Al límite – Capítulo 64: De niño ladrón a despachador

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Por la noche, Ji Tao vino al dormitorio de Han Dong otra vez.

—Creo que el Jefe Wang está planeando enviarte a la compañía de administración de Feng Muzhi.

Han Dong frunció un poco el ceño.

—¿Feng Muzhi?

—Ella es la prima de Feng Jung, la gerente más famosa del círculo. Muchos de los actuales gerentes de nuestra compañía fueron entrenados por ella, y yo soy uno de ellos. Ella y el presidente Wang han sido amigos durante muchos años, y cualquier película en la que el Jefe Wang haya invertido le dará a sus artistas una cierta oportunidad de aparecer en ella, por lo que firmar con ella también sería una buena elección.

Sonaba muy bien, no sólo se libraría de las preocupaciones de ver a Wang Zhong Ding día y noche, sino que también podría seguir recorriendo este camino, sintiendo el primer resultado de lo que dijo el ciego: Acercándose a la perfección… Pero, ¿por qué Han Dong no se emocionó en absoluto?

—¿Qué sucede? —Preguntó Ji Tao.

Han Dong abrazó el hombro de Ji Tao, las comisuras de su boca se retiraron.

—¿No es porque no estoy dispuesto a separarme de ti?

—Ahórratelo, no tiene nada que ver conmigo.

Es cierto que no tenía nada que ver con Ji Tao, pero con lo que sí tenía que ver, Han Dong no lo sabía exactamente, mirando a su alrededor, no parecía haber nada que lo hiciera reacio a dejar…

Ji Tao mencionó inadvertidamente la experiencia personal de Feng Muzhi.

—De hecho, comenzó como una estrella, luego se convirtió en gerente, también es una belleza.

Al escuchar la palabra belleza, los ojos de Han Dong finalmente se iluminaron.

—¿Tienes una foto de ella?

—No la tengo, pero puedo buscarla en línea.

Han Dong no podía esperar.

—Apúrate.

Ji Tao buscó por un momento y eligió una foto reciente de un evento para mostrarle a Han Dong.

—Esta es ella.

Han Dong se curó instantáneamente, no está mal, no está nada mal.

—¿Cuándo voy a reportarme a su compañía? —Preguntó lleno de alegría y emoción.

La tez de Ji Tao se volvió fría.

—¿Cambiaste de opinión tan rápido?

Han Dong sonrió con una mirada de hipócrita muestra de afecto.

—¿No tengo miedo de implicarte? Feng Jung gastó tantas palabras para persuadir a ese nombrado Wang para que te dejara quedarte.

Ji Tao lo pensó un momento.

—El Jefe Wang vendrá a hablar contigo pasado mañana a más tardar.

Han Dong se frotó las manos, su cara estaba llena de expectativa.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, se despertó sintiéndose perplejo.

Te vas mañana, ¿todavía quieres hacer que Wang Zhong Ding se sienta asqueado hoy?

En realidad, el corazón de Han Dong no podía soportarlo, porque desde que entró en la compañía, Wang Zhong Ding no estaba satisfecho. Es un poco irrazonable hacer una escena antes de irse. Pero esta era la última oportunidad. ¿No era una lástima desperdiciarla? Si Wang Zhong Ding aún conservaba un poco de sentimiento por sí mismo, ¿qué haría si cambiara de opinión en el último momento?

Después de sopesar el asunto repetidamente, Han Dong decidió ser un villano hasta el final, ¡cortando completamente ese afecto persistente!

Al mediodía, Han Dong entró una vez más en el ascensor con un cuerpo cubierto por el olor apestoso. Esta vez lo hizo en grande, tofu apestoso chino mezclado con durian, parecía un escarabajo de estiércol, luchando arduamente en el ascensor, que olía como un inodoro…

Como resultado, después de terminar de comer, sólo entonces se dio cuenta de que Wang Zhong Ding no llevaba nada, sus manos estaban vacías.

El ascensor no se detuvo y fue directo al piso de la oficina, impotente Han Dong vio salir a Wang Zhong Ding.

Entonces, el ascensor bajó y Han Dong regresó al piso de la cafetería.

—¿Quieres decir el jefe Wang? Caminó alrededor, y cuando no pudo encontrar nada que quisiera comer, se fue inmediatamente —dijo el camarero.

El inexplicable error de Han Dong, se regañó a sí mismo al escucharlo: ¡este tipo era demasiado profundo! Si no tenías apetito por qué no lo dijiste antes, me hiciste comer tantas cosas malolientes por nada, ¡joder!

♦ ♦ ♦

Por la tarde, Han Dong continuó su trabajo como un gran detective, vagando por el rincón oculto de la compañía para observar si Wang Zhong Ding había comido algo. Quién sabe si quería probar que sus esfuerzos al mediodía no fueron en vano o algo más…

Por la noche, Han Dong acompañó a Ji Tao a comer, ya eran casi las 10 cuando regresó. Pasó por el edificio de oficinas, la luz de la oficina de Wang Zhong Ding seguía encendida, parecía que quería quedarse despierto hasta tarde otra vez…

—¿Por qué te detuviste? —Preguntó Ji Tao a Han Dong.

Han Dong, en un instante, cambió la expresión de su cara, y con entusiasmo sopló un silbato.

—¡Mañana veré a una gran belleza!

♦ ♦ ♦

Poco después de la una de la mañana, Wang Zhong Ding miró el acuerdo de cooperación que Feng Muzhi había enviado por fax y lentamente comenzó a poner su bolígrafo en el papel.

De repente, hubo otro susurro familiar en el pasillo.

Wang Zhong Ding miró el refrigerador reflexivamente, y luego pensó, “No, Han Dong ya no vive en el edificio, aunque camine sonámbulo para robar comida, ¡no andaría tan lejos!”

Como resultado, el sonido de la puerta que se abría aún resonaba.

Inmediatamente después de eso, un brazo se estiró, dejó algo en secreto, ni siquiera mostró su cara, y luego se escabulló como un ladrón.

Wang Zhong Ding se acercó y vio un pequeño contenedor de comida tirado en el suelo…

| Índice |

2 thoughts on “Al límite – Capítulo 64: De niño ladrón a despachador

  1. Rabbit White says:

    Gracias por subirla me encanta esta novela, la seguía en la versión original, pero con mis pobres traducciones de inglés no lo entendía mucho, hasta que me doy cuenta que la traducieron aqui. muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *