Reina Villana – Capítulo 18: Una noche fría

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Finalmente, Eugene conoce la naturaleza del contrato que Jin Anika hizo hace tres años con el rey. La sorpresa de su conocimiento es tal, que apenas puede procesar lo que se le pide que haga. Pero, este no es el momento de desesperarse. Ella debe actuar con inteligencia. Sacudiendo su miedo mentalmente, reforzó su resolución, miró al rey con una sonrisa tensa y una mirada fría.

—Mi rey, sabes que apenas recuerdo haber hecho este acuerdo —Ella respondió con confianza, su equilibrio en alto, mientras trataba de hacerle ver la razón— ¿Cómo puedo estar segura de que no me estás engañando a cambio? —Pregunto, entrecerrando la mirada con sospecha.

Kasser no apreciaba su insinuación.

—Juro por mi nombre que no he mentido —dijo Kasser, levantando una de sus cejas prístinas como un claro signo de desafío. Pero, Eugene no necesitaba más garantías.

—Si ese es el caso, entonces —se detuvo, antes de continuar. Este es un tema bastante incómodo después de todo— ¿Usamos anticonceptivos antes? —Eugene sabía que se trataba de una investigación escandalosa, pero le pareció muy extraño que una pareja permaneciera infructuosa a pesar de tener tres años de matrimonio.

No importa la animosidad entre los cónyuges.

Normalmente, el rey ya se habría molestado con la avalancha de preguntas. Pero, ahora que ella dice que se ha olvidado de todo, Kasser permaneció tranquilo y paciente. Sin inmutarse por las preguntas inapropiadas.

Solo miraba a Eugene, sus ojos apenas ocultaban la intensidad dentro de él. Lo encontró sorprendente, su confusión; fue casi divertida, verla tantear y actuar de manera tan diferente a como él está acostumbrado.

—Nunca usamos anticonceptivos. 

Él le respondió claramente, y sus labios se arquearon ligeramente hacia arriba, mientras ella se sacudía el cerebro en busca de más excusas de por qué seguían sin hijos.

—Si no hemos usado anticonceptivos en estos tres años, entonces… —tragó saliva, nerviosa, mientras el temor comenzaba a asomarse— ¿Estoy esperando ahora? —Ella lo miró inquisitivamente. Su confusión se hacía cada vez más evidente en la expresión de su rostro. Pero, la reacción del rey no estaba ni cerca de lo que esperaba.

Él estaba sonriendo, bastante divertido, y ella se sentía burlada.

—Tú y yo nunca hemos dormido juntos —dijo finalmente, los ojos de Eugene se abrieron cuando comprendió sus palabras.

— ¿Qué quieres decir con que no dormimos juntos? —Preguntó incrédula y con una ligera sospecha en su voz— ¿Quieres decir que no pasó nada en estos tres años?

Finalmente, Kasser se echó a reír. Ella es demasiado divertida y él ya no podía contenerse. Limpiándose una lágrima del rabillo del ojo, finalmente, se calmó lo suficiente como para continuar su conversación amistosa.

—Es por eso que dije que no nos queda mucho tiempo —Comenzó cuando la risa finalmente desapareció —Han pasado casi tres años desde que nos casamos —él la miró sombríamente —Si no consumamos nuestro matrimonio ahora, una anulación no está muy lejos —dijo, mirándola de una manera que la hizo sentir el peso del mundo sobre sus hombros. Pero, no era el peso del mundo lo que llevaba —A menos que me des un heredero, por supuesto…

—Pero escuché que duermes aquí el primer día de cada mes —expresó, todavía bastante escéptica.

—Sólo dormir —le respondió secamente.

— ¿Dónde?

—En tu cama —bromeó —Contigo.

Eugene se volvió y señaló su cama con el dedo índice.

— ¿Ahí? ¿Conmigo?

—Es lo suficientemente ancho como para que dos personas se acuesten —Dijo con indiferencia.

Eugene parecía bastante sorprendida.

—Anika, era lo que querías…esto es parte del contrato que has pedido.

—Entonces…no eran una pareja real en absoluto —pensó Eugene, una repentina oleada de alivio la inundó. Eso significa que, después de todo, no tenía que presentar un acto como una esposa cariñosa. Pero, a pesar de este conocimiento, todavía tiene un problema inminente a la mano…

Todavía necesita quedar embarazada, y pronto.

— ¿Cómo diablos podría escapar de esto? —Se rió secamente para sí misma —Ni siquiera estoy en la tierra en primer lugar —pensó tristemente.

Cuando Eugene finalmente salió de sus reflexiones, sólo entonces se dio cuenta de que estaba mirando fijamente al espacio, riéndose para sí misma. Kasser, por otro lado, había visto su expresión cambiar varias veces en cuestión de segundos, dedujo que estaba analizando la información. Al saber que había sido observada, se recostó contra el sofá e intentó parecer tranquila y regia, dándole una expresión fría.

Pero, todo esto no escapó a la atención de Kasser, si su risa tranquila era algo increíble. Ciertamente, no había esperado vivir para ver el día en que la reina sería la que le sacaría una risa él, continuamente.

Antes de que él le informara de su intención de cumplir el contrato que habían hecho hace tres años, había ideado un montón de escenarios sobre cómo resultaría, pero, ninguno de ellos terminó bien. Esto, sin embargo, ni siquiera era una de sus expectativas poco probables.

— ¿Quieres hacerlo esta noche? —Dijo con bastante calma.

— ¿Qué? Oh, yo, eh… 

Eugene no pudo evitar estar nerviosa. ¡Ella no está lista!

Al ver su vacilación, rápidamente, modificó su declaración.

— ¿Necesitas más tiempo para prepararte?

¡Al final! Eugene suspiró aliviada y asintió con la cabeza. Fue una suerte que Kasser no tuviera intención de acostarse con ella hoy. Solo se aseguró de visitar y discutir el contrato entre ellos. La consumación del matrimonio puede esperar, y no tenía tanta prisa como para no poder esperar hasta que Anika estuviera realmente lista.

—Muy bien, pero no lo olvides. Solo nos quedan quince días. —Aun así, necesita grabar la importancia de hacerlo pronto.

—Sí —ella respondió suavemente.

—Es mejor que no lo pienses para poder dormir bien. 

Él le dijo, al darse cuenta de lo preocupada que estaba por el ultimátum que acaba de dar. No les haría ningún bien si ella estuviera demasiado tensa a través de todo. No es lo menos agradable.

Además, estaba dispuesto a esperar hasta que Anika estuviera lista.

—Sí, por supuesto.

Y con eso, su conversación llegó a su fin. Eugene, tranquilamente, se fue a su cama y lo miró desde la distancia como si fuera un ser extraño…

¿Han dormido juntos en una cama, durante tres años? ¿Cómo logró hacerlo cuando una hermosa mujer está a su lado? Pensó confundida.

No pasó mucho tiempo hasta que Kasser la siguió. Se acostó en la cama, sus largas extremidades, estiradas lánguidamente sobre el suave colchón …

La belleza de Jin Anika es exquisita. Las criadas no podían sostener una vela contra ella. Todo en ella es bonito, pero siempre se quedan cortos, justo al lado de la reina. No eran diferentes de la mujer promedio en su mundo original.

—Podría ser que es un hombre con discapacidad sexual, un hombre que realmente se preocupa por Anika, o un hombre que cumple sus promesas a fondo.

Ese fue el último pensamiento de Eugene, antes de que sus ojos se cerraran y rezara para que el silencio que reinaba en su habitación la adormeciera lo antes posible.

A pesar de la manera pacífica en que terminaron las cosas hace un momento, Eugene apenas durmió un segundo, sus sentidos estaban muy conscientes del hecho de que otra persona está a su lado. Siguió dando vueltas y vueltas, negándose, obstinadamente, a volverse hacia el hombre que duerme a su lado.

Aun así, lo que Kasser había dicho era cierto. La cama es espaciosa. Si uno fuera experto en dormir sin el hábito de rodar, no podrían alcanzar a la otra persona. Aun así, era entrañable para ella la forma en que sólo se pegó al borde de la cama, a punto de caerse.

Fue una suerte que durmiera como un cadáver. Tan quieta y apenas moviéndose para cambiar de posición para dormir.

Es un contrato incomprensible. ¿Por qué Jin Anika insistió en no ser tocada por el rey? ¿Cuál era su propósito? —Ella no pudo evitar pensar en eso.

Anika era una mujer que usaba todos los medios para un fin. Era muy poco probable que ella no se acostara con el rey. Si no le gustaba el embarazo, podía evitarlo, en el país existen métodos anticonceptivos conocidos.

Era de sentido común que si se esforzaba por obtener el título que la ayudaría en cualquier plan que tenga, se vendería a la persona más poderosa del reino, ganaría su confianza y lo usaría para su ventaja.

El rey, definitivamente, se enamoraría de su encanto, pero Jin Anika ni siquiera se molestó en intentarlo. Algo no se sumó a esto.

Ella no es un personaje ingenuo que está obsesionado con la pureza… —los pensamientos interminables, obligaron a Eugene a abrir los ojos con frustración, —Debe haber una razón por la cual ella preservaría su pureza. ¿Pero, para qué?

Desafortunadamente, no pudo resolverlo, incluso después de pensar detenidamente en la novela que escribió. No se le ocurría ninguna explicación posible.

No importa cuál sea el propósito de Jin Anika. En este momento, soy yo quien tiene un gran problema.

Ella es la que debe tener un hijo y, para hacerlo, debe tener intimidad con el rey. La inseminación artificial no existe en este mundo, por lo que no hay ninguna otra forma de superar la situación.

Se sintió como una tarea imposible para Eugene, que no tenía intención de casarse, y mucho menos dar a luz. Con estas reflexiones, manteniéndola inquieta, pensó que se quedaría despierta toda la noche.

Pero, a medida que pasaban los minutos, el agotamiento comenzó lentamente y, finalmente, cayó en un sueño profundo.

♦ ♦ ♦

Estaba completamente negro…su cuerpo entero estaba atado.

Ella trató de gritar pidiendo ayuda, pero su voz no salió. Con los brazos apretados alrededor de su torso, estaba indefensa e inmóvil.

Fue sofocante. Se sintió enferma por el olor a su alrededor, sobre todo, sus miembros lloraron de dolor y agonía. En sus oídos, susurros inescrutables sonaron como ecos de hechizos incomprensibles en repetidas ocasiones…

 — ¡Anika!

Eugene abrió los ojos. Lo primero que notó fue que alguien jadeaba con fuerza, como si tratara de respirar desesperadamente…

No fue hasta más tarde, que se dio cuenta de que era ella. La cara del rey era apenas visible por encima de ella: la apretó fuertemente por los hombros y la miró con preocupación escrita en su rostro.

Luchando, Eugene abrió los labios y trató de decir algo. Sin embargo, su mandíbula temblaba incontrolablemente. No solo su mandíbula, sino también todo su cuerpo se sacudió violentamente.

Las lágrimas cayeron por sus ojos, rodando sin parar por sus mejillas, humedeciéndolas. La horrible sensación que nunca antes había experimentado aún no la ha dejado, causando más temblores en su cuerpo.

Apenas podía respirar bien, sus venas se volvieron azules por segundos.

—Anika. Respira lentamente. Con cuidado de que la energía que fluye dentro de tu cuerpo avance por ese camino.

Eugene solo pudo sacudir la cabeza. Ella no podía entender lo que estaba diciendo.

—Duele…duele… —jadeó adolorida…

Al verla con tanto dolor, Kasser sintió una oleada de pánico. Nunca la había visto tan indefensa y débil antes. Si la dejaba en estado de conmoción, sufriría lesiones internas y estaría enferma durante varios meses.

Levantó la parte superior de su cuerpo, colocando su mano debajo de la parte baja de su espalda y abrazó su cuerpo luchando con fuerza.

Lentamente, rayas azules colgaban sobre sus ojos azules. Sus pupilas, junto con las rayas, formaron rendijas verticales como las de un felino.

—Te ayudare, presta atención. Cálmate y respira lentamente. Tiene que salir por tu cuenta.

Tan pronto como inyectó algo de Praz en su cuerpo, su energía se fue agotando gradualmente.

— ¿Qué pasó? Nunca ha sido así antes. 

En lugar de ser absorbido por la fuerza, parecía que su poder ayudaba a Eugene de forma voluntaria.

Eugene, de repente, sintió que su respiración se calmaba. Antes de esto, se sentía sometida a lava hirviendo, haciendo que sus entrañas dolieran insoportablemente. Pero, con la ayuda de Kasser, una brisa fresca pareció calmarla un poco.

Ella, instintivamente, abrazó la oleada de energía reconfortante que la rodeaba.

Al ver su trato con su poder, Kasser frunció el ceño. No pasó mucho tiempo antes de que el Praz, que se había escapado de él, volviera a su cuerpo. Como un niño emocionado, giraba en torno a él, antes de finalmente fusionarse con su maestro.

Conscientemente, reprimió su energía y la aconsejó.

—Sientes que te estás ahogando en un pantano. Piensa que estás nadando en un mar de agua clara, despacio y en calma —le indicó.

Poco a poco, su convulsión cesó. Su constante contracción, también disminuyó con el paso del tiempo.

Al terminar, Kasser descubrió que Eugene todavía se acurrucaba en él, como lo hace un niño en los brazos de su madre. Sin embargo, no podía encontrar en sí mismo el alejarla, no en este momento, después de lo que acababa de experimentar.

—La temperatura corporal de las personas… ¿es naturalmente tan alta?

Su cuerpo se sentía caliente, como el agua hirviendo.

La extraña posición le molestaba. La piel de la otra persona se sentía extraña: era lisa y suave, a diferencia de la suya y la de los guerreros que tienen una piel insensible.

Ella es muy delicada.

Suspiró con consternación, cuando su cuerpo comenzó a despertar sus instintos primarios. Tampoco ayudó que usará una bata tan reveladora que apenas le impedía sentir el cuerpo debajo de la tela.

En un intento por calmar su anhelo, evitó sus pensamientos sobre el extraño acontecimiento que tuvo lugar hace un momento.

Después de verla jadear por aire, Kasser sintió una miríada de emociones surgiendo a través de él, pensó que había perdido el control de Praz por un tiempo. Pero, estaba fascinado después de presenciar a su Praz aliviar la lucha de Eugene.

—Eso no puede ser correcto.

Aparentemente, hace un tiempo, su Praz hizo algo que no se sabía qué podía hacer.

Este poder pertenece a un rey, su maestro, el único que puede controlarlo. Y, solo se mueve por sí solo cuando la vida del rey está en peligro.

Aunque Praz no es un organismo vivo, Kasser, a veces, piensa lo contrario. Es un poder unificador que actúa sobre su ráfaga de emociones. De alguna manera, lo entendió.

Es como si Praz hubiera percibido que la reina estaba en peligro y se movió para protegerla. Antes no protegía a nadie, excepto al rey. Su cuerpo se dejó caer debajo de él. Los temblores también se detuvieron. Kasser investigó si estaba confundida.

Eugene sabía que se estaba aferrando a él como un koala colgando de un árbol, pero, en este momento, no le importaba lo que parecía o como actuaba en ese momento.

— ¿Qué sucedió? —Preguntó el rey.

Su boca reseca se sentía áspera. Se sentía tan agotada como una persona que se recuperaba después de una enfermedad grave.

—La estación seca ha terminado —él explicó.

—Cada vez que termina la estación seca… ¿Todos se sienten así?

—No sé cómo es con los demás. Pero, alguien con una habilidad especial puede sentirlo.

— ¿Habilidades especiales, como Praz y Ramita?

—Así es.

— ¿También lo sentiste?

—Por supuesto. Cuando la estación seca termina y entra en el período de actividad, es como si olas de energía vienen dentro de mí. Te entrené para que no te dejarás arrastrar por estas olas, pero parece que lo olvidaste.

Mientras continuaban conversando, Eugene finalmente apoyó su cabeza sobre su pecho. Cada vez que hablaba, su voz profunda sonaba con vibraciones que ella encontraba agradables al oído. Su ansiedad disminuyó y ella se sintió cada vez más cómoda en sus brazos.

Lo mismo vale para Kasser. Su vigilancia sobre la reina había disminuido en este momento. Esto se debió a su Praz, que ronroneaba agradablemente en su cuerpo. Es una noche fría en el desierto y él está disfrutando del calor que Eugene exuda de su cuerpo.

Nunca se le ocurrió que Praz podría afectar sus sentimientos de esta manera. Solo lo había considerado como un tema de control, en lugar de comunión.

| Índice |

5 thoughts on “Reina Villana – Capítulo 18: Una noche fría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *