¡No es tu hijo! – Capítulo 2

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Kalia se frotó la barbilla.

—Pero… él es el padre, tengo que decírselo a Sheyman.

Sheyman era un hombre que no estaba sumergido en el estilo de vida de los aristócratas. Como ella lo conocía mejor, porque había crecido con él. La atmósfera general alrededor de los duques, con excepción de Sheyman, daba pena. Había una pared fría de cristal que lo distinguía de los demás, aunque siempre mantenía una sonrisa amistosa. ¿Permitiría tal duque que un hijo ilegítimo sea su único sucesor? ¿Sería ese el hijo de Kalia, con quien había estado jugando en la esquina de la mansión?

—Debo decirle a Sheyman… pero él es muy leal a Dios… De ninguna manera, Kalia. —El pensamiento susurró en su cabeza, cuando Kalia levantó la vista ya estaba decidida—. No nunca.

Ella no sabía qué la hacía tan resistente a no decirle nada, aunque todavía tenía una sensación de fuerte rechazo a la idea en su mente. Los pensamientos de Kalia se demoraron mientras murmuraba.

—Su familia también sería un problema si decido contarle a Sheyman.

Ella no sabía como sería la reacción de Sheyman. ¿Le gustaría tener un bebé? Mientras reflexionaba, sacudió la cabeza. Estaba lejos de querer un bebé. Ni siquiera le gustaban los humanos…

—¿Sheyman no me diría que lo pierda? —Pero seguramente ella podría obligarlo a ver que esto era motivo de alegría.

Ella no quiso quedar embarazada. Un bebé debería ser una bendición. Si la alegría misma fuera forzada y por alguien además, tendría consecuencias, seguramente el bebé podría ser odiado tan pronto como naciera. Ella no quería obligar a Sheyman a tomar la posición de padre, forzando la responsabilidad y el deber sobre él. Había recibido suficientes recompensas de guerra de los últimos siete años y ahora tenía el poder necesario para protegerse. Aunque el futuro sería inestable, ella juraría un afecto completo e indiscutible por su hijo.

Su decisión fue firme. Sí, quería decir, que no obligaría a Sheyman a casarse con ella y ser el padre… ¡Casarse con Sheyman! Era demasiado extraño, al punto en que había comenzado a temblar. En el campo de batalla, los dos eran camaradas, como hermanos cuando eran jóvenes, y a veces como amigos que podían beber juntos y hablar toda la noche. Eso es todo… Pero ella dijo que no habría avaricia y que no le demandaria nada a él.

Su existencia en sí misma no podría ser agradable. Eso sería suficiente si consideraras su alta posición y todas las responsabilidades que recaen en sus hombros. Además, la última vez que Sheyman y ella hablaron del tema, ella había mencionada que era muy joven para el matrimonio, quizás ya tenía a alguien en su corazón. Así que arrojó lejos la poca luz sobre la idea de que hubiera una boda. Tenía una idea que había estado en su mente durante mucho tiempo… Sería aún más imposible obligar a Sheyman a casarse con ella. Para alguien con un ser querido, siempre estaría amenazado por la violencia.

—Bueno, no creo que se lo cuente a Sheyman pronto. —Kalia frunció el ceño con las manos sobre el estómago como si estuviera protegiendo a su hijo por nacer. Si le dijeran que perdiera a este niño, o que incluso tomará una decisión desagradable…—. ¿Cuántas partes tendria que cortar de Sheyman?

Haciendo un plan, lo siguió paso a paso… Kalia, que estaba preocupada por como matarlo en serio, sacudió la cabeza con ira. El instinto de proteger al niño había superado su razón. Ella solo pensó que él podría verse obligado a eliminar al niño, pero si sucediera ella no sabría como vivir a partir de ahora. No podía obligarlo, porque sería lo mismo para Sheyman, amigo, hermano y colega.

—No puedo. Si lo dejas así, ¿será todo un desastre? —murmuró en voz baja mientras tocaba el uniforme rojo.

Aunque el afecto permanecía en su toque, no había arrepentimiento. En el Imperio de Lohas, Kalia Taxate es considerada una leyenda, que comenzó con el rescate de un niño a sus seis que había sido secuestrado por una pandilla callejera.

Pronto pasó la prueba oficial de los Templarios a la edad de 15 años con el puntaje más alto de la historia. Reconocida por sus habilidades de clase magistral, a los 19 años estaba a cargo de escoltar al príncipe. Dada a sus habilidades tan magistrales, en poco tiempo fue reconocida como maestra, es una genio sin precedentes. Ella era tan impresionante que se creía que no se podría encontrar a otro soldado que pudiera superarla por generaciones. Kalia, la protagonista de todos esos homenajes, era sinónimo de los rumores sobre sí misma.

Habitualmente agarraba y levantaba la palma de su mano, lo que era más difícil de ver porque no había heridas. Ella pensó que estaba bien, pero parecía estar algo nerviosa. Frente al espejo, lentamente se puso su uniforme, lo que le brindaba una apariencia ordenada pero extrañamente hermosa. Hace unos años, su uniforme, había sido confeccionado por el querido mago del imperio Sheyman. Kalia cerró los botones de su ropa y con su nueva apariencia, miró la punta de sus dedos. Los botones habían sido hechos de oro real, en lugar de pintarlos con color dorado.

—¿Por qué hizo inútilmente los botones de oro? Aunque, ¿cuántas veces dijo que el oro puro era fácil de almacenar magia? Kalia, ¿desde cuándo tu cerebro era solo un bulto muscular? ¿Por qué no puedes recordarlo cuando se te ha dicho lo mismo más de treinta veces?

“¡Ah! ¿Estás bromeando?”… “Si, estás siendo tratada como una idiota”. La voz de Sheyman se elevó de manera descarada en su mente, Kalia se rió como respuesta. ¿Cómo podía haber pasado la noche con un chico así? Todavía era un misterio. Incluso con el niño de ese niño en su estómago.

Kalia se rió intensamente y examinó su ropa en el espejo.

Ella apretó fuertemente su cintura, vistiendo su hermosa capa roja y sus pantalones de cuero negro que se pegaron a sus piernas. Como de costumbre, no hubo disturbios. En silencio, Kalia se sacudió el polvo de la capa y miró hacia el cielo azul fuera de su ventana. Era tarde y el cielo estaba tan verde y tranquilo que la palabra perfecta la golpeó.

—Pacífico.

Sí, tal vez después de siete años de guerra, ahora que todo estaba en paz, era un buen momento para que desapareciera el nombre de “héroe de guerra”. Kalia salió de la habitación con una sonrisa feliz. Escuchó los pasos que venían del piso de arriba, acompañados de un tarareo y se dio cuenta de quién era, saltó rápidamente.

Entonces, también, el maestro de la mansión, el maestro de Humming, bajaba las escaleras. apresurada, su paso era tan sensual como un animal salvaje. Mientras miraban fijamente los ojos marrones de la chica que tarareaba, la miraban como si estuvieran llenos de envidia.

—¡Oh, Dios mío! ¿Salió vestida con su uniforme? ¡La conquistadora general de los Caballeros del León Rojo! Ya ha pasado un año desde que terminó la guerra.

Se había proclamado el final de la guerra y Kalia rara vez salía en uniforme. Al menos una vez en los últimos siete meses, el tarareo se convirtió en algo normal para ella. Como resultado, de eso, no tuvieron más remedio que mirar a Kalia, que vestía un uniforme y descendía lentamente por la escalera circular. Un rubor rojo cubrió las mejillas como si estuvieran llenas de leche materna.

—Loco, este mundo no es tan bueno como parece.

Sus largas piernas se estiraban elegantemente con cada paso, aunque parecían ser delgadas, estaban firmemente proporcionada y mostraban un gran encanto sin importar la ropa que usará. Era una sirena, una bruja marina, cuyo rostro era una combinación armoniosa de cabello fino de color limón, piel blanca pura y labios rojos. ¿Podría alguien más presumir de la sólida presencia de los soldados al mismo tiempo? Había una atmósfera deliciosa que hacía que la gente se llenará de emociones con solo verla… Pero el momento más genial fue cuando sostenía su espada, ya que la atmósfera cambiaría de repente.

En ese momento ella era solo una guerrera. La trayectoria de la espada era ordenada y perfecta. Ella era una Diosa de la batalla, un hermoso monstruo creado por Dios.

—Si pudiera lucir tan impresionante en mis fotos, no tendría otro deseo.

Es curioso, este uniforme había sido diseñado por Sheyman Terloan, el gran mago y maravilloso duque, sería esa la razón por la que la hacía lucir mucho más hermosa que cualquier vestido.

Fue hecho para que destacara. Como el hombre conocía sus encantos y fortalezas, sabía que ropa le quedaba mejor cualquier día. Sheyman ya había notado su rápido tarareo. Su corazón miró hacia Kalia, pero Kalia no sabía nada. Lo que la hacía tan fascinante era su encanto. Tarareando, ella estaba en un modo extremo lleno de emociones, mientras él se retorcía interiormente. Para ser sincero, se atrevieron a intervenir entre héroes de guerra.

De todos modos, no fue él, no soy una Kalia respetada, solo soy un duque de Sheyman. Cuando Kalia finalmente descendió al suelo, tarareó, corrió rápidamente y luego trotó.

—General, ¿va a salir ahora? Lo prepararé para usted. Me prepararé para acompañarla de inmediato.

Ella pensó que era como un gorrión. Ligeramente ruidoso pero discreto. Más bien, era bueno escuchar mientras él la pudiera escuchar. Kalia lo miró y tarareo dulcemente cuando dijo, barriendo su cabello como si fuera una ligera.

—Si quieres ir, sal solo. Me quedaré aquí.


Kiara
Aqui es donde todo se complica, en el momento en que se decide ocultar la verdad

| Índice |

2 thoughts on “¡No es tu hijo! – Capítulo 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *