Mundo Marcial – Capítulo 214: La experiencia más inolvidable de la vida

Traducido por Rencov

Editado por Ayanami


Después de escuchar a Lin Ming, la mujer de rojo cerró los ojos, como si aceptara su destino inevitable. Si bien todavía se veía tranquila, sus delgadas pestañas, en realidad, temblaban con delicadeza, como si reflejaran la confusión y la tensión más íntimas dentro de su mente.

Sin embargo, tras esperar un buen rato, el toque que la hacía sentir tan nerviosa y temerosa aún no había llegado. Abrió los ojos con perplejidad y se sorprendió al ver que la cara de Lin Ming estaba roja como un tomate, con su mano detenida en el aire, sin moverse hacia adelante ni hacia atrás.

Ella no sabía si reír o llorar.

—¿Qué estás haciendo? —Preguntó.

—Yo…

Lin Ming se sentía cohibido para actuar. Si fuera Qin Xingxuan, Wang Yuhan o incluso Bai Jingyun quienes estuvieran frente a él, entonces, aunque se sentiría un poco avergonzado y apenado, nunca se sentiría tan nervioso. En cambio, la dama frente a él era más que formidable. Era como un mendigo al que se le dio una oportunidad de tocar y manchar a una princesa de jade puro y, aun así, esa tensión sería mucho menor que esto.

Lo que más temía era que después de que la tocara, ella deseara matarlo en secreto para desahogar su ira. Si esto sucediera, su muerte sería injusta.

—Quiero dejar todo en claro… primero… sí coloco mi mano sobre usted y todavía no puedo sacar el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura, entonces…

—No voy a descargar mi enojo sobre ti.

—Entonces, usted… no me mate más adelante…

Al escuchar a Lin Ming, los ojos de la mujer se crisparon.

—¿Por qué estás tan nervioso? —Respondió con energía— ¿De verdad quieres que haga un juramento sobre mi corazón de las artes marciales?

—Bueno… no es necesario.

Lin Ming respiró hondo y, con cuidado, colocó su mano sobre el pecho de la mujer. En ese momento, su palma estaba cubierta de sudor.

En el instante en que sintió el toque, la dama se estremeció. Debido al nerviosismo del joven y su palma ardiente, había una sensación inusual en su pecho.

—Bien… entonces, empezaré.

Lin Ming tragó una gran cantidad de saliva. No se atrevió a mover la mano, pero esa sensación suave y flexible era placentera; era como una inundación que recorría su cuerpo, abrumado por las emociones, causó que su boca se secara. Esto no se debía sólo a que era la primera vez que entraba en contacto con una mujer, sino también a que la identidad de ésta había provocado una ansiedad y una emoción extremas.

El corazón de las artes marciales de Lin Ming era muy puro y fuerte. Pero tan pronto como tocó la lujuria y el deseo, su talento no fue nada extraordinario.

Una espesa esencia verdadera giró y fluyó de forma constante hacia el cuerpo de la mujer cuando él comenzó a absorber el poder del trueno. Al mismo tiempo, ella también hizo rotar su esencia verdadera y rodeó el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura.

El Trueno Divino se movió alarmado al sentir el ataque en tándem. Comenzó a agitarse de forma violenta y se impactó en todos lados. La jaula de fuego empezó a mostrar grietas.

En el momento siguiente, una fuerza coercitiva masiva llegó. El Trueno Divino fue envuelto por este poder supresor, y su resistencia se debilitó de golpe. Poco después, apareció una poderosa fuerza de succión, y arrastró todo el poder del trueno dentro de ella.

El Trueno Divino entró en pánico. Chocó de manera frenética contra la jaula, como una bestia enloquecida. Las brillantes llamas temblaron con ferocidad. La mujer apretó los dientes y su rostro se enrojeció. Gotas cristalinas de sudor cayeron en silencio de su cabello.

Lin Ming también apretó los dientes y reunió toda su fuerza. Debido a su excesiva concentración, ignoró por completo la encantadora sensación bajo sus manos.

Fuerza Herética de Dios – ¡Abierto!

Lin Ming usó la última carta en su mano. ¡La Semilla del Dios Hereje tembló y una enorme fuerza inundó el cuerpo de la mujer como una marea!

Después de que se activó la Fuerza Herética de Dios, el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura experimentó un aumento de presión.

La Semilla del Dios Hereje suprimió el Alma del Trueno, así como el linaje del Verdadero Dragón suprimía el alma del Dragón Jiao del Trueno

Bajo esta doble supresión, un miedo profundo comenzó a surgir de las profundidades del alma del Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura. Gruñó mientras su cuerpo crecía varias veces. Los relámpagos a su alrededor se volvieron más violentos y emitieron sonidos explosivos.

El Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura abrió sus fauces con desesperación para liberarse de la jaula de llamas.

Un instante después, un estruendo anunció que la jaula al fin había sido abierta.

Mientras tanto, una esencia sustancial de trueno escapó de la jaula rota. Tan pronto como tocó la sangre, la sangre se convirtió en cenizas.

La dama se sacudió, un extraño color rojo apareció en su rostro. Había sufrido una lesión interna.

—No te apresures a lidiar con el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura. ¡Absorbe su poder de trueno y debilítalo! —Dijo.

Lin Ming apretó los dientes, asintió y siguió las instrucciones de la mujer. Sin siquiera darse cuenta, su mano derecha se apretó con fuerza. La mujer ahora sintió que su pecho izquierdo estaba dentro de la palma ardiente de Lin Ming. Este sentimiento la hizo sentirse ansiosa y un poco avergonzada, pero en tal coyuntura, decidió ignorar esto.

El Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura comenzó a arrasar con una furia salvaje; el poder del trueno se emitía sin fin desde su cuerpo.

Aunque un Alma del Trueno no se extinguiría, aún necesitaba ser complementado con el Qi Yuan de Tierra Celestial. De lo contrario, se debilitaría. Si perdiera demasiado poder del trueno, también perdería su fuerza, lo que permitiría que fuera reprimido.

En comparación con la esencia verdadera del fuego que emitió la mujer, esta fuerte presión coercitiva, que absorbía su poder, fue la mayor amenaza del Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura. Sin embargo, no pudo resistir esta fuerza.

A medida que el poder del trueno salía, la cueva comenzó a brillar mientras arcos crepitantes de rayos y electricidad chisporroteaban en el aire. El Qi Yuan de Tierra Celestial en las cercanías también se había agitado. Se reunió alrededor de Lin Ming y la dama, y giró de forma continua, hasta que formó un vórtice de arco iris que los tragó dentro.

—Estoy en mi límite…

Lin Ming dijo mientras apretaba los dientes, su rostro goteaba de sudor.

La mujer movió su dedo y una píldora carmesí voló a la boca de Lin Ming. A medida que la píldora se disolvió dentro del cuerpo de Lin Ming, se transformó en un flujo de calor que se extendió por todos sus meridianos. Lin Ming sintió que sus reservas de esencia verdadera casi agotadas volvían a la vida.

—Esta es una píldora Heliotropo refinada de la Leche del Heliotropo; es capaz de recuperar al instante la esencia verdadera. Cuando estés a punto de alcanzar el límite de tu esencia verdadera, dímelo rápido —instruyó la mujer.

Aun así, estaba sorprendida por la resistencia de Lin Ming hasta ahora; esto era igual a la de una potencia del reino Xiantian, sin embargo, Lin Ming era solo un mero artista marcial de la etapa de Forja de Huesos. El hecho de que pudiera persistir durante casi una varita de incienso antes de llegar a su límite… era demasiado impresionante.

Sin embargo, a pesar de que el problema de mantener su reserva de esencia verdadera se había resuelto, Lin Ming encontró otro obstáculo. Debido a que absorbía de forma constante el poder del Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura, Lin Ming había acumulado una gran cantidad de energía de trueno dentro de su cuerpo. A pesar de tener la Semilla del Dios Hereje para comprimirlo, no había tiempo suficiente; sus meridianos estaban a punto de explotar.

—¡Usa la Piedra Magnética de Nacimiento!

—¡Mm!

Lin Ming apretó los dientes y sacó la Piedra Magnética de Nacimiento. Él vertió su esencia verdadera para enviar la corriente comprimida del poder del trueno hacia la Piedra Magnética de Nacimiento. El poder del trueno desapareció en el interior como si fuera una gota en un océano, para no volver a ser encontrado.

En este mundo, todo tenía un opuesto. La Piedra Magnética de Nacimiento era el recipiente más espléndido y perfecto para el poder del trueno. Además, debido a que había nacido junto con el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura, no había riesgo de resistencia.

El tiempo pasó de manera lenta. Un cuarto de hora, media hora, una hora. Durante ese tiempo, Lin Ming había consumido diez píldoras Heliotropo y había empapado toda su ropa de sudor.

La mujer también se encontraba en una situación similar. Su transpiración había mojado sus prendas, lo que ocasionó que se pegaran a su cuerpo y delinearan y acentuaran sus cautivadoras curvas.

La Piedra Magnética de Nacimiento absorbió el poder del trueno, y las píldoras Heliotropo restauraron cada tiempo la esencia verdadera de Lin Ming. Bajo esta batalla de desgaste, el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura se hizo cada vez más pequeño. Su cuerpo violáceo disminuyo y disminuyo. ¡Fue incapaz de resistir el poder de succión coercitivo de la Semilla del Dios Hereje!

—¡Ahora es cuando!

En ese momento, los ojos de Lin Ming brillaron, y un profundo y bajo rugido resonó en él. Pero este rugido no salió de su garganta, sino que emergió de la vibración de su cuerpo. ¡Era como el estruendoso grito de un dragón!

Después de este rugido, no solo el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura se quedó aturdido, sino que el corazón de la dama experimentó un terremoto. Con absoluta incredulidad, dirigió una mirada a Lin Ming. En ese breve momento, ella había sentido un miedo inmenso que emanaba de las profundidades de su línea de sangre. Se tenía que saber que en su cuerpo fluía la sangre del orgulloso Ave Bermellón.

¿Cómo podría ser esto?

Pero ahora no tenía tiempo para reflexionar sobre las causas; este era el momento crítico para curar su herida. Lin Ming apretó los dientes con fuerza y la esencia verdadera brotó de su cuerpo. La fuerza de succión fue llevada al extremo.

¡Con un destello cegador debido a la electricidad, el Dragón Jiao Púrpura fue expulsado de manera abrupta del cuerpo de la dama! La mitad del dragón ahora estaba expuesta al exterior.

—¡Ja!

En el momento en que apareció, un trueno violento y feroz se esparció por todas partes. Encendió las vestimentas de la dama y las mangas de Lin Ming comenzaron a arder.

La temperatura del fuego del trueno era demasiado alta, cualquier ropa que tocara se convertía en cenizas. Incluso la mano derecha de Lin Ming, que estaba protegida por la esencia verdadera, se quemó.

La esencia verdadera se arremolinaba en el aire y formó un tornado con el Qi Yuan de Tierra Celestial. Las vestiduras se convirtieron en cenizas y, dentro de ese vórtice solo quedaron dos personas desnudas.

La cara de la dama se tornó roja.

Aunque Lin Ming le había agarrado el pecho izquierdo, al menos, todavía había ropa que los separaba. Ahora, la última capa desapareció. Su hermoso pecho, que nunca antes había sido tocado, fue tomado con firmeza por un joven. Pero este era el momento más crítico. Ella no podía detenerse, de lo contrario todos sus esfuerzos serían en vano.

—¡Date prisa! ¡Más rápido!

La mujer de rojo nunca antes había recibido tanta humillación. La mayor parte del tiempo, el temperamento se mantenía mediante la ropa. Cuando una mujer quedaba desnuda, no importaba lo elegante que fuera, perdería toda la calma y compostura, al exponer su lado más vulnerable e indefenso.

¿Cuándo había visto Lin Ming una escena primaveral tan gloriosa antes? Solo vio una imagen blanca de gran hermosura madura frente a él, el movimiento agitado de un cuerpo curvo más allá de lo atractivo y dos círculos rojos que brillaban. En suma, comenzó a jadear mientras su boca se secaba. Sin embargo, en este momento de sorpresa dichosa, el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura que había sacado con tanto esfuerzo, casi se le escapa y vuelve adentro.

—¿¡¿¡Qué estás haciendo!?!? —Gritó la mujer.

Ella siempre había mantenido un temperamento elegante y regio, pero, ahora que se había reducido a tal estado, este joven se había distraído y el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura casi se había regresado de donde vino. ¡Si todos sus esfuerzos fueran desperdiciados por esto, ella podría volverse loca!

—¡¡¡Lo-lo siento!!! —Tartamudeó Lin Ming con incoherencia.

Se apresuró a ingerir una píldora Heliotropo de nuevo. Esta vez, no se atrevió a pensar en nada más e invirtió toda su concentración en extraer el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura.

Pero este Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura fue tenaz. Cuando vio que la mitad de su cuerpo había sido sacada y la otra mitad estaba a punto de salir, libró una poderosa lucha contra Lin Ming.

De ninguna manera Lin Ming iba a dejarlo ir, por lo que siguió sin soltar el pecho de la mujer.

Al ver que el Trueno Divino del Dragón Jiao Púrpura se movía hacia adelante y hacia atrás, la mujer se sintió ansiosa hasta el punto de las lágrimas. En este momento, la agitación que pasó dentro de sus sentimientos más íntimos en estos segundos podría llevar años describirla.

Esta era en definitiva la experiencia más inolvidable de su vida.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.