Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 60: Ojo por ojo

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Para cuando llegó el Viejo Fantasma, los rescatistas habían despejado la escena y se estaban preparando para llevarse los cuerpos.

Gua Uno quería evitar que entrara a la villa y viera la trágica vista en el interior, pero Lian Jun dijo que lo dejara ir.

El Viejo Fantasma fue directamente al patio delantero donde estaban los cuerpos. Se quedó quieto durante unos segundos, luego dio un paso adelante y comenzó a abrir las bolsas negras, una por una. Finalmente, se agachó frente al cadáver de su asistente; tenía la mandíbula y los puños apretados con tanta fuerza que estaban blancos, y sus ojos se enrojecieron, pero no lloró.

Lian Jun apareció detrás de él en su silla de ruedas. Sacó un teléfono móvil y dijo:

—Cuando lo encontramos, tenía esto a su lado, pero no lo usó para pedir ayuda. La bomba fue detonada por control remoto; las otras quince personas estaban adentro en ese momento, pero él no lo hizo. Los dedos de su mano izquierda fueron cortados, pero en su derecha todavía le quedaban el pulgar y el índice, esto debería haber sido intencional.

El Viejo Fantasma parpadeó y miró por encima del hombro, luego se levantó y corrió hacia Lian Jun, casi arrancándole el teléfono de la mano. Era un modelo barato y desechable sin números registrados en la memoria, pero con una tarjeta SIM de prepago. Era completamente posible hacer una llamada desde él.

—Pudo haber pedido ayuda… Podría haber pedido ayuda. —El Viejo Fantasma siguió repitiendo esta frase, el teléfono casi crujió cuando sus dedos se apretaron alrededor de él. Su voz era pesada y el odio en ella se hacía más y más intenso con cada repetición.

Según los resultados de la investigación, el asistente podría haber pedido ayuda antes de morir. Gunfire debe haberle dejado el teléfono deliberadamente para que lo hiciera. El hombre no lo hizo y vio morir a sus subordinados en la explosión.

Estaba claro que Gunfire tomó el control de la villa, queriendo emboscar a Lian Jun, quien se suponía que llegaría hoy. Sin embargo, un accidente inesperado lo retrasó, y no solo cambió de ruta, sino que incluso se detuvo a esperar a Gua Tres.

Cuando Gunfire descubrió que Lian Jun se había detenido, probablemente querrían que el ayudante del Viejo Fantasma lo instará a que viniera lo antes posible y no lo dejara reunirse con Gua Tres y su equipo. El asistente se negó y fue torturado. Su terquedad, probablemente, enojó tanto a los miembros de Gunfire que le cortaron la mayoría de los dedos y lo metieron en la casa del perro con el teléfono, luego pusieron a sus subordinados atados en la habitación con la bomba, tratando de usar sus vidas para obligarlo a pedir ayuda y traer a Lian Jun.

Obviamente, el asistente todavía no obedeció, aguantando a pesar de las expectativas de Gunfire. Luego, después de que Gua Tres se uniera con éxito a Lian Jun, Gunfire supo que la oportunidad de atacar hoy se había perdido y detonó la bomba.

—Cuando nos detuvimos, llamé a su asistente. Su voz era completamente normal. Dijo que no había de qué preocuparse, que no importaba si llegábamos tarde. Colgó rápidamente, pero no me di cuenta de que algo no estaba bien. Es mi negligencia. —Dijo Gua Uno, lleno de remordimiento.

Los labios del Viejo Fantasma temblaron y luego se tensaron. Reprimiendo el dolor, respondió:

—El viejo Wen era un hombre cuidadoso, bueno en fanfarronear y negociar; a menos que quisiera que te dieras cuenta, nunca sabrías que algo andaba mal con solo escuchar su voz. No es culpa tuya, él… ¡Hizo lo que debería haber hecho! Incluso si no te detuvieras, el Viejo Wen definitivamente habría intentado advertirte que te mantuvieras alejado de la villa, y si no lo hubiera logrado, probablemente, habría hecho todo lo posible para detonar la bomba y perecer junto con esos bastardos de Gunfire… Seguramente lo haría, era ese tipo de persona. Esto es culpa mía; cuando encontramos al topo, debería haber tenido más cuidado y no dejar que actuara solo. Es mi culpa.

Lian Jun vio la confusión emocional que el Viejo Fantasma estaba tratando de reprimir. Después de un momento de silencio, decidió que ahora era el momento adecuado para cumplir su promesa al asistente y transmitir sus últimas palabras.

—“No te traicioné, lamento no haber podido proteger la vida de nuestros hermanos”.

La cara del Viejo Fantasma tembló y su nuez se movió hacia arriba y hacia abajo. Esta fue la gota que colmó el vaso para aplastar los últimos vestigios de su autocontrol. Un grito ahogado y angustiado subió por su garganta, se volvió hacia el cuerpo de su asistente y cayó de rodillas, enterrando el rostro entre las manos. Sus hombros temblaron cuando comenzó a sollozar.

Era principios de mayo, el comienzo de la temporada de lluvias en el país L. El aire estaba caliente y congestionado, nubes oscuras se extendían desde la distancia; estaba a punto de llover de nuevo. El cielo nublado, esta escena de muerte infernal, los sollozos reprimidos… Todo parecía envuelto en una gruesa capa de gris que agria los ojos de la gente.

Mientras Shi Jin veía llorar al Viejo Fantasma, su corazón se volvió insoportablemente pesado. Se volvió y se secó la cara.

Era muy difícil para quienes caminaban en la oscuridad salir a la luz que ansiaban.

♦ ♦ ♦

Cuando terminaron de manejar todo lo que era necesario manejar con respecto a la tragedia, ya era tarde.

Después de que el Viejo Fantasma se apoderó de sus emociones, él y sus hombres se fueron para ocuparse de los asuntos de sus subordinados fallecidos. Lian Jun llevó a su gente y se instaló en una de las residencias gubernamentales.

Este arreglo fue el resultado de la cooperación entre el gobierno del país L y sus funcionarios acompañantes. Gunfire era como un cáncer maligno que asolaba la región sureste, viciosos y violentos. Ahora que alguien quería limpiarlos, las autoridades locales estaban más que dispuestas a abrir algunas puertas traseras para brindar un poco de ayuda.

Fue una experiencia bastante extraña: un grupo de gánsteres de otro país se hospedaron en una residencia oficial proporcionada por el país L y fueron cuidadosamente protegidos por los soldados del país L.

Cuando todos se acomodaron, se reunieron para una comida, a cuyo sabor nadie prestó atención, luego se fueron a sus habitaciones a descansar.

Después de empujar a Lian Jun a su habitación, Shi Jin llenó la bañera con agua caliente para él y luego se dio una ducha rápida. Sin embargo, no fue a su propia habitación y simplemente se sentó al lado de Lian Jun, viendo la lluvia afuera crecer cada vez más.

—¿Qué vamos a hacer a continuación? —Preguntó.

Lian Jun miró los senderos de agua en el cristal de la ventana.

—Hacer que Gunfire pague lo que debe.

Desconcertado, Shi Jin se volvió para mirarlo.

—¿Cómo?

Retumbar.

El cielo estaba cubierto de densas nubes y los relámpagos eran casi constantes.

El sonido de un trueno pareció despertar a Lian Jun. Mientras miraba a Shi Jin, su expresión se suavizó gradualmente. Extendió la mano y tocó el rostro del adolescente, diciendo:

—Debes estar cansado. ¿Quieres tomar una siesta?

Este cambio de tema fue muy directo, obviamente evitó la pregunta.

Shi Jin tomó la mano de Lian Jun y lo miró a la cara; a pesar de que el hombre mayor trataba de ocultarlo, todavía no podía ocultar por completo el brillo frío y duro de sus ojos oscuros. Shi Jin se inclinó más y envolvió un brazo alrededor de sus hombros. Sabía que su amante no estaba dispuesto a responder porque la respuesta era algo que no quería escuchar.

Solo había una forma de saldar las deudas de sangre en el inframundo.

♦ ♦ ♦

A primera hora de la tarde, el Viejo Fantasma y sus subordinados regresaron, vestidos completamente de negro. Su rostro estaba peor que antes, pero su espíritu era anormalmente bueno, como si hubiera encontrado algo para evitar debilitarse o colapsar.

Una vez que Lian Jun supo que estaba de regreso, fue a verlo.

Los dos líderes se quedaron solos en el estudio durante aproximadamente un cuarto de hora, luego el Viejo Fantasma abrió la puerta y se fue de nuevo, a pesar de la fuerte lluvia. Lian Jun salió del estudio y le pidió a Gua Dos, que estaba esperando afuera, que llamara a Gua Uno. Su orden fue una simple oración: coopere completamente con el Viejo Fantasma.

Shi Jin fue testigo de todo, pero no hizo preguntas y empujó a Lian Jun de regreso a su habitación.

Después del masaje habitual, se fue a su habitación para darse una ducha y luego regresó a la habitación de Lian Jun.

Lian Jun se apoyó en la cabecera y hojeó unos documentos. Al ver a Shi Jin regresar en pijama, preguntó:

—¿Qué pasa? ¿Se te olvidó algo?

Sin hablar, Shi Jin fue directamente a la cama, levantó las sábanas y se deslizó dentro, sentándose junto a Lian Jun y cerrando los ojos.

Lian Jun hizo una pausa y luego dejó los documentos. Miró al joven que yacía a su lado y levantó una mano para tocarlo, pero se retiró antes que él.

—¿Shi Jin? —Susurró.

Shi Jin abrió los ojos y dijo en un tono serio:

—Se está haciendo tarde, es hora de dormir.

Lian Jun lo vio fingir parecer solemne. De repente sonrió, dejó los papeles en la mesita de noche y se acostó de lado junto a él. Acariciando el rostro del adolescente, dijo:

—Gracias.

—No entiendo por qué me estás agradeciendo… —Shi Jin refunfuñó, dándose la vuelta para quedar tendidos uno frente al otro. Sostuvo la mano que tocaba su rostro y volvió a cerrar los ojos. —No más charlas, buenas noches.

Los labios de Lian Jun se curvaron. Obedientemente, sin hablar, se inclinó más hacia él, se apoyó en un codo e inclinó la cabeza para besarlo.

Las pestañas de Shi Jin temblaron. Levantó los brazos para abrazarlo y abrió los labios, profundizando el beso.

La postura de los dos cambió lentamente de cara a cara a arriba y abajo. Cuando Lian Jun notó la iniciativa de Shi Jin, su autocontrol pareció romperse. Medio apoyado sobre Shi Jin, sostuvo su rostro con ambas manos y se entregó al deseo, como un hombre que se muere de sed.

—Mmm. —Al sentir un mordisco en la punta de la lengua, Shi Jin no pudo evitar hacer un sonido.

Lian Jun dejó escapar una risita. Conteniéndose un poco, frotó suavemente los labios del joven.

Shi Jin vino solo para hacerle compañía a Lian Jun, con la esperanza de que su amante se sintiera reconfortado por su presencia; no esperaba que la situación se saliera de control por completo. Un simple beso de buenas noches, debido a su pequeña acción, hizo que Lian Jun se perdiera así.

Los dos cuerpos debajo de las sábanas se superpusieron. Lian Jun vestía un camisón de seda, pero, a estas alturas, se había despeinado. El collar estaba abierto, revelando su clavícula y una pequeña parte de su pecho, y el suave resplandor de la lámpara de noche lo hacía aún más seductor de lo que ya era.

Shi Jin lo vislumbró entre besos. Antes de que su cerebro se pusiera al día con sus acciones, una de sus manos dejó la espalda de Lian Jun y se deslizó por su pecho, acariciando suavemente la piel expuesta.

La respiración de Lian Jun se volvió un poco desordenada. Mientras continuaban besándose, gradualmente, cambió de posición, su mano se coló en la colcha para tocar el cuerpo de Shi Jin.

【Gwaack—】

La atmósfera se volvió cada vez más caliente cuando, de repente, un grito extraño y reprimido que se asemeja al llamado de un pato sonó en la mente de Shi Jin, despertándolo de inmediato. Ya no controlado por el instinto, se dio cuenta de lo que él y Lian Jun estaban haciendo en este momento, y recordó la existencia de Xiao Si. Fue como si su cerebro estallara. Rápidamente, soltó a Lian Jun, luego atrapó la mano del otro hombre que vagaba alrededor de su cuerpo y la sacó de debajo de la colcha:

—No.

La atmósfera ambigua se disipó en un instante.

Lian Jun le dio un mordisco al lóbulo de su oreja y se levantó un poco para mirarlo. Silenciosamente, ajustó su respiración, volvió a bajar la cabeza para presionar un último beso rápido contra sus labios, luego apretó su mano y volvió a caer sobre la cama. Cogió al joven en sus brazos y susurró, acariciando de forma reconfortante su espalda:

—Lo siento, tenía demasiada prisa. Vamos a dormir.

Shi Jin era un hombre joven y sano. Su reacción fue más grande que la de Lian Jun; su respiración todavía estaba desordenada y su cuerpo caliente. Su corazón, sin embargo, estaba frío; en ese momento, estaba lleno de sentimientos indescriptibles y maldecía locamente a Xiao Si.

Xiao Si fingió estar muerto. Por fin, no pudo soportar las maldiciones de Shi Jin y lloró, 【Traté de contenerme, realmente, lo intenté, pero, al final, no pude… Waaah, Darling, lo siento, waaaaah… JinJin, lo siento, sniff…】 Su voz estaba llena de remordimiento.

Ya que se lamentó tanto, Xiao Si realmente debió haber hecho todo lo posible, pero desafortunadamente, no pudo mantenerse callado.

No, no, desafortunadamente, afortunadamente; de ​​lo contrario, él y Lian Jun habrían sido espiados por este sistema voyeur.

Este pensamiento dio un poco de miedo.

Debido a que Shi Jin no habló ni se movió, Lian Jun pensó que sus acciones, demasiado ansiosas, enfadaron a su amado y susurró apresuradamente disculpas y palabras tranquilizadoras.

Shi Jin dejó de prestar atención a los gemidos de Xiao Si y se centró en el mundo real. Dejando escapar un suspiro silencioso, se acurrucó contra el pecho de Lian Jun, explicando:

—No, no estoy enojado. Yo también quiero esto, solo… no estoy listo esta noche.

¡La próxima vez, debe recordar encerrar a Xiao Si con anticipación!

El sistema escuchó su pensamiento e inmediatamente volvió a llorar.

Shi Jin tenía dolor de cabeza.

Era un adulto sano. Como ahora tenía un amante, era completamente normal querer hacer esto y aquello.

Es más, durante el día sucedieron cosas malas que hicieron infeliz a su amante. Hacer algo íntimo y desviar su atención sonaba como un plan.

Nunca esperó que un “niño travieso” saliera corriendo y creará problemas justo cuando estaba a punto de pasar un buen rato. Entonces, al final, no solo tuvo que consolar pacientemente al “niño” molesto, sino también explicarle a su amante por qué cambió de opinión de repente. Quería llorar.

Lian Jun parecía haberse equivocado un poco. Tocándole el cabello, lo tranquilizó:

—Entiendo, todavía eres joven. Ve a dormir, no te preocupes, no te volveré a tocar.

¿”No te volveré a tocar”? ¿Qué significa esto? ¿No me tocará esta noche o no me tocará en absoluto? No puede querer decir que tendremos una relación platónica, ¿verdad? ¡De ninguna manera, imposible! Lian Jun era el mejor y más guapo hombre de todos los tiempos; si aún no sucedía nada, ¿¡no significa que Shi Jin estaba destinado a pasar sus dos vidas como un virgen!?

Quizás estaba confundido por los impulsos de su cuerpo, pero algo pareció estallar en la mente de Shi Jin. Antes de que pudiera pensar, abrazó a Lian Jun y se frotó contra él, diciendo seriamente,

—No, deberías tocarme. Me gusta que me toques.

Xiao Si: 【¡Gwack!】

Shi Jin arqueó una ceja. Miró el rostro de Lian Jun, luciendo aún más guapo en la tenue y cálida luz, y con decisión ‘apagó’ las barras de progreso, luego alcanzó el pecho de Lian Jun, abriendo su camisón. Encontró la mano de Lian Jun debajo de la colcha y se la puso, lo besó y susurró:

—No haremos todo, pero podemos… tocar un poco, ¿no?

Dado que la persona que ama era tan activa, era imposible para Lian Jun mantener la calma. Respirando más rápido, su brazo rodeó inmediatamente la cintura de Shi Jin y lo abrazó.

♦ ♦ ♦

Xiao Si no fue liberado de la “pequeña habitación negra” hasta la mañana. El sistema parecía haberse consumido en esta única noche. 【La barra de progreso no subió, eso es genial】 pronunció débilmente.

Shi Jin todavía estaba aturdido, saboreando el “sabor de la belleza”. Al ver el estado de Xiao Si, se sintió un poco culpable.

El lugar donde nos hospedamos ahora es una de las residencias oficiales pertenecientes al país L, pensada para invitados importantes. No solo está vigilado, sino que Gua Tres hizo arreglos para que nuestra propia gente se turnara para vigilar. No había peligro —explicó con una tos leve.

【Oh】 dijo Xiao Si, anormalmente callado.

Shi Jin no pudo soportarlo.

¡No te encerraré por tanto tiempo la próxima vez, lo juro!

【Como si volviera a creer en la promesa de un hombre, prefiero creer que los cerdos pueden volar. Los hombres son unos mentirosos y unos cabrones que sólo esperan engañarte y aprovecharse de ti】 dijo el sistema con tono molesto. A juzgar por su tono, bien podría estar cantando maldiciones.

La voz de Xiao Si se redujo a un murmullo indistinto pero ominoso.

Shi Jin se entretuvo con su tablet, fingiendo ser sordo.

Xiao Si se rompió primero. Cediendo, preguntó tentativamente, 【Eso, anoche, ¿tú y Darling, hicieron…】

BeeMiracle
Xiao Si pillín, pero creo que todos los lectores somos como Xiao Si XD

—No —respondió Shi Jin. Pensando en la noche anterior, no pudo evitar querer sonreír, pero logró mantener su expresión seria. Se levantó y se dirigió a la puerta. —Lian Jun dijo que Gua Uno volverá hoy, iré a ver.

Xiao Si soltó un decepcionado, 【Oh】 marchitándose de nuevo.

♦ ♦ ♦

Gua Uno apareció antes del almuerzo. Se veía notablemente más delgado y moreno por el sol, vestía un uniforme de camuflaje desgastado y tenía barba incipiente en la cara. Cuando llegó, fue a informar a Lian Jun de inmediato, sin detenerse ni para tomar un sorbo de agua.

—Según su orden, estoy cooperando con Phantom. Anoche, mi equipo y yo destruimos tres organizaciones subordinadas a Gunfire, robando algunos bienes muy valiosos y atrapando a sus jefes. El Viejo Fantasma tampoco se sentó en sus manos, atacó todos los negocios de Nueve Águilas que pudo alcanzar. Zuo Yang probablemente no podrá quedarse quieto.

—Buen trabajo —asintió Lian Jun. Le indicó que se sentara y preguntó: —¿Dónde está el Viejo Fantasma ahora?

Shi Jin sirvió un vaso de agua y lo colocó frente a Gua Dos.

El hombre le dio las gracias y se lo bebió de un trago. Se secó la boca y luego respondió:

—No vino, está ocupado atando algunos cabos sueltos. Va a cortar todos los negocios que pertenecen a Phantom que puede cerrar en este momento y renunciará a todos sus intereses en el sureste. Está a punto de declararle una guerra total a Nueve Águilas.

El estado de ánimo de Shi Jin se complicó.

Parece que la muerte de su asistente fue un golpe enorme para el Viejo Fantasma; había estado evitando que las relaciones de las dos organizaciones se volvieran abiertamente hostiles, pero ahora, estaba decidido a deshacerse de Nueve Águilas o morir en el intento.

Lian Jun tocó ligeramente la esquina de un archivo.

—¿Ha compilado una lista de las organizaciones bajo Gunfire?

—La tengo. —Gua Dos sacó una unidad flash USB y se la entregó. —Sin embargo, no está completa. Las obvias incongruencias en las acciones de varias organizaciones apuntan a la existencia de un miembro de alto rango que les echa una mano. Desafortunadamente, el tiempo fue demasiado corto y no pude encontrarlo.

—Esto es suficiente —apaciguó Lian Jun. Conectó la unidad flash en su computadora portátil, hojeó la lista, luego dio unos golpecitos en la mesa con los dedos y dijo: —Llamen a todos aquí.

Gua Dos estaba a punto de ponerse de pie, pero Shi Jin lo detuvo. Le dijo que se sentara y descansara, y fue él mismo.

Después de informar a Gua Uno, Tres y Cinco sobre la reunión, tomó algo de comida y se la llevó a Gua Dos.

Gua Dos lo elogió con entusiasmo por ser considerado y quería darle una palmada en el hombro. Sin embargo, mientras levantaba la mano, notó una pequeña marca roja similar a la picadura de un mosquito en el cuello del joven y se congeló. Lanzó una mirada rápida a Lian Jun, sentado detrás del escritorio y hablando con Gua Uno, y en su lugar se tocó la barbilla. Golpeó a Shi Jin con el hombro y preguntó, bajando la voz:

—Pequeño JinJin, así que Jun-shao tuvo algo, ¿eh?

Shi Jin lo miró confundido.

Gua Dos miró deliberadamente su trasero, la expresión de su rostro estaba llena de significado.

Las cejas de Shi Jin saltaron. Sin dudarlo, levantó una mano y trató de clavar dos dedos en sus ojos.

Gua Dos se apartó apresuradamente, riendo silenciosamente y con tristeza. Hizo que las manos de la gente picaran por golpearlo.

Con las payasadas de Gua Dos, la atmósfera, sombría desde la muerte del ayudante del Viejo Fantasma, finalmente se alivió. Una vez que Lian Jun y Gua Uno revisaron la información que trajo, Lian Jun golpeó el escritorio, llamó la atención de todos y dijo:

Gunfire es como un perro rabioso. Prácticamente no hay posibilidad de recuperar pacíficamente a las personas desaparecidas, así que después de una discusión, el Viejo Fantasma y yo hemos decidido devolver a Gunfire golpe por golpe.

Shi Jin se dio cuenta de inmediato del significado de la lista que compiló Gua Dos.

—La razón por la que Gunfire y Nueve Águilas se atreven a ser tan intrépidos es porque tienen miembros de Phantom en sus manos y saben que el Viejo Fantasma no se atreverá a luchar por temor a perder sus vidas. Siendo ese el caso, también capturaremos a su gente y cambiaremos la situación. —Lian Jun giró la computadora portátil para mostrarles la pantalla. —Estas son algunas de las organizaciones subordinadas de Gunfire; cuatro de ellas son muy importantes, casi vitales para Gunfire debido a sus operaciones comerciales. Lo que tenemos que hacer a continuación es deshacernos de estas cuatro pequeñas organizaciones y capturar vivos a sus líderes.

¡Como se esperaba!

El pulso de Shi Jin comenzó a acelerarse con emoción. ¡También pensó que Lian Jun, quien dijo esto como si nada, era increíblemente genial!

Ojo por ojo, diente por diente, sangre por sangre. Annihilation tendía a ser discreta, pero cuando era necesario luchar, la reacción de Lian Jun era siempre decidida y directa, ¡extremadamente satisfactoria!

Gua Uno y los demás también se emocionaron. Gua Dos se frotó la barbilla sin afeitar y se burló:

—Nueve Águilas comenzó a apuntar a Phantom porque sentía que sus intereses en el sureste estaban amenazados, por lo que quería advertir al rival; más tarde, Gunfire y Nueve Águilas capturaron a miembros de Phantom, probablemente, porque estaban mirando los negocios de Phantom aquí. Si en ese momento se pusieran en contacto con el Viejo Fantasma y le dieran condiciones más o menos razonables, definitivamente habría cedido y cortado la carne para ellos. Es solo que son demasiado codiciosos; no solo querían un corte, sino devorar vivo al Viejo Fantasma. Bueno, ahora el hombre está a punto de deshacerse de sus negocios solo para arrancarles el cuello. ¿Debo decir que les sirve bien o debo decir que se lo merecen?

—Que les sirve de mierda —dijo Gua Uno, jugando con Gua Dos por una vez. Su expresión, sin embargo, no era burlona sino gélida.

Shi Jin miró a Gua Uno, coincidiendo en silencio con él.

Lian Jun esperó a que terminaran de hablar y luego volvió a golpear el escritorio. Continuó:

—Cuatro organizaciones: cada uno de ustedes será responsable de una. Los deberes actuales de Gua Uno y Cinco se entregarán temporalmente a Gua Nueve. Vayan a hacer los preparativos.

Los cuatro hombres respondieron al unísono, se levantaron y salieron del estudio.

Shi Jin los vio irse, un poco confundido. Se volvió hacia Lian Jun, que estaba ocupado con la computadora portátil, y preguntó, señalándose a sí mismo:

—Jun-shao, ¿qué hay de mí? ¿No tengo una tarea? —Dado que había sido miembro de Annihilation durante mucho tiempo, pensó que también tendría algo que hacer. Sin embargo, resultó que incluso a Gua Nueve, que no estaba aquí, se le confió un trabajo, sin embargo, Shi Jin aún fue ignorado.

Además, parecía haber estado inactivo durante mucho tiempo; no había recibido una asignación desde el Pecoso Yuan.

Lian Jun levantó la cabeza y lo miró, aparentemente estupefacto.

Al ver su expresión, Shi Jin hizo una suposición. Dijo con cuidado:

—No has… No podrías haber olvidado que yo también soy tu subordinado, ¿verdad?

—… Tu tarea es protegerme. —Lian Jun recuperó rápidamente la compostura. Con la cara tranquila, cerró la computadora portátil y continuó: —Ayudarás a Gua Nueve y eres responsable de vigilar a Long Shi.

Shi Jin guardó silencio. Sintió que había dado con la verdad: Lian Jun había dejado de considerarlo como un subordinado.

| Índice |

One thought on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 60: Ojo por ojo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *