Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 51: Fin de la conferencia

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin estaba indignado por ser llamado estúpido una vez más (aunque esta vez fue de forma indirecta), pero, al mismo tiempo, la duda se apoderó de su corazón.

Xiao Si, ¿realmente no soy inteligente? —Preguntó en su mente.

Xiao Si dijo, con un aire de indiferencia, 【Está bien, puedes pedirle a Darling que te compre muchas nueces.】

Shi Jin se quedó en silencio. Decidió desterrar a Xiao Si a la “pequeña habitación negra” por el momento.

La cubierta estaba en silencio. Todos miraban la sala de conferencias con nerviosismo y nadie hablaba.

El propósito de la reunión de hoy era volver a registrar a las organizaciones legales del inframundo y recopilar sugerencias para otras nuevas.

Volver a registrar las organizaciones legales era sencillo y, con la cooperación de los líderes, se terminó en menos de una hora. Para sorpresa de nadie, el nombre de Pegasus no apareció en la lista. Todos miraron al extraordinariamente silencioso Zuo Yang. Cuando lo vieron leyendo un documento con la cabeza gacha, como si no notara en absoluto sus miradas, apartaron la mirada, aburridos.

Después de la reinscripción, llegó el momento de lo que más les importaba a los líderes: proponer candidatos para las nuevas organizaciones legales.

Zhang Zhuoyuan le entregó una hoja de papel en blanco a todos los líderes con la cuota de recomendación, anunció que la reunión se suspendería durante media hora y abrió la puerta.

Lian Jun rompió la hoja de papel directamente después de recibirla y luego movió su silla de ruedas hacia la puerta.

Shi Jin se apresuró en el momento en que lo vio.

—¿Tienes sed? ¿Quieres jugo?

Sacó una botella de dicha bebida, de quién sabe dónde, y se la entregó a Lian Jun.

—No, había agua en la sala de conferencias. —Negó Lian Jun, pero aun así tomó la botella, la abrió y tomó un sorbo. Le indicó al adolescente que empujara la silla de ruedas a una parte más apartada de la terraza y le preguntó: —¿No estabas aburrido esperando afuera?

—No, estaban Gua Nueve y el tío Long con quienes hablar. —Cuando Shi Jin respondió, por el rabillo del ojo, vio a Zuo Yang salir de la sala de conferencias. Se inclinó más cerca de Lian Jun y le preguntó, bajando la voz: —¿Te está molestando Zuo Yang hoy?

Lian Jun negó con la cabeza. —No, está reunión es demasiado importante para eso. Si tiene la intención de causar problemas, esperará hasta después.

Shi Jin no pudo evitar mirar hacia la nave de Nueve Águilas y fruncir el ceño.

Hoy es el tercer y último día de la conferencia. ¿No significa que, una vez finalizada la reunión, las otras organizaciones se irían y las autoridades se retirarían? ¿Nueve Águilas está esperando su momento hasta que nadie pudiera interferir antes de soltarse como quería?

Lian Jun notó la dirección de su mirada. —No te preocupes, tengo mis propios arreglos.

Shi Jin lo miró. Notó su apariencia tranquila y confiada, y se sintió casi a gusto. Como ya se habían desperdiciado unos minutos del descanso en ese asunto desagradable, cambió de tema y conversó sobre temas más agradables.

Media hora después, terminó la pausa y los líderes volvieron a la sala de conferencias, uno tras otro, cada uno le entregó la hoja de papel que ya no estaba en blanco a Zhang Zhuoyuan.

Después de recogerlas todas, le pidió a uno de sus asistentes que las clasificara. Mientras tanto, anunció a los candidatos del año pasado que aprobaron con éxito la revisión. Luego, les pidió a los líderes que los habían recomendado que notificaran a las organizaciones aprobadas, para que pudieran informar a los funcionarios y realizar las formalidades lo antes posible.

Cuando se anunciaron los resultados, algunos se alegraron y otros se decepcionaron. El rostro de Zuo Yang estaba oscuro; estaba claro que la organización que recomendó el año pasado no había sido aprobada. Lu Shan, por otro lado, sonrió como si escuchara buenas noticias.

Terminando con eso, Zhang Zhuoyuan tomó la lista de candidatos de este año, compilada por el asistente. Primero, la leyó en público como de costumbre, luego, hizo copias y las entregó a todos. Los líderes volverían y lo discutirían en privado, más tarde, si alguien encontraba una organización que no cumplía con los criterios de recomendación, podía mencionarlo en la reunión de la tarde.

Esto concluyó oficialmente la reunión de la mañana.

♦ ♦ ♦

Después de que Lian Jun salió de la sala de conferencias, le entregó su copia de la lista a Gua Uno e indicó que regresaran primero a la cabina.

Shi Jin empujó la silla de ruedas de Lian Jun y miró la lista con curiosidad. Al ver que estaba lleno de nombres extraños, sin marcas ni anotaciones, preguntó, desconcertado:

—¿Por qué todos estaban tan emocionados de recibir esta lista?

—Porque esto es solo un borrador, no la versión final. En la reunión de la tarde se verificará, y todos tienen voz acerca de que organizaciones serán eliminadas, por eso están emocionados —respondió Gua Dos, poniéndose al día con ellos. Miró la lista en la mano de Gua Uno y sus cejas se elevaron. —¿Camino de crianza? ¿Esa organización no es..? Las elecciones de Madame Lu Shan son interesantes todos los años ¿no?

Shi Jin lo miró con sospecha.

—¿Cómo sabes que fue recomendada por Madame Lu Shan? No hay nada en la lista excepto nombres.

—Lo supuse —evadió Gua Dos. Al ver que el adolescente quería seguir preguntando, se apresuró a mirar a Gua Uno y cambió de tema: —¿Puedes determinar al candidato de Nueve Águilas?

Gua Uno estudió la lista, luego frunció el ceño y negó con la cabeza.

—No estoy seguro… Jun-shao, Zuo Yang parece haber cambiado su recomendación en el último momento; según nuestra investigación, debería haber sido Desperado.

—No es sorprendente —se tranquilizó Lian Jun. —No se preocupe, pronto conoceremos al candidato de Nueve Águilas.

Sus palabras hicieron que Gua Uno recordara algo, y se palmeó la frente, la expresión se suavizó. Dobló la lista y la guardó en su bolsillo, sin más especulaciones. Gua Dos y el resto también entendieron el significado tácito de Lian Jun y cambiaron el tema.

Solo Shi Jin todavía estaba en el mar. Miró los rostros de los demás, queriendo preguntar, pero se contuvo. Arrugando las cejas, se preguntó si realmente le faltaba un poco de inteligencia.

Media hora después, mientras almorzaba, Lian Jun recibió una llamada de Zhang Zhuoyuan. Después de un breve intercambio, le dio un nombre a Gua Uno. A su vez, Gua Uno sacó la lista, rápidamente encontró el nombre y lo rodeó con un círculo, luego le entregó el papel a Gua Nueve.

Con el aire de un pistolero del Viejo Oeste, Gua Nueve sacó su computadora portátil, la conectó a un tomacorriente en la cabina del restaurante y golpeó el teclado.

Esta serie de acciones no escapó a los ojos de Shi Jin. Bajó la cabeza y comió en silencio; resultó que Zhang Zhuyuan era su informante… ¿cómo pudo olvidar que Lian Jun era alguien que tenía estrechos vínculos con las autoridades?

—¿Por qué estás comiendo arroz simple? ¿La comida no es de tu agrado?

Lian Jun apareció de repente a su lado. Mientras hablaba, acercó algunos de los platos y, cariñosamente, lo ayudó a poner algunos en su tazón.

Shi Jin miró la carne extra, levantó los palillos y se la comió. Después de masticarlo y tragarlo, finalmente tomó una decisión. Miró a Lian Jun con seriedad y dijo:

—Jun-shao, cómprame algunas nueces, por favor.

Lian Jun lo observó en silencio por un momento, luego le tocó la cabeza con cariño y dijo:

—Está bien.

Ni siquiera preguntó por qué.

Shi Jin, de repente, se sintió un poco desanimado. Sacudió la mano de Lian Jun, inclinó la cabeza y tomó un gran bocado de arroz.

Antes de la reunión de la tarde, Lian Jun recibió más información recopilada por Gua Nueve.

Este año, el candidato de Nueve Águilas era una organización muy nueva y pequeña, llamada Rattlesnake. Si no fuera por la obligación del árbitro de proporcionar a las autoridades información detallada sobre la organización recomendada, quien a su vez la envió a Gua Nueve, es posible que no se hubiera enterado al respecto, en tan poco tiempo.

—Seguí una pista encontrada en la información que nos dio Zhang Zhuoyuan y descubrí que Rattlesnake tiene vínculos con cierta organización en el sureste llamada Python. Python es una organización subordinada de Gunfire, que a su vez coopera con Nueve Águilas —explicó Gua Nueve sucintamente la cadena de conexiones.

Gua Dos no pudo evitar burlarse. —¿Qué carajo? ¿Nueve Águilas recomendó una subsidiaria secreta de una organización extranjera para el proceso de revisión oficial? ¿Quiere ayudar a las organizaciones extranjeras a infiltrarse en el país?

Las organizaciones del inframundo en China estaban peleando entre ellas, eso era cierto, pero esto era el equivalente a dejar entrar a un lobo en la casa. ¿Nueve Águilas pensó que la situación interna no era lo suficientemente caótica?

—No es de extrañar que Zuo Yang parezca intrépido, resulta que encontró un respaldo poderoso. Lástima que vendió su tierra natal en el proceso —dijo Gua Uno con frialdad, con el rostro oscuro.

Lian Jun cerró la carpeta, la dejó y dio unos golpecitos en el reposabrazos de su silla de ruedas.

—Nueve Águilas no puede quedarse —dijo.

La expresión de todos se volvió solemne. Gua Uno y Gua Dos intercambiaron miradas, luego Gua Uno comenzó: —Jun-shao, quieres decir…

Lian Jun asintió y ordenó: —Gua Nueve, envía esto a Zhang Zhuoyuan. Él sabrá qué hacer.

Confirmando, Gua Nueve cogió la carpeta, volvió a su portátil y siguió martillando el teclado.

Shi Jin se sentó en silencio a un lado, escuchando las diversas conversaciones que estallaron repentinamente. Recordó que Long Shi todavía estaba en el barco de Nueve Águilas y frunció el ceño.

La reunión de la tarde comenzó a tiempo. Shi Jin ocupó su lugar habitual en la esquina de la terraza.

La reunión fue tormentosa desde el principio. Y, no es de extrañar: que algunos líderes quisieran deshacerse de ciertas organizaciones en la lista, algunos querían proteger las organizaciones que recomendaban y otros, siguiendo el principio de “dejar que otros se beneficien es dejarse sufrir pérdidas”, hicieron todo lo posible por enturbiar las aguas. No nos olvidemos de las organizaciones con solo la mitad de una recomendación que tuvieron que emparejarse para proponer un candidato. Como tal, la sala de conferencias pronto se volvió completamente caótica, lo que llevó a que la atmósfera en la cubierta también se volviera algo nerviosa.

Los jefes del inframundo discutieron hasta quedar enrojecidos y sin aliento. Hizo que Lian Jun, quien simplemente observaba desde el margen, pareciera fuera de lugar.

Shi Jin vio cómo los nombres en la gran pantalla del proyector en la sala de conferencias cambiaban uno por uno, y le echaba un vistazo a Zuo Yang de vez en cuando. Con el paso del tiempo, sus nervios se volvieron más y más tensos.

Aproximadamente, dos horas después, finalmente, apareció el nombre “Rattlesnake”. Zuo Yang, desplomado en su silla como si estuviera aburrido, inconscientemente, giró un bolígrafo entre sus dedos, pero no habló, ni siquiera echó un segundo vistazo a la pantalla. Parecía que Rattlesnake no tenía nada que ver con él, y no estaba interesado en una organización tan pequeña.

Zhang Zhuoyuan, como de costumbre, mostró primero la información proporcionada por el árbitro. Luego de resumirlo brevemente, anunció que todos podrían discutir y presentar sus opiniones sobre si la organización podría ingresar al proceso de revisión oficial.

La multitud se calló por un momento, todos mirando a todos los demás. Claramente, nadie sabía mucho sobre Rattlesnake. Después de una discusión susurrada, el líder de una de las pequeñas organizaciones rompió el silencio:

—No tengo objeciones.

Lian Jun miró al hombre, recordando su nombre y organización.

Una vez que una persona habló, las demás la siguieron. La mayoría no se opuso. Después de todo, tenían un número limitado de vetos y no querían desperdiciarlos en pequeños desconocidos; preferían deshacerse de algunas organizaciones medianas más amenazantes.

El tiempo de discusión de un cuarto de hora pasó rápidamente. Zhang Zhuoyuan contó los votos de todos y finalmente preguntó:

—¿Hay alguien que tenga alguna objeción? Si no, esta organización pasará.

En este punto para Rattlesnake permanecer en la lista parecía ser una conclusión inevitable. Zuo Yang todavía parecía desinteresado, pero la pluma que giraba en su mano giraba con más fluidez.

—Sí —dijo Lian Jun. Esta fue la primera vez que habló durante esta reunión y también la primera vez que vetó a un candidato.

La pluma en la mano de Zuo Yang dejó de moverse y sus cejas se movieron. Antes de que pudiera pensar, preguntó:

—¿Por qué objetas?

Lian Jun lo miró e ignoró la pregunta.

—Nueve Águilas parece preocuparse por esta pequeña organización; no te había escuchado hablar por otros antes.

Esta frase estaba llena de significado. Finalmente, al darse cuenta de que había caído en la trampa de Lian Jun, Zuo Yang se atragantó y se apresuró a salvar la situación:

—Creo que es extraño. “Tomar importancia” ¿No te refieres a ti mismo? Después de todo, esta es la primera vez que hablas.

—Por supuesto que me importa —respondió Lian Jun con una expresión como si fuera la cosa más natural del mundo. —Las serpientes me dan asco, así que me opongo, pero ¿cuál es tu reacción? ¿Parece que te gustan las serpientes?

El rostro de Zuo Yang se distorsionó y casi aplasta el bolígrafo en su mano.

Las palabras de Lian Jun fueron inequívocas, entonces, ¿cómo podrían, el resto de los líderes no entender lo que estaba pasando? Echaron otro vistazo a la información en la pantalla, sus expresiones cambiaron, dado que Zuo Yang reaccionó con tanta fuerza, Nueve Águilas debió haber recomendado a Rattlesnake.

Old Ghost tomó la iniciativa y alzó la voz:

—Director Zhang, cambio mi voto. Rattlesnake no se ha creado por mucho tiempo, sus calificaciones son deficientes y el número de sus miembros es extraño. Creo que es demasiado pronto para que aparezca en esta lista y debería eliminarse.

Los líderes de otras organizaciones también se despertaron y cambiaron sus votos anteriores, encontrando todo tipo de razones por las que Rattlesnake no era un candidato adecuado.

Zhang Zhuoyuan se dejó convencer y volvió a contar. Finalmente, después de obtener los resultados, tachó el nombre de Rattlesnake.

Zuo Yang estaba tan enojado que golpeó la mesa con el puño. Dejó de fingir desinterés y miró con frialdad a Lian Jun.

Lian Jun volvió a ser un espectador silencioso y continuó ignorándolo.

La lista era larga, por lo que, para sorpresa de nadie, la reunión se prolongó. Cuando todo el polvo se asentó, la noche ya había comenzado a caer.

El resplandor del sol poniente caía sobre la cubierta. La tenue luz suaviza los contornos y apaga los colores. Inesperadamente, infundió una sensación cálida en una reunión de jefes del inframundo.

Liu Zhenjun bajó del puente y se puso de pie junto a Zhang Zhuoyuan, quien llevó a los líderes de las organizaciones a la cubierta y les agradeció su cooperación, esperando que tuvieran la oportunidad de cooperar nuevamente, y otros clichés similares. Luego, anunció que la conferencia fue un gran éxito y declaró oficialmente su fin.

De hecho, dejando de lado las corrientes subterráneas, la conferencia de este año fue bastante pacífica. No hubo conflictos abiertos entre organizaciones, tiroteos ni intentos estúpidos de desafiar a las autoridades o a Lian Jun. Todo el mundo se comportó, lo que era tan raro como la nieve en verano.

La cerca elevada de la cubierta se había bajado para que todos pudieran regresar a sus barcos.

Los jefes del inframundo no se molestaron en intercambiar falsas bromas con los funcionarios; se fueron y nunca miraron atrás. Pronto, el número de personas en la cubierta se redujo a la mitad.

Lian Jun se sentó junto a Zhang Zhuoyuan y lo acompañó por última vez.

Nadie se dio cuenta cuando Zuo Yang se paró frente a él. Ignorando tanto a Zhang Zhuoyuan como a Liu Zhenjun, preguntó con frialdad:

—Lian Jun, pareces apuntarme. ¿Tienes un deseo de muerte?

Lian Jun no se molestó en mirarlo. Mirando la puesta de sol, dijo suavemente: —¿Deseo de muerte? No tengo mucho que pedir en la vida, solo necesito vivir más que tú.

El rostro de Zuo Yang se oscureció. De repente, agarró el arma de su subordinado y guardó la bala.

La expresión de todos cambió. Gua Uno, de pie detrás de Lian Jun, y Liu Zhenjun, a su lado, intercambiaron miradas rápidas, luego, uno dio un paso adelante para bloquear y el otro sacó su arma. Shi Jin, que se dirigía hacia allí, palideció y corrió hacia adelante.

—Está bien. —Lian Jun detuvo a Gua Uno.

Al segundo siguiente, Zuo Yang apuntó al cielo, apretó el gatillo y le arrojó el arma a su subordinado. Le dio a Gua Uno una mirada llena de desdén y le dijo a Liu Zhenjun:

—¿Puede apartar su arma, almirante? “Las autoridades no pueden dañar a los participantes de la conferencia”. ¿No podrías haber olvidado esta regla?

Liu Zhenjun bajó el arma y advirtió: —No pierdas el tiempo, o podrías ver que aunque tu barco llegó aquí fácilmente, podría tener problemas para salir.

Esa fue una amenaza clara, el rostro de Zuo Yang se ensombreció, pero se aferró a su temperamento. Frente a Lian Jun, dijo:

—¿Hiciste todo esto solo para obligarme a mostrar mi mano? Está bien, te lo mostraré, recuerda echarle un buen vistazo. —Le dio a Lian Jun una mirada maliciosa, se subió a la pasarela y se fue.

Shi Jin se había acercado lo suficiente para escuchar sus palabras e instintivamente se paró frente a Lian Jun para protegerlo. Escaneó los alrededores atentamente, buscando las posibles trampas de Zuo Yang.

El tío Long, que había estado en silencio durante mucho tiempo, dijo de repente:

—Jun-shao, mira el barco de Nueve Águilas. —Su voz estaba algo agitada.

Todos se volvieron en esa dirección.

Un hombre delgado fue arrastrado repentinamente a la espaciosa cubierta por los subordinados de Zuo Yang. Fue levantado bruscamente y se volvió hacia el barco del gobierno.

Xiao Si gritó emocionado 【¡Es Long Shi! ¡Zuo Yang lo dejó salir!】

El corazón de Shi Jin latía más rápido e inconscientemente dio un paso en dirección al hombre, luego, notó que todavía estaban divididos por el tramo de agua y retrocedió. Desafortunadamente, aunque Long Shi finalmente apareció al aire libre, era imposible agarrarlo.

Gua Dos no pudo evitar volverse hacia Lian Jun y decir: —Jun-shao, es Long Shi.

Todos estaban emocionados pero Lian Jun, por el contrario, estaba tranquilo. Le dio a Long Shi solo una breve mirada, luego miró a Gua Tres a su lado y ordenó: —Empaca y prepárate para regresar a nuestro barco.

—¡Jun-shao! —gritó Gua Uno, incapaz de soportarlo. El enojado Zuo Yang llevó a Long Shi a la cubierta, el barco de Nueve Águilas estaba justo al lado del de Annihilation; solo necesitaban informar a Gua Cinco y podían entrar en acción. En este momento, sus posibilidades de recuperar al traidor eran bastante altas.

Pero Lian Jun agitó la mano. —No te dejes engañar, es una trampa —dijo. Al ver que Shi Jin todavía miraba el barco de Nueve Águilas, extendió la mano, agarró su mano que colgaba y lo llevó a su lado.

Shi Jin volvió a sí mismo y lo miró. —Jun-shao, puedo…

—No puedes nada —lo interrumpió Lian Jun. Le hizo un gesto al adolescente para que empujara la silla de ruedas y se volvió hacia Zhang Zhuoyuan para despedirse.

El funcionario también notó la conmoción en el barco de Nueve Águilas.

—¿Necesitas ayuda?

Lian Jun negó con la cabeza. —No, en este momento, el gobierno no debería confrontar a Nueve Águilas abiertamente, tendría un impacto negativo. Me ocuparé de esto yo solo.

Zhang Zhuoyuan frunció el ceño pero no insistió. Solo dijo que lo llamara si cambiaba de opinión y dejó que sus subordinados escoltaran a los miembros de Annihilation de regreso a su nave.

Shi Jin, no acostumbrado al balanceo de la pasarela, sabiamente, le pidió a Gua Uno que se hiciera cargo de empujar la silla de ruedas y se movió para caminar en la parte trasera. Su atención todavía estaba en la cubierta del barco de Nueve Águilas.

Zuo Yang no regresó a su cabina, sino que se paró junto a Long Shi, el cuchillo en su mano brillaba fríamente. Lo usó para trazar líneas en el cuerpo de Long Shi, mirando a Lian Jun de vez en cuando.

El médico traidor, probablemente, estaba drogado; tenía los ojos medio cerrados y no parecía completamente consciente.

Lian Jun y su grupo fueron los últimos en regresar. Cuando pisaron la cubierta de su barco, el barco del gobierno estaba casi completamente liberado de la telaraña de las pasarelas.

Ahora, estaban muy cerca de la nave de Nueve Águilas, y la apariencia de Long Shi se podía ver claramente.

Era un rostro atractivo estándar, pero de forma poco natural, con evidentes rastros de cirugía plástica. Gua Uno y los demás fruncieron el ceño mientras el rostro del tío Long estaba pesado. Apretó los puños, tratando de reprimir sus emociones.

Lian Jun todavía trataba a Zuo Yang, o más bien a toda la nave de las Nueve Águilas, como aire. Después de la señal oficial de despeje, le ordenó a Gua Cinco, que estaba a cargo del barco de Annihilation, que desmantelara la pasarela y se preparara para el viaje de regreso.

De inmediato, Gua Cinco puso a la gente a hacer eso.

No eran solo ellos: después de la señal de despeje, todas las organizaciones entraron en acción y las pasarelas que giraban sobre el mar durante tres días como una telaraña gigantesca comenzaron a desaparecer. Primero, los barcos más alejados liberaron la conexión entre ellos y se dispersaron, permitiendo que los barcos más cercanos al centro se movieran, y toda la operación se repitió.

En menos de media hora, solo quedaron los barcos de las grandes organizaciones y el gobierno.

Lian Jun permaneció en cubierta todo este tiempo, ayudando a los funcionarios a vigilar las salidas de otras organizaciones.

Zuo Yang tampoco se fue, solo miró a Lian Jun con una expresión extraña en su rostro. De vez en cuando trazaba una línea sangrienta en el cuerpo de Long Shi, como una especie de psicópata.

Estas acciones pusieron a Shi Jin extremadamente nervioso, y el surco entre sus cejas se volvió más y más profundo.

Los cortes que hizo Zuo Yang no fueron profundos, pero la condición de Long Shi parecía bastante mala. Si las cosas continuaban así, sería torturado hasta la muerte. Si moría, la fórmula del veneno desaparecería con él.

Pasaron otros diez minutos. Solo Annihilation, Nueve Águilas, Phantom y las naves del gobierno seguían presentes. Todas las pasarelas fueron desmanteladas.

Lian Jun dejó de mirar el mar y le ordenó a su barco que partiera.

Gua Uno, Shi Jin y los demás se habían estado obligando a quedarse quietos, pero estaban a punto de alcanzar el límite de su resistencia, ¿iban a irse así? ¿Qué pasa con Long Shi y la fórmula del veneno?

Sin embargo, Zuo Yang rompió el punto muerto antes de que cualquiera de ellos pudiera hacerlo. Al ver que Lian Jun tenía la intención de irse, perdió la paciencia y clavó el cuchillo en el brazo de Long Shi.

El dolor pareció romper la niebla que envolvía el cerebro del hombre. Gritó y abrió los ojos, confundido; le tomó un momento notar a Lian Jun sentado en la silla de ruedas frente a él. Entonces, una expresión febril y fanática apareció en su rostro, y gritó:

—¡Jun-shao! ¡Jun-shao, sálvame! Te serví durante muchos años, hice todo lo que me ordenaste, ¿recuerdas? ¡Por favor, ayúdame!

¿¡Hice todo lo que me ordenaste!? ¿¡Qué pasa con esas palabras intencionalmente ambiguas!?

Gua Uno y los demás miraron a Long Shi, frunciendo el ceño.

De repente, Xiao Si gritó, presa del pánico, 【JinJin, ¡la barra de progreso de Darling comenzó a subir justo después de que Long Shi comenzó a pedir ayuda! ¡Ya llegó a 950!】

Shi Jin miró la barra de Lian Jun en estado de shock. De hecho, aunque disminuyó constantemente desde que se fueron las otras grandes organizaciones, aumentó cada vez que Long Shi gritaba; en un abrir y cerrar de ojos, había aumentado a 980. El último hilo de razón en su mente se rompió. Sacó su arma, apuntó a Long Shi y gruñó:

—¡Cierra la boca! ¡Una palabra más y te dispararé!

Whoa

Gua Uno y los demás miraron a Shi Jin como uno solo, con expresiones de agradable sorpresa, las cuales estaban realmente fuera de lugar en la situación actual. Esta reacción… ¿el chico estúpido finalmente se dio cuenta de sus propios sentimientos?

| Índice |

3 thoughts on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 51: Fin de la conferencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *