Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 42: La flor de Tiararose

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


Todos miraron al arcoíris y suspiraron de alivio.

Tiararose había estado muy preocupada sobre lo que sucedería cuando Pearl llamó al tsunami, pero ahora sintió algo de confianza en ella misma al haber logrado detenerlo.

—Haah…

— ¿Cómo estás? Debes estar muy cansada, ya que no estás acostumbrada a usar tanta magia. —dijo Aquasteed con una sonrisa mientras envolvía sus brazos alrededor de su cintura para sostenerla. Luego comenzó a acariciarle su cuello suavemente.

Tiararose asintió y se inclinó contra él, queriendo ser mimada. Entonces se dio cuenta que ambos estaban empapados.

Pensó brevemente que necesitaban cambiarse… Pero entonces recordó algo más.

—Príncipe Aqua.

— ¿Hm?

Ella lo miró de repente. Y aunque se sorprendió, él mantuvo su sonrisa gentil.

—Oh…

— ¿Tiara?

—No, no es nada…

¡Aqua luce tan guapo cuando está mojado!

Las gotas de agua caían seductoramente de su cabello azul oscuro.

Su mano se extendió hacia él, y Aquasteed sonrió feliz. Su dedo se movió para acariciar las gotas de agua de su flequillo, temblando por lo frío del tacto.

—Tiara, tus manos son tan cálidas.

— ¡! Oh, uh… Lo lamento. Por tocarte con mis manos mojadas.

—Desearía que me tocaras más.

—Oh.

Tiró de su mano para que lo rodeara.

Estaba empapada, por lo que debería tener frío, pero de alguna forma se sentía caliente. Pensó que probablemente era por lo rápido que latía su corazón en su pecho. Aun así, sintió un tipo de comodidad que la hizo perderse un poco.

Los dos estaban en su pequeño y dulce mundo ahora… Pero el Rey Hada no era alguien que observara y se mantuviera en silencio.

— ¡Hey! ¿ustedes dos se olvidaron que seguimos aquí?

—Ahora, ahora. Aquasteed lo hizo bien hoy, déjalos solos. En realidad, no quiero que se resfríen, así que déjenme secar sus ropas.

Grail intentó calmar a Keith mientras controlaba el viento para secar las ropas de Tiara y Aquasteed.

Era un agradable y cálido viento. Tiararose estaba aún más sorprendida con las habilidades de los Reyes Hada. Aquasteed también podía controlar el viento, pero no podía ajustar la temperatura con tanta perfección como Grail.

—Gracias.

—Muchas gracias, Rey Grail.

Tiararose bajó la mirada a su cálido vestido, y pensó que se sentía como si hubiera estado secándose al sol.

—Tiara, la flor… Luce como ‘tú’ —dijo Keith con una risa mientras miraba las flores que crecieron por la playa.

— ¿Huh?

Estas flores que nacieron del poder mágico de Tiararose, tenían un hermoso color rosado. No había nada particularmente extraño con ellas. Tiara inclinó su cabeza confundida mientras caminaba hacia una junto con Aquasteed.

Fue él quien notó primero que tenían algo extraño.

En efecto, las flores contenían lo que lucía como pequeñas bolsas debajo de los pétalos, las cuales parecían llevar algo dentro.

— ¿…? ¿Qué es esto?

—Parecen tener algo dentro. ¿Qué podría ser? Luce como polvo… Tiara, es tu flor así que ábrelo.

—Sí…

Aquasteed la animó, así que ella tomó una flor.

Un ligero y dulce olor entró en su nariz. Ella sonrió.

Pero, ¿qué es este saco?

Tenía el tamaño de una frutilla, y podía escuchar un sonido cuando la sacudió. Al abrirlo, vio un polvo blanco dentro.

Esto… ¿Esto es…?

Ella observó fijamente el polvo. Aquasteed se paró a su lado con una expresión confundida. Ninguno tenía idea de qué era.

Sin embargo, Keith conocía la respuesta, así que los miró con una sonrisa.

—Oh, Keith, ¿qué es eso?

—Es algo que le gusta a Tiara.

— ¿Huh? ¿A Tiara le gusta el polvo?

Grail se sorprendió por la respuesta que Keith le dio a su pregunta. Nunca hubiera imaginado que Tiararose tenía cariño por polvos que lucían sospechosos.

Pero, al escuchar las palabras de Keith, Tiararose supo qué era.

Puso su dedo en el polvo y se lo llevó a su boca.

— ¡¿Tiara?!

—Mm, está bien. Mira.

Aquasteed gritó sorprendido ante sus repentinas acciones, pero ella sólo le sonrió.

Era completamente inocente. Le mostró el polvo blanco… El azúcar de la más alta calidad en su dedo.

—Esto es típico de ti después de todo. Quiero decir…

— ¿?

Él suspiró y Tiararose le miró confundida.

Aquasteed no explicó nada más. En su lugar, su boca envolvió el dedo que ella le ofreció. Tiara tragó cuando vio su lengua roja moverse por su dedo para saborearlo.

¡¿Q-Q-Qué estoy haciendo?!

No lo había pensado cuando le ofreció su dedo. No se dio cuenta que terminaría dentro de su boca.

—Oh, Aqua…

Ella tembló cuando sintió la humedad en su dedo.

—Mm, tienes dedos dulces.

—Oh…

Su rostro se volvió rojo brillante hasta sus orejas, pero no sabía qué hacer, así que dejó que Aquasteed hiciera lo que quisiera… No obstante, Keith no permitiría que siguiera por más tiempo.

— ¡Contrólate por una vez! ¡Ya causas suficientes celos sin necesidad de esto!

—Tiara es mi esposa.

Keith los separó a la fuerza, pero Aquasteed la sostuvo tercamente.

—Oh, ustedes dos. Deberían esforzarse en llevarse mejor. —dijo Grail algo exasperada. Entonces se llevó algo del azúcar a su mano. Asintió en comprensión al lamer su dedo, y sonrió. —Dulce.

Con esto, la calidad de los dulces de Tiararose aumentaran. Por eso, Keith dijo que era algo que le gustaba.

El Rey Hada del Bosque ignoró las palabras de Grail, mientras miraba a Aquasteed con chispas volando entre ambos. Pero cuando vio al otro Rey Hada caminando hacia el mar, le llamó.

— ¿Irás?

—Sí. —replicó Grail, y todos se quedaron en silencio.

Debía ir a ver a Pearl.

¿Cómo terminaron las cosas tan mal?, se preguntó Tiararose. Pero al mismo tiempo, Pearl había ido demasiado lejos.

¿Quizás Grail ya no está enamorado de ella…?

Sentía el sudor bajando de su espalda cuando le observó mirando con seriedad al mar. No era la misma expresión sonriente que tenía cuando hablaba de cuánto amaba a Pearl.

—Keith, ¿Pearl…?

¿Qué sucederá con ella?

Pero no podía preguntarlo.

Keith siempre era despreocupado, pero respondió con un tono serio.

—…Nada sucederá. Somos Reyes Hadas. No hay nada que puedan hacer los humanos.

—Entonces, ¿por qué Grail…?

¿Por qué pretendía ir a verla? No le gustaba esto para nada.

El rostro de Tiararose estaba lleno de preocupación. Keith la miró y le aseguró que no había nada de qué preocuparse. Así que observó a Grail partir.

—Creo que es Grail quien está más furioso sobre esto.

— ¡!

—No me gustan los humanos tanto como Grail. De hecho, el Bosque raramente les da su bendición a los humanos, ¿sabes?

Ella asintió a esto.

Actualmente, Tiararose era la única persona con la bendición del Bosque. Era muy especial para este país, y ha ayudado un montón a establecer su posición, ya que vino de un país extranjero.

—A Grail siempre le gustaron los humanos. Fue muy cooperativo contigo, ¿verdad Aquasteed?

—Es verdad. No estaría exagerando si dijera que sabe toda la información de este país.

La información que venía del aire era interminable.

Pero la flor que Grail más amaba estaba… bajo el mar.

Por supuesto, no era sencillo obtener información sobre otros Reyes Hada, además de que existía una brecha entre Keith, que estaba en la superficie, y Pearl, que se encontraba en el fondo del océano.

—Me pregunto si Grail estará bien…

— ¿Quién sabe? Bueno, estoy seguro de que él, entre todas las personas, podrá pensar en algo.

—Es alguien extraño, con pasatiempos como travestirse, pero puede ser aterrador cuando lo presionan demasiado. —dijo Keith con una risa. Estaba recordando la ocasión en que Grail y Pearl se conocieron.

— ¡Keith! No es gracioso…

—Oh, pero sí lo es. En cualquier caso, lo mejor será dejárselo a Grail.

Tiararose no estaba convencida, pero no era como si pudiera ir a ver a Pearl. Tendría que quedarse aquí y ayudar a limpiar la playa, además de decirle a las personas de la ciudad que no había nada por lo que preocuparse respecto a la lluvia de agua marina.

Justo cuando estaban hablando sobre regresar al Castillo para despachar a los Caballeros, el carruaje con Aishira dentro, llegó.

Ella salió junto con Philliane y Elliot.

¿Lucen cansados?

Los tres tenían expresiones sombrías. Tiararose se preparó para escuchar malas noticias mientras se acercaba.

— ¡…!

—… ¿Elliot?

—Luces horrible

Tiararose jadeó, Aquasteed los miró con sospecha, y Keith expresó sin contenerse lo que pensaba.

En frente de ellos estaba Elliot. Que seguía llorando.

—Ya veo. Bebió la poción de amor después de todo… Elliot tiene una gran resistencia al veneno, así que pensé que estaría bien…

Pero al parecer fue algo efectivo.

Sin embargo, aquí no conseguirían la cura, y como era una poción de la Reina Hada, ni siquiera estaban seguros de que existía. Cuando Aquasteed se estaba preguntando qué deberían hacer, Aishira habló.

—Umm, yo…

—No, no hay nada de lo que debas preocuparte, Señorita Aishira. Me disculpo por dejarte atrás. Espero que Elliot no haya hecho nada…

—No, nada.

Aquasteed se sintió aliviado de escuchar esto, y miró a su asistente.

— ¡¡Y-Yo iré a visitar a Pearl para rogarle que haga una cura!!

Actualmente, sólo Aishira, que estaba bendecida por las Hadas del Mar, podía visitar el Palacio de Pearl. Se sentía muy incómoda cada vez que este tema salía, además de que no quería que Elliot se quedara en ese estado donde sus sentimientos estaban distorsionados.

— ¡¿Aishira?! Grail ya se adelantó y…

Tiararose intentó detenerla rápidamente, pero sus protestas no parecieron alcanzar el oído de Aishira, ya que ella saltó al mar.

A continuación, Elliot saltó al mar detrás de ella, persiguiéndola.

— ¡¿Qué?!

—…

Aquasteed suspiró exasperado. Keith estaba intentando no estallar en carcajadas.

Tiararose no podía entender cómo podían estar tan tranquilos. Todo lo que podía hacer era orar para que regresaran a salvo.


Sharon
Okey, esto es completamente necesario. Juro que intenté mantener la seriedad, pero me es imposible. Iba a dejar una pequeña nota al principio del capítulo, pero cuando vi que estaba escribiendo más de dos renglones, no tuve más opción que venir al final. ¡¡¡Por Dios díganme todos que entendieron esas dobles referencias al principio del capítulo!!!! ¡Me costó un montón mantener la seriedad, pero vamos, ¿en serio?! ¡¿Polvos blancos?! ¡¿Que a Tiara le gustan polvos de dudosa procedencia?! ¡Y ni hablemos de la escena con Aqua mojado! Me voy antes de que me echen por mente sucia :v

| Índice |

17 comentarios en “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 42: La flor de Tiararose

  1. 021 says:

    yo pence primero en el maldito polvo blanco, luego en que podria ser harina. lo que me rei al leer que era azucar.
    una pregunta. los europeos de la edad media tenian azucar?

  2. Missuny says:

    Creí que era la única degenerada mi querida Sharon XD ¡Fue de lo más gracioso ver qué no soy la única que entendió lo de los polvos XD! Gracias por su arduo trabajo nwn son mis idolas chicas ✧\(>o<)ノ✧

  3. Tuturu says:

    Claramente no entendi ni una de las dos referencias xD ni me enteraba si no lo decias xD
    Ahora parte el negocio del azucar, para que sea chillonara xD

    Gracias por el capitulo

  4. Venus says:

    La parte de los polvos blancos fue muy graciosa XD yo me quedé con cara de “wtf? Tiara te gustan las drogas?” Sin duda fue una escena graciosa xD
    Gracias por el cap uwu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.