Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 69: El cielo que perdió las estrellas

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


— ¡Nunca esperé que Levy me robara el ramo!

—Ciertamente fue una sorpresa. Incluso la Señorita Akari lucía sorprendida…

Olivia suspiró exasperada. Tiararose y Aquasteed sólo pudieron sonreír. Es probable que bromearan de esto durante mucho tiempo.

La ceremonia de Akari había terminado, y los tres se encontraban en un carruaje de regreso a Marineforest. Elliot y Levy estaban en el asiento del conductor, mientras los otros caballeros cabalgaban alrededor del vehículo.

Como viajar en un grupo grande los retrasaría, decidieron regresar con la menor cantidad de gente posible.

—En cualquier caso, es bueno que pudiéramos asistir a la ceremonia. Aunque estoy triste de que no fue posible quedarnos más tiempo, podemos volver una vez que las cosas se calmen.

—Sí, estaré esperándolo con ansias.

Aquasteed acarició el cabello de Tiararose y habló de cómo sería lindo que pudieran visitar otros países también. Olivia los observó con una sonrisa, y pensó en lo lindo que se veían. Justo como la escena del juego.

—Oh, agua…me gustaría algo de agua.

— ¿Se encuentra bien, reina Lilia?

—Mmm…sí…

Lilia estaba acostada en el regazo de Olivia. Lucía enferma mientras pedía agua, así que Tiararose preguntó preocupada, mientras la hija del duque le daba de beber.

Mientras la princesa palmeaba su espalda, Olivia abrió la ventana para dejar entrar un poco de aire.

♦ ♦ ♦

Un fuerte viento sopló cuando cruzaron la frontera con Marineforest, y Keith y Grail aparecieron de repente.

El país se había vuelto inestable, y estaban esperando a que todos regresaran.

—No esperaba verte tan pronto al regresar, Grail.

—Yo tampoco esperaba que sucediera esto, pero sólo algo serio causaría que Lilia deje Marineforest.

Aquasteed salió del carruaje primero y se acercó a Grail.

—Debemos hablar de inmediato.

Grail parecía cansado cuando suspiró. Observó a Liliarge, que seguía en el carruaje, y chaqueó los dedos.

Al siguiente instante, todos desaparecieron, y reaparecieron en el territorio de Grail, el Templo del Cielo.

Es un cuarto grande con una mesa redonda en el centro, con suficientes sillas para que todos se sentaran.

Esta es la primera vez que los humanos, sin la bendición de Grail, habían entrado aquí. Olivia lo había intentado una vez, porque es un lugar famoso del juego…pero no tuvo éxito. Estaba a punto de jadear, cuando se dio cuenta de que este no era el momento, y se cubrió la boca con sus manos.

—Grail, por lo menos podrías haber dicho algo antes de teletransportarnos.

—Bueno, no tenemos mucho tiempo.

Los Caballeros que fueron dejados atrás deben estar muy sorprendidos.

Aunque es probable que se queden esperando, Aquasteed sintió que debían regresar tan pronto como fuese posible.

—Tiara, ¿cómo te encuentras?

— ¡Keith! ¿Qué sucedió?

—Bueno, de eso venimos a hablar aquí. Supongo que deberíamos comenzar explicando la situación actual —Keith es el Rey Hada del Bosque que había bendecido a Tiararose. Tenía su largo cabello atado sin cuidado, es un hombre alto y delgado con la apariencia de un rey. Sin embargo, su voz tiene un tono casual al hablar —Que problemático.

Una vez que todos tomaron asiento, Grail fue el primero en hablar.

—Primero, el estado actual. Las estrellas se han desvanecido del cielo nocturno y el poder de las Hadas se ha debilitado. Si no hacemos algo pronto, la tierra será la siguiente en perder su poder.

— ¿Esto se relaciona con el rey Pheles? ¿Por qué sucedió? Nunca había sucedido algo como esto, así que ¿por qué ahora? —Le preguntó Aquasteed. Grail miró a Liliarge antes de responder.

—Lo contaré en el orden apropiado. Para empezar, Pheles…el primer rey, y su esposa, Liliarge. Le dimos a Pheles el poder para fundar el país, lo cual es mucho más que una bendición normal. Sin embargo, ese poder era demasiado para un humano

El rostro de Liliarge se deformó con dolor al escucharlo. Aun así, no dijo nada y esperó a que continuaran.

—El inmenso poder volvió a Pheles el Rey del Cielo Estrellado, con una fuerza que rivalizaba con la nuestra. Y, como nosotros, los Reyes Hada, Pheles creó el Anillo de las Estrellas que contenía su poder.

Después de escuchar que Pheles recibió un poder inhumano de los Reyes Hada, Aquasteed jadeó. Porque él también había creado uno.

En otras palabras, al igual que Pheles, Aquasteed se había convertido en algo que no era del todo humano.

Sus ojos se desviaron hacia el anillo en el dedo de Tiararose.

—Nosotros, los Reyes Hada y Pheles, el Rey del Cielo Estrellado, creamos este país. Y ese fue el comienzo de Marineforest.

—Ya veo. Grail, ¿puedo hacerte una pregunta?

—Por favor hazlo, Aquasteed.

— ¿Por qué no hay información sobre Pheles, cuando es el primer rey? Ya que eras tan cercano a él, es muy extraño que no se sepa nada.

Tienen pinturas de todos los reyes de la historia. Sin embargo, Pheles no está ahí. El retrato del primer rey se encuentra perdido.

Al mismo tiempo, tampoco hay documentos que hablen sobre qué tipo de persona era. Aquasteed había asumido que había una razón para esto, pero al ver que los Reyes Hada ayudaron a construir el país, comenzó a sentir que era demasiado extraño.

Incluso ahora, el reino ama a las Hadas. ¿Entonces, por qué querrían ocultar a Pheles, cuando le dieron poder?

Aquasteed observó a Grail, ansioso por una respuesta. Pero fue Liliarge quien la dio.

—Yo puedo decirte la razón.

Su pequeño cuerpo se movió en la silla y observó a los presentes. En su mano, estaba el anillo que hizo Pheles.

—Este, es el Anillo del Cielo Estrellado que Pheles me dio. Tiene dos efectos. El primero, es el poder de curar. Y el otro…el inmenso poder que Pheles no pudo manejar, él lo puso en este anillo.

— ¡¿Qué?!

La persona que se sorprendió por esta revelación fue Tiararose, a quien Aquasteed le dio un anillo similar. Si era como el Anillo del Cielo Estrellado, debería tener efectos similares. El poder que le ayudó a recuperar la memoria debe ser el poder de curar.

Tocó el anillo y no fue capaz de ocultar la sorpresa en su rostro. Se preguntó si contenía todo el poder que Aquasteed no podía mantener. Por lo menos, no lo sentía así.

Pero, más importante…

— ¡Reina Lilia, ¿el príncipe Aqua estará bien?!

Le preocupaba que pudiera volverse tan inestable como Pheles.

—Bueno, déjame continuar —dijo Liliarge después de mirarla —normalmente, Pheles y yo debíamos ser capaces de manejarlo…pero no se suponía que fuera así. Y ahora me duele tener que confiarles algo como eso a nuestros hijos…

Liliarge tembló mientras hablaba. Estaba realmente preocupada. No quería que Tiararose y Aquasteed salieran heridos por su culpa.

—Probablemente, han adivinado el resto. Pheles se volvió inestable y comenzó a cambiar…porque mi Anillo ya está lleno y no puede contener su poder —continuó después de un corto silencio.

Hubo momentos en el pasado donde sucedieron falsas alarmas, pero esta vez, aunque lo intentaran, no podían hacer nada al respecto. Incluso ella sólo pudo moverse hasta hace poco, debido al cuerpo inhumano que ganó. Así, tenía mucho menos libertad de la que pensó.

—Lamento no habérselos dicho antes.

Tiararose sacudió la cabeza. Tomaba un montón de valor decirle a alguien el peso que deberían llevar. Especialmente, si se relaciona con el futuro del país y el príncipe heredero…

—Aquasteed, has sido influenciado enormemente por Pheles. Es probable que hayas nacido con ello. Eres más cercano al rey que cualquiera antes de ti.

—En otras palabras…la sangre de Pheles es más fuerte en mí.

—Sí —Liliarge observó a Aquasteed —fue hace poco que pude comenzar a moverme como ahora. Pero el efecto permaneció con Pheles.

— ¿Efecto?

—Sí. Aquasteed, tu poder está afectándolo. No entiendo por qué…pero creo que Pheles lo sabe. El poder está aumentando…o cambiando…

En otras palabras, soy el culpable de esto.

Nunca había considerado la idea de que su poder pudiera afectar a Pheles. Tendría que encontrarse con él y descubrir los detalles.

—Aquasteed, es posible que, un día, la misma cantidad de poder sea forzada en tu interior. Consideraste lo mismo cuando lo escuchaste, ¿verdad, Tiara?

 — ¡Reina Lilia…!

—No te preocupes, no debería pasar tan pronto.

El silencio los envolvió ante esas palabras.

Todos estaban preocupados sobre la amenaza de Marineforest y lo que le sucedería a Aquasteed. Finalmente, él fue quien rompió el silencio.

—Gracias por contarnos esto, reina Liliarge. Pero como puedes ver, mi cuerpo está perfectamente bien. Y no hubo un aumento de magia…no tengo problemas controlándome.

—Sí, me sorprendí mucho cuando lo vi. Pheles lucía muy cansado cuando ganó su poder —dijo Liliarge. Por supuesto, esto no era algo malo, y realmente esperaba que pudiera mantenerse así.

—La respuesta a eso, es probable que se deba a Tiara.

— ¿A mí?

Keith miró a Liliarge y comentó lo que pensaba. Tiararose lo miró confundido. Después de todo, ella no tenía mucho poder mágico o habilidades especiales como Akari.

Él se rió al ver su expresión confundida.

— ¿No te lo dije antes? Eres muy divertida. Eres como un gran contenedor con poca magia en tu interior. Pero eso significa que puedes mantener más del poder de Aquasteed.

Escuchando esas palabras, Tiararose pensó en su posición como la villana. Ella era uno de los pocos personajes en el juego que tenía un nombre. Aquellos que no tenían importancia eran llamados ‘estudiantes’ o ‘caballeros’.

Como tal, su estado era mayor a aquellos personajes sin nombre. Simplemente no había tenido la oportunidad de hacer nada.

En otras palabras, el cuerpo de Tiararose estaba hecho para contener grandes cantidades de magia desde el principio. Es por eso que, aunque tenía la ayuda de un Rey Hada, podía usar magia que consumía una gran cantidad de energía. Normalmente, las personas se desmayarían.

No había esperado que su posición como la villana le fuera de ayuda a Aquasteed.

—En cualquier caso, ahora necesitamos hacer algo sobre Pheles. Lilia, fuiste a Lapis Lazuli porque tenías un plan, ¿verdad?

—Por supuesto. Si le ponemos esto a Pheles, absorberá el exceso de magia y le ayudará a estabilizarse.

—Ya veo —asintió Keith al ver el brazalete —entonces, sólo necesitamos averiguar cómo entregárselo.

—Sí. En realidad, no será sencillo bajar para encontrarlo.

Las palabras de los dos Reyes Hada sugerían que la situación era muy mala. Probablemente, lo mejor sería comenzar con los preparativos e ir al subterráneo a verlo.

—Lamento molestar a todos.

—Por favor, no se preocupe por nosotros, reina Liliarge. También somos parte de la familia real. Es nuestro deber.

—Eres muy parecido a Pheles, Aquasteed. Sabes lo que significa ser un rey —Liliarge sonrió y miró a todos. Entonces, abrió la boca después de haber tomado una decisión —entonces se los pido. Si no hacemos algo, el poder de Pheles absorberá a Marineforest. Por favor, no dejen que le haga esto al país que ama. Ayúdenme…ayúdenme a salvar a Pheles.

—Por supuesto, reina Lilia. Le ayudaremos a proteger este país hasta el día en que muera —dijo Tiara.

—No dejaré que este país caiga. Hay demasiados países famosos que todavía quiero visitar —continuó Olivia, y ambas asintieron. Aquasteed se puso de pie y miró a todos.

—Las cosas se volverán difíciles a partir de ahora. Lamento que tenga que involucrarse, Señorita Olivia, pero necesito la ayuda de todos para salvar Marineforest.

—Siempre estaré a su lado, príncipe Aqua.

—Oh, no creo que fui involucrada. Soy una noble de Marineforest, haré lo que pueda. También puedes usar a Levy como si fuera tu propio subordinado.

Tiararose y Olivia sonrieron, los dos Reyes Hada asintieron. Se moverían para salvar al país y a Pheles.

♦ ♦ ♦

Una vez que todos llegaron a un acuerdo, Grail los teletransportó al castillo de Marineforest. Estaban agradecidos por esto, ya que pudieron comenzar los preparativos de inmediato.

Aquasteed iba a ir a hablar con el rey, pero él se le adelantó. Escuchó que habían regresado y decidió que no había tiempo que perder. Se dirigieron rápidamente a la oficina, y el príncipe escuchó las noticias. Al parecer, no había cambiado mucho desde que Grail recibió su información.

—Tengo un reporte que hacer. Bueno, sé la razón de todo esto.

—Entonces, ¿has recibido mucha información? Bueno, no es de sorprenderse, fuiste bendecido por el Rey Hada del Cielo.

Una de las armas de los Reyes Hada es la información. El rey estaba consciente de esto, a pesar de no tener una bendición.

Su alivio no duró demasiado.

Sucedían cosas malas, una tras otra…

— ¡Príncipe Aquasteed, nos reportan que las plantas están comenzando a secarse!

— ¡¿Las plantas?!

Estaban en la oficina de Aquasteed. Elliot se había ido de inmediato para aprender más acerca de la situación, pero regresó con el rostro pálido. Se sentía imposible que la tierra fuera afectada a tal extremo…

No había forma de restaurar las plantas que murieron.

Mientras Aquasteed pensaba en esto, el rey hizo una sugerencia.

—Si nos movemos de inmediato…para controlar el caos en las personas, podríamos darles tranquilidad.

— ¿Te refieres a un discurso?

Sí, eso es lo que el rey sugería. Y había una razón por la que le pidió a Aquasteed, el príncipe heredero, que lo hiciera en lugar de él mismo.

Esto se debe a que es más popular.

El príncipe heredero fue bendecido por los Reyes Hada, y le tenían más confianza que al rey mismo. No solo eso, su esposa, Tiararose, también fue bendecida. Él también sentía que en estos momentos era el adecuado para este trabajo.

—Deberías hacerlo en mi lugar. ¿No está de acuerdo, Señorita Olivia? —Le preguntó el rey, y Olivia aplaudió de acuerdo.

—Es una idea maravillosa. Aquasteed es amado por su gente, si puede ofrecerles palabras de tranquilidad, se sentirán mucho más seguros.

—Actualmente, no sabemos cuánto tiempo tomará el que todo se resuelva, pero deberíamos hacerlo al instante.

Elliot concordó con el rey, y dejó la oficina para hacer los preparativos. Aquasteed se rió ante su velocidad, y se paró para prepararse.

Aunque no le había dicho los detalles aún, Aquasteed le dijo al rey que Elliot lo acompañaría durante el discurso. Su Majestad asintió y sonrió ante el crecimiento de su hijo.

Si era tan confiable, estaba dispuesto a darle toda la autoridad.

—Pareces saber más que yo en este asunto. Déjame el castillo y ve a trabajar para encontrar la solución.

—Gracias. Prometo que salvaré Marineforest.

Aquasteed y el rey se miraron, y asintieron.


Sharon
Pues, se ve que el sudoroku del Rey Pheles estaba aburrido, porque lo dejó para hacer caos y descontrol. ¿Qué? ¿Que no es su culpa? Estoy segura de que todo es un plan para jugar con sus descendientes porque se siente aburrido. ¡Ya saben, si a los ancianos los ignoras por un rato, van e intentan dominar el mundo! Por otro lado, me preocupa un poco cómo afectará todo esto a Aquasteed...

| Índice |

3 comentarios en “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 69: El cielo que perdió las estrellas

  1. Yinett says:

    Todos: Wow! que impactante todo lo que está pasando!!!
    Yo: Y los caballeros y el carruaje??? cuando Grail los transportó los dejaron atrás y Aqua mismo quería volver rápido por ellos.
    Ok ya…. Gracias por el cap.

  2. Haomuri says:

    Pues si, esas revelaciones de Lilia son fuertes! Y supongo que tiene que ver con los ojos dorados de Aqua que Tiara había notado antes. Pero entonces el juego, la secuela estaba mal no? Si según Aqua se quedaba con Aishira, eso parece que hubiera Sido terrible para el reino porque para empezar Pearl la odia xD luego el poder de Aqua quizás no hubiera incrementado, y si sí, Aishira no podría contenerlo… Jajaja ay no sé pero me encanta que Tiara haya aprovechado el bug y todo parezca estar en su lugar mejor que la trama original!!

    Gracias por el capítulo

Responder a Yinett Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.