Al límite – Capítulo 29: En esa posición

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Por la noche, después de que el trabajo terminó, Han Dong caminó hacia la estación de autobuses, mientras pasaba por la sala de masajes, vio a una chica usando ropas reveladoras y con un maquillaje bastante cargado, lanzándole miradas coquetas.

—Hermano mayor, ven a recibir un masaje…

Antes de que terminara de hablar, Han Dong ya había entrado al salón.

La jefa había preparado una pequeña habitación para Han Dong y otra chica comenzó a masajear su espalda, antes de sugerir con voz dulce —Hermano mayor, la primera vez que recibes un masaje en nuestro local es gratis.

Las manos de la chica eran suaves, como si no tuviera huesos en ellas, el que tocara cualquier lugar causaría que cualquier hombre fuera incapaz de soportarlo, especialmente en ese pequeño nido de tonos rosados.

Han Dong no pudo resistirlo y preguntó— ¿Cuánto cuesta el servicio de valor agregado?

—Depende de lo que quieras, normalmente son cien yuanes.

Han Dong preguntó de nuevo— ¿Qué tal la chica que está fuera?

— ¿Te refieres a Shan Shan, quien está en la puerta invitando a los clientes? Ella es costosa, el mínimo es de trescientos yuanes.

— ¿Tan caro? ¡Ella debe ganar un montón!

— ¡Ella es nuestra insignia, el rostro de nuestra tienda!

Han Dong ni siquiera dejó a la chica continuar masajeándolo, sino que se dirigió a la puerta y comenzó a hablar con la llamada “rostro de la tienda”.

—Hey, preciosa, mi celular murió, ¿puedes prestarme el tuyo?

Shan Shan, quien se dedicaba a esto, ¿cómo podría no entender lo que Han Dong estaba pensando? Le entregó el teléfono sin siquiera pensarlo.

Después de que Han Dong se fuera, la chica de adentro salió y le dijo a Shan Shan— ¡Fue la primera vez de ese hombre en nuestro salón, así que le di un masaje gratis! Dime, ¿realmente piensas que quiere ir tras de tí?

Shan Shan se giró y rió, mientras le llamaba la atención— ¡Claro que sí!

Justo cuando se bajó del autobús, Han Dong llamó al número de teléfono que había memorizado en secreto.

— ¿Hola? ¿Es la madre de Shan Shan? Hola, tía, soy un amigo de Shan Shan, lamento molestarla…

Cinco minutos después, desde el otro lado del teléfono llegó el sonido de la madre de Shan Shan sollozando —Joven, muchas gracias, si no me lo hubieras dicho, todavía estaría en la oscuridad…oh…

—Tía, no necesita ser tan educada, es lo que debía hacer.

Después de colgar, Han Dong se encontró a sí mismo caminando hacia la entrada de los estudio Beijing. Ya eran las ocho en punto, todavía había mucha gente esperando para filmar las escenas nocturnas. Al ver algunas caras familiares, Han Dong no pudo evitar caminar más rápido.

—Hey, ¿no es ese Han Daxian[1]? ¿Cómo es que no has venido últimamente?

— ¿Ya no sigues tras el trasero de Li Shang intentando beneficiarte de él?

—Oye…tienes la habilidad para hablar como un experto, cientos de predicciones durante todos estos años, pero aún no consigues predecir cómo llegar al estrellato, solo dejas que alguien más consiga una gran oferta, si puedo decirlo, ¡lo siento terriblemente por ti!

Han Dong fingió no escucharlo y corrió directamente hacia el centro comercial.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, llevaba un suéter negro de cuello alto, leggins rosas, una gruesa capa de polvos en el rostro con hermosos y pequeños labios de color rojo. Se puso un gran sombrero negro y tomó un pequeño bolso de cuero, una alta, sexy y muy hermosa mujer salió a la calle.

Seguía siendo la misma entrada a los estudios Beijing que ayer, seguía siendo el mismo grupo de personas que se había burlado de Han Dong, pero sus ojos estaban fijos.

—Joder, rápido, mira a esa mujer ¡¡mira sus piernas!!

— ¡Oh mi Dios! Su figura es simplemente…

Han Dong se burló internamente. Estos estúpidos cachondos… 

Han Dong llegó a la estación de autobuses y regresó al salón de masajes que había visitado el día de ayer. Se enfrentó a la mirada sorprendida de la dueña, mientras caminaba lentamente antes de golpear la mesa agresivamente con su currículum.

— ¡Estoy aplicando!

—Está bien, está bien, está bien… —La dueña asintió firmemente —Alguien acaba de marcharse el día de ayer, así que me falta personal ¿para qué puesto te gustaría postular?

Han Dong señaló la puerta vacía —Esa posición.


[1] Danxian: Gran inmortal, es un apodo debido a la gran precisión de Han Dong a la hora de realizar sus predicciones.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *