Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 29: Enfrentamiento con la Heroína de la Secuela.

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


Con la Ceremonia finalizada, Tiararose y Aquasteed regresaron a Marineforest juntos.

La boda oficial se llevaría a cabo en la Gran Catedral en un mes.

Varias personas se reunieron de distintos países como invitados. Los próximos días estarían ocupados con los preparativos.

—…Ahh, creo que lo memoricé todo por ahora.

— ¿Estás bien? Estás trabajando duro, Tiara.

—Gracias.

En la Oficina de Aquasteed.

Mientras él trabajaba en su escritorio, Tiararose intentaba frenéticamente recordar toda la lista de invitados. Reyes, Reinas y Príncipes de otros países vendrían a bendecirlos.

Y como la novia, no podía permitirse no saber sus nombres.

Tomó un sorbo de té y miró a Aquasteed, quien estaba sentado a su lado.

Había una sombra de cansancio en su hermoso rostro. Él también estaba abrumado por el trabajo.

—Oh, lo que hago no es muy duro. Después de todo, ya sé quiénes son las figuras prominentes de esos países.

—Sabía que podrías hacerlo.

Tiararose había estado bajo una estricta educación para convertirse en Reina desde muy joven.

Su profesor privado introdujo conocimiento sobre países, la historia y la conexión entre los actuales Nobles y oficiales en su cabeza. De hecho, probablemente fuera más adecuado decir que estaba inspeccionando la lista en lugar de memorizándola.

Aquasteed era igual. Miró la lista una sola vez y ya no necesitaba revisarla. Toda la información fue guardada en su cabeza.

Tiararose quedó impresionada con él y se preguntó si habría algo que no podía hacer.

—…

— ¡!

Un movimiento inesperado.

Aquasteed se inclinó hacia Tiararose.

Ella por un instante se preguntó qué pasaba, cuando se dio cuenta que estaba adulándola. Si él quería descansar en su hombro, se lo hubiera permitido con felicidad.

Sus pestañas caídas eran largas y gruesas, la mayoría de las mujeres del mundo debían estar celosas. Bueno, Tiararose estaba entre ellas. Pero lo más probable es que Aquasteed no lo notara.

Es adorable, mi Príncipe Aqua.

Una risita se le escapó de sus labios.

Los ojos medio cerrados de Aquasteed captaron su risa, y él sonrió.

Tiararose es tan adorable como siempre.

¿Quién podría adivinar que los dos pensaban lo mismo?

La atmósfera del cuarto se volvió ligera, suave, y de alguna forma, dulce.

Así que nadie respondió cuando Elliot, quien estaba organizando algunos documentos, murmuró.

—Quiero una novia también…

♦ ♦ ♦

Antes de que lo supieran, los días frenéticos pasaron sin problemas hasta que el día antes de la Ceremonia llegó.

El Rey, el Príncipe Sirius y los padres de Tiararose llegaron al país para atender a la boda. Ella deseaba que pudiera liberarse e ir a verlos de inmediato, pero los preparativos no se lo permitían.

También era el trabajo de Tiararose mantener su belleza para el día a día. Esa mañana ya le habían dado otro masaje, y pasó el tiempo desde entonces decorando sus uñas cuidadosamente.

Esto no es diferente de Japón.

Bueno, este era un juego Otome originario de Japón después de todo. En términos de bodas actuales, no tenían atuendos especiales, lo que era de gran alivio para Tiararose.

Ella bajó la mirada a sus uñas hermosamente pintadas y un sentimiento cálido llenó su pecho.

Después de terminar su año de entrenamiento, mañana se volvería la esposa de Aquasteed. Era algo que la conmovía profundamente y la emocionaba.

—Te ves hermosa, Princesa Tiararose. Oh, estoy tan feliz de que finalmente te cases con el Príncipe Aquasteed.

—Oh, detente Philliane. ¿Qué harás en la ceremonia si ya estás llorando? La boda es mañana…

—Eso es verdad. ¡Míreme, estoy tan emocionada que…!

Tiararose preparó el té para ayudarle a Philliane a calmarse, y ambas almorzaron juntas. Durante la tarde, arreglarían su cabello e inspeccionarían el programa para la boda. Después de eso, debería tomar un baño e irse a dormir de inmediato.

Los preparativos de la mañana comenzarían muy temprano, así que debía levantarse antes de lo usual.

Mientras pensaba, escuchó un golpe en la puerta.

— ¿Quién podría ser? Creo que no había más deberes.

—Sí. Iré a ver quién es. Permanezca aquí y espere, Princesa.

Tiararose asintió y dejó a Philliane encargarse de todo.

Había varias cosas que debía hacer hoy, pero Tiararose sintió un mal presentimiento cuando miró a la puerta.

Este patrón, ¿no sucedió algo como esto antes?

¿Cuándo fue? Es verdad, el día de la Fiesta de Graduación.

…Y ella recordó sólo eso antes de empujar el recuerdo lejos.

No podía activar ninguna bandera que causaran que la Heroína, Aishira, los visitara. Sin embargo, era bastante probable que su mal presentimiento se cumpliera.

—La Princesa Aishira ha venido a verte… —dijo Philliane.

—Oh, ¿la Princesa? Bueno, déjala entrar entonces.

—Como desee.

Dio permiso de inmediato, y Aishira junto a su dama de compañía entraron en el cuarto.

Ambas se saludaron y Tiararose le pidió que tomara asiento.

—Debes perdonarme por molestarte cuando estás tan ocupada.

—Oh, no. Estoy feliz de que hayas venido a verme.

Ambas se sonrieron y comenzaron una conversación ligera mientras Philliane preparaba el té a su lado.

Tiararose tenía mucha curiosidad por el motivo de su visita, pero sospechaba que, como la Heroína, quería detener su boda.

—Princesa Tiararose. Permítame felicitarle por su matrimonio. Sólo quería darle mi bendición en persona.

—Oh… Muchas gracias.

Aishira no solo parecía hablar en serio, sino que tenía una sonrisa amable que sugería que lo sentía desde el fondo de su corazón. Lucía feliz cuando agregó:

—No quiero molestarte por más tiempo.

Esto hizo que incluso Tiararose frunciera el ceño.

Aunque estaba frente a ella dándole su bendición, Tiararose sentía en el fondo de su corazón que seguía amando a Aquasteed.

Así que la miró intrigada.

¿Realmente nunca sintió nada de afecto hacia él?

Cuando hablaron antes, dijo que le había dejado todo lo concerniente a su matrimonio a su padre, porque no había ningún hombre que le gustara, y que lo mejor sería que su padre hiciera el mejor arreglo posible.

—… ¿Piensas que siento algún tipo de afecto hacia el Príncipe Aquasteed?

— ¡-!

Aishira sonrió con amargura, pero habló con claridad.

Tiararose no había esperado que le preguntara algo como eso sin rodeos, ni siquiera podía pensar cómo responder.

—No entiendo lo que llamas amor. Pero creo que mi padre podrá encontrar a alguien bueno para mí.

—Aishira…

¿No entiendes el amor?

¿Será por el tipo de existencia que es?

Aishira era la Heroína de la Secuela. Se suponía que se enamoraría de un interés amoroso del juego. En este caso, sin lugar a dudas, ella estaba en la ruta de Aquasteed.

Pero la existencia de Tiararose evitó ese resultado. Si el ser irregular conocido como ‘Tiararose’ no hubiera estado allí, entonces ambos habrían terminado juntos.

Amada por las Hadas del Mar, la hija del Duque de Marineforest.

Tiararose no podía pensar en nada más que ‘Adecuado’.

Sin embargo, Aquasteed le mostró su afecto a ella.

Estaría mal que se disculpara aquí, pero no pudo evitar sentirse responsable.

—…Aishira, yo…

— ¡Eso es suficiente!

— ¡¿-?!

Justo cuando Tiararose llamó su nombre y Aishira se giró hacia ella… Una tercera voz se metió en la conversación.

Todas se giraron hacia el lugar de donde surgía la voz. Y allí, frente a ellas estaba Akari con su cabello negro ondeando.

— ¡Lady Akari!

—Permíteme felicitarte una vez más, Lady Tiara… Es un honor conocerla, Lady Aishira. Mi nombre es Akari.

—Estoy feliz de conocerte, Akari. Soy Aishira Pearland.

Akari estaba de pie en la ventana.

Parecía que ella misma sabía que sería rechazada sin dudarlo si intentaba entrar por la puerta principal.

—La Heroína de la Secuela… Hmm, ¡es como el juego! Deberías ser un poco más feliz para ser alguien que es la Heroína.

—Lady Akari. Por favor deja de ser tan grosera con la Princesa Aishira.

—Oh, lo lamento. Por favor discúlpame si te molesté.

—No, no te preocupes.

Tiararose suspiró, detuvo a Philliane y a la Dama de la Corte que estaban por salir a reportarle a Aquasteed. Si Aishira no fuera una dama dulce, este encuentro podría haber causado problemas.

Tiararose le susurró discretamente al oído a Akari, preguntándole qué pretendía al llegar de repente.

—Bueno, sólo quería ver a la suertuda, la Heroína de la Secuela… Debería disfrutar la vida un poco más. Aishira es la Heroína, pero no parece que se estuviera divirtiendo para nada. Bueno, supongo que es mejor a que te robe al Príncipe Aqua.

—Lady Akari…

En verdad le gustan los Juegos Otome, pensó Tiararose exasperada.

¿La repentina aparición de Akari significaba que podía participar en la ceremonia de boda? ¿O vino a Marineforest por su cuenta?

Akari se giró para mirar a Aishira.

Probablemente sentía curiosidad por saber la personalidad de su compañera Heroína. Eso o quería confirmar que en verdad era un ser similar a ella.

Sin embargo, Tiararose ya estaba decidida en ese asunto.

Aishira no había reencarnado ni pasado entre mundos. Ella nunca reaccionaba a frases modernas, o la forma de hablar de otras chicas. En cuanto al pase entre mundos, no parecía ser japonesa sin importar cómo la miraras.

Por eso, Aishira definitivamente era una persona ordinaria que vivía en esta tierra.

—Parece que las dos se llevan bien.

— ¿Huh?

La voz de Aishira sonaba como una campanilla, y ambas respondieron sorprendidas.

Al parecer lucían cercanas desde un punto de vista externo.

Aunque estaba sorprendida, Akari accedió orgullosamente. Tiararose la miró exasperada mientras se preguntaba qué estaba diciendo Aishira, pero entonces Akari continuó con una oración aún más inesperada.

—Sí, soy la amiga de Tiararose como dices… Por eso, estoy muy preocupada por ella.

— ¿Preocupada?

Aishira inclinó su cabeza a un lado y se preguntó a qué se refería Akari con esas palabras.

—En efecto. Aishira, ¿no estás siempre al lado del Príncipe Aqua? ¡Quiero pedirte que te mantengas alejada del esposo de mi amiga!

— ¡….!

Akari la apuntó con su dedo. “¡Ni siquiera intentes robarte al amante de alguien más!” es lo que parecía decir.

No obstante, quien más se sorprendió por sus palabras fue Aishira. Realmente no tenía ninguna inclinación romántica hacia Aquasteed.

¿P-Podría ser que los demás piensen que siento afecto hacia Aquasteed…?

Aishira sintió una puñalada en el corazón.

—Debes perdonarme, Tiararose. Realmente debería haber sido más considerada.

—Por favor no digas eso, Aishira. No deberías preocuparte por esas cosas… Tú también, Akari. No hables de eso.

Aishira sólo tenía catorce años.

Aun así, se movía con calma por la sociedad como la hija del Duque, e incluso se encargaba del océano. Si se volviera cercana a Aquasteed como una hermana pequeña, entonces no podía culparla.

—Lo lamento, te hice sentir incómoda…

Se disculpó de nuevo mientras bajaba la mirada después de escuchar las palabras de Tiararose.

Y en ese momento, ella entendió que no era japonesa, sólo una chica muy dulce.

…Como uno esperaría de la Heroína de la Secuela.

Aishira era amable y linda. Pero eso mismo era lo más aterrador para Akari.

Los puros son los impredecibles, pensó.

Este juego era la secuela del “Anillo de Lapis Lazuli”.

Tiararose no lo sabía, pero Akari había jugado este juego muchas veces.

Los intereses amorosos eran el Príncipe Heredero Aquasteed, su sirviente Elliot, el Rey de las Hadas del Bosque, Keith, y el joven y talentoso mayordomo que trabajaba en la mansión de la Heroína.

Además de esos cuatro, también había una ruta oculta que involucraba al Rey Hada del Cielo.

Definitivamente está en la ruta de Aquasteed.

Era el vestido que Aishira tenía lo que le hizo saber esto a Akari. En términos de los eventos, esto no tenía mucha relación, pero el color del moño en su espalda estaba diseñado para mostrar en qué ruta estabas.

Y en la espalda de Aishira había un moño hermoso de azul oscuro. Sin lugar a dudas, era el color de Aquasteed.

—…Princesa Tiararose, el Príncipe Aquasteed llegará pronto.

—Ah, es verdad. Tenemos algunas inspecciones finales que hacer.

Phillaine anunció tímidamente, pero Tiararose estaba agradecida con la interrupción.

Aishira se disculpó de inmediato por quedarse por tanto tiempo y se fue con su sirvienta. Akari aparentemente iba a retirarse por la ventana, ya que ahora estaba en el marco.

—…Lady Akari, ¿por qué vino hoy? ¿No está el Príncipe Hartnight contigo?

—No, vine sola.

— ¿Qué…?

Akari sacudió la cabeza cuando estaba por irse.

Tiararose había asumido que estaba con Hartnight como parte de sus deberes públicos. Nunca habría pensado que había venido sola.

— ¿Pero por qué…?

—Por nada, en serio. Supongo que sólo quería ver cómo termina la secuela.

—Realmente te gustan los juegos Otome.

Oh Cielos, pensó Tiararose mientras Akari salía por la ventana. No le tomó mucho tiempo darse cuenta que había usado magia.

Akari aterrizó con fuerza en un cuarto de una posada que no estaba muy lejos del Castillo. El lugar se veía caro, con cuartos y muebles grandes.

Akari murmuró para sí en el medio del espacio vacío.

—No me importa el pasado. Pero, ahora mismo, me gusta la Princesa Tiara. Pienso en ella como una amiga.

Por eso, no le permitiré a Aishira arruinar su boda.

| Índice |

13 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 29: Enfrentamiento con la Heroína de la Secuela.

  1. Naomi says:

    Mmm, realmente pensé que Tarmo sería un objetivo pero me equivoqué. ¯\_(ツ)_/¯ aunque si acerté con Eliot 😂 ¡ahora tengo curiosidad sobre el rey hada del cielo!

  2. Shion93 says:

    En serio no esperaba a Akari ahí pero gracias a ella pudimos saber en que ruta esta la heroína, que hay otro objetivos de captura que serian el Rey del cielo (quiero conocerlo) y el mayordomo (que tampoco lo conozco. Probablemente Aishira termine con el Rey del cielo, creo que va bien con el status de ella al ser ella hija de un conde.

  3. martinhomuhomu says:

    por lo que entiendo a aishira le gusta aqua y cuando lo vea al borde de la linea de boda se le romperá el corazón y eso hará que los espíritus de agua ataquen y posiblemente lastimen a tiara por eso akari esta preocupada porque lo más seguro que es la ruta del bad end o final malo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *