Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 54: Burbujas rosas

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin se despertó en silencio. Obligó a sus ojos a abrirse, sintiendo como si estuvieran llenos de arena, e intentó moverse, pero encontró sus miembros suaves y sin ninguna fuerza.

En lugar de desinfectante, olió la leve fragancia del gel de ducha.

Parpadeó y esperó a que sus ojos se adaptaran a la oscuridad, queriendo mirar a su alrededor para determinar dónde estaba. Sin embargo, apenas volvió la cabeza y apareció ante él un rostro con el que no podía estar más familiarizado.

¡¿Lian Jun?!

Se quedó paralizado, con los ojos muy abiertos. Le tomó un tiempo digerir el hecho de que él y Lian Jun estaban acostados en la misma cama. Manteniendo un ojo sobre el hombre, para ver si se movía, le dio un codazo a Xiao Si.

—¿Qué está pasando? ¿Por qué Lian Jun duerme a mi lado? ¿Dónde estamos?

Xiao Si dijo alegremente:【Estás en el barco, en la cabina de Darling, ¿no lo reconoces? Estuviste dormido una noche y un día, y Darling te cuidó todo el tiempo. JinJin, tienes que mejorarte pronto, o seguirá preocupándose~】

El tono dulce del sistema disgustó tanto a Shi Jin que su cuerpo recuperó un poco de fuerza. Volvió a mirar el rostro de Lian Jun y notó sombras tenues debajo de sus ojos. Al recordar la insistencia del hombre en bajar para recogerlo personalmente, a pesar de sudar por el dolor, su corazón se aceleró. Con cautela, giró su cuerpo inerte para acostarse de lado y miró a Lian Jun. Sus ojos vagaron por el hermoso rostro. De alguna manera, se sintió increíblemente satisfecho.

Tu Darling es realmente atractivo… —No pudo evitar suspirar con sentimiento.

Xiao Si lo corrigió solemnemente, 【¡No es mi Darling, es nuestro Darling!】

Nuestro Darling …

Shi Jin masticó esto, inconscientemente una sonrisa se arrastró por su rostro. Cuando se dio cuenta, su expresión se congeló y levantó una mano para tocar la comisura de su boca. Sus sentimientos se volvieron bastante complicados. Miró el rostro dormido de Lian Jun un momento más, luego, cerró los ojos y se tapó la cabeza con el edredón.

【¿Qué pasa, JinJin? ¿Tienes dolor?】El estado de ánimo flotante de Xiao Si, instantáneamente se estrelló contra la tierra y se convirtió en preocupación.

Shi Jin negó con la cabeza y bajó el edredón. Se mantuvo en silencio por un momento y luego dijo:

—Dime, Xiao Si: si esa vez no salvé a Long Shi, ¿me habría convertido en un asesino? Después de todo, fui yo quien incitó a Zuo Yang a arrojarlo al mar.

Esta pregunta dejó perplejo al sistema. Pensó durante mucho tiempo y respondió, sin confianza: 【¿Pero no lo salvaste? No pienses demasiado, JinJin, no eres un mal tipo; si Long Shi se hubiera quedado en manos de Zuo Yang, su destino seguramente habría sido peor.】

—El resultado final puede ser el mismo, pero Long Shi siendo asesinado por Zuo Yang y él muriendo debido a mi instigación son dos cosas completamente diferentes. —Shi Jin suspiró profundamente, miró sus manos y continuó: —No pensé en eso cuando provoqué a Zuo Yang, solo quería la oportunidad de agarrar a Long Shi. En ese momento, no estaba cien por ciento seguro de poder salvarlo, pero lo hice de todos modos porque tenía el presentimiento de que si nos íbamos, sin él, habríamos perdido nuestra única oportunidad de obtener la fórmula del veneno. 

【JinJin…】Xiao Si no pudo evitar gritar, queriendo evitar que continuara.

Shi Jin, sin embargo, no lo dejó pasar, se negó a engañarse a sí mismo. Sus ojos bajos estaban claros y llenos de autorreflexión.

—Mientras asistía a la academia de policía, mi instructor me dijo que, aunque tenía las habilidades, mi personalidad no era adecuada para esta línea de trabajo. Le respondí que la policía era solo un grupo de gente común y que no podía esperar que cada uno de ellos tuviera la personalidad que él consideraba correcta. Más tarde, cuando comencé a trabajar, de todos los policías del distrito, todavía me parecía menos a uno. Mis colegas y supervisores seguían diciendo que elegí la profesión equivocada, pero no estaba convencido. Estaba seguro de que estaba haciendo un buen trabajo… pero ahora, no tengo más remedio que admitir que tenían razón: entré en la línea de trabajo equivocada; nunca debí haberme permitido tomar el Juramento de Honor, no soy digno. Long Shi es la escoria de la tierra, eso es cierto, pero no debería haber apostado su vida por un plan cuyo éxito no estaba seguro. Xiao Si, lo último que debe hacer un oficial de policía es tratar la vida de alguien con desprecio; esta línea nunca se puede cruzar. Y, sin embargo, esto es exactamente lo que hice.

Xiao Si sollozó, tratando de no llorar. 【Pero nadie puede culparte por eso, JinJin…】Dijo débilmente.

¿No? Ni siquiera me atrevo a imaginar en qué tipo de estado mental estaría ahora mismo si Long Shi no hubiera sobrevivido. —Shi Jin se secó la cara con la mano. Sus ojos estaban llenos de fatiga. —A decir verdad, no me arrepiento de nada de lo que hice ayer. Pero, cuando lo recuerdo ahora, creo que estaba loco en ese momento… no digo todo esto porque no puedo olvidar lo que he hecho, o para hacer que sientas lástima, pero admito que mis acciones no fueron correctas… de repente, me di cuenta de que, en mi corazón, la vida y la muerte de Lian Jun se han vuelto más importantes que mis principios o escrúpulos… Xiao Si, ¿este mundo es realmente sólo un libro?

El sistema permaneció en silencio. Como todas las veces que había preguntado sobre este asunto, no respondió.

Shi Jin sonrió con ironía y miró la cara dormida de Lian Jun. No pudo evitar inclinarse más cerca, levantar una mano y tocar su mejilla, confirmando que el hombre que yacía a su lado era, de hecho, una persona viva, cálida y respirando. Cambió su pregunta:

—Entonces, al menos, dime si Lian Jun es real, ¿realmente, no es más que un personaje de un libro? No, eso tampoco está bien, no se le menciona en la novela original… Xiao Si, ¿Lian Jun es real? 

【Él es real.】Esta vez, Xiao Si respondió, y su tono fue firme. 【Él es real, y ambos sobrevivirán y seguirán viviendo juntos. Te lo prometo, JinJin.】

—…Es suficiente. —Shi Jin dejó escapar un suspiro y volvió a tocar el rostro de Lian Jun. Justo cuando estaba a punto de retirar su mano, el otro hombre abrió repentinamente los ojos.

Lian Jun solo tardó unos segundos en pasar de la confusión a la claridad. Parpadeó, sus largas pestañas parecían abanicos de terciopelo y murmuró con voz ronca desde el sueño:

—¿Shi Jin?

Shi Jin se congeló y su raro estado de ánimo melancólico desapareció de inmediato. Echó un vistazo a su mano, todavía en la mejilla de Lian Jun, y la distancia casi inexistente entre ellos, recordó haberse acercado él solo y su cerebro hizo un cortocircuito.

No había muchas cosas más vergonzosas que hacer algo y ser atrapado con las manos en la masa.

—Um, yo estaba…

Trató de explicar, pero descubrió que, en realidad, hablar no era tan fácil como en su mente: le dolía la garganta y su voz era áspera, chirriante, como el sonido de una piedra raspando el cemento. Sobresaltado, cerró la boca y trató de retirar la mano.

Pero Lian Jun la atrapó rápidamente y la presionó contra su mejilla. Luego, se inclinó hacia adelante para tocar su frente con la de Shi Jin.

Shi Jin se puso aún más rígido. Conteniendo la respiración inconscientemente, miró el rostro de Lian Jun tan cerca de él, sintió su respiración y la conclusión a la que acababa de llegar pasó por su mente una vez más: la vida y la muerte de la persona frente a él era más importante que cualquier cosa.

Por este hombre, hizo algo que nunca habría hecho. Aunque darse cuenta de eso lo hizo sentir culpable y se involucró en un examen de conciencia, no se arrepintió de sus acciones; si tuviera que retroceder en el tiempo y hacerlo todo de nuevo, lo más probable es que aún eligiera apostar la vida de Long Shi. Una oportunidad para la recuperación de Lian Jun.

Soy un bastardo egoísta y despreciable, pensó, pero, al mismo tiempo, no pudo evitar sacar el otro brazo de debajo del cuerpo y, torpemente, rodeó la cintura del otro hombre con los brazos. Lo abrazó tan fuerte como pudo, enterrando su rostro en su pecho.

Algo estaba definitivamente mal. Ayer, aunque su cuerpo estaba frío y dolido, no era más que una simple molestia en comparación con el dolor que sintió mientras escuchaba la narración de Long Shi. Al enterarse de todo lo que Lian Jun había sufrido en el pasado, todo lo que quería era abrazarlo y consolarlo. Algo había cambiado y las cosas nunca volverían a ser como eran.

Lian Jun se congeló por un segundo, sorprendido, luego, también lo abrazó, como si fuera lo más natural que se podía hacer. Frotándole la espalda, preguntó:

—¿Te duele mucho? El tío Long dijo que aunque la fiebre bajó, la mayoría de los músculos de tu cuerpo se han tensado en diversos grados y necesitarán tiempo para sanar. Necesitas tomártelo con calma por un tiempo.

Es realmente gentil. No me apartó a pesar de que lo agarré de repente con tanta rudeza.

Shi Jin sintió que, probablemente, ya estaba condenado. Sacudió la cabeza, apretó el abrazo y se obligó a quedarse dormido en los brazos de Lian Jun, como ayer.

Piense en ello como un sueño.

—Buenas noches —susurró, saboreando el dulce sabor del autoengaño en su lengua.

Lian Jun le acarició la espalda por última vez. Miró la cabeza enterrada en su pecho, frotó su barbilla contra el cabello oscuro y susurró cálidamente:

—Buenas noches… que te mejores pronto.

♦ ♦ ♦

Después del hermoso sueño, llegó el momento de enfrentar la cruel realidad. Shi Jin se recostó en la cama, sediento, hambriento y necesitando urgentemente ir al baño, pero sin poder moverse. Además de eso, le dolía todo el cuerpo; hoy, no sentía absolutamente ningún afecto por el mundo.

—Tu Darling es tan cruel, en realidad dejó solo al paciente —se quejó entre lágrimas, ofendido.

【Sólo salió para hablar con el tío Long, eso fue hace menos de un minuto,】protestó Xiao Si.

Shi Jin golpeó la almohada con la parte de atrás de la cabeza y gritó:

—¡Quiero ir al baño!

El sistema quería llorar. 【Entonces ve, ¿quién te detiene?】

¡No puedo sentarme! ¡No hay fuerza en mi cuerpo!  

Shi Jin continuó golpeando la almohada con la cabeza.

【¡Entonces llama a Darling, él te ayudará!】Sugirió Xiao Si amablemente.

¡Cómo podría! —Shi Jin dejó escapar un grito desgarrador, su voz se parecía a la de un pollo estrangulado. —¡Solo mira a tu Darling! Esa cara, esas manos blancas, ¿tienes el corazón para pedirle que me ayude a ir al baño? ¡¿Puedes?! ¿Puedes soportar que sus hermosos ojos vean mi… ese lugar?

Xiao Si se sintió molesto y encantado, su estado de ánimo era bastante complicado. Respondió, con la voz quebrada: 【¡Puedo! Pídele a Darling que te ayude, ¡llámalo ahora mismo! ¡A Darling le gustas mucho, algo como esto no hará que te odie! De hecho, ¡probablemente, estaría feliz de ver al pequeño JinJin!

¡Tú puedes, pero yo no! 

Shi Jin replicó. Luego, escuchó el sonido de la puerta cerrándose y la silla de ruedas rodando e instantáneamente se olvidó de pelear con Xiao Si. Fijó su mirada en el techo, poniendo la expresión de ‘todo está bien, no necesito orinar en absoluto, no, estoy bien’ en su rostro.

Lian Jun movió su silla de ruedas junto a la cama y miró a Shi Jin en silencio.

Los ojos de Shi Jin comenzaron a moverse. Quería ver a Lian Jun, pero, al mismo tiempo, se sentía demasiado tímido para mirarlo. Agregue a eso su urgente necesidad física, y su rostro se contrajo lentamente.

Realmente feo.

Lian Jun admiró la expresión de Shi Jin por un momento, se apoyó en el reposabrazos de la silla de ruedas y se puso de pie. Bajó el edredón, se inclinó hacia adelante y metió la mano en el espacio entre el cuello de Shi Jin y la almohada para poner su mano debajo de los hombros del adolescente. El otro fue por debajo de sus rodillas.

Conmocionado, Shi Jin agarró su mano para detenerlo.

—¡No, no me lleves de princesa!  —¡Eso es demasiado humillante!

—Eres demasiado pesado para que te cargue —respondió Lian Jun sin rodeos. Ayudó al adolescente a sentarse mientras hablaba e hizo un gesto hacia la silla de ruedas: —Usaremos esto.

La expresión de Shi Jin se congeló; resultó que Lian Jun no iba a cargarlo… de repente, se sintió un poco decepcionado.

Lian Jun empujó la silla de ruedas hasta el baño, levantó la tapa del inodoro y ayudó a Shi Jin a pararse frente al inodoro.

En este punto, todo lo que Shi Jin quería era orinar, pero apretó los dientes y no se movió.

Lian Jun le tocó suavemente la espalda y le dijo:

—Vamos, haz pipí, no te aguantes. Te prometo que no miraré.

Después de eso, realmente, volvió la cabeza hacia la puerta.

Shi Jin nunca imaginó que un día escucharía la palabra “pipí” de la boca de Lian Jun, y su corazón se llenó de emociones encontradas. Levantó una última lucha desesperada por salvar su dignidad:

—¿Puedes salir, por favor? Puedo arreglármelas solo.

—No puedes estar solo —se negó despiadadamente Lian Jun.

Shi Jin trató de poner fuerza en sus músculos y descubrió que, tristemente, el otro hombre decía la verdad. Se puso una mano en la cintura, vaciló y no pudo evitar suplicar:

—Entonces, ¿puedes, al menos, taparte los oídos?

—Fui yo quien te puso el pijama. Incluyendo tu ropa interior —replicó Lian Jun, exponiendo sin piedad la verdad que Shi Jin había sospechado, pero que trató desesperadamente de no pensar.

Incapaz de aguantar más, Shi Jin apretó la mandíbula, desató el cordón del pantalón del pijama y se los bajó con un movimiento decidido.

El tiempo que pasó en el baño parecía extraordinariamente largo. Cuando Shi Jin terminó lo que tenía que hacer, se lavó las manos y lo empujaron fuera del baño, sintió como si hubieran pasado al menos diez años. Solo quería morir.

—Más tarde, el tío Long vendrá a hacerte un chequeo. No puedes comer nada antes, tienes que aguantar. —Lian Jun ayudó a Shi Jin a acostarse de nuevo. Después de eso, en lugar de regresar a su silla de ruedas, se sentó en la cama y extendió la mano para alisar el cabello del joven. —Esta noche, tocaremos tierra en el país M. El estado de tu cuerpo es extraño, es mejor que te sometas a un examen detallado en un hospital lo antes posible. Creciste en el país M, ¿verdad? Si quieres, cuando estés bien, puedo acompañarte a tu antiguo hogar.

La mano que acariciaba su cabeza hizo que sus ojos se estrecharan con comodidad. Miró de reojo, y la tierna mirada en los ojos de Lian Jun hizo que le picara el corazón. No pudo evitar preguntar:

—¿Por qué eres tan bueno conmigo?

Lian Jun le devolvió la mirada.

—Eres bueno conmigo, ¿no debería tratarte bien también? —Respondió, retirando la mano.

¿Entonces es reciprocidad? El corazón de Shi Jin estaba repentinamente adolorido y cansado. Pronunció débilmente:

—¿Dónde está mi tablet, Jun-shao? Quiero jugar al mahjong… —Solo el mahjong podía calmar su frágil alma, tan maltratada por la realidad.

Xiao Si gimió, cansado de la vida; algunas personas, aunque parecían inteligentes, ¡eran, de hecho, completos idiotas!

Lian Jun vio su rostro pálido y de aspecto lastimero, y las comisuras de sus labios se hundieron. Después de un momento de silencio, dijo:

—Está bien, pero no puedes jugar por mucho tiempo, necesitas descansar.

Shi Jin asintió apresuradamente, sin notar la expresión del otro hombre. Su mente ya estaba ocupada por el mahjong.

El Mahjong era adictivo. Shi Jin, pronto, estuvo absorto en jugar, olvidándose brevemente tanto de su sufrimiento físico como de sus emociones oscilantes. Ni siquiera supo cuándo llegaron al puerto.

En la camilla, lo sacaron del barco y lo llevaron a la ambulancia que ya estaba esperando. Luego, lo llevaron al hospital y se sometió a un examen físico completo. Para cuando terminó, y estaba a salvo en la cama de una sala privada, había pasado la medianoche.

Lian Jun lo acompañó todo el tiempo. Cuando Shi Jin se calmó, fue al baño y se lavó brevemente. Después de salir, no se fue, sino que fue directamente a la cama plegable para alguien que quisiera acompañar al paciente, y se acostó lenta y cautelosamente.

Shi Jin ya estaba dormido, pero el movimiento lo despertó.

—Jun-shao, deberías ir al hotel y descansar lo suficiente. Estoy bien, no es necesario que vigiles —dijo frunciendo el ceño.

—Duerme. —Lian Jun ignoró sus palabras. Estaba acostado de lado, frente a él, y su voz parecía excepcionalmente suave contra la oscuridad de la noche. —Llámame si necesitas algo. Buenas noches.

Y cerró los ojos.

Shi Jin dejó de hablar. Estudió el rostro de Lian Jun, que estaba aún más pálido de lo habitual debido al cansancio. En un estado de ánimo complejo, no pudo evitar suspirar.

Xiao Si, tu Darling es realmente un buen hombre —dijo en su mente.

【¿Oh?】La voz del sistema era anormalmente rígida.

Shi Jin, preocupado por sus propios pensamientos, no notó nada malo. Se sintió un poco tímido, un poco incómodo, así como lleno de dudas e incertidumbre al mismo tiempo.

Creo que yo… hacia él…

Xiao Si, que no aprendió nada de sus experiencias anteriores, no pudo evitar preguntarle con expectación: 【¿Sí?】

Oh, yo, es… —Fue la primera vez que Shi Jin se sintió así por alguien, y sus emociones fluctuaron violentamente. —Recientemente, Lian Jun ha estado actuando un poco raro, ¿no es así? ¿De verdad crees que es simplemente él “actuando raro”? Solo da un paso adelante y dile: eres un tipo grande, ¿de qué tienes miedo?…No, pero ¿y si arruina nuestra amistad? No quiero que se distancie de mí. —Sus pensamientos seguían dando vueltas en círculos como un remolino. Esto continuó durante bastante tiempo hasta que sus ojos se cerraron y se quedó dormido, sin terminar nunca su oración.

Xiao Si: 【… ¡Ah! ¡Aaaaaah! ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!】sonó el grito de su corazón.

♦ ♦ ♦

Después de que se publicaron los resultados del examen, el médico del hospital llegó a la misma conclusión que el tío Long: los músculos de Shi Jin tenían diferentes grados de tensión, lo que probablemente se debía a movimientos irregulares y sobreesfuerzos. Se recuperaría, solo necesitaba un cuidado atento durante la convalecencia.

Lian Jun frunció el ceño. Despidió al médico y se acercó a la cama del hospital.

Los nervios de Shi Jin se tensaron tan pronto como lo vio venir, tenía miedo de que el otro hombre le preguntara cómo sus músculos se tensaron de esa manera. Decidió que, si Lian Jun realmente preguntaba, trataría de engañar para salir y fingir no tener idea.

—Debería ser causado por una postura de natación irregular y ejercicio repentino de alta intensidad —dijo Lian Jun inesperadamente, encontrando directamente una excusa. Acarició el antebrazo del adolescente y le preguntó: —¿Te duele el cuerpo?

Seguro que lo hizo, especialmente la cintura y las piernas que más afectó la piel de sirena, lo suficiente como para querer llorar. Sin embargo, frente a la mirada preocupada de Lian Jun, el cuerpo de Shi Jin no era doloroso sino extrañamente hormigueante. Sintió la necesidad de meterse en los brazos del otro hombre y acurrucarse.

Reflexivamente, tomó la mano de Lian Jun en su antebrazo y la apretó suavemente. Un segundo después, se dio cuenta de que simplemente había “abusado sexualmente de su jefe” y se quedó paralizado.

—El médico dice que debe observar la situación; durante los dos primeros días, tendrás que usar vendajes. También te aplicarán unas cuantas compresas calientes y te darán masajes. Puede ser un poco incómodo. —Lian Jun tomó su mano y levantó la manta con la otra, sus acciones eran extremadamente naturales. —¿Quieres volver a jugar mahjong? Traje tu tablet, está completamente cargada.

Tratado tan suavemente, la mente de Shi Jin se agitó de nuevo. Lanzó una mirada a sus manos unidas, se acercó un poco más a Lian Jun y preguntó:

—Jun-shao, eh, ¿tienes a alguien que te guste?

Lian Jun se detuvo en medio de arroparlo. Levantó la cabeza, miró fijamente al adolescente durante mucho tiempo y asintió levemente.

Shi Jin sintió como si su corazón fuera arrojado a una casa de hielo. Lo miró boquiabierto con incredulidad y balbuceó:

—¿Tienes a alguien? ¿De verdad? ¿Quién es? No es Long Shi, ¿verdad? —Hablando del traidor, su voz cambió.

—No seas estúpido. —Lian Jun frunció el ceño, sacó su mano del agarre de Shi Jin y golpeó la frente del joven. —Piensa otra vez.

“Piensa otra vez”, ¿dices?

Shi Jin luchó por sofocar el dolor en su corazón y obligó a su mente a trabajar. Preguntó con dificultad:

—¿Es Gua Dos? Es guapo, capaz, bastante divertido también… —Mientras hablaba, estaba cada vez más seguro de que la persona que le gustaba a Lian Jun tenía que ser Gua Dos e inmediatamente se desanimó.

Es inútil, en comparación con Gua Dos, yo soy…

Lian Jun captó todos los cambios de expresión del adolescente, y un poco de infelicidad causada por sus alocadas conjeturas se desvaneció.

—Shi Jin, eres realmente estúpido —dijo.

Sí, sí, por supuesto que no soy en ninguna parte tan inteligente como el guapo y talentoso Gua Dos… Shi Jin pensó malhumorado, a punto de entregarse al autodesprecio.

Finalmente, Lian Jun no pudo soportar ver su apariencia tonta y lamentable, y se levantó, se inclinó hacia adelante, ahuecó su rostro con ambas manos y aplastó sus labios en un beso, mordiéndolo para desahogar su ira.

Xiao Si: 【… ¡Ah ah ah ah ah aaaaaaaaaaaaaaah! ¡Darling! ¡Te amo!】

Los ojos de Shi Jin se abrieron de par en par. Agarró reflexivamente la ropa de Lian Jun.

Lian Jun se echó hacia atrás un poco, pellizcó suavemente su rostro rígido y pronunció con frialdad:

—Shi Jin, si intentas hacerte el tonto de nuevo en este punto, volaremos de regreso a la ciudad B mañana.

Shi Jin se sintió mareado. Con los ojos pegados a los labios del otro hombre, preguntó:

—¿De vuelta a la ciudad B? ¿Por qué?

—Para registrar nuestro matrimonio en la Oficina de Asuntos Civiles, por supuesto. —Respondió Lian Jun, frotándole los labios. Se recostó en su silla de ruedas, tomó una manzana de la mesilla de noche y comenzó a pelarla lentamente.

Los formidables circuitos cerebrales de Shi Jin lo hicieron concentrarse, una vez más, en el tema equivocado. Se tocó los labios, un poco hinchados por el beso, y preguntó con las cejas arrugadas:

—¿Se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en China?

Ah, la felicidad es pasajera y la torpeza de algunas personas es imposible de curar.

Las manos de Lian Jun se detuvieron. Miró hacia arriba, vio el rostro confundido y de aspecto tonto de Shi Jin y dijo:

—Desde hace mucho tiempo.

¿De Verdad? ¿La China de este mundo legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿Y desde hace mucho tiempo?

Agradablemente sorprendido, Shi Jin sintió como si su corazón estuviera lleno de burbujas rosadas… que nunca lograron salir volando. Continuó, sin entender todavía:

—Oh, pero de todos modos es imposible, debes tener 22 años para casarte, y yo ni siquiera tengo diecinueve todavía. Es inútil incluso si me llevas de regreso a China, ¿sabes?

La mano de Lian Jun se resbaló y el cuchillo pelador cortó profundamente la manzana. Después de una larga pausa, continuó el movimiento y cortó un trozo de pulpa exactamente del tamaño de un bocado. Impertérrito, se lo metió en la boca a Shi Jin y dijo:

—Cállate y termina de comer, luego duerme.

—Pero… —Shi Jin se tragó la manzana y abrió la boca, todavía con ganas de hablar.

Lian Jun extendió la mano, lo agarró por la barbilla y lo besó de nuevo.

Y así, el mundo se quedó en silencio y las burbujas rosadas finalmente pudieron bailar en el aire.

| Índice |

7 thoughts on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 54: Burbujas rosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *