Al límite – Capítulo 17: Cambio de trabajo

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


El día de la selección, Li Shang se levantó muy temprano, se puso sus ropas nuevas y se preparó para irse. Cuando se dio la vuelta para tomar su bolsa, vio a Han Dong levantar sus pantalones, mientras le suplicaba ansiosamente.

—Cámbiate a esto.

Li Shang no podía soportar el tener que frenar el entusiasmo de Han Dong así que puso el pantalón en su bolso.

—Cuando llegue al lugar de selección, me los cambiaré.

Li Shang se fue y Han Dong no pudo volver a dormir, con su cabello desordenado como si fuera un gran poodle de, se arrastró a la habitación de Ye Chenglin y saltó a la cama con ojos fatigados.

—¿Por qué no fuiste con él? —preguntó Ye Chenglin palmeando su nuca.

—Quiero aislarme de este círculo por completo.

Ye Chenglin no se lo tomó en serio y rió burlonamente.

—¿No tuviste la premonición hace dos días de que serías famoso? ¿por qué anuncias tu retiro en este momento crítico?

Han Dong, por supuesto, no quería enfrentarse a la verdadera razón, así que simplemente, sin una mejor opción, respondió:

—Estoy aburrido de esto.

—¿Así que también conoces lo que es estar aburrido?

Desde el día en que Ye Chenglin había conocido a Han Dong, había estado de manera inquebrantable en la entrada de los Estudios Beijing, tres años pasaron como un día. Desde su punto de vista, Han Dong siempre ha tenido una pasión inagotable en cuanto al espectáculo, él no golpeaba el muro sur ni miraba hacia atrás. [1]

—¿Puedes ayudarme a pensar en cuáles son mis habilidades? —preguntó Han Dong. — ¿Me ayudas a pensar qué puedo hacer? —La cara de Han Dong estaba llena de preocupación.

—¿Cuántos ahorros tienes en las manos? —preguntó Chenglin.

Han Dong sacó su dinero y lo esparció sobre la cama.

—Ochenta y siete yuanes y tres mao, un pase de autobús, doce yuanes y siete mao [2], lo que suma exactamente cien.

—… —Preguntar resultó en lo mismo que no haberlo hecho. —Entonces, tu formación académica…Oh, ¿te graduaste del instituto…?

Han Dong lo enfatizó especialmente. —Los trescientos poemas de la dinastía Tang, siéntete libre de preguntarme.

—¿A quién le importa eso? —Ye Chenglin pensó otra vez. —Ok, ¿no estás siempre diciéndole su fortuna a los demás?

—Es solo un trabajo ocasional, además, en estos días hay un montón de estafadores que están arruinando nuestra reputación como adivinos, este tazón de arroz es cada vez más difícil de comer. [3]

—Entonces solo se un trabajador temporal —dijo Ye Chenglin sin ninguna otra idea.

—¿Te refieres a un trabajador en la obra de construcción? Mira esta figura, estas piernas largas, ¿no es un desperdicio de talento el hacer trabajo físico?

—¿Si no? Hoy en día ¿cómo piensas solicitar un trabajo con ese tipo de formación académica? Hay muchas unidades a cargo de la construcción que solicitan tener títulos académicos. Muchos de los reclutas para trabajadores de la construcción tienen títulos universitarios, querer ser un trabajador golondrina no significa que, necesariamente, obtendrás el trabajo.

Han Dong hundió su cabeza en las sábanas de la cama y suspiró profundamente.

♦ ♦ ♦

—Estación xx, por favor, deslice la tarjeta y salga del autobús.

Li Shang acababa de bajarse cuando el conductor cerró la puerta y su bolsa quedó atrapada entre la puerta. Corrió hacia el conductor y gritó.

—¡Hey, anciano, mi bolsa está atrapada, ayúdame a abrir…

No había terminado de hablar cuando el conductor ya había vuelto a poner en marcha el autobús, Li Shang se tambaleó antes de empezar a correr. Un momento después el autobús se detuvo de repente, no había tenido tiempo de detenerse del todo cuando la puerta ya estaba abierta de nuevo, haciéndole caer hacia atrás junto con su bolso.

Perdiendo el equilibrio, cayó en un charco, lo que era todavía más raro era que su camisa estaba bien, pero gran parte de sus pantalones estaban cubiertos de barro.

¡Mierda! Han Dong, ¿ese chico me maldijo?

Li Shang rechinó sus dientes en secreto. Los pantalones que le había dado Han Dong tenían agujeros, pero aún podía considerarse que tenían estilo, además, estos pantalones embarrados ya no podían ser salvados.


[1] No golpear el muro sur ni mirar hacia atrás= Insistir obstinadamente; metáfora para referirse al comportamiento de una persona obstinada que no escucha las demás opiniones.

[2] Mao= corresponde a una décima parte del yuan.

[3] Este tazón de arroz es cada vez más difícil de comer= Se refiere a que algo es cada vez más difícil de obtener para el cliente o que cada vez es más difícil hacer dinero.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *