemos confiar en los reportes, solo tenemos que preguntarles a las víctimas directamente.

Incluso si los documentos pueden ser falsificados, las personas no. Podrían mentir, pero no debería ser tan difícil identificar si algo está mal.

—Mañana saldré a preguntarle a los afectados de estos incidentes.

—Eh, ¿el príncipe lo hará?

Orán estaba sorprendido por la propuesta de Herscherik. En respuesta, Herscherik mostró una mirada confundida.

—Eh, ¿no puedo?

Pero, quiero investigar…

Fue lo mismo cuando vio los procedimientos policiales en su vida anterior. Uno de los personajes que Ryouko admiraba dijo una vez: “Para poder resolver este caso, necesito hacer un poco de trabajo de campo”. Por supuesto, esto era solo una línea en un guion.

—Pero, es en el barrio rojo, ya sabes…

—Barrio… Ah, cierto.

Herscherik finalmente comprendió sus palabras. No sucedía nada en el barrio rojo durante el día. Por lo tanto, lo que intentaba decir era que el momento para investigar sería en la noche, cuando los negocios estaban abiertos. Como era de esperar, no podía dejar que el príncipe, y mucho menos un niño de cinco años, saliera a esa hora y a ese tipo de lugar.

Herscherik asintió con calma, pero Orán por el contrario se encontraba aturdido. Si bien, internamente ya era un adulto de treinta y cuatro años y no se desconcertaría como un niño de cinco por la existencia de un barrio rojo, todavía había una desconexión visual para los demás.

De pronto, alguien llamó a la puerta de esta habitación llena de incomodidad.

—Disculpe, Maestro Hersche. Su Majestad ha llegado.

—Eh, ¿padre vino?

Herscherik notó que Kuro hablaba formalmente y se puso de pie rápidamente. Mientras acomodaba su atuendo, empujó los documentos y corrió hacia la sala de estar.

Ha pasado un tiempo desde que vi a Padre.

Antes, él solía quedarse en la habitación de su difunta madre, en el palacio interior, así que su padre pasaba a menudo después del trabajo. Sin embargo, desde que se mudó al palacio exterior, sus agendas nunca coincidían, por lo que cada vez se veían menos.

Era raro que lo visitara tan tarde… No obstante, todavía era un poco temprano para que el trabajo de su padre terminara. Podía ser que el Rey deliberadamente término antes para poder encontrarse con él. Pensando en eso, Herscherik simplemente necesitaba apresurarse.

Mientras tanto, Orán permaneció en el estudio, perplejo ante la diferencia entre la reacción de Herscherik y la calmada expresión con la que hablaba sobre el barrio rojo.

Realmente no lo entiendo…

¿Acaso los niños de la edad del príncipe eran así? O, tal vez, ¿Herscherik era una anomalía? Incluso se preguntó si debería ver esto como el estándar, por si acaso, ya que su hermana menor tenía casi la misma edad.

—¡Oranju, ven aquí!

El ser llamado desde la sala de estar hizo que volviera a la realidad. Ordenó sus pensamientos y se dio cuenta de que se encontraría con el padre de Herscherik, el Rey. Esta sería la primera vez que tenía una audiencia con él.

Revisó su atuendo deprisa. Llevaba su ropa habitual, una vestimenta casual.

Debí escuchar al perro negro y usar algo mejor…

Kuro siempre se quejaba sobre la vestimenta de Orán. Diciendo: “Aunque seas un caballero delincuente, sigues siendo el caballero personal del príncipe. Así que usa algo más apropiado”.

Pero, ¿ese era un atuendo adecuado?

Recordó la ropa que llevaba el primer día y sacudió la cabeza. Quería librarse de ese atuendo.

Bueno, mi jefe dijo que estaba bien.

Orán se convenció a sí mismo y dejó el estudio.

—Entonces tú eres quien se convirtió en el caballero personal de Hersche, joven Octavian, hijo del General Ordis.

Orán miró boquiabierto al hombre que habló. Los mechones de cabello rubio platino lucían como rayos de luna de la más alta calidad. Sus ojos eran como los del príncipe, del color de las plumas de un martín pescador, y daban un sentimiento cálido. A pesar de estar llegando a los cuarentas, su belleza lo hacía lucir como si no hubiera cumplido los treinta todavía.

Tal hombre, se paró frente a él y llamó su nombre, provocando que se congelara.

Wow, sé que el príncipe Marcus también es una belleza, pero…

La manzana no cae muy lejos del árbol, pero ese árbol estaba en otro nivel por si mismo. Orán no pensaba bien de la familia real. Pero, su odio hacia ellos fue hecho a un lado cuando se encontró con la hermosa y gentil sonrisa del Rey.

En comparación, la apariencia del príncipe es bastante normal…

Comparado con el Rey, el príncipe se funde con el ambiente. Por supuesto, eso no quiere decir que el príncipe no es hermoso, pero estaba aliviado de que pareciera relativamente sencillo en comparación con el Rey.

—Oranju, padre está prohibido.

Herscherik le lanzó una mirada rápida. Por un segundo, Orán no pudo comprender sus palabras, pero luego se dio cuenta de que Herscherik estaba pensando en su intercambio con el primer príncipe, y nuevamente se sintió agotado.

Qué piensa de mí este chico…

Orán se preocupó un poco. Por supuesto, el príncipe no tenía una mala intención al decir eso. Simplemente, su conocimiento era demasiado amplio debido a los recuerdos de su mundo anterior.

—¿Qué quieres decir, Hersche?

—Nada~ Padre, ¿te gustaría un poco más de té? Schwartz, tenemos algunos bocadillos nocturnos, ¿verdad?

Soleil asintió con la cabeza, sonriendo cuando Herscherik se volvió hacia su mayordomo.

—Sí, los traeré en un momento.

—¡Te ayudaré!

Herscherik siguió a Kuro mientras salía de la habitación. Incluso si no lo acompañara en realidad no habría diferencia, pero Kuro no dijo nada y se fue junto a su maestro. Ambos se alejaron de la habitación que pronto se llenó de un silencio incómodo.

Quién rompió ese silencio fue el Rey.

—Hersche no está siendo demasiado irrazonable ¿cierto?

—No, señor…

La sala quedó en silencio de nuevo.

In-Incómodo…

Estaba conversando con el Rey del país. Sin embargo, ya que pertenecía a un linaje de caballeros, había pulido sus habilidades militares más que cualquier tipo de habilidad social.

—Hersche es… —Continuó el rey. —Ese chico es diferente.

Una declaración difícil de responder. Orán permaneció en silencio, puesto que cualquier comentario que hiciera podría ser visto como un insulto hacia la realeza.

Sintiendo esto, el Rey dejó escapar una risa forzada.

—Hersche es diferente a un niño normal. Pero, no es porque sea un príncipe; sino porque él es Hersche.

Por un momento, Orán sacudió la cabeza sin entender sus palabras. Pero el Rey continuó.

—En cierto sentido, la peor desgracia de ese niño podría ser el haber nacido dentro de la familia real.

Con estas palabras, Orán finalmente comprendió a qué se refería con su declaración anterior. Ciertamente, incluso si hubiera nacido como un noble, un caballero o incluso un simple plebeyo, Herscherik siempre sería el mismo. Era el tipo de persona que actuaría por el bien de otros.

Tengo el deber de proteger a los ciudadanos.

Esas palabras no habían sido dichas como una formalidad. Siendo un príncipe, la cantidad de personas a quienes debía proteger aumentó, al igual que la presión que enfrentaba. Sin embargo, él aceptó todo eso de forma natural.

—Estoy orgulloso y encantado de llamar a Hersche mi hijo… pero… te pido que protejas a mi niño.

Este hombre no se lo estaba pidiendo como el rey de toda una nación, sino como un padre amoroso.

Volvió a haber un silencio entre los dos, pero ya no era tan incómodo como antes. Mientras Orán pensaba en cómo debería responder a esta solicitud, el príncipe y el mayordomo regresaron con el té, terminando así su conversación.

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 5 (1): Investigación, informante y pista

Responder a Gaudy, C.R Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *