Para ayudarte a entender – Capítulo 7 

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Los dos entraron al restaurante justo enfrente de su lugar de encuentro. Winter agarró la muñeca de Violet mientras se dirigía hacia las escaleras.

—Está en el quinto piso. ¿Estás segura de que puedes caminar?

—Mi habitación también está en el quinto piso.

En respuesta, Winter habló con Hael, que estaba a unos cinco pasos detrás de ellos.

—Diles que instalen un ascensor en casa.

—Sí señor.

Hael salió corriendo de inmediato. Violet suspiró un poco. Debe haber experimentado un terrible dolor para él arrastrar su cuerpo alrededor.

Tan pronto como el ascensor llegó al quinto piso, Violet se detuvo. La pared que daba frente a la playa estaba hecha completamente de vidrio, por lo que no solo podía ver el mar, sino también la playa de arena blanca y pura, el cielo azul y los gansos Larkround con líneas naranjas en la cabeza que esparcían la costa.

Violet se sentó junto a la ventana y no podía apartar los ojos de la vista. Era la primera vez que presenciaba una escena tan hermosa.

La cocina del restaurante consistió principalmente en mariscos del sudeste. Sin un exceso de mantequilla o crema, Violet encontró los platos refrescantes.

Mientras comían, Winter habló con una expresión un poco avergonzada.

—Tenías razón.

—¿Disculpa?

—Mi linaje. No soy un hechicero, pero cuando investigué a la familia Kanix, había una historia de mis antepasados ​​donde estaba presente el intercambio de cuerpos con otros. Aunque no he encontrado ningún registro que detalle las razones o los métodos.

—Ya veo.

—Y el contrato que manejaste resultó excelente. Te daré una recompensa.

Una recompensa para su esposa. Llevaban casados ​​tres años, pero él no era capaz de entenderla.

Violet estaba satisfecha con solo hacer un buen trabajo en el contrato, pero pensó por un momento en la recompensa antes de hablar.

—Entonces, ¿me acompañaras al cumpleaños de tu padre el próximo mes?

—Mi tiempo vale más que eso. Me refiero a artículos —respondió Winter de inmediato.

—Entiendo.

Cuando respondió en voz baja y no dijo nada más, Winter respondió con molestia:

—No puedo soportar tu actitud. Si tienes algo más que decir, dilo. No seas tan sofocante.

—Si quieres que diga algo…

Violet abrió la boca después de pensar por un momento.

—Si hay algo, lo que sea solo pregunta. Dilo.

—Si muero, ¿irías a mi funeral?

Cuando Violet le preguntó algo que no esperaba, Winter levantó la cabeza para mirarla.

Sus cejas se estrecharon.

—¿Qué quieres decir?

—Exactamente lo que dije —indicó Violet.

—¿Dijiste si mueres?

Violet asintió suavemente en respuesta a su pregunta.

—Pensé que preferiría morir antes que vivir así.

Winter se rió en voz alta como si lo encontrara absurdo.

—Deja de exagerar.

—¿Por qué dices que estoy exagerando?

—Porque tú eres una princesa. ¿Cuántas veces te han golpeado en toda tu vida? ¿Alguna vez ha sido encarcelada o atada? No. ¿Alguna vez ha experimentado hambruna por falta de dinero?

Violet cerró la boca ante sus palabras. Winter habló sarcásticamente.

—¿O es que estás tratando de amenazarme?

Pensó que tenía mucho que decir, pero en el momento en que empezó a hablar con él, Violet no pudo decir nada más.

La conversación se interrumpió allí, pero después de que terminó la comida, ella volvió a decir lo mismo.

—Aún así, si muriera. ¿Me darías un día de tu tiempo?

El funeral de su esposa. Aunque debería haberse reído, Winter imaginó inconscientemente el funeral de Violet, trató de responder, pero descubrió que no podía pronunciar una palabra una vez más.

¿Para qué estaba ganando todo ese dinero? Para derribar su arrogancia era por eso que le mostraba a ella y a todo el mundo que sin importar su origen él era mejor que ellos, pero si ella moría, ¿entonces para qué sería todo?

A pesar de que su esposa siempre fue educada, mientras que él siempre fue grosero, Winter siempre sintió como si la amada princesa lo despreciara, a él un extranjero vulgar. Lo mismo sucedió en la boda.

En su primera reunión, el día de su boda, Winter estaba completamente abrumado por Violet Lawrance cuando bajó de su carruaje.

Con el suelo crujiendo bajo sus pies, Winter la miró a los ojos y se movió para besar el dorso de su mano extendida, su mente estaba llena con la idea de no querer hacer nada más que escapar.

Mientras la besaba, no podía quitarse de la cabeza la idea de que ella debía haber pensado que era patético.

Nunca había imaginado que su caminar aristocrático, en el que había trabajado duro para mejorar en los últimos días, fuera una rutina diaria para Violet, además de llevar un vestido tan impresionante con tanta naturalidad; no había imaginado que existía la posibilidad de que sus modales se mostraran de esa manera.

No tenía nada para satisfacer a esta noble mujer, y ni siquiera una pizca de dinero en su poder.

Entonces, primero que nada debía obtener dinero. Eso era lo único que podía conseguir.

Cuando Winter ya no respondió, la conversación terminó allí una vez más.

Aunque Winter se fue después de la comida, Violet se quedó un rato en el vestíbulo del restaurante. Entonces una mujer que llevaba un hermoso sombrero azul cielo de ala ancha la llamó.

—¡Violet!

Violet volvió la cabeza y vio a su prima, la actriz más famosa de Larkround, Ariela Lawrence, parada allí. Violet, que estaba contenta de haberla encontrado aquí, le sonrió. Estaba encantada porque no se habían visto desde hacía bastante tiempo.

—Ha pasado mucho tiempo, Ariela. Estás ocupado estos días, ¿no?

—Lo estoy. Pero, tú no estás tan ocupada ¿verdad? Ven a visitar la capital a menudo.

—Trataré de hacerlo —respondió Violet.

Ariela, al escuchar su respuesta, suspiró.

—Te envidio. Quiero casarme pronto y vivir sin preocupaciones como tú.

—Entiendo.

—Así es. A menudo me encuentro con el señor Winter en el estadio Kaistle. Pase lo que pase, tenía que ganar dinero desde que era niña, así que nos hicimos cercanos. No te gustan esos deportes bárbaros, ¿verdad?

—No lo odio porque sea bárbaro. En realidad no lo disfruto porque no estoy acostumbrada.

En realidad, no tenía que ganar dinero, pero prefería estar sin él con tal de ser libre.

Violet contuvo lo que quería decir. Entonces, Ariela abrió un poco los ojos y dijo:

—Siempre intentas sonar como un ángel. Parece que el señor Winter merece sentirse un poco frustrado.

—¿Dijo que lo hice sentir frustrado?

—Sí.

Violet sonrió solitariamente ante la respuesta de Ariela. Mi esposo parecía estar realmente frustrado conmigo. Hace tres años, nunca reprimí nada de lo que quería decir. Al menos, fue inteligente por mi parte preguntarle a Ariela por qué debería simplemente escuchar a otras personas y a mi esposo mientras hablaban.

Para evitar la soledad y las críticas de la gente, seguí reprimiendo lo que realmente quería decir.

Ariela miró la torre del reloj ubicada en el medio de la isla y dijo sorprendida:

—O, llegaré tarde a mi cita si me quedo más tiempo. Me iré primero.

—Claro. Adiós.

Violet se despidió y volvió de inmediato al carruaje, como si tuviera prisa. Una vez que llegó al frente del carruaje, Violet le preguntó a Lulu.

—Lulu, ¿Ariel se queda a menudo en el Canic Hotel?

—¿Cómo?

Lulu se dio cuenta de por qué estaba haciendo tal pregunta de la nada e inmediatamente tuvo una expresión furiosa. Sí, se queda a menudo en ese lugar. A Ariela Lawrence le encantó el Canic Hotel que dirigía el señor Winter. No importa dónde se ubique su actuación, siempre se hospedaba en el Hotel Canic. Lo mismo sucedió cuando llegó a la capital.

Esta mañana, Violet, que vio una variedad de vestidos traídos por Lulú, se sorprendió como si nunca hubiera visto tanta ropa a la vez. ¿Cómo pudo comprar todos esos vestidos en primer lugar?

—Ella se queda a menudo… —Ante la hosca respuesta de Lulú, Violet se quedó quieta.

En los últimos tres años, Winter siempre había estado afuera, pero Violet solo pensaba en cómo devolver los 24 millones de Laknes que ofreció por este matrimonio.

Ahora que tengo suficiente poder para decir lo que quiero decir, ya no seré la misma persona.

♦ ♦ ♦

Winter estaba pensando en quedarse despierto toda la noche en la sede del Hotel Canic en la isla, pero no pudo decirlo por mucho tiempo debido a Violet, quien estaba hablando sobre el funeral.

Finalmente regresó a su habitación del hotel para trabajar.

Pensé que preferiría morir antes que vivir así.

La voz tranquila de su esposa permaneció en su mente. Al principio, pensó que sería el tipo de persona que se sentiría abrumada por sus emociones.

Nunca quise esto. La única razón por la que sigo vivo incluso después de casarme fue porque sentí un noble sentido del deber de pagar las deudas de mi país.

¿Por qué demonios mi esposa tendría un corazón tan grande?

Violet se sintió patética después de haber sido utilizada para pagar las deudas de su país a través del matrimonio. Mientras pensaba profundamente, escuchó un golpe en la puerta.

—Winter.

Era la voz de Violet. Winter dejó el documento sin leer y se apresuró a abrir la puerta. Cuando estuvo abierta, se paró cerca de Violet, lo que la hizo mirar hacia arriba para hablar con él. Fue porque la diferencia de altura era tan significativa que si no lo hacía, no podría ver el rostro de Winter.

Violet miró a Winter de esa manera durante un rato. Ella lo estaba mirando como si no lo hubiera conocido durante mucho tiempo después de quedarse dormida, abrió la boca primero.

—Quiero divorciarme de ti.

| Índice |

12 thoughts on “Para ayudarte a entender – Capítulo 7 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *