La consorte favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 124.1: Asistir a un banquete (3)

Traducido por Selena

Editado por Meli


Feng Cang extendió la mano y apartó el pelo de la frente de Murong Qi Qi. Sus dedos acariciaron el lunar rojo de cinabrio en su frente.

—Qing Qing, eres tan hermosa. Me temo que cada vez más gente venga a pelear conmigo por ti…

—Príncipe, ¡mi corazón solo te tiene a ti! 

Murong Qi Qi se puso de pie, tomó un tambor, lo golpeó, comenzó a bailar con su ritmo y cantó:

“Mi corazón solo te tiene a ti y no lo tiene a él. Tienes que creer que mis sentimientos son verdaderos. Mis ojos son para que mires. Mis cejas son para que las ensombrezcas. Nunca fue para él. Mi corazón solo te tiene a ti y no lo tiene a él. Tienes que creer que mis sentimientos son verdaderos. Solo tú eres mi sueño. Solo tú eres al que extraño. Mi corazón no lo tiene a él.

Desde que te envié a casa. Solo pude odiarme y culparme por no hacer que te quedaras y desenterrar mi corazón frente a ti, para dejarte ver claramente, si lo tengo en mi corazón.” 

Mientras cantaba, retorcía su cintura y de vez en cuando lanzaba una mirada coqueta a Feng Cang.

El rostro de la apasionada mujer era tan brillante como la luna. Sus ojos contenían una fuerte pasión y vitalidad. Se arrojó  a sus brazos mientras recitaba: “Solo tú eres mi sueño. Solo tú eres el que echo de menos. Mi corazón no lo tiene.” 

Su novedosa confesión, barrió con todas las preocupaciones de Feng Cang.

—¡Mi corazón también te tiene a ti, Qing Qing!

Que se joda Longze Jing Tian, que se joda Wanyan Hong. Mientras la persona en el corazón de Murong Qi Qi sea yo, ¡¿por qué debería preocuparme por esas cosas?! Ella es mi mujer. ¡Que se vayan todas esas malditas moscas! ¡Si no se van, mi espada los ahuyentará!

—Qing Qing… —Feng Cang tragó—. Si, quiero decir si… si mi identidad es Feng Cang y tú eres Feng Qi Qi, entonces, ¿cómo deberíamos continuar?

—Príncipe… —Se acurrucó—. ¡¿Por qué no vagamos por el horizonte después de vengarnos de padre y madre y nos convertimos en un par de pájaros felices y libres?!

Ella no quería que la identidad de Feng Cang fuera expuesta. Si por casualidad, los tres países se enteraran sería una dificultad y una matanza de nuevo. Era mejor retirarse al jianghu [1] y convertirse en una pareja ociosa.!

Sus palabras coincidían con los pensamientos de Feng Cang.

—Qing Qing… —La observó con angustia y después de un breve silencio preguntó—: ¿puedo dormir aquí esta noche…? La sensación de abrazarte mientras duermes es tan buena… Si te incomoda, volveré…

Se sintió tímido y desvió la mirada. Ella solo lo contempló y pensó que, si un hermano dormía en la habitación de una hermana, eso influiría en su reputación y concluyó que todavía no era el momento adecuado.

—O bien, espera a que salgamos de este lugar lleno de conflictos y entonces…

Feng Cang se levantó y se dirigió a la puerta, pero fue abrazado por Murong Qi Qi por detrás.

—¿No me ama Príncipe? —Su voz era fría con un toque de depresión.

—No, Qing Qing, no quería decir esto…

—He oído que cuando un hombre ama de verdad a una mujer, encuentra la manera de estar con ella día y noche y no la deja ni por un momento. También se devanaría los sesos para que su corazón le perteneciera y utilizaría diversas tácticas, actuaría con coquetería o tomaría la iniciativa… ¡La actuación del príncipe en este momento me entristeció mucho! ¿Será que no tengo mucho atractivo para el Príncipe? ¿Por eso el Príncipe se volvió frío tan fácilmente…?

Se giró hacia Murong Qi Qi y vio que sus ojos estaban cubiertos por una tenue capa de agua. Se dice que las lágrimas eran un arma fatal dada por el dios a las mujeres y ella las estaba utilizando contra él.

—Príncipe, ¿realmente me amas?

—¡Por supuesto, te quiero! —contestó dispuesto a convertirse en su prisionero.

—¡Entonces, si me amas, quédate!  —Se puso de puntillas y lo besó en los labios. Dejó sus brazos y estiró su cintura—. Tengo tanto sueño… Hoy han pasado demasiadas cosas. Voy a darme un baño y a dormir.

Con pasos tan ligeros como los de un gato, se alejó de la línea de visión de Feng Cang.

Cuando reapareció, llevaba pijama, en su cuerpo había una fragancia de flores. Feng Cang estaba tumbado en la cama con un libro en la mano que dejó en cuanto la miró.

—¡Tan cansada! —Se acostó y se acurrucó en los brazos de Feng Cang.

La noche anterior, ella descansó muy bien, sabía que estaba segura con él, así que, después de desearle “buenas noches”, se quedó profundamente dormida.

—¡Pequeña mocosa!

Su corazón se llenó de felicidad al observar a la pequeña e inocente mujer en sus brazos. Aunque había experimentado tantas dificultades; aunque no tenía un cuerpo sano, dios no fue malo con él y le dio un amor perfecto. ¿Podría considerarse una compensación?

El abrazo de Feng Cang era más cálido de lo que ella había imaginado. Le permitió entregarse más a él. No podría separarse y marcharse.


[1] Jianghu: mundo de las artes marciales.

Selena
Un momento de celos y romance… Feng Qi Qi muestra otra de sus habilidades…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.