¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 95: Charla ociosa – La crisis de Ricardo (2)

Traducido por Shröedinger

Editado por Ayanami


Cuando me desperté a la mañana siguiente, me dirigí inmediatamente a la habitación de mi padre.

—Padre, como era de esperar, rechacemos la entrevista de matrimonio.

—¿Esto de nuevo? Ayer te dije que era imposible.

Aparecieron arrugas en la frente del padre y puso cara de estar en conflicto.

Incluso si dices que es imposible, no puedo hacerlo.

No puedo pensar en nadie más que en Sana.

—¡Padre! ¡Me casaré con Sana!

—¿Eh? —Padre mostró una cara de asombro. Su rostro dice… ¿Este idiota?

—Es decir, tomaré a Sana como novia.

—No, incluso si lo reformulas, sigue siendo lo mismo. ¿Cuándo le hiciste esa promesa a Sana?

—Todavía no le he dicho a Sana.

Al escuchar mis palabras, padre suspiró profundamente.

Luego negó con la cabeza.

—Ricardo, creo que sería maravilloso si tomaras a Sana como novia. Sin embargo, piensa detenidamente. ¿Crees que Sana se casaría contigo? Hasta ahora, nunca le habías hablado de algo así a Sana, ¿Verdad?

Me quedé en silencio al escuchar las palabras de mi padre.

Ciertamente, sólo noté mis sentimientos ayer.

No le he transmitido mis sentimientos a Sana en absoluto.

¡Sin embargo! Mientras participo en la entrevista matrimonial, Sana se aleja cada vez más.

No, considerando el carácter de Sana, si participo, quizás no nos volvamos a ver.

Eso… solo me da ganas de llorar.

—¡Padre! Iré al País Occidental y me reuniré con Sana.

—Es inútil.

—¿¡Por qué!?

—Piensa cuidadosamente. El capitán de la orden de caballeros no puede negarse el día de la entrevista matrimonial y además ir al País Occidental. De todos modos, solo participa una vez en la entrevista matrimonial. Puedes negarte después de conocerla. Y la posibilidad de que te guste inesperadamente la compañera de la entrevista no es cero, ¿Verdad?

—Es cero.

Las historias de mi padre y la mía trazaban líneas paralelas.

Al parecer, la otra parte vino mientras tanto.

El mayordomo, Sebastián, nos llamó a mí y a mi padre.

—Maestro, joven maestro Ricardo, lo guiaré a la habitación con la otra parte para la entrevista de matrimonio, el Conde Kukuul y su hija.

Ugh, no pude escapar.

No se puede evitar, será mejor una vez que se dé cuenta de que solo eran sus delirios.

No puedo complacer a una dama noble con una conversación.

Guiados por Sebastian, mi padre y yo nos dirigimos a la habitación donde esperaba el conde.

—Siento haberle hecho esperar. —Mi padre se disculpó al entrar en la habitación.

Lo seguí, pero justo cuando entré, los ojos de la joven y los míos se encontraron.

Normalmente, una dama joven y noble pronto apartaría la mirada, pero no está dama.

Esta dama no lo hará.

Ella me está mirando.

Desvié mis ojos debido a la reacción diferente a la habitual.

De alguna manera, no pude calmarme porque sus ojos brillaban excesivamente.

—No, soy yo quien lamenta haber llegado antes. En cualquier caso, mi hija estaba impaciente, así que nos apresuramos aquí. Ella esperaba ansiosa la entrevista de matrimonio de hoy.

Mientras el Conde habla, ella me mira.

¿Q…qué es esto?

No sé qué hacer porque nunca nadie me miró así.

—Joven Ricardo, esta es mi hija Elise. Puede que yo sea su padre, pero ella es muy linda, ¿No es así? Ahora, ahora, dejemos que los jóvenes hablen.

El Conde sonriendo y mi padre nos dejaron despiadadamente a mí y a la señorita Elise en la habitación.

Oye, oye, ¿Está bien dejar a un hombre y una mujer solos en la habitación antes del matrimonio?

Bueno, la puerta está ligeramente abierta, pero ¿Está realmente bien?

Mientras estaba atrapado en mis pensamientos, la señorita Elise abrió la boca.

—¡Joven Ricardo! ¡Por favor cásate conmigo!

—¿Eh? ¿Q…qué estás diciendo tan de repente?

—No es repentino. Me enamoré del señor Ricardo a primera vista. Por favor, cásate conmigo, te lo imploro.

Cuando dijo eso, bajó la cabeza en el acto.

¿Q…qué significa esto?

¿Por qué se me propone una dama a la que se supone que conocí por primera vez?

En primer lugar, ¿Cuándo se enamoró a primera vista?

La confesión repentina no me hizo feliz, solo me dejó perplejo.

—Um, señorita Elise. ¿Nos hemos conocido en alguna parte? Lo siento, pero no lo recuerdo.

Después de escuchar mis palabras, la señorita Elise tenía una expresión complicada.

—El joven Ricardo me ha salvado antes. En ese momento, me conmovió profundamente tu figura y comencé a añorarla. Cuando consulté a mi padre, el joven Ricardo parecía no tener prometida, así que organizó esta entrevista de matrimonio.

—¿Te salvé? … Lo siento, no puedo recordar. ¿Quizás me has confundido con otra persona?

La señorita Elise mostró una expresión un poco triste.

—Creo que no lo recuerdas porque yo estaba disfrazada en ese momento. A veces me escapaba en secreto a un pueblo para divertirme. En ese momento, tuve la mala suerte de estar involucrada con un borracho… ¡Sin embargo, en ese momento el joven Ricardo me salvó! El joven Ricardo era muy fuerte y genial. En ese momento, me enamoré a primera vista.

Un pueblo…

Ciertamente he ayudado allí algunas veces.

Ella debe ser alguno de ellos.

Aun así, está absolutamente imaginando cosas sobre mí.

Incluso ahora me ve como alguien increíble.

¿Cómo debo rechazar esta entrevista? ¡Dime, Sana!

Le pedí ayuda a Sana con todo mi corazón a pesar de que ella está en el País Occidental.

¡Ugh ~~, por eso dije que tengo un mal presentimiento sobre esto.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *