Villana sanadora – Capítulo 52

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Las perseguí hasta que entramos en la clase 1. No pensé en seguirlas hasta aquí, pero era demasiado divertido como para detenerse.

Al mismo tiempo, los chicos finalmente acabaron su clase.

— ¡¡¡Hermano!!!

— ¡¿Shelyn…?!

Shelyn corrió a abrazarlo en un instante. Ren rápidamente la levantó al estilo princesa. Ella lo abrazó con su cuerpo tembloroso.

— ¿Qué pasó, Shelyn? ¡¿Quién es el culpable?!

—E-El demonio esponjoso.

— ¡Shiwa! ¡A Shelyn no le gustan los gatos, no deberías molestarla demasiado! ¡¿Qué harás si se tropieza y se cae por las escaleras?! Mi Shelyn, me tienes a mí…. No debes tener miedo de un gatito como ese.

Ren, para regañarme y para consolar a Shelyn, lo hizo con una cara completamente diferente. Parecía como si solo se pusiera una máscara diferente en su rostro.

Akane corrió para esconderse detrás de Teo y asomó la cabeza después de un tiempo.

— ¿No eres un zorro? ¿Por qué te asustas de un gatito como ese? —A pesar de que Teo dijo algo así, intentó mantener a Akane lejos de mí.

— ¡No dejes que esa cosa te engañe! Ese demonio esponjoso… Tiene un par de colmillos y uñas afiladas. Te engañará para que te guste por su linda cara… Y entonces… Después de eso… —Akane, tuviste una mala experiencia con un gato, ¿verdad?

Por otra parte, Bella se quedó delante de Lookz y extendió sus brazos, como si fuera a protegerlo de este gatito.

—No tiene que preocuparse, Lookz-sama. Seré tu escudo, n-no importa lo que pase de ahora en adelante.

—Deberías ser tú quien esté detrás de mí.

¿Por qué a nadie parecía gustarle este gatito? Aunque se veía muy lindo.

Luler que se acercó repentinamente a mí y apartó al gatito de mis manos. Parecía estar de mal humor. Su estado de ánimo era difícil de predecir, ya que prácticamente cambiaba de feliz a enfadado.

— ¿Qué sucede, Luler? El gatito se lastimará si lo sujetas así.

—Incluso si es solo un gatito, no puedo dejar que Shiwa lo abrace.

Dijo esas palabras sin vacilar. Solo es un gatito. ¿Por qué tenías que estar así de serio? 

No sé qué responderle, así que solo pude guardar silencio. ¡¿Por qué estaban pensando en mí como una chica mala?!

—Entonces… Llevaré a este gatito con mi madre, err… La oficina de la directora. Deberían dirigirse a la cafetería antes que yo.

Desvié el asunto por otro camino.

Cuando terminé de hablar, el gatito de repente saltó de las manos de Luler y se lanzó hacia la ventana en un instante. ¿Qué estaba haciendo ese gatito? Vino y se fue como le apeteció. 

—Olvídalo, deberíamos ir a comer.

Todos ellos asintieron a mis palabras.

♦ ♦ ♦

Cuando terminamos de cenar, entré a mi taller. Incluso si lo llamo mi taller, sigue siendo la habitación de Luler. Porque la hierba que le di a Luler ese día fue muy efectiva, me gustaría hacer más. Incluso si eso no lo sanaría por completo, este método era más seguro y podría mejorar poco a poco.

Sobre el sabor… Me dijo que era un poco difícil de beber, ¿debería intentar ponerle un poco de miel? 

— ¿Shiwa, por qué no duermes hoy aquí? —preguntó Luler mientras se sentaba en el sofá que trajo hace mucho tiempo.

—Creo que es mejor dormir en mi habitación…

—Entonces… Iré a la habitación de Shiwa.

—Tú decides.

¿No actuaba siempre como le daba la gana? 

Me concentré en hacer la medicina. Comenzó a hervir, la destilé hasta que no quedó nada e intenté mezclarla un poco con miel. Después hice que Luler la probara.

Hice este proceso muchas veces porque era él quien la tomaba y quería que se adaptara a su gusto.

— ¿Qué te parece? —pregunté mientras le daba una cuchara para que la probara.

—Um, todavía es amarga.

— ¿Qué tal esta? —le agregué la miel y se la tendí.

—Ah…

Movió su cabeza para probarla, pero su acción fue un poco demasiado apresurada. Su nariz se estrelló directamente contra la cuchara.

Uwaa, se derramó en mi mano. 

—Ten cuidado. Está caliente.

Dejé la cuchara y busqué a mi alrededor algo con que limpiarme la mano. Fue cuando…

Luler agarró mi mano… ¡y la besó!

—Esto es delicioso —Lamió mis dedos pero no se detuvo allí. ¡Incluso lamió mi muñeca!

— ¡L-Luler! ¡Será un desastre más grande! ¡S-Suéltame!

—Shiwa, tu cara está roja.

— ¡No está roja!

—Linda…

—Te dije que soltaras mi mano.

Aparté mi mano mientras el calor seguía subiendo hasta mi cara.

¡Todavía te atreves a hacer un cara feliz como esa! Saqué mi pañuelo para limpiarme, pero esta cálida sensación se negó a dejar mi mano por un tiempo.

Preparé un termo para mantener el medicamento fresco todo el tiempo. Era una nueva innovación en el mundo de los demonios. Podría mantener una temperatura baja durante mucho tiempo para mantener un medicamento en buen estado. También se podía usar como un termo en el verano, pero el precio era muy alto. No creí que hubiera una persona que usara este solo para almacenar agua.

Cuando quisiera usarlo, solo tenía que sacarlo. De esta forma, no tenía que hervir la medicina todos los días.

Traje la botella para colocarla en mi habitación y luego me di un baño. Luler entró en mi habitación no mucho después de tomar un baño. Escuché el sonido de la puerta y su voz, así que supe que era él.

Me puse mi pijama y salí del baño, para ver a Luler leyendo un libro en la cama. Era sobre plantas y hierbas que siempre leía.

— ¿Te interesa? —pregunté mientras me secaba el cabello mojado.

—Um, quiero saber qué estabas leyendo. ¿Está es la medicina que herviste para mí hoy?

—Así es, la verdad hay muchas cosas que quiero traer aquí pero eso es imposible.

— ¿Shiwa quiere todo esto?

—No, no sé lo que planeas hacer pero no traigas más cosas aquí. Una cosa que no se puede usar no es tan diferente de la basura.

—Entiendo.

Cerró el libro y lo colocó en la cabecera. *Suspiro* Incluso sabía dónde estaban mis cosas, ya no pensaba que vivía sola en esta habitación.

—Deberías irte a dormir. Tienes que levantarte temprano mañana para tomarte la medicina.

—Um…

Le dije y apagué la luz. No sabía cuánto tiempo pasó pero pude escuchar a un gato.

Cuando abrí los ojos, vi al mismo gatito negro chocando contra mi ventana en la veranda [1]. Este gatito… ¿Cómo pudo saber que esta era mi habitación? ¿Fue mi esencia? 

Abrí la ventana para dejarlo entrar.

—Hace frío afuera, ¿verdad? No se puede evitar, te dejaré dormir aquí.

—Meow.

El gatito me siguió hasta mi cama. Cerré los ojos mientras el animal dormía en el lado opuesto a Luler [2].

Y fui al mundo de los sueños.

¿Hm…?

Me senté lentamente en la cama y estiré mi cuerpo dos o tres veces para quitarme la pereza. Luler todavía dormía. Respecto al gatito…

¡¡¡¿¿¿???!!! 

Cuando me giré para mirar al gatito que debería haber estado durmiendo allí, me quedé sin aliento. El gatito ya no estaba, pero…

¿Por qué había un c-chico aquí? 

— ¿Ya es de mañana? —dijo bostezando.

Abrió lentamente los ojos. Tenía un cabello negro largo hasta la barbilla y un par de orejas de gato de aspecto suave en su cabeza. Un ojo era amarillo y el otro azul. No era del todo guapo, sino que era más bien un chico lindo. Su piel era blanca como una perla.

Estaba desnudo del cuello hasta su cadera. No supe nada más que eso porque la manta lo cubría, ¡pero fue suficiente para imaginarme que no llevaba nada!

—Ah… Ah… Ah…

Quería gritar, pero el sonido quedó atrapado en mi boca. Si gritaba, Luler se despertaría al instante.

—Buenos días… Antes de eso…

Me besó…

Me congelé en mi sitio por un momento. ¡¿É-Él me beso en la mejilla?! 

—Fue un beso de buenos días. También deberías besarme.

— ¡¡¡No!!! ¡¡¡Sal de mi cama ahora mismo!!!


Autor:

Hombre misterioso = gato negro.

Luler = gato blanco.

¡¡Gato negro VS gato blanco!!

Notas: 

[1] Una veranda es un mirador o balcón.

[2] Creo que su posición para dormir puede ser así: gatito/Shiwa/Luler.

| Índice |

4 thoughts on “Villana sanadora – Capítulo 52

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *