Campo de azucenas – Capítulo 6: Erección Matutina y viaje

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


Al día siguiente, cuando desperté, Lorna estaba arriba mío.

Bueno, dormimos en una posición extraña ayer. Ella parece despierta.

— ¿Está despierta? Buenos días.

No puedo ver su rostro desde mi posición, pero de alguna forma se dio cuenta cuando me desperté.

—Buenos días Lorna… ¿Estuvimos conectadas desde ayer?

Incluso ahora mi pene está dentro del trasero de Lorna. Además, como es de mañana, está erecto…

—Sí. Comenzaré el tratamiento de la mañana de inmediato.

¿Tratamiento? ¿Qué tratamiento?

Mientras pensaba confundida, Lorna llevó su pierna al borde de la cama. Entonces levantó su cintura, provocando que se inclinara en mi pecho.

Naturalmente, si me muevo mi pene saldrá de Lorna. Pero antes de que saliera del todo, ella bajó su cintura.

—Nnn… ¡Auu…! ¡Lorna!

Me sorprendí ante sus acciones repentinas, aunque salieron gemidos de placer. Sin preocuparse, ella subió y bajó su cintura repetidamente.

—Ahh… Señorita Anne… Hmm… ¡Ven aquí! G-Gracias a mí… ¡Ahh!

Es bien conocido en juegos y series que, cuando uno despierta con una erección, su compañera suele darle una mamada, pero esta es la primera vez que experimento sexo anal.

Esta chica… No hagas eso… 

Con su cintura subiendo y bajando, la apariencia de Lorna es bastante particular.

Si giro la cabeza puedo ver cada vez que mi pene entra y sale de su trasero. Luce como si sus intestinos fueran a salirse. El movimiento está siendo considerablemente sencillo considerando que ayer la llené con semen.

Los pezones de Lorna están duros mientras se mueve desesperadamente.

Esto no es bueno. Ella estaba esperando emocionada mi erección matutina, ¿verdad?

—Hmm… ¿Lorna quiere ocuparse de mi erección? ¿Lorna se encargará del tratamiento?

La acaricié gentilmente mientras ella se sacudía en mi pecho.

—Nn… Ahh, debo servirle… Auu, ¡esto es malo! ¡Ahhhh!

Gradualmente cambié las caricias gentiles a un ataque a sus pechos. Acaricié su pezón entre mis dedos varias veces, mientras lo apretaba y presionaba con mi dedo índice.

—Hey, ¿Lorna? ¿Tu mano está libre? ¿La mano de tu Maestra se está moviendo mientras tú estás descansando? Puedes sentirte más cómoda por tu cuenta ♪

Sin embargo, aunque dije eso, ella no tenía más fuerza.

Pellizqué su clítoris con mi mano derecha, a la vez que insertaba mi dedo medio e índice de mi mano izquierda en su vagina.

— ¡Ahhh! ¡Anne! ¡HIYAAA! ¡Todo! ¡Todo se siente! ¡Ngaaa!

Confiándole mi cintura a ella, sin saberlo, Lorna encogió su postura aun más.

Aun así, mi resistencia está llegando a su límite, sin dejar de entrar en Lorna.

— ¡Lorna! Yo… no puedo… ¡Ahh! ¡Ahhh! ¡Ahhhhh!

Disparé mi semen en su interior, y este la llenó por completo.

—Nnn… Nnn… ¡Ahh! ¡Ughhhh! ¡Está viniendo! ¡El semen  de Anne es el MEJOR!

Su cuerpo tembló y se retorció a la perfección. Al mismo tiempo, ella soltó sus jugos, pero como mi dedo estaba dentro, se dispersaron por todos lados. Por lo que, la parte inferior de nuestros cuerpos se empaparon con su orgasmo.

Aun así, el rostro de Lorna se ve extremadamente feliz. Es una expresión que sólo le mostrarías a tu persona especial.

No, no sé cuándo se levantó. Probablemente han pasado una o dos horas desde que entré en su trasero.

Lorna salió del clímax, así que levanté su cuerpo laxo. Naturalmente, como mi pene seguía dentro suyo, ella gimió y mi semen goteó fuera.

Levanté su agotado cuerpo una vez recuperé el aliento.

—Waaa… Waa… Ahh… Tengo que levantarme ahora.

Me paré de forma que la esperma dentro no se saliera mientras ponía fuerza en mis piernas, y saqué mi pene.

Como ayer no lo sacamos, debe haber gran cantidad de semen acumulado en su cuerpo.

Lorna se arrojó sin fuerzas a la cama, y puse una gran botella que saqué de debajo de la cama para poner a Lorna sobre ella, como si se estuviera sentada en el inodoro.

Líquido oscuro comenzó a caer en la botella limpia. Al principio, salía sólo de la vagina, pero entonces se mezcló con el del sexo anal.

— ¡Nnnn! ¡Nku…! Haaa. Ahhh… Por favor, no mires… —Escuché su voz seductora al quitarle el semen.

Escuchando este sonido, ya fuera porque se excitó o porque se avergonzó, su rostro se volvió rojo. Cuando terminó, su ano se vio erótico. Pero si sigo pensando en Lorna querré seguir haciéndolo.

Me cambié la ropa mientras pensaba cómo estaba el clima. Una vez que Lorna terminó, sacó la botella y la cerró, poniéndola frente a donde estaban las ropas dobladas.

Iba a preguntarle qué pensaba hacer con eso, pero me asusté y no lo hice.

Es probable que haya despertado algo terrible… 

♦ ♦ ♦

Mientras me limpiaba, Lorna dijo que el baño y el desayuno estaban listos, así que la seguí.

Para ser honesta, no sé cómo limpiar este desastroso cuarto, así que decidí dejárselo a Lorna. O mejor dicho, ella parece querer hacerlo.

Cuando determiné el baño y el desayuno, volví a la habitación y estaba tan hermosa como siempre.

El espejo grande está brillando.

Increíble. Ha pasado tiempo desde que vi una sirvienta tan maravillosa, pensé mientras hacía los preparativos para mi partida al Castillo Imperial.

♦ ♦ ♦

—Gusu… Se.Ño.Ri.Ta A-N-N-E… Por favor no se olvide de mí…

—No olvidaré nada, y volveré durante las próximas vacaciones.

Palmeé la cabeza de Lorna, que vino a despedirme mientras lloraba.

Hasta ahora, cada vez que regresaba a la escuela nos tomábamos un tiempo para despedirnos, pero esto no tiene precedentes.

Mi familia y los otros sirvientes también fueron tan cálidos como Lorna, así que sólo pude sonreír con ironía.

Les saludé y entré al carruaje para cuatro personas. Me tomará cinco días en el camino principal llegar a la Capital Real. No puedo tomar baños mientras tanto, pero hay una cama en el vehículo, así que debería ser un viaje cómodo. La protección está a cargo de los guardaespaldas en caballos, por lo que nos iremos un gran número de personas. Sin embargo, como el orden público no es malo, no habrá muchos problemas.

Además, entre ellos hay una Mujer Caballero.

El cochero golpeó al caballo, y con un estruendo, el carruaje comenzó a moverse.

Desde la ventana, pude ver a Lorna saludar mientras lloraba volviéndose pequeña gradualmente.

— ¿Estos sentimientos serán reemplazados? —murmuré para mí misma mientras miraba mi reflejo por la ventana.

En ese caso, sólo una persona puede corregir el “Error”.

El camino para salvar a la humanidad es largo…

| Índice |

One thought on “Campo de azucenas – Capítulo 6: Erección Matutina y viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *