La revolución mágica de la princesa reencarnada – Capítulo 4: Discusiones entre cuatro bandos sobre la hija del duque (1)

Traducido por Zico

Editado por Michi


Al día siguiente de la cancelación de su compromiso con Algard, Euphilia, después de pasar la noche en la villa real, fue arropada por un equipo de sirvientas del palacio real.

Ya se le había dicho que hoy se reuniría con el Rey, así como con su padre, el duque Grantz Magneta, que había llegado al palacio. Los sirvientes habían estado ocupados preparándola desde esta mañana, y ya era mediodía.

A pesar de que estaba vestida de manera que no la avergonzara frente a la realeza, Euphilia no pudo librarse de su mal humor. Lo único en lo que podía pensar era en su estricto padre.

Me pregunto si se preocupará por aparentar ser civilizado cuando me vea…

Aunque la propia Ana-Sofía había dicho que su padre la amaba, Euphilia no podía creérselo.

En lo que a ella respecta, él no la veía como una hija, sino como una futura reina, alguien que se convertiría en una figura destacada para la próxima generación del país. Por mucho que lo intentara, esa idea permanecía inexpugnable en su mente.

Si uno aspira a convertirse en Reina, debe ser capaz de acabar con los oponentes sin piedad ni vacilación. Uno no debe dejar de lado sus sentimientos, pero no debe ser encadenado por ellos. Uno debe ser justo por el bien del país, sincero por el bien del pueblo. Eso era lo que le esperaba en el futuro.

Sin poder utilizar esas enseñanzas y ese objetivo para sostenerse por más tiempo, Euphilia se sentía tan débil y vulnerable como cualquier chica de su edad en una situación como ésta. Sin tratar de ocultar su melancolía, miró por la ventana.

— ¡Atrapen a la Princesa de una vez! ¡No dejen que se escape, tras ella!

— Tiene su herramienta voladora con ella? Bien, rápido, ¡rodéenla y acorrálenla!

—¡Caballeros Reales, no escatimen esfuerzos! ¡Debemos proteger la paz mental de Su Majestad!

—¡SOMOS EL ESCUDO DE SU MAJESTAD!

Michi
Me imagino a una panda de tontos caballeros, con sus armaduras y espadas, persiguiendo a una loca en un objeto volador solo para que su regente no se quede calvo con tantas conmociones

—Bien dicho, ahora comienza el asalto ¡A la cargaaaaa!

— ¡¡¡ORAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

— ¡Sigan a los caballeros! ¡Como cuerpo de criadas personales de Su Alteza, no podemos quedarnos atrás! ¡Adelante, todos!

—¡JUNTOS!

Y vio una escena caótica con un pequeño ejército de caballeros y criadas corriendo.

Lo que es más, ella definitivamente escuchó a la Princesa mencionada más de una vez. Euphilia no pudo evitar preguntarse qué pasaba esta vez.

— ¡Ja, ja, ja! ¡Por aquí, caballeros! ¡Sigan el sonido de mis aplausos!

— ¡Prepárate, princesa Ana-Sofía!

—Su Alteza, se supone que debe reunirse con Su Majestad y Su Excelencia el Duque Magneta, ¡debe cambiarse de vestido inmediatamente!

— ¡Me niego! Me vestiré como quiera, muchas gracias.

—¡Esto no es una solicitud!

Mientras miraba, la princesa del país saltó entre el suelo y las paredes para evadir a sus perseguidores, como si fuera una especie de saltamontes humano. Y mientras saltaba de una manera extraña, la horda de caballeros y criadas corrían tras ella, creando el tipo de escena más extraña.

—¡Hahahaha! Bien entonces, mis queridos caballeros y criadas, ¡por favor discúlpenme!

—Esto es malo, ¿va a escalar las paredes?

— ¡Por favor, espere, Su Alteza!

— ¡Una princesa no espera a ningún hombre!

—En ese caso, la detendré por la fuerza.

— ¡¿Una cazadora de cabezas?!

Saltando desde lo alto de las murallas, Illya descendió como una parca hacia Ana-Sofía, que corría por el lado de la pared.

Cuando ambos se desplomaron en el suelo, una pluma de polvo explotó en el aire, eventualmente despejándose para revelar a Illya clavando a Ana-Sofía en el suelo.

—¡Ahora! ¡No se preocupen de que me quede atrapada en esto!

—Illya… ¡Tu sacrificio nunca será olvidado! Cuerpo de Criadas ¡Atrápenla!

— ¡Déjanoslo a nosotros…! ¡Prepárese, Princesa!

—Maldita seas… ¡Maldita seas!

Ana-Sofía luchó con todas sus fuerzas mientras las cuerdas se le echaban encima. Mientras tanto, Illya cerró los ojos y aceptó su destino como un daño colateral, ya que fue atada junto con Ana-Sofía y llevada en coche por un grupo de caballeros. Mientras las doncellas le pisaban los talones, el resto de los caballeros lanzaron un grito de victoria.

Después de ver la absurda escena en silencio, Euphilia suspiró.

—Lo siento, ¿pero podría tomar una taza de té?

Decidió que haría todo lo posible para no volver a verse.

♦♦♦

—Buenos días, princesa Ana-Sofía. Su vestido se ve maravilloso.

—Buenos días, Srta. Euphilia. Eso es lo que todas las criadas han estado diciendo desde esta mañana… Que me veo bien en ella, pero…

Euphilia estudió a la disfrazada Ana-Sofía. Era algo más baja que ella y combinado con su rostro joven, a cualquier extraño le costaría creer que Euphilia era la menor de las dos.

Tal como ella pensaba, su piel brillaba positivamente después de algunos cuidados, y ese pelo rubio platinado que significaba que la familia real se veía brillante y hermosa, tejido en una intrincada trenza. Ese vestido rosa claro con un dobladillo esponjoso era perfecto para el aspecto juvenil de Ana-Sofía también.

Si se quedaba completamente quieta, y Euphilia borraba de sus recuerdos lo que había visto el día anterior y esa mañana, casi podía pasar por una princesa normal y hermosa. Aunque considerando lo hermosa que era cuando se preparaba y limpiaba adecuadamente, Euphilia pensó para sí misma que no importaba lo que pasara, nunca sería capaz de olvidar que era una realeza.

Comparada con Ana-Sofía, Euphilia tenía un aspecto más femenino. En particular, su cintura era algo que hacía que los demás suspiraran de envidia. Aunque era bastante modesta en la zona del pecho, era de la talla perfecta para equilibrar el resto de su cuerpo alto y delgado.

El cabello de Euphilia era de un tono plateado claro, que casi podía ser confundido con el blanco. Bajo la luz, casi brillaba, era así de lustroso. Junto con su piel pálida y sus ojos rosados, aunque su fuerte voluntad a menudo dejaba una marcada impresión en la gente, nadie podía negar su buena apariencia. En pocas palabras, Euphilia era una belleza.

—Los vestidos son tan pesados…

—Por favor, tenga paciencia por ahora.

—Su Alteza, Srta. Euphilia, Su Majestad y Su Excelencia la esperan.

Con una reverencia, la criada llevó a Ana-Sofía y Euphilia a la habitación de al lado. En la habitación, sentado frente a Orfan, había un hombre cuyos rasgos recordaban a los de Euphilia.

Al igual que Euphilia, sus agudos ojos no dejaban lugar a dudas sobre la fuerza de su voluntad, y su fría expresión no traicionaba ninguna emoción. Un hombre cuyo ser entero se sentía como si hubiera sido afilado como una cuchilla, no era otro que el duque Grantz Magneta.

—Ha pasado algún tiempo desde la última vez que nos vimos, Lord Grantz.

—Princesa Ana-Sofía, es un placer verla de nuevo. Realmente has crecido para ser una belleza maravillosa.

—Crecido… Oh, mi Señor, realmente tiene una lengua encantadora. ¡Casi como la de una princesa!

— ¿Quién demonios se supone que es la princesa aquí, chica idiota? Sólo apúrate y toma asiento. Euphilia, si quieres, por favor.

—Sí… por favor, discúlpeme.

Mientras Ana-Sofía y su padre se sentaban uno al lado del otro, continuando con su estado de ánimo habitual desde donde había dejado el día anterior, el estado de ánimo entre Euphilia y Grantz contrastaba fuertemente, sintiéndose frío y mecánico. Tras un momento de vacilación, Euphilia se inclinó y se sentó junto a Grantz.

Después de que Ana-Sofía y Euphilia se acomodaran en sus asientos, Orfan tosió y los puso en marcha.

—Creo que todos sabemos por qué nos hemos reunido hoy aquí. En primer lugar, me gustaría confirmar algunos detalles sobre lo que ocurrió antes y durante la cancelación del compromiso de Algard. Euphilia, me doy cuenta de que esto debe ser difícil, pero ¿podría pedirte que hables sobre ello?

—Sí… Su Majestad.

Después de ser incitada por el rey, Euphilia comenzó a contar la historia. Mientras escuchaba a joven explicar lo que había sucedido, el rostro de Orfan comenzó a oscurecerse.

Por el contrario, la expresión de Grantz no cambió en absoluto. Simplemente escuchó impasible lo que su hija tenía que decir. Mientras que ocasionalmente hacía breves pausas para mojar su garganta seca con un sorbo de té, Euphilia finalmente terminó de contar toda la historia.

—Ahora veo… Así que, después de irrumpir en el salón del banquete accidentalmente, usted sacó a Euphilia de allí, ¿es eso correcto, princesa Ana-Sofía?

—Sí. Así es.

—Y, en consideración a lo que inevitablemente sucederá con su reputación, le has hecho una oferta a Euphilia para, ¿que investigue la magia bajo tu tutela?

—Sólo con su permiso, por supuesto.

Después de escuchar lo que Ana-Sofía también tenía que decir, Grantz se acarició la barbilla. Como siempre, su expresión era imperceptible, como si mirara fijamente una capa de hielo.

Orfan, mientras tanto, se arrastraba inquieto en su asiento, acariciando preventivamente su estómago. Los hombros de Euphilia habían empezado a temblar, sus manos agarrando sus rodillas.

Mientras tanto, la excéntrica princesa estaba a la altura de su apodo mientras se sentaba casualmente en esa atmósfera tensa, tomando un relajado sorbo de té.

—Hasta ahora, si no me equivoco, nunca antes ha involucrado directamente a nadie en su investigación mágica, ¿es eso cierto, Su Alteza? Entonces, ¿por qué ahora?

— ¿El que me guste la Srta. Euphilia no es suficiente razón?

—En realidad, me gustaría escuchar la verdadera razón.

—Bueno, las dos nos gustamos, ¿verdad? ¿No es eso suficiente?

Por primera vez en la reunión, Grantz sonrió. Pero, era una sonrisa como un depredador que tenía una presa en la mira. Ana-Sofía, mientras tanto, sonreía como un Gato de Cheshire.

—En pocas palabras, la Srta. Euphilia sabe lo que se siente el ser herido. Así que no creo que deba preocuparme de que me traicione.

— ¿Traicionando… a ti…?

—Lo que quiero decir es que la magia es peligrosa, Srta. Euphilia.

Mientras escuchaba las palabras que nunca esperó salir de la boca de Ana-Sofía, la princesa se volvió y sonrió tímidamente a Euphilia.

♦♦♦

La magia es peligrosa. O, al menos, eso es lo que pienso.

Por eso, incluso si presento mis trabajos de investigación e informes de vez en cuando, no dejo que nadie vea el funcionamiento interno de mi proceso de investigación, aparte de Illya.

Me he esforzado mucho para asegurarme de que todas las demás criadas se mantengan lejos de mi taller. Así que, aparte de mí, sólo hay un puñado de personas que entienden una parte del proceso de investigación y desarrollo detrás de la Magicología.

—Cuantas más investigaciones complete, más conveniente y útil será mi marca de magia. Hacer las cosas convenientes permite a las civilizaciones prosperar, y esa prosperidad eventualmente se convierte en algo que puede ser manejado. En otras palabras, correcto, se convierte en lo que se podría llamar poder.

—Poder…

—Sí. Por lo tanto, trato de mantener la mayor parte de mi investigación en secreto, y no dar más de este poder de lo necesario. Está bien usar estas cosas para mí, pero soy muy cuidadosa con lo que permito que se extienda al resto del mundo. Y, trato de asegurarme de que se involucre la menor cantidad de gente posible.

—¿Así que… fue porque preveías qué tipo de influencia podría tener la Magia que renunciaste a tu derecho al trono?

Euphilia no parecía entenderlo del todo, así que le expliqué lo que quería decir. Después de hacerlo, esta vez fue Lord Grantz quien hizo una pregunta tranquila.

—No, eso es más porque el derecho a suceder al trono era un dolor en el ¡auch!

Antes de que pudiera terminar mi frase, la mano de mi padre me golpeó en la cabeza. Eso fue peligroso, casi me muerdo la lengua. Al retorcerme por el dolor, me froté la parte superior de la cabeza.

Parte de la razón por la que renuncié a mi derecho a la herencia fue porque era una molestia. Porque, al final, mis valores habían cambiado irreversiblemente, y finalmente me convencí de que nunca volverían a ser lo que eran, incluso si me quedaba en esa posición.

—Todo lo que quería hacer era estudiar Magia. Eso, y no quería casarme con nadie.

— ¿Por qué?

—Porque entonces tendría que equilibrar el trabajo y los niños, ¿verdad? ¡Definitivamente no quiero tener hijos! Y además, no odio a los hombres, pero cuando se trata de una pareja tengo CERO interés en el sexo opuesto!

—Así que…, ¿realmente era verdad, después de todo?

Sí. Honestamente, no puedo verlo. No puedo imaginarme a mí misma haciendo cola para el trono ahora en absoluto. No es como si odiara completamente la idea, ¿vale? Es sólo que está tan abajo en mi lista de prioridades que bien podría no existir.

Si continuara proclamando mi derecho a suceder al trono y realmente lo lograra, si intentara seguir con mi investigación mágica, las cosas podrían ponerse feas muy rápidamente. No lo pensé profundamente en ese entonces, pero eso es algo que lentamente me di cuenta más tarde.

—Si sigo impugnando el derecho a heredar el trono, podría convertirse en un verdadero problema para el país.

— ¿Por qué dices eso?

—Srta. Euphilia, ¿qué cree que es valioso de mí? Es mi Magia. Pero, digamos que de alguna manera me convertí en Reina, ¡entonces tendría que hacer mi investigación mágica junto con todos mis deberes de líder! No tendría otra opción que elegir una u otra. Entonces, ¿le dejaría los asuntos de estado a mi marido? ¿No me convertiría eso en una marioneta jefe de estado? En otras palabras, para seguir dedicando mi tiempo a hacer de mi Magia un éxito, ¡tengo que renunciar al derecho de heredar el trono!

Si realmente me convirtiera en Reina, no podría evitar tratar con asuntos de estado. Por lo tanto, tendría que reducir el tiempo dedicado a la Magia. El problema es que, aparte de mi investigación en magia, no soy realmente buena en nada más. Además, no creo que se me pueda confiar una cartera tan grande como un tesoro nacional.

Si terminara convirtiéndome en reina, probablemente me frustraría tanto que me volaría la cabeza. Pero, si dejo todos mis deberes a quien sea que termine casándome, el cambio de poder llevaría a que surgieran facciones y dividieran el país.

—Después de eso, padre empezó a sugerir que me casara por razones políticas, pero pertenecer a algún hombre tampoco era bueno. Eso significaría que él tendría el poder de la Magia, ¿verdad? El poder de la Magia que se esgrime de esa manera podría terminar siendo muy peligroso. No quería verme envuelta en algo tan problemático de todas formas, y como dije antes, casarse con un hombre no es nada bueno en primer lugar.

—Tan dedicado…

Como si sintiera que se le acercaba un dolor de cabeza, Padre se tocó la frente. Bueno, por supuesto, ¡estoy decidida! ¡Como si dejara que algo se interpusiera en mi divertida segunda vida!

—¡Por eso me aparté para que Allie pudiera ser el próximo Rey! ¡Y me volví un poco loca para ayudar a sellar el trato!

—Oh, Ana, ¿realmente actuaste con tales sentimientos en mente?

—Bueno, en realidad no, sólo terminó de esa manera.

—¡Ya lo sabía!

Padre parece que está de duelo. Pero, bueno, todo está bien si termina bien, ¿verdad?

—Sin embargo, ese plan parece haber fracasado.

—Ughh…

Lord Grantz murmuró fríamente. Padre, mientras tanto, gemía como si estuviera sufriendo. Bueno, supongo que es cierto, ¿no? Con Allie actuando así, todo el castillo de naipes parece tambalearse.

También es probablemente cierto que, como era tan libre, se puso mucho más escrutinio sobre Allie. Tal vez. Lo siento por eso, realmente lo siento.

Bueno, incluso si me beneficié de la oportunidad de acercarme a la Srta. Euphilia, no es como si no tuviera un costo para la mayoría de las personas involucradas, así que no hay manera de que pueda decir eso en voz alta. Sobre todo porque la culpa de este incidente recae en nuestros hombros, los de la familia real.

—En resumen, princesa Ana-Sofía, ¿su plan es restaurar la reputación de Euphilia haciéndola participar en su investigaciones mágicas?

—Sí. Para ser franca, no creo que funcione si intento meterme en los asuntos de Allie. El no está de acuerdo conmigo últimamente. Así que, con eso en mente, pensé que sería mejor traerla a mi lado en su lugar.

—Ciertamente no es una mala idea. En el sentido de que sería de gran beneficio para la investigación mágica de la princesa Ana-Sofía, es decir… Sin embargo, ¿cómo beneficiaría a mi casa?

Con esas palabras, la presión que emanaba de Lord Grantz aumentó dramáticamente. Podía sentir a mi padre marchitándose ligeramente a mi lado.

Era definitivamente posible arreglar la reputación de la Srta. Euphilia, pero, ¿qué significaría todo esto para la forma en que la gente veía a su familia? Como dije antes, dejar entrar a alguien en mi investigación presentaba todo tipo de riesgos.

Si se tratara de una familia como la del duque Magneta, no me preocuparía de que abusaran del conocimiento. Pero, un nuevo problema surgiría en que la gente percibiría que tienen demasiado poder.

—Dudo que tenga que explicarle lo que quiero decir con eso, princesa Ana-Sofía, como usted misma lo ha dicho.

—Sí.

—Sin embargo, a pesar de eso, ¿aún quieres traer a Euphilia a tu lado?

—Sí. Porque deseo que sea feliz. Y que su potencial se desvanezca ahora sería una lástima. En todo caso, quiero ayudar a liberar su verdadero potencial.

Personalmente, no me gusta la idea de una monarquía. Alguien tiene que matar su propia individualidad y convertirse en una encarnación viva del Estado. Pero, mientras este país siga siendo un reino, no creo que pueda hacer nada al respecto. No es algo que sea capaz o esté dispuesto a cambiar.

Pero eso no significa que yo personalmente tenga que aceptarlo. Quiero vivir como me gusta. Desde el día en que recuperé mis recuerdos, me volví totalmente incapaz de sentarme en un trono.

No negaré que hay ciertas cosas que son más fáciles porque soy una princesa, y no tengo ninguna queja sobre las contribuciones al país. Pero, si tengo que dejar de ser yo, entonces no quiero convertirme en Reina.

Sin embargo, sabía que mi egoísmo significaba que alguien más tendría que sufrir en mi lugar. Y eso se veía claramente en lo que la Srta. Euphilia estaba pasando. Así que quiero hacer todo lo que pueda por ella.

—Ya veo… Euphilia.

—Sí, Padre…

— ¿Todavía deseas convertirte en Reina?

Cuando su padre se lo pidió, ella lo miró, pero no pudo reunir ninguna fuerza para respaldar su mirada. Le temblaban los hombros y se masticaba el labio mientras intentaba formar palabras.

Grantz, mientras tanto, simplemente miró a Euphilia. Los segundos parecieron horas, pero finalmente Euphilia abrió la boca para hablar, mientras las lágrimas se derramaban por sus mejillas.

— ¡Estoy tan… verdaderamente arrepentida…!

— ¿Por qué te disculpas…?

—¡Lo siento mucho… arrastré el nombre de nuestra familia… a través del barro… Haré todo lo que pueda para limpiarlo… pero… no puedo convertirme en una Reina… nunca más…!

Su voz estaba atormentada por sollozos intermitentes. Todo el cuerpo de Euphilia temblaba mientras ponía todo en sus palabras, tratando desesperadamente de secar las lágrimas que manchaban su vestido.

Los ojos de Grantz se entrecerraron ligeramente al escucharla, como si no estuviera satisfecho con su respuesta.

—Euphilia, te preguntaré una vez más. ¿Todavía quieres ser reina?

—No puedo convertirme en una…

—No estaba preguntando si podías o no podías. Estoy preguntando si quieres serlo.

—¡No puedo convertirme en una…! Lo siento. ¡Lo siento mucho…!

Sacudiendo la cabeza con fuerza, Euphilia repitió las mismas palabras. Los ojos de Grantz permanecieron entrecerrados mientras miraba a su hija.

—Ah, sí, eh… Lord Grantz, no creo que la esté corrigiendo del todo. Srta. Euphilia, tampoco está respondiendo como se supone que debe hacerlo.

—¿Eh…?

Ana-Sofía, que se rascaba torpemente el lado de la mejilla, se interpuso entre los dos.

— ¿Quién dijo que no podías ser uno, exactamente? Lord Grantz le pregunta qué le gustaría hacer, Srta. Euphilia. Pero, le está respondiendo como si alguien más hubiera tomado la decisión por usted. Por eso Lord Grantz le pedía que le respondiera de otra manera, ¿verdad?

Ana-Sofía se apartó de Euphilia y dirigió su pregunta a Grantz. Grantz le echó un vistazo a Ana-Sofía, antes de volverse hacia su hija.

—Euphilia.

—Sí…

—Te crié para que te convirtieras en una Reina, así que quería ver si aún tenías la resolución de convertirte en una. Sin embargo… Si no quieres hacer eso, entonces…

Lo que sucedió después causó que los ojos de Euphilia se abrieran de par en par por el shock.

Grantz extendió su mano… y le acarició la cabeza. Con dedos ligeramente torpes, Grantz pasó una mano por el cabello de Euphilia.

—Vamos a terminar con esto. El compromiso que el Rey sugirió, si decides que ya no lo deseas, entonces lo respetaré.

— ¿Padre…?

—No importa quién quiera convertirte en Reina, si no quieres eso, entonces te protegeré con cada fibra de mi ser. Euphilia, quiero que seas feliz. Hasta ahora… no he sido el tipo de padre que te mereces.

—Eso no es cierto en absoluto… ¡Sólo por cómo me criaste he llegado hasta aquí, padre! ¡Por favor no digas algo así! ¡Es todo culpa mía por ser tan tonta y avergonzar a nuestra familia…!

—No hay ni una sola tontería en mi hija. Pero… que así sea, si no puedes perdonarte a ti mismo, entonces yo te perdonaré en tu lugar. La familia que dirijo no es tan pequeña como para ser derribada por un pequeño error de mi hija.

—Por favor, no digas algo así… ¿Por qué dices esto? No puedo…

La voz de Euphilia apenas era un susurro mientras las lágrimas seguían cayendo.

Desde que era una niña, su futuro como prometida del Príncipe estaba determinado para ella. Era lo que la había impulsado, la inspiraba a convertirse en alguien digno de ese puesto.

Había dado todo lo que tenía. Si iba a ser la Reina del país, nunca podría cargar a nadie con su propio egoísmo. Para dirigir el país junto al Rey, tenía que ser más inteligente y fuerte que todos los demás.

Así que las palabras de su padre sonaron extrañamente en sus oídos. No debería permitírsele hacer lo que quisiera, actuar según sus propios deseos. Mientras la confusión hervía en su pecho, Euphilia se abrazó fuerte, como si la pared que había mantenido a salvo su corazón se rompiera y desapareciera si no lo hacía.

—Por favor, dime que me equivoqué… Que fue mi culpa no haber podido detener al Príncipe Algard por mi propia inutilidad, que fui demasiado débil para anular las acusaciones, de lo contrario…

—Te comportas como una niña pequeña, Euphie.

¿Euphie…? Un recuerdo nostálgico que creía olvidado hace tiempo se agitó en su mente. Y, cuando levantó la cabeza, vio la sonrisa problemática de Grantz.

Ahh, ahora lo recordaba. Así es como su padre solía llamarla, ¿no? Un sonido tan nostálgico. Desde antes de convertirse en la prometida de un príncipe, cuando era sólo su hija.

—Es como si no hubieras crecido en absoluto. Como si, ese día, el tiempo se hubiera detenido. Todavía eras mi pequeña Euphie, siempre lo has sido, pero no me di cuenta. Como padre, soy patético.

—Padre…

—Te enseñé todos los días a llevarte con belleza y gracia, porque imaginé que un día llevarías el país sobre tus hombros, por lo que fui estricto contigo ya que no quería que te vieras caer en las penurias que te esperaban en el futuro. Pero, todo lo que hacía era cubrirte con una armadura, no prestaba atención a lo que había debajo. Qué padre tan patético soy…

—Por favor, no digas eso. Aunque seas tú quien lo diga, no puedo escuchar ninguna palabra que te degrade, padre.

—Entonces, por favor, dile a esta miserable excusa de padre, que ni siquiera pudo notar el dolor que su hija estaba pasando… ¿Todavía tienes la esperanza de convertirte en Reina, Euphie?

Extendió una mano para acariciar la mejilla de Euphilia, secando las lágrimas. Alargando la mano, Euphilia tomó su mano en la de ella.

Sus torpes y grandes, pero cálidas manos. Se sentía como la mano de su padre que ella recordaba de niña. Y, mientras la sostenía, la pared terca que había puesto alrededor de su corazón finalmente cedió.

—Lo siento… padre. Pero, ya no puedo estar al lado del Príncipe Algard. Ya no tengo… ningún deseo de convertirme en Reina.

— ¿Es así?

—Lo siento mucho haber desperdiciado todos los esfuerzos que has hecho hasta ahora…

—Está bien. Euphie, lo único que deseo es que puedas sonreír, sonreír de verdad, desde el fondo de tu corazón. Realmente hiciste lo mejor que pudiste. Y lamento haber tardado tanto en darme cuenta. Lo siento, Euphie.

Grantz llevó a Euphilia a un profundo abrazo. Euphilia, atraída por el abrazo de su padre, enterró su cara en el pecho de él y comenzó a llorar.

Mirando a su hija con cariño, Grantz la acarició suavemente para consolarla.

— ¡Oh, qué momento, padre! ¿No crees que este ambiente es realmente genial? ¡Mira a esos dos, es como si estuvieran en su propio pequeño mundo!

— ¡Tú! ¡¿Incluso en este tipo de momento, podrías…?!

—¡Mi cuello! ¡Mi cuello debería estar fuera de los límites! ¡Padre, es difícil de respirar! ¡¿Árbitro, dónde está el árbitro?! ¡Me rindo, me rindo! ¡Ahh no aprietes más!

Con una mano, Orfan secó una lágrima, sintiendo verdadera lástima por todo lo que había llevado a este momento. Con la otra, agarró la garganta de la idiota de su hija.

Mientras Ana-Sofía luchaba en las garras de Orfans, golpeó sus puños contra sus brazos mientras se ponía pálida lentamente.

Cuando el dúo real empezó a hacer ruido de nuevo, Grantz y Euphilia se volvieron para mirarlos, y luego se volvieron para mirarse el uno al otro.

Y, como diciendo qué molestia, los dos intercambiaron una pequeña sonrisa.


Extra: En la novela ligera, hay una escena en la que Euphie y Ana comparten una cama para esa noche y hablan de sí mismas. Desafortunadamente, en cuanto a la trama, no encaja con la forma en que está escrita la web novel, así que la he excluido. Sin embargo, puedo compartir la ilustración:

Zico
Euphie es un amor de persona, por otro lado Ana Sofía es genial en todo sentido de la palabra, sin embargo sus ocurrencias con su padre son muy divertidas xD

| Índice |

7 comentarios en “La revolución mágica de la princesa reencarnada – Capítulo 4: Discusiones entre cuatro bandos sobre la hija del duque (1)

  1. Bryan says:

    La escena donde la ahorca me mato de risa xdd
    Cierto me entró algo de duda con los últimos de diálogos, lo que estoy leyendo es la novela ligera o la web Novel? (muchas gracias por la traducción :3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.