Campo de azucenas – Capítulo 14: Leia comienza

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


[Leia]

Al día siguiente, cuando me encontré con mi hermana Anne, ella estaba muy enojada.

A pesar de que no me besé con ella, sí lo hice con mi hermana Jessica, quien le dijo a Anne que la quería y se besaron.

No le dije que lo hice con Rose también. Porque soy una adulta.

Anne es bastante posesiva, pero estoy feliz de que se enojara por el beso.

Mi hermana Jessica también está sonriendo. Pero cuando las veo a ambas no puedo dejar de pensar que saben más que yo, y me deprimo.

Hablando de cuánto amamos a mi hermana Anne, nos besamos. Cuando vi a Anne regresar la sonrisa, me sentí aliviada. No tengo que preocuparme demasiado, porque no importa lo que suceda, ella sigue siendo mi hermana.

♦ ♦ ♦

Ese día tenía tanta hambre que no podía moverme.

Es la primera vez en mi vida que pensé que realmente iba a fallecer, a pesar de que es común que mi estómago duela tanto que quiere morir.

No tengo recuerdos de mis padres. Es una historia común del lugar donde vivía. O me tiraron fuera, o ellos murieron.

Pero cuando estaba a punto de morir, alguien me sostuvo. Cuando abrí mis pesados párpados, vi a una diosa de cabello plateado que estaba rodeada por una fragancia de flores.

¿Qué, ya estoy muerta?

No es tan malo si voy a ser sostenida por una Diosa. Además, ya no tendré que sentir dolor o arrepentimiento.

Sin embargo, me tiraron algo a la cara.

Huele a comida.

Es un platillo de carne que sirven en la tienda que vi antes.

En ese momento, sólo pude babear. Antes de preguntar si podía morder, el dueño del puesto me pateó lejos y me gritó que vaya a buscar en la basura.

No me gusta el dolor, así que hice lo que me dijo y tuve suerte de encontrar vegetales podridos.

¿La Diosa quiere que tenga una probada de su comida por última vez?

Intenté abrir la boca para comer. Pero fue imposible.

No tengo más energía.

Siento lástima por la pobre comida.

Es un desperdicio que sea para mí. Así que por favor, dáselo a alguien más que tenga hambre.

Entonces la Diosa partió un pedazo de la comida y la pasó dentro de mi boca. Me las arreglé para tragar, y llegó a mi estómago.

Repitió el proceso, y después de un tiempo, mi estómago se sintió lleno.

Después de un tiempo me las arreglé para agradecerle a la Diosa. Ella decidió llevarme al lugar donde se estaba quedando.

¿Ahí? ¿La Diosa se está alojando en una posada?

No, no, si lo pienso con calma, es imposible…

Pero quizás esta persona es tan humilde como una diosa.

♦ ♦ ♦

Cuando llegamos a la posada, Rose me llevó a un pozo de piedra donde había mucha agua caliente.

Parece ser un baño.

Primero limpió mi cuerpo y cabeza, entonces me secó con una tela suave y me puso ropas nuevas.

Es la primera vez que tengo ropas nuevas. Nunca había usado nada más que harapos.

¿Cómo podré pagarle? Si no hago nada es probable que se deshagan de mí.

Entonces Rose me habló.

—No te preocupes, la señorita no te pedirá nada a cambio. Probablemente sea la reencarnación de una diosa, aunque la persona misma lo niegue.

Lo entiendo, pero no tengo idea de a qué se refiere.

Después de todo, es obvio que es una diosa.

♦ ♦ ♦

Cuando regresé al cuarto, había una mujer sentada en la cama esperando.

Esta es la primera vez que escucho el nombre de la Diosa.

Anne Rose.

En el futuro, si tengo una hija, voy a llamarla de esa forma.

Le pregunté a la persona misma para confirmarlo.

— ¿La señorita Anne Rose es una diosa?

— ¡Equivocada!

Ella lo negó. Pero lo escuché de Rose.

Debe ser una diosa después de todo. Y debe estar ocultándolo por alguna razón, por eso lo niega con tanta firmeza.

♦ ♦ ♦

Esa noche desperté, pero la señorita Anne Rose no estaba a mi lado.

Entonces escuché algo del cuarto contiguo.

— ¿Señorita Anne Rose…?

Debido a la apertura entre la puerta y el suelo, pude agacharme y espiar por allí. El cuarto es bueno, pero con un agujero tan grande me pregunto si no habrán perdido material.

La señorita Anne Rose y Rose están desnudas y conectadas.

Hermoso.

Eso es todo lo que pude pensar.

Estoy segura de que es… Sí, es sexo.

Una mujer prostituta dijo que era eso antes de morir por una enfermedad.

Yo también quiero eso.

Mientras pensaba eso, un líquido pegajoso salió de mi vagina.

Viendo el hermoso líquido salir, lo único que hice fue babear ante algo tan delicioso.

♦ ♦ ♦

Es la primera vez que me siento tan feliz.

Siempre quise subirme a un carruaje, y este luce muy lujoso. Por la ventana pude ver a una gran cantidad de personas y edificios pasar. Además, pude comer hasta llenarme; me siento en el Cielo.

El lugar al que estábamos yendo mientras estaba de tan buen humor era la ‘Escuela’.

Es como un sueño donde la Princesa vive en un lugar parecido a un Castillo.

Por cierto, después de terminar el proceso de entrada, la señorita Anne Rose se convirtió en mi hermana.

No sé cómo llamarla, pero al parecer puedo decirle hermana.

Estoy tan feliz.

Mi vida comenzó después de conocer a mi hermana mayor. Quiero estar con ella por siempre. Una maravillosa diosa, y mi hermana favorita.

Desearía que esta felicidad continúe por siempre.

| Índice |

2 thoughts on “Campo de azucenas – Capítulo 14: Leia comienza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *