La Princesa del Ataúd – Capítulo 1: La niña que lleva un ataúd (3)


Dejó su pluma y suspiró profundamente.

Ni siquiera treinta minutos después del trabajo de hoy, Konrad Steinmetz ya estaba cansado. Aún no se había librado de la fatiga de ayer, por lo que era natural.

En la entrada de su oficina había una cómoda y un perchero. Cuando volvió la mirada al espejo del tocador, vio su exhausto reflejo mirándolo: un hombre amargado de mediana edad con ojos de reproche. Tenía la sensación de que su línea del cabello por encima de la oreja había comenzado recientemente a caer; probablemente no pasaría mucho tiempo antes de que estuviera completamente calvo.

—Por cierto…

Su ayudante femenina, Karen Bombardier, le llamó desde el otro lado de los documentos oficiales que se habían amontonado sin piedad en su escritorio; Parecía que dejar su bolígrafo le había indicado que había decidido tomar un respiro. Continuó hablando con voz inexpresiva mientras con un dedo levantaba las gafas que cruzaban el centro de su tenso rostro.

—Concerniente al asunto antes mencionado…

— ¿Y cuál podría ser eso?

Konrad tenía cincuenta y ocho años. Aún podía jactarse de su fuerte memoria, pero esperar que recordara todos los “asuntos mencionados” que agregaron a su carga de trabajo todos los días, era pedir demasiado.

Konrad y Karen forman parte de una agencia de reconstrucción post-guerra conocida como “Kleeman”, y la cantidad de cuestiones que se acumulan sucesivamente hizo de la palabra increíblemente estresante.

Para bien o para mal, el final de las guerras había provocado cambios en el continente de los verbos. No había forma de evitar las diferencias en los valores de una época en que las guerras habían sido comunes y una era en la que no existía. La política, la economía y otros asuntos parecían haber cambiado.

En particular, los estadistas que habían defendido la guerra bajo el estandarte de la “justicia”, especialmente la nobleza, ahora tenían que echar un vistazo largo y difícil sobre cómo dirigir el reino a partir de ahora.

‘Estamos en una guerra en este momento. No seas egoísta.’

‘Si perdemos la guerra, lo perdemos todo. ¿Está realmente bien con todos ustedes?’

Ya no podían usar palabras como estas para redirigir la lanza de la insatisfacción de las masas hacia un enemigo.

Los problemas se acumulaban en todos los países.

Todos habían creído que toda su ansiedad e infelicidad terminarían con la guerra, cuando por fin llegó la paz, y fue esta creencia la que los llevó a todos a través de la crudeza de las guerras. Sin embargo, el período de conflicto había sido tan prolongado que cuando terminó, nadie sabía qué era lo que realmente implicaba la “paz”.

Entonces, la nobleza no tuvo más remedio que cambiar su forma de pensar.

Por supuesto, hubo nobles que se adaptaron a la nueva era sin ningún problema, pero muchos de ellos habían establecido su forma de usar tácticas coercitivas para gobernar a las personas, y recibieron un despertar grosero. Las expectativas de las masas se habían multiplicado en previsión de esta “paz” de la que no sabían nada, pero cuando finalmente llegó, estaban tan mal como lo habían sido, se convirtió en descontento.

El resultado de todo esto fue — que las rebeliones y los disturbios estaban apareciendo en todo el continente de Verbist.

Las espadas de los caballeros que habían empuñado para proteger a su país, ahora apuntaban en dirección a su propia gente.

Naturalmente, incluso la nobleza pensó que era una mala situación.

No era como si todas las regiones y distritos en Verbist tuvieran problemas. Ya sea por casualidad o por pura habilidad para gobernar, había algunas áreas que habían podido encontrar su propia definición de “paz” sin mucho problema. Mejor aún, algunos incluso fueron capaces de comenzar sus propias perspectivas económicas y, como resultado, obtuvieron un poco de riqueza.

Intentando imitar el éxito de esos pocos, los nobles comenzaron a intercambiar información. El gran grupo de hechiceros que habían sido despedidos al final de la guerra fueron empleados una vez más, y el consejo de usuarios de magia había renacido.

Durante esos varios cientos de años de guerra, la política y la economía se pusieron en suspenso, pero ahora volvieron a activarse a una velocidad increíble. Por supuesto, esta repentina avalancha de información fue confusa y desordenada. Para mantener el trastorno al mínimo, era necesario que alguien regulará juiciosamente esa información, por lo que todos los países se combinaron para crear una súper agencia internacional.

Esa fue la agencia de reconstrucción de la postguerra, Kleeman. Sus principales objetivos fueron investigar los métodos ideales para administrar los países y proporcionarles ayuda a todos ellos.

Incluso se podría decir que en algunos aspectos, el futuro entero de Verbist descansaba en sus manos.

Pero para una organización con tantos casos para manejar, tenía escasez de personal.

—La cuestión de lo que dejó el Rey Demonio.

—…Ah, eso.

Konrad hizo una mueca. Entre la montaña de varios problemas con los que tuvo que lidiar, este fue el más problemático.

—Mañana, Gillette Corps tiene programado ir a la ciudad de Del Solant para investigar. Los contacté anoche.

—Del Solant…

Konrad tomó un directorio de la nobleza en Verbist del borde de una estantería y comenzó a mover sus páginas.

El gobernante de Del Solant era…

—Ya veo. Uno de los hombres que subyugó al Rey Demonio.

—No estamos seguros si lo hizo o no. —dijo Karen. —Por el momento, he enviado una carta detallando una solicitud de cooperación, pero aún no hemos recibido nada.

—Bueno, eso es de esperar. —dijo Konrad, exhalando un suspiro. —Él y todos los demás están ocupados. Probablemente recibamos una respuesta diciendo que recibió tantos mensajes de ese tipo que no tiene tiempo para los nuestros.

— ¿Qué vas a hacer entonces?

—Dejaremos eso al grupo en el sitio. —dijo Konrad. —Tengo cosas como disturbios, enfermedades infecciosas, crisis monetarias y conflictos étnicos en mi plato. No tengo tiempo para estar dando vueltas sobre un tema que ‘podría’ convertirse en un problema cuando tengo tantas cosas en esta pila que ya son problemas.

Mientras decía esto, indicó la gran cantidad de documentos a su lado.

—Entendido. Bien entonces…

Karen también debió haberse cansado de observar el crecimiento de la torre de documentos, porque asintió con la cabeza y no presionó más.

Pero —

Como era de esperar del Rey Demonio.

Los pensamientos de Konrad giraron alrededor de su cabeza.

Incluso después de su muerte, todavía tenemos miedo de él…

Arthur Gaz — Emperador del imperio Gaz.

El “Rey Demonio.” El “Emperador Taboo.” El “Gran Sabio.” El “General Loco.” El “Genio Gobernante” — a través de la muerte del gran Emperador Gaz de tantos títulos, las guerras que se arrastraron por mucho tiempo habían llegado a su fin. Era como si el propio emperador hubiera sido la época de guerra.

Pero…

Espero que nos preocupemos por nada.

Mientras pensaba eso, tomó una vez más su pluma y reanudó su papeleo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *