Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 141: Reunión conmemorativa

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Después de eso, los días pasaron como si nada. Sin embargo, varias cosas estaban cambiando.

Granny, quien había estado bajo tratamiento médico en la casa del marqués Anderson, falleció.

Como murió durante la guerra con el Principado de Rinmel, no fui capaz de ver su cuerpo.

Me sentí tan apenada con ella, tan triste… que me tomé un descanso de la Academia y volví al territorio Anderson para visitar su tumba.

Varias cosas se amontonaron, y antes de darme cuenta, había abandonado la Academia por tanto tiempo, que apenas me las arreglé para aprobar mis exámenes.

No obstante…, después de que pude confirmar con certeza que había aprobado, me escabullí una vez más de la Academia sin haber aprendido mi lección, y fui al local de la señora Calui con todos los del cuerpo de guardias que habían luchado conmigo… tal como había prometido.

Por alguna razón, Louis también nos acompañó.

—¡Ahora, todos! Como prometí, he reservado todo el local de la señora por hoy… ¡así que disfruten tanto como puedan! —Tomé la iniciativa y dije esas palabras con un tono alegre.

—¡Oh, ciertamente beberemos bastante!

Todos comenzaron a hacer un alboroto con un tono similar al mío.

La mayoría de las conversaciones eran recuerdos de aquellos que habían fallecido.

—Al parecer, así es como se lamentan… —le susurré en voz baja a Louis—. Para que no olviden a aquellos que murieron y para que puedan descansar en paz… Por eso, están actuando tan alegres a propósito mientras comparten sus recuerdos.

—Ya veo…

Mientras hablábamos en voz baja, Louis y yo estábamos sentados bastante cerca el uno del otro.

Las hermanas mayores, quienes notaron eso rápidamente, se burlaron de mí.

—No puedo creer que Mel haya traído a un hombre como su acompañante…

—¿Es el que hizo que Mel quisiera ser más hermosa?

—Realmente se ha vuelto hermosa… Si haces llorar a Mel, no te perdonaremos.

Era inusual ver a Louis sin saber qué responder a cada una de ellas.

—Maldita sea, como pensé, Mel ha sido arrebatada.

—Si tuviera que decirlo, siento que más bien es él el que ha sido arrebatado. —Escuchar las quejas de los miembros del cuerpo de guardias me hizo sentir como si hubiera vuelto al pasado, así que hice una sonrisa irónica mientras me unía a las bromas—. Todas las hermanas mayores aquí me tratan como a su hermana pequeña. Estoy segura de que piensan que no hay hombres más valientes que todos los presentes.

—Oh, ¿está bien hacer declaraciones de otros hombres frente a tu prometido? —preguntó la señora mientras sonreía de forma traviesa.

—Lo siento, pero… para mí, ¡mi prometido es el mejor! Aun con eso, creo que no hay aliados más reconfortantes para tener a mi lado que todos los aquí presentes. Estoy segura de que son los únicos a los que puedo darles la espalda mientras peleo y sentirme segura con ello.

Ellos sonrieron suavemente ante esas palabras.

Y después de eso, continuamos hablando sobre nuestros recuerdos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *