Campo de azucenas – Capítulo 13: Festival del deseo carnal

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


Con Jessica excitándose, y su vagina sin cabellos completamente empapada por la anticipación, me sentí como si estuviera jugándole una broma a una sucia niña de dieciséis años.

Le dije que se acostara, y ella extendió su mano hacia mí, dándome la bienvenida. Tanto su mente como su cuerpo están listos.

El juego previo sería de mal gusto ahora.

—Bésame —susurró Jessica.

¿Por qué les gusta tanto a las chicas besar? Aunque a mí también me gusta.

Cumpliendo su petición, nuestros labios se encontraron. Gradualmente cambiamos de un ligero pico a un beso francés.

Jessica intentó lamer la saliva que intentaba escapar. Parece que nuestro beso continuará a menos que me detenga. Lentamente, puse mi miembro frente a la vagina de Jessica y comencé a introducirme.

— ¡Nn! ¡Nn! ¡Nnnn~!

Sin dejar de empujar, sentí algo romperse.

Repentinamente, como sintiendo algo, las extremidades de Jessica comenzaron a revolverse. Tomé sus brazos por los codos y continué besándola.

Cuando logró calmarse, me separé para dejarla hablar.

— ¿Fue doloroso?

—Ah, no dolió tanto… Estoy bien… ¡Hiyaaaa!

Ya que no dolió, empujé dentro. Debo tener talento para esto si se siente bien la primera vez.

Ciertamente, es probable. Ya que es el cuerpo elegido por Dios.

Hablando de eso, Lorna también quedó saciada en su primera vez. Bueno, quizás sea porque soy de un mundo diferente, y aquí no digan si duele…

—Muu… Estás pensando en otra mujer.

Al parecer descubrió que pensaba en Lorna.

Wow, la intuición de una mujer durante el sexo es increíble.

Me disculpé, y mordí las cerezas que se encuentran ligeramente en su pecho. Estaban completamente erectos por la excitación, y mientras mordía, de alguna forma sabieron dulce.

— ¡Ah, hii! ¡Me vengooo! ¡Demasiado! ¡Ahhh!

—Oh, cielos, eres más sensible de lo que pensaba. Viniéndote sólo de tus pezones…

Dejé de mover mi cintura y pinché su otro pezón con mi boca.

— ¡Ah! ¡Ahh! ¡Noooo! ¡No ahí! ¡Kuuu!

Cuando se vino, Jessica se arqueó y sacó pecho. Al mismo tiempo, su vagina se apretó contra mi pene, que seguía en su interior.

El sentimiento de las contracciones me dio un placer inimaginable. Me pregunto qué pasará si repito esto.

Al mismo tiempo que estimulaba ambos pezones de Jessica, saqué mi miembro y lo introduje con fuerza. Repitiéndolo una y otra vez, Jessica volvió a arquerarse.

Probablemente no sintió dolor porque su himen era delgado. Ahora su húmeda vagina se volvió un órgano que acepta el placer codiciosamente. Por lo que, la tortura no se detuvo aunque se venía.

— ¡Ahh~! ¡Nooo! ¡Me vengo! ¡Yaaaa!

Mientras seguía mordiendo y succionando sus pezones sin piedad, Jessica siguió viniéndose sin abandonar su postura arqueada. Con lo mojada que está su vagina ahora, puede seguir aceptando mi miembro a pesar de no dejar de contraerse.

Alcanzando el límite de mi paciencia, sentí mi orgasmo acumularse y eyaculé en la excelente vagina de Jessica.

— ¡¡NNnnnn…!!

Líquido oscuro salió disparado de mi pene dentro del vientre de Jessica.

Aun así, su vagina no dejó de apretarse y sacarme hasta la última gota de semen. Pero el placer fue demasiado para la persona misma. Quizás sea porque fue su primera vez, sin embargo ella no se dio cuenta.

Cuando salí de su interior, un ligero líquido rosado goteó fuera. Al parecer estaba sangrando un poco.

Mi cuerpo se sentía pesado después de eyacular. Si fuera como siempre, habría terminado aquí y caído dormida, pero no puedo hacer eso hoy.

—Hermana…

Todavía tengo a una hermanita con sus bragas empapadas.

Es demasiado temprano para dormir.

♦ ♦ ♦

Sin bajarse de la cama, Leia comenzó a quitarse la ropa.

Después de desatar la camisa, un pequeño pecho con ligeras protuberancias apareció. Comparado con el de Jessica, no es tan diferente. La punta de su pezón luce como una hermosa cereza algo más pequeña que la de Jessica, pero de esperarse por su edad.

Entonces se quitó la parte inferior del pijama, tirándolo fuera de la cama.

Vi algo increíble allí.

A diferencia de la imagen linda que esperaba ver bajo su adorable pijama, algo como ropa interior de osos, encontré una encantadora tela roja atada con nudos mariposa a sus lados. Junto con su hermosa piel, creaba una atmósfera cautivadora.

Pero eso no era lo sorprendente.

Nope.

A diferencia de las prendas normales, estas no cubrían su lugar secreto, el cual estaba completamente mojado. Los chicos las llamarían bragas sin entrepierna.

— ¿Leia? ¿Dónde conseguiste eso…?

—La señorita Rose las compró para mí cuando nadie miraba.

Caballero Femenina, ¿qué diablos intentas enseñarle…?

Bueno, es tiempo para el premio.

Leia estaba de pie a mi lado, vestida con esa ropa, utilizando su mano para expandir su vagina con un signo de la paz invertido, revelando su interior rosado.

—No puedo soportarlo más. Quiero el miembro de mi hermana. Por favor, hazlo conmigo.

Desde su interior, jugos de amor comenzaron a salir.

♦ ♦ ♦

—Hermana, no necesitas moverte. Yo haré todo.

Yaciendo boca arriba, puedo verla con claridad, incluyendo su abertura. Leia está posicionando su blanco trasero sobre mi erecto pene. Debido a la diferencia de altura, estaba golpeando dentro de su lugar especial a pesar de que ella no estaba arrodillada.

Mi miembro es bastante grande.

Además, debido a nuestras edades, incluso después de que se arrodilló sólo la punta entró a su vagina. Sin embargo, su inmaduro agujero se deformó ligeramente para aceptar mi gran pene.

Sentí cuando su fino himen se rompió. Aun así, Leia continuó bajando su cintura poco a poco. Entonces levantó las caderas después de que la punta golpeara su útero. Cuando ella se retiró, su rosada vagina se contrajo.

Hay algo claramente diferente entre hacerlo con ropa o sin ella. Gradualmente, una vez que se acostumbró, Leia aumentó la velocidad.

—L-Leia… ¿No es doloroso?

—Ahh ♡ Ahh ♡ Tan bueno ♡ Lo amo, hermana ♡

Su rostro está lleno de placer con sus ojos tomando la forma de corazones, sin dejar de mover su cintura. Entonces aumentó la velocidad, saliendo hasta el límite para luego dejarse caer con fuerza.

Su ropa interior continúa excitándome, causando que mi erección aumente de tamaño. Debido a eso, la urgencia de eyacular en su pequeña vagina se volvió más intensa.

— ¡Nn! ¡Ahhh!

Líquido caliente fluyó en el interior de Leia. Mi miembro pulsaba mientras líquido caliente salía con fuerza.

— ¡Hermana, eres tan linda! ¡Quiero más! ¡Muéstrame más!

Después de ver mi orgasmo, Leia se excitó más y, sin detenerse, apretó su vagina alrededor de mi miembro sensible.

Al parecer ella se vino varias veces.

Sin descansar nuestras cinturas, continuamos besándonos con el sonido de salpicaduras de fondo. Su clítoris que salía de sus bragas estaba rojo sangre, mientras que sus pequeños pezones estaban erectos al máximo.

—Hermana, eres tan linda ♡ Tu pene es tan bueno ♡ Te amo.

♦ ♦ ♦

Diez minutos más tarde~

—No más, suficiente… ¡Nn! ¡Hii! ¡Imposible…! ¡Nn! ¡Ahh!

—Ah, haa… Hermana… Tan linda… ¿No me mostrarás más?

Leia continuó moviendo su cintura sin detenerse. Cuando mi erección comienza a ablandarse, usa habilidosamente su vagina, pezones y agujero para mantenerla con energía.

— ¡Nn! ¡Hiiii!

Mi conciencia está fallando.

—Nn… Todavía puedes seguir, ¿verdad? No mientas, hermana. Por favor, muéstrame tu linda expresión.

Leia, que tomó quién sabe cuánto de mi semen, sigue teniendo una expresión de éxtasis. La parte donde nos unimos está completamente empapada, y la parte inferior de sus bragas está goteando jugos.

Entonces Jessica, que se desmayó hace rato, despertó.

—Muu… ¿Anne? Parece que me desmayé por un rato… ¡Qué ropa interior más erótica! Algo como eso… Ustedes hermanas terminaron teniendo sexo…

Jessica se quedó sin aliento por un segundo.

—La transformación de Leia también es increíble… Anne, ¿estás bien…?

—Imposible… Me muero… ¡N-No más! ¡Noooo! ¡Oh por Dios!

Me vine en el medio de nuestra conversación, extendiendo mi mano hacia Jessica para pedirle ayuda.

Normalmente Anne es tan digna e imperturbable, pero ahora… Es problemático que me pida ayuda… ¡Tan tentador…!

Mientras la espalda de Jessica temblaba, vi su lado sádico despertar. Fue al lado opuesto de Leia y se sentó en mi rostro.

—Esto es venganza por lo de antes. Lámeme.

Incapaz de resistirme, tracé mi lengua por la húmeda vagina de Jessica. Ajustándose, ella colocó su cintura en posición y comenzó a moverse de atrás para adelante.

Sus jugos y el semen de antes comenzaron a salir.

—Leia, vamos a enseñarle qué tan buenas son las mujeres a Anne. Y nunca se la daremos a un hombre.

Antes la voz de Jessica no tenía fuerza.

— ¡Sí! ¡Sí! ¡Vamos a hacerlo! ¡Jessica!

¿Piensa lo mismo o sólo se impresionó por la forma en que Jessica habló? Pero realmente es imposible para mí…

—Aunque no soy tu hermana mayor, yo sí pienso en ti como una. ¿Te importaría llamarme de esa forma?

— ¡Lo entiendo! ¡Hermana Jessica! ¡También te amo mucho!

Las dos se miraron entre sí y comenzaron a acariciar los pechos de la otra mientras se sonrojaban. Acercándose poco a poco, iniciaron un beso demandante.

La mano, que originalmente acariciaba el pecho, cambió a los pezones sin abandonar el beso.

Sobre mí.

Ya sea porque su excitación aumentaba, comenzaron a mover sus cinturas. Pero no estoy feliz. ¡¿Por qué no me besan?!

Me estaba sintiendo algo celosa con la forma en que profundizan su amor de hermanas. Yo solo estaba acostada debajo de ellas…

Es suficiente. Sólo soy una almohada.

De alguna forma estoy molesta, así que lamí la vagina de Jessica.

— ¡¿Nnmuumuu!? ¡Ahhh! ¡Ahh!

Esta fiesta de deseo carnal continuó por un rato.

Leia despertó.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *