Al límite – Capítulo 63: La estación de penalización de Wang

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Sin dar tiempo a nadie para reaccionar, Wang Zhong Ding arrastró a Han Dong al ascensor.

En este ascensor, que siempre apestaba a toon chino, Wang Zhong Ding finalmente explotó, para pagar por su “profundo amor y preocupación”

Wang Zhong Ding no podía entenderlo, ¿por qué él, que siempre mantuvo la calma, cada vez que se encontraba con este ser, actuaba como si se hubiera tragado unos cuantos explosivos? ¿Fue porque estaba lleno de defectos, además de que cada uno de ellos pisaba su campo de minas? ¿O fue porque ese trasero se ajustaba a su gusto, y sólo un “contacto cercano” podía aliviar la ira dentro de él?

Han Dong tampoco pudo entenderlo, ¿cómo fue que el intelectual, que estudió en el extranjero pudo abrazar tan bien la esencia de las artes marciales chinas?

Tal vez, otros podrían verlo como “Cuando el techo gotea, es cuando tienes varias noches continuas de lluvia”, pero a los ojos de Han Dong en realidad era “empuja ociosamente un palo en el barro y crecerá en un árbol para darte sombra”. Sin ningún tipo de planificación, naturalmente, ofendió a Wang Zhong Ding, ¡fácilmente obtuvo una gran ventaja! Pero después de ser pateado sin piedad, este sentimiento de “dolor combinado con felicidad” fue reemplazado por el sentimiento de que “el dolor era mucho más grande que la felicidad”, Han Dong finalmente explotó.

—¡Deja de patearme! Sólo burlándome de ti con unas pocas palabras, ¿llegarías tan lejos como esto? ¡Oye! Todavía no has terminado, ¿verdad? ¡Intenta patearme de nuevo! ¿Todavía lo haces? ¿Todavía? Sólo espera, llamaré a alguien a través de…

Las palabras de Han Dong fueron bastante duras e irrazonables, el viento violento en sus ojos fue bastante feroz, desafortunadamente, la otra persona tenía mucha fuerza en el cuerpo, ¡ni una maldita cosa era útil!

Incluso un hombre sabio sabía mejor que luchar cuando las probabilidades estaban en su contra, por no hablar de Han Dong que no era un hombre sabio sino un cobarde, después de ser herido varias veces, no pudo soportarlo más, viendo que “encontrar la fuerza con la fuerza” no funcionaba, utilizó un enfoque suave para ganar simpatía.

Tan pronto como Wang Zhong Ding escuchó a Han Dong gimotear, sus movimientos se detuvieron, incluso él mismo no sabía por qué se detuvo tan rápido.

Han Dong consiguió lo que quería, además, había una indecente y engreída sensación que se agitaba dentro de él: Te dije que te detuvieras, y te detuviste, tu postura es tan temblorosa, que parece que todavía albergas algunos sentimientos impropios hacia mí… 

Al salir del ascensor, Wang Zhong Ding arrastró a Han Dong a una pequeña habitación oscura y le hizo quedarse quieto para reflexionar sobre su comportamiento.

No se trataba de una parada como castigo en el sentido habitual, sino que había que pararse en un aparato y no se podía bajar hasta que se acabara el tiempo. Uno solo tenía que adoptar una posición incorrecta o estremecerse un poco, y el dispositivo emitiría un sonido de alarma que haría que el temporizador se reiniciara.

Pronto, Ji Tao fue llamado a la oficina por Wang Zhong Ding.

—El mundo del espectáculo es un vasto campo de juego, solo los artistas que conservan su propia identidad única pueden satisfacer las diversas necesidades de las audiencias. Si ponemos a todos los artistas en el mismo molde, será una fábrica de papel en lugar de una compañía estrella —dijo Ji Tao.

—No quería que destruyeras su individualidad, te pedí que le quitaras la escoria y absorbieras la esencia. Pero, ¿qué hiciste? ¡No solo no recogiste la esencia, sino que también recogiste la escoria!

—Eso no es escoria en mis ojos.

—Si la superstición no es escoria, ¿no me digas que es una ventaja?

—No es supersticioso —declaró con calma Ji Tao—. Él es un verdadero Gran Inmortal.

Quién sabe cuánto tiempo, Wang Zhong Ding, estuvo en silencio, pero cuando abrió la boca de nuevo, su expresión se veía inusualmente grave.

—Entonces, solo puedo elegir rendirme a regañadientes.

El rostro de Ji Tao era terco.

—Si quieres que Han Dong se vaya, yo me iré con él.

—¡Te dejo ir! —Gritó enojado Wang Zhong Ding.

Ji Tao se sorprendió, muy pronto dijo algo que sorprendió a Wang Zhong Ding.

—Está bien, me iré, pero tengo que llevarme a Han Dong conmigo.

Las “condiciones climáticas” en la oficina estaban a punto de empeorar, afortunadamente, Feng Jun se apresuró a llegar justo a tiempo para evitar esta tormenta.

—Salga usted primero —le dijo Feng Jun a Ji Tao.

Después de que Ji Tao salió, Feng Jun se enfrentó a Wang Zhong Ding a solas, pero también parecía un poco indeciso.

—Parece que… realmente, tenemos que enviar a Han Dong a casa de mi hermana mayor.

Wang Zhong Ding señaló la puerta.

—¡Tú también vete!

Wang Zhong Ding se quedó solo en la oficina con un cenicero lleno de colillas.

Al principio, la alarma en el pequeño cuarto oscuro seguía sonando. Quién sabe cuánto tiempo pasó antes de que dejara de sonar, luego permaneció en silencio durante más de dos horas, lo que finalmente levantó las sospechas de Wang Zhong Ding.

Había mucha gente que se había parado en este dispositivo, incluyendo a Er Lei, pero él sólo lo estaba probando. Descubrió que era capaz de permanecer en una posición durante no más de una hora y treinta minutos, y este resultado se estableció como el estándar. Tan pronto como alguien excedía ese punto, el dispositivo cambiaba automáticamente al último registro. Pero ese estándar ha permanecido sin cambios durante mucho tiempo.

Sin embargo, hoy fue el día en que nació un nuevo “rey de la resistencia”.

Cuando Wang Zhong Ding entró en la pequeña habitación oscura, Han Dong todavía estaba de pie en el dispositivo, su figura estaba perfectamente recta como una flecha, parecía una estatua.

Él ignoraba por completo la llegada del hombre, como si ya hubiera cultivado hasta el punto de alcanzar el reino del Nirvana.

Wang Zhong Ding se acercó a Han Dong y lo miró a la cara.

Sus ojos estaban cerrados…

♦ ♦ ♦

El autor tiene algo que decir:

“Me gustaría decir unas palabras sobre algunas de las habilidades de Han Dong. Siempre he creído en la existencia de personas con talentos extraordinarios, jeje… Por supuesto, si algunos fans no creen realmente en estas cosas, entonces, pueden verlo desde la perspectiva de un prodigio urbano”.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 63: La estación de penalización de Wang

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *