Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 80: El Anillo de Luz

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Un tiempo después de que Tiararose y los demás regresaran de su viaje, un rumor comenzó a expandirse: el rey estaba gravemente enfermo y lo mejor para el país sería que Aquasteed ascendiera al trono. Aunque habían predicho que algo así sucedería, no lo hacía más agradable de escuchar.

—Tiara, estás frunciendo el ceño de nuevo.

—¡Oh! No sé qué está mal conmigo…

Me toqué las mejillas para masajearlas. Aquasteed la miró y rió, avergonzando, aún más, a Tiararose.

Siempre estoy haciendo este tipo de cosas sin notarlo. Mientras el rubor se extendía hacia sus orejas, escuchó a alguien toser. Se trataba de Elliot. ¡Es cierto! ¡Estamos en la oficina del príncipe Aqua!

Ahora sabía que Elliot había estado observando. Deseaba encontrar un agujero en alguna parte en el que poder enterrarse.

Actualmente Tiararose estaba ayudando a Aquasteed en su oficina. Dicho eso, no era nada difícil. Le estaba ayudando a leer las cartas de los ciudadanos y decidir sobre cuáles actuar, cuáles no, y cuáles debían ser guardadas para otro momento.

—Uh, la siguiente… “Estoy feliz de que haya más cafés que sirvan pastel”. Sí, yo también estoy feliz.

Ese tipo de cartas iban en una pila diferente.

Aquasteed sonrió mientras la observaba.

—Luces muy feliz.

—Sí. No puedes separar a las personas que codician comida. Estar satisfechos al comer, vestirse y vivir, es muy importante.

Tiararose quería ayudar a mejorar todo.

En realidad, era el trabajo de Elliot mirar las cartas, pero ella quería escuchar las voces de las personas, así que decidió ayudar a su esposo. Otras cartas incluían peticiones para restaurar edificios dañados y caminos, o contenían preocupaciones de seguridad. Esto le daba una buena idea de cómo se sentían las personas respecto al país, era un trabajo satisfactorio.

Mientras los tres continuaban trabajando, una luz brilló a través de la ventana.

—¡¿Huh?!

Tiararose levantó la mirada sorprendida, pero fue incapaz de adivinar qué era. ¿Los caballeros están practicando magia? ¿O hubo algún accidente?

Elliot corrió rápidamente hacia la ventana. Su mirada cayó en el jardín primero, y luego hacia la ciudad. Entonces, levantó la mirada… y su mandíbula cayó, sorprendido.

—¿Elliot?

Las voces de Aquasteed y Tiararose se superpusieron al mirar al atónito ayudante. Por lo que miraron al cielo, y vieron un anillo de luz flotando en él.

Estaba brillando con tanta fuerza que parecía hecho de partículas de luz reunidas.

—¡Iré a inspeccionar de inmediato! En realidad, no, es imposible. Pero enviaré a los caballeros a buscar por el castillo y la ciudad e investigar si sucedió algo extraño.

—Sí, gracias.

Aunque Elliot era un magnífico ayudante, no podía volar para investigar el círculo de luz.

Tiararose lo observó e intentó comprender qué estaba sucediendo. Había estudiado la historia de Marineforest y sabía que nada como esto había pasado antes.

¿Podría ser un evento del juego?

Sin embargo, no había escuchado nada al respecto de Akari u Olivia. Y la guía que había leído en la villa no contenía nada sobre un anillo de luz en el cielo.

En cualquier caso, lo único en lo que podía pensar era en un desarrollo irregular, como Pheles y Liliarge. En el juego, se suponía que debía vencer al monstruo que era la primera reina para llegar al final. Sin embargo, Liliarge fue salvada.

Quizás, esta era una nueva ruta.

♦ ♦ ♦

Pasaron varios días sin que pudieran identificar la razón de la aparición del anillo.

Los caballeros estuvieron cuestionando personas, y se determinó que no había heridos ni propiedades dañadas. En cuanto a las Hadas, todas decían “¡Es un lindo anillo!”, así que la población estaba comenzando a pensar que no era algo malo.

Empezaron a decir que era una corona para bendecir a Aquasteed, el nuevo próximo rey. No sabían quién lo comenzó, pero el rumor se extendió con rapidez, y no pasó mucho tiempo antes de que se hablara de ello en la ciudad.

—Maldición. Los rumores son problemáticos.

—Bueno, sólo demuestra cuánto apoyo tienes de las personas. Por supuesto, no puedes aceptarlo voluntariamente frente a Su Majestad…

Aquasteed suspiró y se inclinó contra el hombro de Tiararose. Actualmente, estaban en un carruaje dirigiéndose hacia la plaza central. Les había llegado un reporte diciendo que la fuente de allí estaba brillando.

Sentían que estaba relacionado con el anillo, así que habían ido a inspeccionar.

—He estado muy ocupado con tantos reportes últimamente, y no pude conseguir suficiente de ti, Tiara…

—Príncipe Aqua —rió al verlo acurrucarse contra ella.

Tiararose se reclinó contra él para que ambos estuvieran apoyándose en el otro. La calidez de su hombro era cómoda, y la dama deseó poder permanecer así.

—Tiara, ¿también quieres más de mí? —Se rió Aquasteed, molestándola. Dobló su cabello rosado entre sus dedos y disfrutó de su suavidad. Entonces, se llevó el mechón a sus labios, moviéndose rápidamente hacia su frente y luego a sus ojos y mejilla. Finalmente, besó los labios de Tiararose.

—Mmmm…

—¿O has tenido suficiente?

Después del beso, sus ojos dorados miraron los de ella. El corazón de Tiararose latía con tanta fuerza que sentía que iba a explotar.

¿Suficiente? Nunca.

Sabía que sin importar cuánto tuviera, siempre codiciaría más.

Sus rostros estaban tan cerca que sus labios se podían tocar en cualquier momento.

Como estamos solos, podemos ser algo atrevidos, pensó Tiararose mientras envolvía sus brazos alrededor de su cuello y lo besaba.

A cambio, él la sostuvo y la besó una y otra vez.

—Hah… oh, ese fue uno largo, príncipe Aqua…

—¿Lo fue?

Ahora que la había soltado, yacía sin fuerza entre sus brazos. Él parecía completamente bien, por lo que Tiararose, una vez más, recordó que se trataba del objetivo de captura principal del juego.

Mientras coqueteaban dentro, el carruaje llegó a su destino.

Como podía ser peligroso, toda la plaza estaba bloqueada para el público en general. De hecho, con excepción de Elliot y Tarmo, todos los demás estaban esperando en el castillo y no tenían permitido acercarse. Los únicos en el área eran los caballeros que protegían la entrada.

Hicieron su camino rápidamente hacia la fuente y hacia el símbolo brillando.

Como solía ser un lugar animado, el hecho de que estuviera vacío y cerrado les daba un sentimiento triste. La fuente incluía estatuas de piedra de Hadas del Bosque, Mar y Cielo. Fue hecha para demostrar que la ciudad estaba bendecida.

—Oh, ¿en verdad está brillando…?

¿Huh?

—Debe estar relacionado con el anillo.

El símbolo estaba en la base de la estatua de las Hadas. Usualmente, estaba oscuro, porque el agua la cubría, pero cuando comenzó a brillar atrajo la mirada de las personas.

Sin embargo, Tiararose reconoció la marca de inmediato.

¡Es el logo del juego!

Y entonces lo recordó.

Este lugar estaba escrito en la guía de Olivia. La plaza donde todo comenzó.

¿Eso significa que esto es un evento del juego?

El lugar donde se encontraba el logo era donde el jugador esperaría por las citas con los objetivos de captura. Era el lugar donde ocurrían muchos eventos que resultaban en adquirir una foto especial.

Aunque podría parecer indiscreto, no podía evitar emocionarse por la posibilidad del inicio de un evento.

—Elliot, detén el agua —le ordenó Aquasteed.

—¡Sí!

Elliot apagó el interruptor que estaba a un lado de la fuente de inmediato. Entonces, el símbolo se volvió más claro.

No sólo se encontraba dicha marca, sino que había algo escrito debajo.

¡¿Japonés?!

Tiararose estaba de pie detrás de Aquasteed, por lo que tuvo que contener su aliento para que él no notara su sorpresa.

Todos los demás pensaron que era algún tipo de patrón, así que ella se acercó para ver las palabras.

Sin que nadie lo sepa, lleva los Anillos del Rey del Bosque, Mar, Cielo y Cielo Estrellado y ofrece una oración.

Tirararose, actualmente, tenía tres de los Anillos de los Reyes, mientras que Aquasteed llevaba el Anillo del Rey del Cielo. No sabía lo que sucedería si los reunía todos, pero nada sucedería hasta que lo hiciera.

Su esposo podría ayudarle si se lo pedía, sin embargo, estaba la molesta aclaración de que no podía decírselo a nadie.

—Está brillando, pero eso no nos dice nada. Ya que nada como esto ha pasado antes, debe estar relacionado con el Anillo…

—No podemos hacer nada más que copiarlo para guardarlo y regresar.

Mientras Elliot escribía la forma de la marca y cómo brillaba, Aquasteed permaneció mirándola. Ella sabía, por su expresión, que estaba pensando profundamente.

—Príncipe Aqua…

—Ah, lamento hacerte preocupar. Estoy bien —le sonrió para consolarla.

Después de ver esa expresión, Tiararose tuvo la vaga sospecha de que le estaba ocultando algo. Hace años que vivían cerca del otro. Sabía cuándo estaba desesperado, cuando descubría una respuesta, o cuándo estaba muy preocupada.

No está parpadeando demasiado…

Eso usualmente ocurría cuando acababa de llegar a alguna conclusión.

Por otro lado, parpadea mucho cuando se siente frenético por no saber qué sucede. Así, juzgando por sus gestos y expresiones faciales, sabía que se sentía confiado. Esta fue la conclusión de Tiararose.

¿Pero qué estaba pensando?

—Príncipe Aqua, ¿hay algo que pueda hacer? Quizás, pueda ayudar.

—Gracias, Tiara. Pero ahora mismo… no, estoy bien.

Después de escucharle hablar de esa manera, pudo confirmar que él sabía algo sobre la plaza. “Ahora mismo”, le dijo… parecía seguro de que algo sucedería más tarde.

¿Algo que no le puede decir a Elliot o a mí?

¿O está relacionado con las palabras japonesas escritas? No lo sabía, y varios pensamientos pasaban por su mente.

Elliot terminó de escribir, así que hicieron su camino de regreso al castillo, pero Tiararose seguía sintiéndose incómoda. Al mismo tiempo, no podía dejar de pensar en las palabras.

Era probable que Aquasteed estuviera preocupado por las palabras, pero él no podía leerlas. Si era así, Tiararose sabía lo que debía hacer.

| Índice |

One thought on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 80: El Anillo de Luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *