No quiero ser amada – Capítulo 22: De la sangre de Crichton

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan y Mary salieron del carruaje y se dirigieron a la línea de registro VIP. Rihannan miró a Mary y asintió brevemente.

—Sí, señorita —dijo Mary.

Mary barajó los boletos de su pantalón y se los pasó al marinero cuyos ojos se quedaron boquiabiertos de sorpresa al mirar el boleto.

—Disculpe… Señorita… —El marinero salió corriendo y llamó al capitán del barco.

El capitán llegó en breve.

—Encantado de conocerla, señorita. Esperaba que el conde estuviera aquí para despedirla. Pensé que incluso tendría la oportunidad de conocer su noble presencia también.

El capitán se inclinó, con gracia también, y extendió la mano. Rihannan sonrió, tomó su vestido, colocó su mano sobre su palma y entró en el barco bajo su guía.

—Estoy un poco sorprendido de que alguien de su estado use un ferry en su lugar —dijo el capitán.

—Quería irme del país sin mirar atrás —respondió Rihannan sin rodeos.

—Ah, ya veo. Bueno, nos alegra tenerla —contestó el capitán sorprendido tras toser un poco.

Su mente estaba llena de preguntas, incapaz de comprender por qué una joven dama noble abandonaría su país de origen en secreto, pero no importaba, estaba contento de servir a un cliente de estatus noble.

Él personalmente llevó a Rihannan a la nave y la llevó a su camarote. Era pequeño, pero bien gestionado. No tendría problemas en los pocos días en el mar navegando a Crichton.

—¡Y esta es tu habitación, la mejor del barco! Si se siente incómodo y necesita algo, avíseme de inmediato. Estaré a tu disposición.

El capitán hizo una reverencia, un saludo nominal a un noble, y se hizo a un lado. Las criadas y la tripulación cargaron su equipaje en la cabina.

Mary tenía una mirada curiosa y tiró de la mano de Rihannan.

—Señorita, todavía tenemos tiempo. Vamos a la cubierta  —dijo Mary, el tono de su voz un poco más alto de lo normal.

—Mary, si no me equivoco, te ves más emocionada que yo. —Rihannan sonrió.

—Oh, señorita —dijo Mary—, nunca antes había estado en un barco.

Rihannan sonrió ligeramente. Mary era más una niña que ella. El dúo caminó hacia la cubierta del barco y supervisó el vasto océano y el bullicioso puerto desde abajo, trotando hasta la cabeza del barco a partir de entonces.

A la cabeza del barco había un arco puntiagudo y una estatua dorada mirando hacia el mar. Era una vívida estatua de un pájaro cuyas alas parecían haberse extendido en cualquier momento. La estatua, era un gigantesco gigante tanto que Rihanna tenía que inclinarse sobre las barandas para vislumbrar la cara del pájaro. Incluso tuvo que anclar las uñas como soporte para equilibrarse.

—Es Ataraxia, el guardián de nuestro barco —dijo un marinero que pasaba.

Rihannan giró la cabeza tiernamente y miró al marinero de piel oscura que pasaba con una mirada sorprendida.

—¿Acabas de decir Ataraxias? —Rihannan preguntó con curiosidad.

—Sí. Esta nave se llama “La Ataraxia”. ¿No lo sabías?

Rihannan sacudió la cabeza en respuesta.

El marinero de piel oscura sonrió, sus dientes blancos perlados contrastaban con el tono de su piel color caramelo.

—Bueno, ya te diré. Si tocas la estatua, no serás arrastrada por el mar embravecido y regresarás sana y salva a Arundell. Ahora que has tocado la Ataraxia, volverás a Arundell algún día.

—No tengo intención de volver a Arundell — dijo Rihannan rotundamente.

—Oh, no me crees, ¿verdad? —El marinero levantó las cejas—. Bueno, ya verás.

Entonces hubo una fuerte voz retumbante desde atrás. Era la voz de otro marinero advirtiendo al pasajero de embarque que el barco partía.

Poco después, las velas se extendieron lentamente y se convirtieron en una con el viento. Al mismo tiempo, el ancla que una vez estuvo sumergida bajo el mar se levantó lentamente. El barco, listo y preparado para zarpar, se alejó lentamente del puerto hacia el mar.

Mientras tanto, Rihannan reflexionó sobre las palabras del marinero de hace un momento. Sus palabras fueron irreflexivas, pero ella no podía evitar seguir permitiendo que las palabras molestaran su mente.

De repente, recordó lo que la reina dijo una vez. A pesar de la evidencia circunstancial de que ella e Igor no estaban en buenos términos, Hertia creía firmemente que su hijo se preocupaba por Rihannan.

Hertia Cesca dijo una vez:

—Conozco mejor a mi hijo. Si realmente no tuviera sentimientos por ti, no se casaría contigo. Está en la naturaleza de nuestra sangre Chrichton. Nunca hará nada que no quiera hacer. Tiene un fuerte deseo y una obsesión de hacer todo por su propia voluntad y pensamiento. Yo también fui fuertemente influenciada por esa sangre y es lo mismo para Igor.


Maru
Señora, lo único que puedo decir es que su hijo era un imbécil.

| Índice |

12 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 22: De la sangre de Crichton

  1. Nadia says:

    No importa que tan inepto, insufrible, incompetente, idiota y detestable sea un hombre… la madre siempre le defenderá. Ley de vida 😑

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *