Hogar Zerg – Capítulo 15: En la mañana.

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Al ver el estado relajado de Xi Ran, Huan Xiu pensó el extraño comportamiento de la tarde. No creía que Xi Ran solo estaba molesto porque no habían estado haciendo ejercicio en la cama durante unos días.

Detuvo a Xi Ran, que iba al baño para ayudarlo a llenar la bañera, y él mismo se dio una ducha rápida. Cuando regresó, vio a Xi Ran todavía sentado en la cama, mirando un libro en su mano, y el marcador que Huan Xiu compró por la tarde estaba cuidadosamente intercalado entre las páginas. Sin embargo, parecía que Xi Ran estaba un poco cansado. No estaba leyendo el libro y no había movido los ojos durante mucho tiempo. Obviamente tenía sueño, pero insistía en esperar a que Huan Xiu volviera para irse a dormir.

—Duerme primero si tienes sueño. —Aunque Huan Xiu también quería preguntarle por su estado de ánimo, viendo que tenía tanto sueño, decidió hablar de ello al día siguiente.

—Estoy bien. ¿Puedo ayudarte con tu cabello? —Xi Ran pareció sobresaltarse por la voz de Huan Xiu, se calmó, lo miró y le indicó que se acercara.

Huan Xiu extendió la mano y tomó el libro de la mano de Xi Ran, lo cerró y lo puso en la mesita de noche.

—Se va a secar de inmediato. No te preocupes por eso. Ve a dormir.

—Bien.

Al pasar unos días de dormir juntos, Xi Ran no estaba tan asustado como al principio, y gradualmente se acostumbró a compartir habitación con este otro Zerg. Después de que Huan Xiu se acostara, vio a Xi Ran volviéndose a su lado. Todavía lo miraba desde la distancia.

—Ven aquí. —Huan Xiu estaba activo.

Xi Ran se acercó un poco más.

—No quiero apretarte.

—De ninguna manera.

Xi Ran se acercó un poco más. El dorso de su mano en la colcha tocó accidentalmente la piel de Huan Xiu e inmediatamente la retiró.

—Umm…

Huan Xiu extendió su mano hacia el cuerpo de Xi Ran, tocando su piel, era muy cálido y suave. No creía que fuera demasiado amable después de esa pasión.

—Maestro, sus manos están un poco frías. ¿Quiere que encienda la calefacción?

—Mn, tengo un poco de frío. Solo ayúdame a calentarlas. —Esta fue la razón por la que Huan Xiu le dijo que se acercara.

—Está bien. —Cuando Xi Ran escuchó lo que dijo, inmediatamente mostró una mirada preocupada y se ofreció a tomar su mano.

—Una cosa más.

—¿Qué?

—No me llames de ‘usted’.

Xi Ran apretó los labios.

—No me gusta. —insistió Huan Xiu.

Habiendo dicho esto, Xi Ran no pudo refutarlo. Se quedó en silencio por un momento y estuvo de acuerdo.

—Entonces yo… lo intentaré.

Hu Xu se relajó y cerró los ojos para indicar que estaba listo para dormir.

—Buenas noches.

Huan Xiu escuchó una voz muy baja que decía buenas noches. La voz de Xi Ran era casi inaudible. Parecía estar preocupado de que fuera abrupto. Huan Xiu abrió los ojos y vio la poca confianza en sí mismo de Xi Ran. Se rió y dijo: —Buenas noches.

Pasaron una buena noche. Huan Xiu no se dio cuenta de que sus manos y pies estaban tan fríos hasta compararlos con Xi Ran. Afortunadamente, Xi Ran no olvidó la tarea de calentarle las manos, incluso dormido. Cuando se despertó al amanecer, sintió que su palma todavía estaba envuelta, lo cual era extremadamente cálido. Y él mismo, inconscientemente se acercó a Xi Ran en su sueño profundo y abrazó a su cálido compañero.

Tan pronto como Huan Xiu abrió los ojos, Xi Ran se despertó. Era extremadamente sensible a una mirada. Después de unos segundos, se dio cuenta de que estaba en los brazos de Huan Xiu, abrazado con fuerza.

—Maestro, ¿ha estado despierto durante mucho tiempo…?

—No ‘usted’. —Huan Xiu acaba de despertarse y su voz todavía estaba un poco ronca, y señaló el camino correcto con voz suave.

—¿Has estado despierto durante mucho tiempo, Maestro? —Xi Ran se obligó a sí mismo a cambiar su uso del ‘usted’ y finalmente volvió a llamarlo “maestro”. Huan Xiu pudo ver que estaba un poco incómodo, pero realmente trató de hacerlo.

—Acabo de despertarme. Solo abrí mis ojos. Eres demasiado tacaño para no dormir un segundo más. —Bromeó Huan Xiu.

—No lo hice. —suplicó rápidamente Xi Ran—. Puedo cerrar los ojos de nuevo…

—Mn, bueno, no seas tan serio. —Las manos de Huan Xiu tocaron la espalda de Xi Ran.

—Tú… —Xi Ran dijo una palabra y luego se detuvo abruptamente—. Te levantaste temprano. Hoy es fin de semana. Olvidé poner el despertador. Voy a bajar a cocinar ahora.

Huan Xiu no soltó a Xi Ran.

—Salgamos a comer. No se moleste. Quiero comida para llevar.

—Tus manos no están frías. —Xi Ran lo pensó y dijo en retrospectiva.

—Mnn. Así que el funcionario meritorio debería tomarse un día libre.

Xi Ran no estaba acostumbrado a ser elogiado así y parecía un poco enredado.

—Vamos. Llevemos a Xiao Ye a comer bien. —Dijo eso y Xi Ran no pudo negarse.

—Es realmente bueno para el maestro aceptar a Xiao Ye. —Xi Ran vaciló, sin saber si mencionarlo o no, pero no pudo evitar decir—: Él… Él no es tuyo…

—No me gustan los niños. Pero Xiao Ye es inteligente y sensato, y está grabado en el mismo molde que tú. Él me gusta mucho. —Huan Xiu no quería que Xi Ran estuviera tan obsesionado con este asunto que lo hacía sentir inferior.

Xi Ran no parecía estar de acuerdo en ser tan querido. Abrió la boca y no dijo nada.

Huan Xiu no lo había pensado detenidamente antes. Aunque la “mujer Zerg” frente a él tenía un rostro masculino puro, podía dar a luz a niños físicamente en este mundo. Sin embargo, debido a la baja tasa de fertilidad en la sociedad zerg, todos los métodos anticonceptivos estaban completamente prohibidos y pocos zerg intentarían crear anticonceptivos científicamente. No existía una forma confiable de crear un bebé in vitro, y los anticonceptivos o las píldoras estaban controlados de manera muy estricta y debían tener condiciones difíciles para solicitarlos a los médicos.

Xiao Ye nació de Xi Ran. Huan Xiu se dio cuenta más tarde de que podría estar embarazado de su bebé algún día en el futuro.

Era un sentimiento maravilloso

—¿Te importa? —Los dedos de Huan Xiu alcanzaron la cintura de Xi Ran desde su espalda y se burlaron de él—. O… ¿Quieres darme un bebé?

El cuerpo de Xi Ran se puso rígido por un momento.

Huan Xiu ya no sabía si estaba bromeando o esperaba algo más.

—Lo dije casualmente…

—No, es solo que me temo que espere demasiado y se decepcione si no me embarazo de inmediato.

—Informal.

—Estarás decepcionado. —Xi Ran no sabía por qué era ese momento. Huan Xiu todavía tenía en mente corregirlo.

—No tengo prisa. No, no importa. ¿No tenemos a Xiao Ye?

Xi Ran se quedó en silencio.

Huan Xiu realmente no le prestó atención. Era asombroso que la otra persona pudiera tener un bebé. En su visión del mundo, la palabra “hombre” no tenía ninguna relación con “parto” o “nacimiento” .

Bee
fuera de la mujer, obvi.

—¿Y no estabas molesto por algo ayer? —Huan Xiu se sentó a medias, listo para levantarse lentamente, preguntando qué quería preguntar ayer y preparándose para lavarse; era como si el fin de semana estuviera transcurriendo en cámara lenta.

—¿Ayer?

—No me digas que estabas bien ayer. No te veías bien por la tarde, ¿verdad?

Huan Xiu, como se esperaba, era muy gentil. Su maestro era un Zerg que era tan sensible a las emociones de las personas que lo rodeaban, y hasta notará los más diminutos detalles. Sin embargo, no podía preguntar honestamente, “¿todavía te gusta esa mujer inferior?” O “si esa mujer inferior o una persona similar fuera amable contigo, ¿te casarías con ella como concubina de inmediato?”

No podía preguntar. Huan Xiu no lo había comentado, lo que significaba que no quería. Xi Ran pensó que no debió haber escuchado a esa persona por la tarde. Hubiera sido mucho más fácil controlarse.

Después de haber conocido a Huan Xiu, y pasar la corta semana que había vivido con él, Xi Ran había vivido la época más feliz de toda su vida. Sintió que la actitud gentil de Huan Xiu podría consentirlo de más, hacerlo egoísta. Al principio, solo quería cumplir con su deber y tener un lugar donde quedarse. Pero ahora al pensar en que Huan Xiu se casaría con otra concubina y dormiría en la misma posición que él… sintió un dolor punzante en su pecho.

Y hay otra cosa que había tenido miedo de decirle a Huan Xiu.

—No me he recuperado por completo, por lo que incluso si me pueden transferir de regreso al campo de entrenamiento, no puedo asumir demasiado trabajo. Estoy un poco ansioso. —Dijo Xi Ran.

—¿Es eso así? Hablando de esto, no he visto el lugar donde resultaste herido. ¿Estaba en las alas? —Huan Xiu dirigió su atención a esto—. ¿Me puedes mostrar?

Xi Ran asintió y le dijo a Huan Xiu: —Por favor, ten cuidado. —Luego se reclinó en la cama, extendiendo cuidadosamente sus alas desde el interior de su cuerpo.

Era un par de alas de color oscuro y contorno claro. No era tan suave y liso como las plumas o las alas de una mariposa, sino más bien como “huesos” cosidos uno junto a otro, afilados y duros. Había algunas leves grietas en la parte inferior del lado izquierdo. Huan Xiu no sabía la gravedad de la lesión, pero pensó que era como una “fractura” y que era difícil de reparar.

—Se ha curado mucho, y era mucho más feo cuando me trajeron de la línea del frente.

El ala de hueso podría usarse como arma de emergencia, por lo que era un poco afilada en la parte inferior y la parte superior era extremadamente afilada. Podría considerarse como un “arma letal”. Xi Ran no se atrevió a moverse y se acostó en silencio, recordándole repetidamente a Huan Xiu que no se cortara la mano.

Huan Xiu no era un niño, naturalmente no haría algo tan irresponsable. Pero siempre sintió curiosidad por la parte que no tenía, así que extendió la mano y la tocó. El hueso era tan duro como podía verse, o incluso más duro de lo que era. Se decía que las alas de hueso podían soportar incluso armas y cuchillos ordinarios. Xi Ran resultó herido debido a una explosión accidental. Si su cuerpo no estuviera protegido por sus alas de hueso, la herida sería más que eso.

Aunque había comprobado la información, se sintió mejor al verla con sus propios ojos. Xi Ran escuchó que quería verlo y, naturalmente, Xi Ran se lo demostró muy lentamente, doblando sus alas hacia atrás en el espacio entre sus omóplatos.

Los dedos de Huan Xiu frotaron esa posición y la brecha se cerró un poco. Si no lo tocaba con cuidado, no podría sentirlo. Pero no estaba ahí. De lo contrario, habría fricción al usar ropa. Debe ser muy incómodo.

Xi Ran se relajó deliberadamente, de modo que la brecha no se cerró un poco con tanta fuerza. Huan Xiu palpó con curiosidad, pero no sintió nada especial, pero inmediatamente descubrió que el cuerpo de Xi Ran temblaba mucho.

—No…

—¿Hmn? —Huan Xiu pensó que había resultado herido o algo así, por lo que se detuvo de inmediato.

—Duele. No…

Xi Ran casi nunca expresaba disgusto o rechazo a Huan Xiu. Sabía que Xi Ran podía soportar mucho, para decir que le dolía e implorar, el dolor debió ser insoportable.

—No tocaré más, tenía curiosidad y lo toqué en el borde. —Huan Xiu se inclinó y tocó suavemente a Xi Ran—. ¿Crees que te voy a hacer daño?

—¡No! —Xi Ran negó con la cabeza. Quizás había vuelto a sus sentidos. Descubrió que su reacción subconsciente era excesiva y entendió mal el significado de Huan Xiu. Su expresión se volvió un poco fea.

Huan Xiu se encogió de hombros con una pequeña sonrisa.

—Tu reacción es tan grande. ¿Alguna vez alguien te ha hecho daño así?

Xi Ran guardó silencio por un momento. Fue su reacción normal.

Con los ojos entrecerrados, Huan Xiu estaba enojado. No le importaba la experiencia pasada de Xi Ran, pero si el otro lado estaba muy lastimado, ciertamente cambiaría su forma de vengarse si tuviera la oportunidad.

—Lo siento.

—¿Por qué te estás disculpando? —Huan Xiu tiró impotente a Xi Ran que se veía muy decaído. Podía adivinar que, debido a su curiosidad e interrogatorio, Xi Ran se vio obligado a caer en el callejón sin salida de “mi cuerpo ha sido utilizado por otro hombre zerg, y no es digno de ti”.

—Hablamos demasiado en serio por la mañana. Salgamos a desayunar. Xiao Ye probablemente tenga hambre. —Huan Xiu sabía que las ideas culturales de Xi Ran no se podían cambiar de la noche a la mañana, por lo que tuvo que desviar la atención con fluidez.

Huan Ye era un gran neutralizador. Cuando se lavaron y se vistieron, salieron de la habitación y descubrieron que el sol estaba subiendo, pero Huan Ye no se despertaba. Echaron un vistazo a través de la puerta abierta y descubrieron que Huan Ye no pudo evitar leer el nuevo libro de una sola vez la noche anterior. Probablemente se durmió después de terminar de leer, ya que el libro estaba en la cama.

Huan Xiu sintió que era un poco divertido y le dijo a Xi Ran, bajando la voz.

—Una pequeña copia al carbón. No podía soportar dejar el libro.

Xi Ran rara vez lo refutó.

—Yo sí puedo controlarme.

Al menos, antes de acostarse por la noche, solo leía según el “plan para la hora de acostarse” de su maestro.

fuera de la mujer, obvi.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.