¡No es tu hijo! – Capítulo 1

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


—Dos líneas rojas… Eso es raro. Cuando aparecen dos líneas rojas, significa que estás embarazada. —Kalia miró el resultado aturdida.

Pensando que se trataba de un error, miró el kit una vez más.

En su mano tenía la hoja de instrucciones. Kalia leyó cuidadosamente el texto detrás de él.

“Dos líneas rojas sobre el espacio en blanco en la parte posterior del papel está embarazada, una línea no está embarazada”. Miró las dos líneas claras en el papel de prueba y las letras en la parte posterior del producto varias veces.

Pronto murmuró las dos palabras que describían claramente la situación ante sus ojos.

—¿Estoy embarazada?

El papel que Kalia sostenía cayó al suelo.

Había sido reconocida por el emperador durante los últimos siete años de guerra.

En una mansión. El hermoso candelabro brillaba como el sol. Cerró los ojos por un momento y lentamente respiró hondo, produciendo toda clase de sonidos.

—Hu, ja. Hoo woo.

Y nuevamente miró el papel que cayó al suelo. Era obvio. Dos líneas rojas brillantes que no iban a desaparecer.

—Oh Dios mío.

—¿Estoy embarazada?

En el momento en que se dio cuenta se sintió avergonzada, el sentimiento fue seguido de una inmensa alegría.

—¡Un bebé!

Kalia saltó de la cama sin saberlo. Mientras respiraba con dificultad, sus pulmones se hincharon rápidamente y se expandieron. Sintió una sensación de cosquilleo extendiéndose por todo su cuerpo como si estuviera enterrada en un dulce algodón de azúcar. También se sentía como si alguien la hubiera golpeado con un martillo.

Al compás de todos estos sentimientos, su corazón latía con fuerza. Al principio pensó que no tenía sentido, pero pronto se llenó de asombro cuando su corazón se aceleró.

—¿Un bebé de verdad? Aquí, ¿hay un bebé creciendo dentro de mí? —Luego extendió su mano temblorosa y tocó la piel firme de su estómago.

Las yemas de sus dedos temblaron al pensar.

Alguien como yo tendrá un bebé… ¡Tengo un bebé!

Las mujeres eran en su mayoría infértiles, como consecuencia del duro entrenamiento que repetían constantemente todos los días. Fue la intensa confrontación entre hombres y mujeres, y el estrés de correr por el campo de batalla lleno de sangre, que provocó debilitación en el útero de las mujeres. Hasta ese punto habían llegado, debido a que el Imperio de Caballeros de Lohas tenía una reputación de entrenamiento independientemente del género.

Fue capaz de defender el reino imperial de numerosas invasiones y, además, la gran reputación de los caballeros imperiales aterrorizó a los países vecinos. Y la persona que más contribuyó a esta cruel fama fue la espada de la comandante de los Caballeros del León Rojo de Lohas, Kalia Taxate.

Una soldado genio que no tiene comparación en toda la historia del Imperio Lohas. Ya sea por inspección o transcripción. Una gran héroe de guerra que terminó la guerra de 7 años. Kalia era una mujer despiadada, un caballero justo, el típico soldado que el enemigo más quería evitar. No era aristocrática, pero su fuerza era lo suficientemente terrible como para ser la comandante en jefe a su corta edad.

A medida que se desarrollaba su abrumadora habilidad, no tenía miedo de derramar sudor y sangre. Muchas veces su cuerpo fue herido y partes del mismo se debilitaron y fueron golpeadas. Por eso Kalia asumió que no podría tener un bebé. No solo ella, sino también su médico, hasta lloraron y derramaron lágrimas por ello, por lo que para ella, este embarazo, es lo más cercano a un milagro de Dios.

—Estoy embarazada… embarazada…  ¿Qué? ¡Ja!

El cuerpo de Kalias se sacudió mientras intentaba reprimir la alegría que no podía ocultar. La abrumadora emoción trajo lágrimas a sus ojos, los que nunca habían derramado en 20 años.

—Mi bebé, mi bebé.

También era una pobre huérfana que había sido abandonada. Mientras pensaba en viejos recuerdos que no la dejaban descansar, reflexiono en sus primeras memorias. Siempre había sido más alta que sus compañeros, demasiado fuerte y ágil para pensar que era una niña normal. Así, a la edad de seis años, pudo salvar en secreto al hijo de un duque que había sido secuestrado por unos hombres que iban tras él debido a que tenía precio por su cabeza. Gracias a eso, había podido aprender esgrima desde los seis años con el apoyo total del duque.

Ahora se había convertido en la comandante en jefe del imperio. Siendo una huérfana amable y humilde, se convirtió en una heroína del imperio y fue bendecida con alabanzas y elogios.

—Una familia.

Esa frágil y primitiva esperanza suya había sido silenciosamente olvidada debido a su propio estilo de vida. Pero un día, como si le hubieran golpeado la cabeza, se produjo un tremendo milagro.

—Por favor Dios —rogó, ella no podía dejar de derramar lágrimas mientras su rostro ardía, Kalia respiró hondo mientras permanecía con los ojos cerrados. Pero su alegría no podía ocultarse, y la emoción no disminuía.

Mientras respiraba brevemente, no podía soportarlo y finalmente gritó.

—¡Oh, Dios mío! ¡Oh, Dios mío! Oh, no. Tranquilízate. Esto no es bueno para el bebé tampoco. ¡Un bebé!

Sin embargo, no pudo evitar la sensación de estar flotando. Ella trató de ser lo más segura posible, pero solo dar veintisiete vueltas alrededor de la gran sala de estar, le ayudó a relajarse y apoyarse en una silla suave.

—Entonces, pensemos en los problemas restantes a partir de este momento. El problema es con el padre del bebé.

Cuando recordó al hombre que se suponía que era el padre del niño, salió un sonido molesto de ella.

La buena noticia fue que no mantenia una relacion con ese hombre, pero solo había una cosa por la que no estaba contenta. Lo desafortunado de esto es que no era el amante de Kalia y lo que era aún peor es que se trataba del primer gran mago del Imperio de Lohas, un duque y un héroe de guerra junto a ella. Y aún más desafortunado es que era el mismo niño que ella había salvado a la edad de seis años y ahora su mejor amigo.

¡Kalia sintió que no era más que basura, al pensar en el hecho de que iba a concebir al hijo de su mejor amigo! ¡Gracias a un solo error de una noche!

—¡Oh, maldición! —maldijo involuntariamente, pero Kalia se disculpó de inmediato —¡Ah! Lamento maldecir, cariño. Tu madre estuvo en el campo de batalla durante mucho tiempo, así que mi boca es un poco sucia. Lo siento, lo siento, lo siento mucho bebé hermoso. No lo volveré a hacer. Tendré cuidado en el futuro, porque eres lo más preciado del mundo, en mi mundo y en mi corazón, solo quería lidiar con la vida en mi mejor idioma.

Era la primera vez que sentía en su vida que nunca había tenido que vencer y matar a alguien para obtener algo, no podía entender la particular sensación de calor en su pecho, la emoción dentro de ella, la hacía sentir como si estuviera punto de hervir en cualquier momento.

—Pase lo que pase… protegeré a este bebé.

No importa qué, ella juraría por la espada en su corazón. Un bebé era demasiado precioso para ella, como un milagro que había venido a buscarla. A pesar de que se debió a algún tipo de magia nocturna que parecía haber sucedido por casualidad.


Kiara
¡Hola! Kiara por aquí, con otra novela nueva, es que no me pude resistir en cuanto ví el one-shot supe que quería leer esta novela y por sobre todo que quería compartirla con cada uno de ustedes, se que disfrutarán de ella tanto como yo, la emoción de Kalia por su embarazo es suficiente para llenarnos de ternura y alegría a todos

| Índice |

16 thoughts on “¡No es tu hijo! – Capítulo 1

  1. Deya000000 says:

    Ahhhhhh los amooooo, llevo buscando esta novela por todos lados, gracias por darse tiempo de traducir esta novela, besitos ❤️❤️🥰

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *