Días de villano – Capítulo 13: Escuela Media (9)

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


Buenos días. Amano Yuu aquí.

El amanecer es deslumbrante. Antes de que lo supiera, ya son las 4 am. Sí, es cierto, me volví adicto a ese juego. Conseguí tantas monedas de esa partida.

Hiroto ya está esperándome delante de mi puerta. Estoy algo preocupado por mi salud, habiendo dormido poco ayer en la noche. ¡Pero ese juego es tan adictivo!

Temo delatarme, así que rio de forma ambigua.

Ya que las Divisiones de Escuela Media y Preparatoria son vecinas, Hiroto y yo caminamos juntos a la Escuela. Él dice que me acompañará mañana también, pero lo rechacé educadamente porque tiene trabajo del Consejo Estudiantil que cumplir.

Hiroto está preocupado, así que sigue presionando en acompañarme hasta mi clase.

—Hiroto, gracias por lo de hoy.

—¿Seguro que no quieres que vaya? Si algo sucede, por favor llámame o mándame un mensaje.

—¡Sip! ¡Me voy! ¡Hoy finalmente comienzo las clases!

Me tambaleo hacia la clase por el sueño. Repentinamente, la atmósfera que me rodea cambió.

¡Debe ser la famosa aura de ‘El villano apareció’! Ugh, tengo sueño. Tengo sueño que ni siquiera sé dónde está mi asiento.

Sin querer perder tiempo, intento que un chico de cabello bermellón me hable.

—Um, disculpa. ¿Dónde está mi asiento?

Después de que supera su inicial sorpresa, señala mi escritorio. Es el segundo comenzando desde el final, del lado que apunta al patio de la Escuela.

—Muchas gracias.

Mientras expreso mi gratitud y camino hacia mi asiento, varias personas me observan y murmuran entre ellos. Me hace sentir algo deprimido.

Aunque no me siento tan mal.

Mientras muevo mis cosas en mi escritorio, observo por la ventana en silencio. Una brisa levanta las hojas caídas y las mueve en un remolino.

Pronto será invierno. La Familia Amano no tiene kotatsu. ¿Debería pedirle a papá uno? [1]

¡Con un kotatsu podría acostarme en la calidez mientras juego! ¿No sería genial? Podría tomar helado durante una tormenta de nieve.

Mientras planeo mis futuras aventuras invernales, un chico de cabello verde se me acerca. Con otras dos personas.

—Amano, ¿perdiste la memoria? ¿Cómo se siente? ¿Exasperante? ¿Triste?

—¿Huh? Uh…

El chico sonríe. Es realmente desagradable. ¿Qué se supone que diga?

Mi expresión se vuelve insegura mientras los miro a la cara.

—Me siento triste por eso. Fuiste abandonado por Hiroto-sama y tienes amnesia. Si fuera tú, no sería capaz de soportarlo. Heh.

¿Hiroto-sama? ¿Cómo está él relacionado con este asunto? De cualquier forma, esto claramente es bullying. Increíble. Por lo menos estas personas son fáciles de entender.

Viendo que no estoy respondiendo a su provocación, el chico golpea su mano en mi escritorio.

—Hiroto-sama ya me abrazó. Soy diferente de ti. Así que, ¿no podrías sólo desaparecer? ¿Señor amigo de la infancia de Hiroto-sama que ama meterse en el camino?

—¿Hiroto y tú?

Mi expresión cambia a una sonrisa satisfecha.

—Hehe. Cuando estoy cerca tuyo me siento enfermo. Es inútil, ¿no? Harás sufrir a Hiroto-sama.

Así que Hiroto lo hizo con este chico. Y a él realmente le gusta Hiroto. Pero Hiroto y el Héroe van a enamorarse tan pronto como la Preparatoria comience. ¿Este niño llorará por eso?

La parte más profunda y sentimental de mi corazón duele.

En la novela, Amano Yuu probablemente sentía el mismo nivel de animosidad hacia el Héroe. Temiendo perder el afecto de Hiroto, probablemente estaba lleno de ansiedad.

Más Amano Yuu intentaba sostenerlo, su amor se deslizaba entre sus dedos.

Supongo que nunca lo entenderé.

—Odio esa mirada en tus ojos.

—¿…?

Se acercó, levantando su mano. Y entonces me abofeteó con la fuerza de un camión.

—… ¡Ss! —siseé.

—¡Me ama a mí! ¡Tú no eres necesario!

Sostuve su mano cuando intentó golpearme de nuevo. Es difícil mirarlo. Cuando la historia comience, me pregunto si será de este modo. Ese pensamiento me hace sentir triste.

—Tengo amnesia. —Este tipo podría volverse un solitario. Lo miro directo a los ojos. — ¿Qué diablos es esto? ¿no tienes algo de simpatía? ¿Te ofendí en el pasado? Si es así, me disculpo. Pero sino, entonces no tienes derecho a hablarme así.

—¡…!

Su rostro se pone rojo cuando digiere mis palabras.

—¿De qué estás hablando, Amano? ¡No me gusta tu actitud! ¡Hey, chicos! ¡Hagan algo al respecto!

Los dos lacayos del chico de cabello verde me rodean y me agarran los brazos.

E-Esto no se ve bien…

Hice una mueca por el dolor, sudor frío bajando por mi espalda, cuando alguien se interpuso entre nosotros.

Su cabello estaba teñido de color rubio y tiene mi misma altura. Su espalda está dirigida hacia mí, protegiéndome de la multitud.

—Piérdete Yamada. Amano, lo hiciste bien. Realmente no creí que pudieras defenderte de ese modo.

—¡Sal de nuestro camino Byakko! —Como si hubiera notado que elevó la voz, el chico de cabello verde baja el volumen y lo intenta de nuevo. —… ¿Por qué vas tan lejos?

Cuando el rubio le mira, los tres palidecen de repente.

—Hey, ¿recuerdan a qué se parece un tigre blanco? [1]

—Ya nos detuvimos. Lo lamento.

—… ¡¿Lo recuerdan o no?!

Y los tres corrieron a sus asientos.

Antes de que lo supiera, mis músculos volvieron a relajarse.

—Um, gracias. Me salvaste.

—Eso fue digno de un luchador.

Pasé mi mano por mi cabello mientras él se ríe traviesamente.

Esta persona es tan apuesta como un deportista refrescante. Un rostro simétrico con una sonrisa traviesa. Cabello dorado afeitado por los lados, ojos esmeraldas que brillan como los de un niño. Y definitivamente tiene mi altura o es un poco más alto.

—Ah, es cierto. Los ayudé a recuperar la memoria sobre algo. ¿Oh? Buenos días Mizuki. Estás tarde hoy. Que mal, ¿huh?

—Hombre, me quedé despierto hasta tarde ayer… ¿? ¿Qué sucedió?

Un estudiante alto entra a la clase. Cabello índigo, y ojos celestes. Se parece un montón a Kenshin. Y está respirando con dificultad, como si hubiera corrido una maratón. Me pregunto si nota la atmósfera rígida de la clase que evidencia los eventos de la mañana.

—Sip, Yamada. Siempre es ese chico.

—Ahh, ‘Ese’ Yamada, ¿huh? Amano, ¿regresaste a la Escuela hoy? No puede ser.

— ¿Qu-? ¿Qué estás pensando? Oh, es cierto. Mizuki, ya que Amano perdió la memoria vamos a presentarnos de nuevo. El chico de cabello azul es Seiryuu Mizuki, y yo soy Byakko Teruki. Encantado de conocerte ♪.

—Soy Amano Yuu. Encantado de conocerlos, Seiryuu-kun, Byakko-kun.

¿Huh?

Sentí un fuerte deja vú cuando los dos se presentaron. Mis pupilas fueron de derecha a izquierda antes de rodar para atrás.

Ah… ¡está viniendo!

Byakko Teruki. Seiryuu Mizuki. Estos dos son personajes de la Novela BL «Academia Cuatro Dioses – Amado por el Rey Demonio». Parece ser que el rol de Teruki es de amigo del Héroe, quien lo ayuda cuando la situación se vuelve complicada.

Y entonces me vi envuelto en el torbellino de mis recuerdos.


[1] Es un mueble que usan los japoneses durante el invierno. Es una mesa con un calentador bajo ella y una frazada cubriéndola.

[2] Byakko significa tigre blanco, así que es probable que se esté refiriendo a algún encuentro que tuvieron antes y que no terminó bien para ellos XD.

| Índice |

6 thoughts on “Días de villano – Capítulo 13: Escuela Media (9)

  1. Lirio Alicia says:

    Ohhhhhhh nuevos personajes, solo espero no sean como Kenshin y Hiroto 😵😵😵😵
    Gracias por la droga 😆😆😆

  2. Nekoi says:

    Byakko me agrada buen niño por defender a otro y cuantas fáciles hay en esa escuela. Mizuki espero que entre estos dos sean los elegidos de pareja del prota. O.O no me esperaba que fueran amigos del rival.

  3. Resa Rin (@Resa_Rin) says:

    ¡¡Sí, chicos bonitos y agradables!! Esperemos que no sean unos malditos yanderes psicopatas como los otros dos; ánimo Yuu, aún tienes oportunidad.

    P.D.: Maldito Hiroto, no causa más que problemas ese grandísimo hijo de puta. ¿En serio hasta causa los bullys de Yuu?

    Gracias por el capítulo.

    • Regivaly says:

      Esta es solo mi opinion pero creo que exageras un poco al echarle la culpa del bulling a hiroto , ya que aunque fue por celos por el , ese tipo de conductas son algo que no estan bajo su control.Es como , comerte un pan sin mirarlo y te caiga mal porque ya se estaba dañando , y echarle la culpa al panadero por haberte vendido en pan ase demasiado tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *